Miércoles, 25 de noviembre de 2020    
Está usted en: Gastronomía > Restaurantes
Camarilla

La Camarilla: la sencillez de lo bien hecho

A veces las cosas son mucho mas sencillas de lo que parecen aunque nos empeñemos en lo contrario. Es mas, incluso habría que pensar en que, los complicados somos nosotros mismos, los clientes que, tratamos de rizar el rizo y, las cosas del comer, cuanto mas sencillas y naturales mucho mejor, y claro está muchísimo mas de casi todo. La cocinas ha evolucionado y las modas son las modas, pero la adecuación a los tiempos es lo que se debería de premiar y no la sofisticación absurda.
Actualizado 1 septiembre 2012
Redacción Ocio

Viene todo ello a propósito de una sorpresa mas que agradable, con la  que pudimos disfrutar en un almuerzo, sorprendentemente notable, justo cuando nos esperábamos algo muy turístico y como de salir del paso. Pues nada de eso. La cocina de La Camarilla es una cocina de primera magnitud , que además cuenta con una materia prima como la del mejor restaurante de la guía Michelin. La diferencia es que está ubicado en la Cava baja, su clientela es, a  veces turística, pero de los que saben y entienden y no se dejan llevar por la primera impresión y además vuelve al local. Así no es de extrañar que el día que estuvimos, en pleno mes de agosto, su comedor estuviese lleno. Pero además, el servicio es de los que sabe lo que se trae entre manos y entiende sus productos. De esta forma lo mejor es dejarse guiar, al menos de Carmelo Simón, su jefe de sala. Con esa formula ni hace falta la carta , ni se cometen errores.

Con esta sencillez empezamos el almuerzo con un atún con pasta brick, en salsa de soja y blanqueado con calabacín. Notable combinación en la que el atún  reina con todas sus consecuencias. Seguimos con un tomate en tempura y pesto. Plato que solo es posible si el tomate es de los de verdad, de los de antes. Naturalmente, había que probar las empanadillas caseras con bonito, tomate y huevo, con las que se pueden recordar los sabores de la casa materna y la vieja cocinera, y terminar diciendo, "por favor,  póngame unas cuantas que me las llevo a casa para cenar".
A continuación, probamos unos pimientos de piquillo rellenos de brandada de bacalao y coronados conn lascas  de ibérico, plato cuyo gran acierto es la brandada, elaborada sin patata, pero con un bacalao sorprendente y que al mezclarse con los pimientos y el jamón conforma un plato exceelente en la boca. Apareció, casi sin darnos tiempo el único pero de la comida un risotto con boletus, mejorable. Y cerramos con una carne, en su punto y que mereció otra de las grandes sorpresas de la comida, la compañía de un Ijaba 2001, 50% garnacha, 50 tempranillo de los que resulta difícil olvidarse. La bodega posee un total de 70 Ha. de viña distribuidas en distintos emplazamientos; para este vino tan especial se han empleado las uvas obtenidas en las únicas 2 Ha. de maturana tinta que existen en el mundo. La viña, plantada en espaldera en 1997, está situada en el término de Villamediana y está cultivada, como todas las de Viña Ijalba, siguiendo estrictas normas ecológicas que evitan el empleo de productos químicos para el tratamiento de las plantas y su rendimiento no ha superado los 3.000 kilos por Ha. La vendimia de 2001 se efectuó a mediados de octubre.

Tras todo este despliegue solo quedaba tomar un café tranquilo, comentando los platos y disponerse para la jornada de la tarde. Pero, para otros muchos las posibilidades de este restaurante madrileño se amplían, porque los responsables del local no paran y así resulta que comer fuera de casa, de forma equilibrada y sin pasar por alto el mejor sabor, no está reñido con un precio adecuado. Lo demuestra La Camarilla donde lunes, martes, jueves y viernes, de 13.30 a 16.30 horas, con el Menú del día, que cuesta 11,50 €, se entrega un ticket para pagar por el siguiente tan sólo 1,90 €. Se puede canjear esos mismos días y tiene validez de un mes.
Además,  su barra se muestra especialmente animada ya que la oferta se renueva y da la bienvenida a raciones gourmet con un precio único de 9,50 €. La nómina se amplía con creaciones como Foie de pato con champiñones y bacon con brie gratinado, Secreto ibérico con pimientos de Guernica y patatas paja o Rollito de bacalao ahumado relleno de naranja y cebolla caramelizada.

La Camarilla 
Cava Baja 21,
Tel. 91 354 02 07
Madrid.


El horario de apertura de es lunes y martes de 13.30 a 17.30 h. y de 20.00 a 00.30 h.; jueves hasta las 02.00 h.; viernes de 13.30 a 02.30 h.; sábado de 12.00 a 02.30 horas y domingo de 11.30 a 02.00 h. ininterrumpidamente. Miércoles cerrado mediodía.