Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Recursos Energéticos y Agua

BIOCARBURANTES: ¿ Y QUIEN CERTIFICA SI LA F.A.O ES SOSTENIBLE?

A finales de febrero de este año, la F.A.O ha publicado su Informe "Biofuels and the sustenaibility challenge", por el que concluye que los sistemas actuales de certificaciones de sostenibilidad de los biocarburantes "pueden excluir a los pequeños campesinos, al estar principalmente diseñados para la agroindustria a gran escala con sistemas fuera de su alcance". ¡Sorprendente! ¿Un poco tarde?

Actualizado 7 marzo 2013  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
La FAO debería de desaparecer
 INFORME Biofuels and the sustenaibility challenge (Tamaño: 2,9 Mb.)

La F.A.O, en su Informe, de 188 págs. codificadoras, estima que, “la certificación de los biocarburantes puede tener consecuencias positivas, negativas o mixtas”. ¡Y se queda tan ancha! La siempre cautelosa F.A.O no se atreve a valorar si esas consecuencias son muy, medianamente o poco positivas, negativas, mixtas o medio pensionistas. La solución de Roma, a tan indefinido problema, es la tradicional  de las Instituciones tipo F.A.O: más legislación, y más funcionarios.

Srs. de la F.A.O, desde su inicio, hace ya muchos años, la política de biocarburantes fue diseñada por y para la agroindustria a gran  escala en la que no tenían cabida los pequeños agricultores. Los apocalípticos jinetes de la agrofuelmanía, “eutanasia de los pobres”, se cuidaron de enarbolar la bandera verde de la protección del medio ambiente y del desarrollo sostenible, con especial sensibilidad populista en la mejora del medio rural  de las comunidades de los más desfavorecidos. ¡Era mentira!
Pero, en los últimos años, aquella bandera es un trapo negro y, no hay día ni hora en la que no se tiña de alertas rojas, hasta el punto de que, en estas fechas, existe un proceso de profunda “reorientación” de la política comunitaria concretada en el año 2009.

El Diario Oficial de la UE nº L140, de 5 de junio del 2009, publicó las Directivas CE 2009/28 y CE 2009/ 30, relativas al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables; en el artículo del 2 de julio de 2009, “Un devastador tsunami de biofuncionarios, ¡estamos hartos!”, tuvimos ya la ocasión de reflexionar sobre ambas Directivas, llegando a la conclusión de que eran, “pura doctrina neo-estalinista con disfraz ecologista”; el dirigismo, en este caso, lo imponían las grandes compañías internacionales involucrando en sus desarrollos a los gobiernos.

Nuestro B.O.E nº264, de 4 de noviembre de 2011, publicó el Real Decreto 1597/2011, por el que se trasponía al derecho español las citadas Directivas, en particular los preceptos relativos a los criterios de sostenibilidad de los biocarburantes, estableciéndose, al mismo tiempo, el sistema español de verificaciones del cumplimiento de los criterios citados.
En el artículo del 17 de noviembre del 2011, “Biocarburantes, sostenibilidad insostenible y el mix energético”, llegamos a la conclusión de que el Real Decreto 1597/2011, 67 páginas del B.O.E, era una enorme cadena de despropósitos, imposibles de cumplir `por los pequeños empresarios agrarios. El Real Decreto decía que, ”en el caso de los pequeños agricultores, a definir, de las cooperativas y de otras figuras asociativas de productores, para demostrar el cumplimiento de los criterios de sostenibilidad... ... podrían realizarse auditorías de grupo”. Los pequeños empresarios agrarios, para demostrar eso de los criterios y auditorías tendrían que aplicar fórmulas “extremadamente sencillas”, del tipo de :

E= Eac+El+Ep+Etd+Eu-Ecc1-Ecc2-Eee

siendo El=(Cs2-Csa)x 3,604x1/20-E2b,   Ecd=...............,teniendo en cuenta los productos y peculiaridades en función del nivel NUTS-2-CCAA o de los NUTS-3-provincias, o de los NUTS-4 - comarcas- al que pertenecían.¡¡¡Qué sarcasmo!!!

Lógicamente los operadores económicos involucrados, deben conservar los registros financieros necesarios para las auditorías. ¿Nos siguen? Y como el asunto no era nada fácil, ni para muchas multinacionales, la Comisión Europea y los Gobiernos de los Estados Miembros, se quitan de en medio, ¿cómo?, privatizando el control.de la sostenibilidsad
 de la sostenibilidad.No existiendo unas mínimas normas para el transporte, ni de coordinación y no discriminación por países, de materias primas y de biocarburantes, para la libre circulación, respetando una trazabilidad mundial de la cadena de sostenibilidad medioambiental y social, la Comisión y los Gobiernos deciden reconocer regímenes voluntarios privados de sostenibilidad de una cadena “desde el campo al surtidor” por la que se certifique que, “los biocarburantes amparados por ese sistema son verdes” y, por lo tanto, acreedores de todos los beneficios que se les otorga, -y solo a ellos-, en las políticas de biocarburantes. En nuestro artículo  del 4 de agosto del 2011 “Los biocarburantes y las patentes de corso”, concluíamos que, la certificación de la sostenibilidad quedaba en manos “corsarias”, manos generalmente poco sensibles a socorrer a las pequeñas empresas.

La F.A.O, ¡en febrero de 2013 detecta ahora la posibilidad de exclusión, cuando de lo que se trata es de expulsión y expolio de los pequeños.
Y, para modificar la estructura de los sistemas de certificación, la F.A.O sugiere que:

• “para facilitar el acceso a los mercados, evitando que los sistema de certificación se conviertan en barreras comerciales, los gobiernos y las organizaciones internacionales en los países consumidores y productores, ¿y los comerciales?, deben establecer mecanismos complementarios para crear un entorno propicio”. Y sigue sugiriendo medidas para “facilitar” el asunto.
• “a nivel nacional, esos mecanismos complementarios, en un entorno  propicio, podrían incluir la legislación, las políticas de contratación, los incentivos fiscales y la reducción de impuestos y las subvenciones para el inicio de la actividad. Las instituciones financieras también tienen un papel importante en lo que respecta al apoyo y habilitación de los sistemas”. Y la F.A.O sigue sugiriendo eslabones en la cadena de sostenibilidad.
• “una forma de reducir los costes de los pequeños agricultores es promocionar los organismos locales de inspección”. ¿Suena mal?

Nuestra sugerencia, una vez más, es que alguien debería certificar si, en 2013, la F.A.O es sostenible. Nosotros estamos convencidos de que el único certificado sostenible en este caso sería el de su defunción.

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Recursos Energéticos y Agua

Green Cycles obtiene el Certificado de Biodegradabilidad Marina

La bioindustria de la celulosa y el papel reporta resultados

La introducción de gases renovables reduciría las emisiones de gases

Fábulas y verdades en torno al medio ambiente

Los gastos en protección medioambiental crecen

Estas Navidades reciclaremos un 4% más de papel y cartón

La gestión de residuos crece

Un millón de personas viven en zonas de inundación recurrente

50 años del embalse de Iznájar, el más grande de Andalucía

La UE impone aranceles de hasta el 18% al biodiésel indonesio

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.