Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Recursos Energéticos y Agua

BIOCARBURANTES: ¿SIN MARGEN DE MANIOBRA O ESCLEROSIS MENTAL?

El crack inmobiliario, la fuerte caida de las ventas de vehículos y electrodomésticos, la retracción del consumo, el aumento de la inflacción, del euribor, de la tasa de desempleo etc. etc..

Actualizado 14 junio 2008  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Isidro Garcia
  

Con graves daños colaterales, están golpeando con contundencia a la Sociedad española, en especial a la más pobre y Dependiente. Financiar nuestro déficit exterior en momentos de crisis internacional es cada vez más difícil y caro. El superávit público del 2,2% en el año 2007 se recortará al 0,4% en 2008, llegando a un déficit del 1,4% en 2009. Cada nuevo indicador que se publica empeora el anterior.
Las obligaciones del Estado aumentan y la recaudación fiscal se reduce. El Gobierno confiesa que "con lo de los 400 €" se le agota el margen de maniobra.¿Sin margen de maniobra o esclerosis mental?. El no a los biocarburantes puede ser un balón de oxígeno, el sí, un balón de plomo.
Salvo arrogancia, ignorancia, negligencia o mala fe, es en los momentos difíciles cuando la utilización de los limitados fondos públicos debe alejarse de aventuras extravagantes y ser utilizados con principios de interés general y solidaridad colectiva.
Si en cualquier situación la política de fomento y uso obligatorio de biocarburantes en el transporte es un esperpento, que llega a ser calificado benévolamente como “eutanasia de los pobres”, “armas de destrucción masiva”, “crimen contra la Humanidad”, en la situación actual esos epítetos adquieren especial relevancia para España, pues aún algo dulcificados, empiezan a ser válidos en nuestra vieja, pobre, parada y Dependiente Tía Sociedad, cuya economía dicen está en una desaceleración abrupta.
En el Mundo, y en particular en nuestra aconfesional Nación Española, los “dogmas” con los que se ha pretendido fomentar y obligar al consumo de biocarburantes, han perdido apoyo social e infalibilidad, y ya no son defendidos ni admitidos por la consumista, joven, ecologista a la violeta y modernista Sociedad.
Los fabricantes de automóviles afirman que los evidentes logros técnicos de reducción de emisiones de CO2, -en un 13% en la UE, de los 186 grs./km. en 1995 a los 161 grs./km. en 2004-, no cuentan con el soporte de una demanda solidaria por parte del mercado; de hecho, las preferencias de los consumidores se han movido en la dirección opuesta a la reducción de CO2, demandando coches más seguros, más grandes y confortables, en definitiva con mayores emisiones de CO2.
No parece ni defendible, ni posible, ni ético, asegurar un ínfimo suministro de carburantes biológicos a los 800 millones de automóviles que circulan por el mundo, a los que se incorporan anualmente 75 millones de unidades, destruyendo cientos de millones de toneladas de alimentos básicos en la dieta alimentaria de los más pobres. No sería ético pretender cubrir un consumo de alcohol sin límites cuando no existe responsabilidad. “Si consumes no conduzcas”, o “consume moderadamente, es tu responsabilidad”. ¿Responsabilidad?. ¡En absoluto!, son todos unos irresponsables fomentando el consumo inmoderado de alcohol en la automoción, que va a terminar arrollando a los menos dotados.
Hasta ahora el tercer y último principio básico a tener en cuenta en el fomento de los biocarburantes, el de la necesaria “eficiencia económica”, siempre quedaba bajo un espeso manto oculto a la opinión pública.
Hace pocos años, cuando éramos ricos, era una vulgaridad, socialmente rechazable hablar de dinero, y más si era público ya que, además de no ser de nadie, se trataba de fomentar los idílicos, verdes, bio y renovables biocarburantes que protegían el medioambiente y el desarrollo sostenible, ¡será por dinero!. Cuando ya sabemos que no son ni bio, ni verdes, ni renovables, y que sus balances energético y medioambiental son incluso negativos, adquiere relevancia conocer que además, salvo excepciones foráneas, son carísimos y que expolian las arcas públicas para ser “competitivos” con los carburantes fósiles.
La inigualable ineficiencia económica en producir y destruir alimentos básicos para obtener y usar carburantes biológicos, supone una estafa y una gran estupidez que incluso llega a vulnerar principios constitucionales de capacidad económica y subordinación del gasto público al interés general. En el caso de los “biocarburantes” esos principios brillan por su ausencia y el gasto de los limitados fondos públicos no responden en su programación y ejecución a criterios de eficiencia y economía, para atender a una necesitada, vieja, en paro y Dependiente Sociedad española.
En un mundo globalizado hay poco margen de maniobra, -que no es lo mismo que esclerosis mental-, para resolver importantes problemas de la Sociedad, como son el incremento de los precios de los alimentos básicos, la dotación de la ley 39/2006, “de Dependencia”, los fondos de pensiones, o las prestaciones por desempleo, pero sí existen márgenes nacionales, como es el caso de los biocarburantes, que si no se utilizan sólo puede ser por arrogancia, necedad o negligencia.
A nosotros se nos ocurre reiterar una pequeña aportación, y seguro que hay otras, que incluso, en momentos de “vacas gordas”, sería una solución magnífica.
Se trata de “Suspender los apoyos fiscales y el uso obligatorio de biocarburantes en el transporte”.
Suspender lo dispuesto sobre bonificaciones fiscales en el impuesto especial sobre hidrocarburos (leyes 38/92, 53/2002 y 22/2005), así como el uso obligatorio establecido en la ley 12/2007, al menos hasta que la UE no apruebe definitivamente su posición, cara al año 2020.
Al expoliado ciudadano le puede interesar saber de que se trata, de “cuanto” margen de maniobra estamos hablando. La Comisión Nacional de la Energía, en su Informe nº 33/2007, de 18/Dic./07, sobre la ley 12/2007, valora la pérdida de recaudación por el uso obligatorio de biocarburantes en los porcentajes obligatorios establecidos -el 3’4% en 2009 y el 5’83% en 2010-, con la bonificación fiscal vigente, -el 100% del I.E.H. de unos 0’38 €/ltr.-, en el período 2008-2010, en hasta 980 millones de euros.
Sumando, multiplicando y dividiendo, el uso obligatorio del 5’83% en el año 2010 supone un atraco a los Presupuestos Generales del Estado de 619 millones de euros=(3’4% + 5’83% : 2 x 980), y si se llegase al proyectado 10% los 619 millones de euros se convierten en 1.062 M €/año.
Es posible que los casi 177.000 millones anuales de las antiguas pesetas, quemadas, dilapidadas y expoliadas al ciudadano español, con gravísimos innumerables daños colaterales en los suelos, agua, biodiversidad, I.P.C etc. etc. no sean suficientes para resolver grandes necesidades, pero sí es un balón de oxígeno el margen de maniobra del Estado para responder a alguno de los compromisos adquiridos con su Sociedad, como es el caso de la ley “de Dependencia”.
Hace casi dos años, OCT./06, cuando se tramitaba la ley “de Dependencia”, en nuestro artículo “El Bioetanol. Alimentos, Biodiversidad y la ley de Dependencia”, decíamos:
“Y ahora vamos a eso de la “Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia”, “Ley de Dependencia”, “la ley más importante de esta legislatura y de la próxima década sobre derechos sociales”. La población española, entre 1970 y 2000, ha duplicado las personas con edad superior a 65 años -6,6 millones-; el “envejecimiento del envejecimiento” –más de 80 años- también se ha duplicado en sólo 20 años; el 32% de las personas de más de 65 años tiene algún tipo de dependencia, y también el 5% del resto de la población. Los cambios en el modelo de familia y la incorporación de casi tres millones de mujeres en la última década al mercado de trabajo han introducido nuevos factores que hacen imprescindible una revisión profunda del sistema tradicional de atención; la “Ley de Dependencia” va en esa dirección, pero para llevar a la práctica lo que ahora sólo está en el papel, el Estado debe comprometerse a consignar en los Presupuestos Generales del Estado 12.638 millones de euros hasta el 31/XII/2015. Dada la envergadura de esta cifra, el nuevo sistema de cobertura social se aplicará progresivamente con el fin de que los criterios de universalidad, alta calidad y sostenibilidad en el tiempo puedan cumplirse. “Es una buena ley pero muy difícil de costear”. ¿Difícil de costear por “sólo” 12.638 millones de euros durante el período 01/01/07 - 31/XII/15?. No es admisible esta cautela para la “ley más importante sobre derechos sociales, cuando el Estado está dispuesto a bonificar fiscalmente a los biocarburantes”.
Nos volvemos a preguntar:
¿Ley “de Dependencia” o biocarburantes?.

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Recursos Energéticos y Agua

Endesa o como reducir los plásticos en un 75%

El cambio climático obliga a los inversores institucionales a actuar

Las ventas de segunda mano, también reducen la contaminación

La UE puede reducir un 50 % la emisión de gases en 2030

BBVA se suma al Día Mundial del Agua

FORO ECONÓMICO MUNDIAL: la transición energética se estanca

Acogen pide contar con más cogeneración a 2030

Powen construirá la mayor planta de autoconsumo agrícola

Y como no, todos se apuntan al lio del cambio climático

El crudo Brent baja, mientras el euro sube

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.