Lunes, 13 de julio de 2020    
Está usted en: Gastronomía > Restaurantes extranjeros

La pasta, es la que manda

Cocinar pasta, no es tarea fácil, aunque algunos piensen que esta tirado y cualquiera es capaz de hacerlo y bien. Pues no, si uno tiene la oportunidad de visitar Roma, se podrá dar cuenta de la diferencia, por ejemplo entre las pizzas que nos venden los "telepiceros" español y una simple, pero deliciosa pizza romana comprada en alguno de los pequeños expendedores callejeros de este plato, ya universal.
Actualizado 26 enero 2013
Redacción Ocio

Algo de eso pasa con la infinidad de restaurantes italianos  y asimilados que ofrecen pizzas y espaguetis por doquier en cualquiera de nuestras ciudades, y no digamos nada de los productos congelados, listos para....
mas vale que ni los mencionemos. Pero lo cierto y verdad es que si uno quiere comer pasta de verdad en Madrid, solo tiene dos o tres opciones  y en la única en la que el cocinero es español es Il Salotto.. hace ahora casi dos años que el tradicional italiano del barrio de Salamanca inició una nueva andadura, dando paso a la segunda generación en la propiedad y la verdad es que la nueva vida que se le ha dado al restaurante y todo su entorno es buena prueba de que el público agradece el esfuerzo, porque en un dia de diario y a medio dia el restaurante estaba lleno y su nuevo” upper club” con menú disfrutaba también de su clientela, que luego por la tarde/noche crece con un público mas joven .

Pero volvamos a las excelencias de Manuel Ruiz, que ese es el nombre del responsable de que la pasta llegue a la mesa en condiciones que nada tienen que envidiar a las romanas, milanesas o sicilianas.  Para poder estar tan seguro de lo que decimos hay que confesar que lo que hicimos fue disfrutar de distintos platos, pero repartidos a tercias, solo así es posible probar todos estos platos. Empezamos con una "focaccia de jamón", uno de los platos de mayor éxito del restaurante, lo cual no es de extrañar, porque la masa es excelente, de una delicadeza que haría que todo lo que se le ponga encima este bueno; si lo que se pone es un jamón italiano de primera calidad, mucho mas suave que el español, pero menos sabroso, el exito es seguro y se come casi sin darse cuenta. Seguimos con una "burrata" al tartufo. El punto clave es contar con una burratta oriunda y bien elaborada. Pues bien esta es quizá una de las mejores que se puede comer en Madrid. Acompañada de un aceite de oliva virgen y un poco de orégano, se convierte  en un entrante con el que disfrutas.

Probamos a continuación un "carpaccio  de Bresaola" . La bresaola es la cecina española, pero ahumada. Ortiz, para cortarla milimétricamente  la congela. Así, lo difícil es fácil, porque el secreto dle plato está en el corte y luego en saberlo macerar con un parmesano de 24 meses, aceite de oliva virgen y rucula.
Y entramos en el terreno de la pasta. Primero con una lasagna de carne, cuyo secreto son las tres capas de pasta que lleva, lo que la hace un plato redondo y con el, en función del apetito cerrar un almuerzo, con cualquiera de los primeros enumerados.  Pero, y lo decía uno de mis acompañantes que  de pasta sabe  mucho y de carbonara mas, el gran plato de Il Salotto son los espaguetis a la carbonara. Son tan buenos como los mejores italianos y durante cinco años, mi acompañante degusto mas de uno  y de dos, en la ciudad eterna.

Para cerrar, probamos la panacotta y una tarta de chocolate del a casa.  Cualquiera de los dos es un cierre  dulce y distinto. La panna cotta tiene un gusto especial; su textura y su sabor recuerdan a las de las natillas y es que se le ha querido dar ese toque para que resulte mas agradable al paladar español. El resultado es muy bueno. La tarta de chocolate es distinta, muy fina  y con un toque predominante,  a trufa de chocolate.

Todo ello lo regamos  con un "Tagonius", un tinto madrileño, elaborado con   Cabernet Sauvignon, Syrah y Tempranilllo, potente en boca, pero que se va acomodando conforme  pasa el tiempo y que es aconsejable tomar ligeramente frio, con una  graduación de  14,5º