Miércoles, 24 de julio de 2019    
Está usted en: Ocio > Libros

Nueva etapa del Comisario Ricciardi

Después de las cuatro novelas del comisario Ricciardi, correspondientes a las cuatro estaciones, los lectores temíamos que se nos acabara una figura tan entrañable y peculiar, pero no ha sido así y hemos visto con gusto como comienza otra serie, teniendo como marco las fiestas del año.
Actualizado 11 mayo 2014
Redacción Ocio
Si tenemos en cuenta que la acción transcurre en el Nápoles de los primeros momentos del fascismo, nos percataremos de que las fiestas eran tan populares que hacían cambiar el escenario de la ciudad y daban paso a unas costumbres que cíclicamente se iban repitiendo y que todo el pueblo esperaba vivirlas con ilusión. Si esto siempre es verdad con cualquier fiesta, todavía lo es más con la Navidad que es donde transcurre esta quinta novela de Ricciardi.
 
La Navidad es única, está llena de tradiciones: regalos, comidas especiales tradicionales, visitas, etc., pero sobre todo el Belén, conocido en Italia como Presepio, Pesebre y que es el gran protagonista de este entrañable relato, al margen del delito que se va a investigar. El Belén Napolitano es una de esas joyas que siempre son admiradas: en Nápoles todo el mundo tiene un presepio, pero no solo se compran las figuras, sino que los que tienen habilidad, las tallan ellos mismos y esto ocurre con varios personajes de esta novela, a los que encontramos, cuchillo en mano, tallando caras y manos. Di Giovanni (Napoles 1958) se recrea en la descripción de los diversos belenes, en la simbología de cada uno de los elementos y de las figuras, en el modo de hacerlos, etc., dando un valor extra al relato. Y todo esto bajó las temperaturas gélidas invernales y un terrible viento y lluvia que hace que el hogar, la familia, sea realzado, como el lugar seguro, el lugar del amor.
 
Para los que no han leído las novelas anteriores y se encuentran con el personaje y sus acompañantes por primera vez, el autor ha tenido el acierto de no dar nada por supuesto y cuando aparece un personaje se hace una pequeña pero sustanciosa introducción que ayuda a saber quién es quien, o a recordar los detalles más importantes.
 
El delito que hay que investigar es el asesinato a cuchilladas de un dirigente de la pesca en el puerto, que sustenta un cargo fascista político, y de su mujer. Ricciardi y su inseparable sargento Maionne avanzan muy penosamente en la investigación, acuciados por sus superiores que quieren resultados rápidos y que no tengan implicaciones políticas. Ricciardi continúa imperturbable la marcha de sus pesquisas, a su ritmo, y sin hacer concesiones a nadie.
 
Paralelamente a la investigación sigue la vida de los dos personajes, como un contrapeso de la acción; en el caso de Ricciardi su problema vital y amoroso y en el de Maione el asesinato de su Hijo Lucas que trastornó el entorno familiar y que ahora vuelve a reabrirse la herida. Aunque sean accesorios en la novela tienen importancia para completar el dibujo de los protagonistas y para verlos con toda su humanidad. En esta novela es menos obsesiva la carga patológica de Ricciardi que le hace oír a los muertos en sus últimos momentos.
 
El desarrollo policiaco está bien llevado, con la cadencia propia de unos hechos que nadie aportar gran cosa para solucionarlos, y la intuición final del comisario es sencillamente genial y sorprendente para resolver el caso: no es un as sacado de la manga, es una luz que se enciende y que te permite ver las interrelaciones de los acontecimientos investigados para llegar a una solución final insospechada.
 
Buena literatura, cuidada, culta, sin disonancias, sabiendo mantener la atención del lector. Merece la pena leerla, primero porque da una visión de la novela policiaca distinta y segundo por lo grato de las descripciones locales y de una ambientación histórica impecable.

Con mis propias manos
La Navidad del Comisario Ricciardi
Maurizio di Giovanni
Lumen, Barcelona, 2014. TO: Per mano mia. Il natale del comisario Ricciardi, Trad. Celia Filipetto Isicato