Martes, 20 de octubre de 2020    
Está usted en: Opinión > Latinoamérica

Elecciones y lecciones en el Perú

El resultado de la primera vuelta de las elecciones en el Perú se podría decir que es "la suma de todos los miedos", no por el giro ideológico del comunismo a la democracia que describe Tom Clancy en su obra que trata sobre la caída del muro de Berlín, como tema de fondo, sino por el populismo sofisticado que ataca a las inversiones privadas como la culpable de todos los males de la sociedad.
Actualizado 12 abril 2016
Edwin Carreño Egas
Desde la desnutrición infantil, hasta la carencia de oportunidades laborales para el campesino y el profesional más ilustrado.  El actual presidente es la consecuencia de este discurso.

La realidad nos demuestra que a quince años de las primeras elecciones democráticas de este milenio y la implementación de políticas fiscales y monetarias, fue la medicina que necesitó nuestro país para combatir la pobreza crónica, es decir contar con los recursos económicos para financiar agresivos programas sociales.

A finales de los años 2000, casi la mitad de la población vivía en situación de pobreza y pobreza extrema, hoy, el 80 % de casi 32 millones de habitantes están libres de las crudas estadísticas, principalmente, gracias a los altos precios de los commodities, pero además requirieron la implementación de programas sociales como el seguro de salud gratuito, la inclusión educativa para evitar la deserción escolar, programas de alfabetización y las transferencias monetarias condicionadas, cuyo objetivo principal es mejorar la calidad de vida de los nuevos ciudadanos, con educación y salud garantizada.

Según el reporte de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (Onpe), no cabe duda que el balotaje del 5 de junio será entre Keiko Fujimori y Pablo kuczynski: la primera, es hija de un expresidente que implantó en el país la economía liberal a partir del golpe de Estado del año 1992 y actualmente preso por delitos de lesa humanidad y; el segundo, es un experimentado político y economista de tendencia liberal.

Verónika Mendoza, la tercera contrincante que lo separa 3 puntos porcentuales de PPK en el cómputo final de la Onpe, estaría en esta segunda vuelta, sino fuera por las denuncias de probada vinculación de sus principales colaboradores con los grupos terroristas (Sendero Luminoso y el MRTA), además de la inclusión en la fórmula presidencial del excura Marco Arana, quien se hizo conocido por sabotear importantes proyectos mineros a nivel nacional.

Los números duros no son suficientes, muchas veces ocultan indicadores que requieren más trabajo en la focalización de los programas sociales para incluir aquellos que todavía no cuentan con estos beneficios y excluir a los que salieron de la pobreza, esto lo debe entender el futuro presidente, para no convertirlo en insumo de esta retórica del miedo que no tiene bandera política y menos ideología.