Jueves, 16 de julio de 2020    
Está usted en: Opinión > Internacional

El Trumpismo: Una revolución moderna que nadie entiende

Aunque sea el suyo, hasta el nombre es feo. Pero se está imponiendo. El Trumpismo, de Trump, de Donald Trump naturalmente, es algo que está ahí y que después de los últimos latigazos –no sólo un triunfo más, sino el abandono de las dos últimas esperanzas Republicanas, John Kasich y Ted Cruz-- está entrando en el grado de "preocupación".
Actualizado 7 mayo 2016
Pablo J. de Irazazábal
La cruda situación es, después de Indiana:
A Donald Trump le faltan 190 Delegados de los que necesita para conseguir los 1.237 que le darían la victoria entre los Republicanos
Con 181 Delegados más, Hillary Clinton, llegaría a los 2.383 que necesita para obtener el triunfo entre los Demócratas
Las razones de que la gente esté haciéndose trumpista y reciba positivamente anuncios de petición de ayuda en los periódicos son tan desconocidas y sorprendentes como el simple “leit motiv” del millonario: “América por encima de todo”

Desde que el neoyorquino anunció –hace poco más de un año-- que iba en serio y que se presentaba a las Primarias, mucha gente y organizaciones, incluso institucionales, se está preguntando por qué está consolidando el trumpismo.
A los presbiterianos, a los que parece inclinado, les ha demostrado una total indiferencia
Examinando su conducta en el gremio de mujeres, una encuesta entre ellas otorgaba el 55% a Hillary Clinton y el 35% para Trump
Estudiando el tema del sexo, se le califica en muchos sitios de “sexista” y groseramente “misógino” Los “expertos” le califican de “fundamentalmente deshonesto”
Los todavía más expertos bucean entre los Presidentes norteamericanos y hombres políticos y le colocan entre las aberraciones de Andrew Jackson, de Josep Mcarthy o Richard Nixon, el que estuvo enfrentado o al “impeachment” o a la calle, y eligió la calle.

Los “todavía más expertos” le comparan con Hitler o Mussolini. Yo aquí, bromeando, me pregunto si será  por la semejanza de su “América sobre todo” con las primeras letras del himno alemán: “¡Deutschland, Deutschland über alles!”.
Sólo encuentro una razón lógica: Donald Trump ha recibido, en un año, 2 veces más dinero que Hillary Clinton. Y, en ese terreno es difícil competir con Trump. Lo curioso es que, algunos, muchos, ciudadanos envían dinero a las peticiones de “ayuda”.
Las últimas noticias ya están en marcha. Hillary Clinton ha dicho que Estados Unidos “no puede” tener un Presidente como Trump. Este se estaba anticipando y aseguraba que es más fácil derrotar a Hillary que a los que ya ha dejado por el camino y quiere nombrar Vicepresidente a Marco Rubio, el primer derrotado.

Hay republicanos que prefieren votar a los Demócratas a entregar su voto a Trump. ¡Y faltan cinco meses!.

 

Calendario Económico realizado Por Forex Pros