Lunes, 30 de noviembre de 2020    
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

¿HAY ESPERANZA?

Desde hace ya más de tres años, bajo la rúbrica de Isidro García y más recientemente dentro de los contenidos de la sección de Agrolibre, en estas páginas de Crónica Económica, se viene demandando con insistencia la necesidad de que el gobierno y el resto de las administraciones públicas sepan hacia donde deben conducir a los españoles en determinadas materias claves.
Actualizado 12 febrero 2009
Redacción Agrolibre

Así, en el tema agua, el problema más decisivo e importante que tiene planteado la sociedad española a corto plazo, se ha exigido al gobierno actual, soluciones para las gravísimas consecuencias generadas por la supresión del Plan Hidrológico Nacional; la insuficiencia del Plan AGUA, basado en la sustitución de trasvases por desaladoras, que como se ha denunciado con reiteración han sido un fiasco generalizado. Prácticamente, transcurridos los plazos establecidos de realización, está en funcionamiento un tercio de lo programado y con pérdida de todas las subvenciones concedidas por la UE, que en 2005 ascendían a más de 1 billón de pesetas.
En los problemas energéticos se ha venido insistiendo sobre la necesidad de abrir el debate de la energía nuclear, cosa que por activa y pasiva se ha negado a la ciudadanía; nuestro asalariado, el presidente actual del gobierno, en plan Mesías, después de haber llevado a la sociedad a la situación actual, el mayor desastre de los últimos lustros para todos, niega cualquier debate sobre el tema. Ignora o…su indigencia intelectual le lleva a ello, que España no tiene materias primas y que las amparadas por él, las renovables, tienen el límite natural de su carestía, las subvenciones necesarias para su desarrollo son absolutamente cuestionables en la situación actual, alcanzarán a costa de todos a los que no se les pregunta nada, un máximo del 10% en el mix energético.
 Otro desastre anunciado, en más de 130 artículos, en los últimos tres años ha sido el fomento de los biocarburantes, una de las mayores estafas programadas contra el contribuyente español, fomento responsable de la espectacular subida durante el año pasado de los precios de los cereales y que tanta hambre generaron y generarán a nivel mundial. Al españolito solo le queda pagar a los productores de  biocarburantes 0,31 euros por litro, producido o no en España.
Se ha insistido también en la necesaria eliminación de todos los obstáculos que se han puesto al desarrollo de los OMG, organismos modificados genéticamente. Hay que luchar en este sentido contra los franceses que por colocar su maíz tienen paralizadas todas las producciones y consumos de estas semillas. Estupideces, con nuestro dinero no, el o los que quieran seguir jugando a falsos ecologismos y a falsos peligros apocalípticos, como en el caso de la energía derivada del uranio, les insistimos, ¡con nuestro dinero no!.
¡Ah! y qué decir de Kiotto y del dineral que a los españoles y su desarrollo les va a costar el denominado “Cambio Climático”. El gobierno, bueno en este caso todos los gobiernos, nos han metido y siguen insistiendo en ello, en temas sustitutivos y derivados de la caída del muro de Berlín y forma de vida para muchos desalmados. ¿Cómo es posible implicar a toda la sociedad en un gasto superior a los 250.000 millones de euros para algo de lo que aún no se conocen sus consecuencias, ni está científicamente contrastada su veracidad?. La progresía está en el cambio climático, la igualdad de género, el pacifismo de los musulmanes, el derecho de los homosexuales, el crimen generalizado del aborto, la eutanasia ….y todo lo que se oponga a ello, es fascismo puro y duro con lo que cualquier gobierno está en la colaboración con todo lo progre.
Todo ello, ha sido y será objeto de nuestras denuncias, hasta que alguien tome decisiones, pero hay que ser optimistas, en los últimos días dos personalidades se han sumado a la lucha contra la estupidez globalizada, Jerry Steiner, vicepresidente de Monsanto y Peter Brabeck-Letmathe presidente de Nestlé. El primero resume de manera unívoca nuestra posición en relación con los transgénicos, con los OMG, al decir que “Los transgénicos son parte de la solución contra el hambre” y el segundo exige, como nosotros lo venimos haciendo,” afrontar las próximas crisis del agua y la carestía de alimentos ya que son mucho más urgentes que el cambio climático”. Cuando personas de este valor, se manifiestan así, ¿Aún hay Esperanza?.