Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Mundo Rural

Bosch será neutra en carbono en todo el mundo en 2020

Bosch será climáticamente neutral a partir del próximo año. Sus más de 400 localizaciones en todo el mundo, así como sus centros de ingeniería, fabricación y administración, ya no dejarán huella de carbono. Esto hará que, en poco más de un año, Bosch será la primera gran empresa industrial en lograr este ambicioso objetivo.

Actualizado 16 mayo 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
"Vemos la acción climática como nuestra responsabilidad y creemos que tenemos que actuar ahora", comento el Dr. Denner, presidente del Consejo de Administración de Robert Bosch GmbH. En su apuesta por alcanzar rápidamente la neutralidad en emisiones de carbono, Bosch comprará más electricidad verde a corto plazo y equilibrará las inevitables emisiones de CO2 con compensaciones de carbono. En los años que quedan hasta 2030, la compañía aumentará gradualmente la proporción de energía renovable que genera y compra, e invertirá mil millones de euros para impulsar la eficiencia energética de sus localizaciones. Una vez que Bosch alcance la neutralidad climática, ya no afectará negativamente a la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. Por lo tanto, la compañía está haciendo una importante contribución al acuerdo climático de París, ratificado en 2015, y que exige que el calentamiento global se mantenga por debajo de los dos grados centígrados respecto de los niveles preindustriales. "Todo el mundo tiene que contribuir a la acción climática", dice Denner.
Actuación rápida para alcanzar pronto la neutralidad de carbono
Empresas industriales como Bosch pueden hacer una contribución significativa al impulso de la neutralidad climática mundial. Según la Agencia Internacional de la Energía, la fabricación representa alrededor del 32 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. En la situación actual, Bosch emite alrededor de 3,3 millones de toneladas métricas de carbono anuales. La compañía ya ha reducido las emisiones de carbono relacionadas con su creación de valor en casi un 35 por ciento desde 2007. "No estamos empezando desde cero. Hemos superado constantemente nuestros objetivos para la reducción relativa de las emisiones de carbono. Ahora, ha llegado el momento de los objetivos absolutos. Que comience el final de la cuenta atrás", dice Denner.
Suministro sostenible de energía renovable
A partir de 2020, Bosch compensará cualquier emisión de carbono residual e inevitable, principalmente, comprando energía verde de plantas patrimoniales propias y participando en programas de compensación de carbono. La compañía está invirtiendo en proyectos medioambientales - certificados según estándares rigurosos - destinados a apoyar el desarrollo social y ecológico. Las compensaciones de carbono se recortarán gradualmente hasta 2030 y, por eso, Bosch está incrementando las inversiones en energías renovables. También tiende a ampliar los sistemas fotovoltaicos propiedad de la empresa, como los que se encuentran en las localizaciones de Nashik y Bidadi en la India. Con esta propuesta, la empresa espera multiplicar por diez la capacidad de energía instalada. Bosch firmará también contratos de proveedores exclusivos a largo plazo con nuevos parques eólicos y solares en todo el mundo, que luego pueden operar de manera rentable incluso sin subvenciones gubernamentales.
Mil millones de euros – y soluciones conectadas – para una mayor eficiencia energética
La eficiencia energética es una herramienta poderosa para alcanzar la neutralidad de carbono. Bosch invertirá, en los próximos diez años, mil millones de euros para la eficiencia energética de sus plantas y edificios. "Queremos reducir el consumo de energía y las emisiones de dióxido de carbono en términos absolutos, y no solo en relación con la creación de valor", dice Denner. Para el año 2030, la compañía planea ahorrar energía adicional por valor de aproximadamente 1,7 teravatios por año. Esto es más de una quinta parte de su consumo anual, y es comparable a la cantidad de electricidad consumida por todos los hogares privados de la ciudad de Colonia. Bosch ha llevado a cabo enérgicamente las prácticas de gestión ambiental durante años. Solo en 2018, la compañía llevó a cabo unos 500 proyectos de eficiencia energética, reduciendo el consumo de energía en cerca del 1,5 por ciento. La fabricación conectada también se ha convertido en un factor clave de eficiencia. Bosch ya ha implementado su plataforma de energía patentada, parte de la cartera de soluciones de Industria 4.0 de la compañía, en más de 30 fábricas en todo el mundo. Esta plataforma es una solución de software basada en la nube que puede monitorizar y controlar el consumo de energía de cada máquina.
La acción climática paga dividendos sociales y económicos
En los años que quedan hasta 2030, la compañía incurrirá en costes adicionales por valor de 1.000 millones de euros comprando electricidad ecológica, participando en programas de compensación de carbono y obteniendo energía de fuentes renovables. En ese mismo período, Bosch invertirá mil millones de euros para impulsar la eficiencia energética interna. Este aumento en la eficiencia energética ahorrará a Bosch alrededor de mil millones de euros, lo que hará que el gasto de la compañía en neutralidad de carbono se reduzca de unos dos mil millones de euros a mil millones para 2030. “La neutralidad del carbono es factible y, si se persigue con la determinación necesaria, se puede alcanzar rápidamente. Nuestras inversiones no solo nos benefician a nosotros en Bosch, sino también a la humanidad en general”, dice Denner.
Una selección de proyectos
La planta de Feuerbach: eficiencia energética gracias a personas y maquinaria
Feuerbach, Alemania, es la localización más antigua de Bosch en todo el mundo. Creada en 1909, ha modernizado de manera constante y sistemática sus instalaciones para contribuir a la eficiencia energética general de la compañía. Con sesiones de formación en su "Energieerlebniswelt" (mundo de la experiencia energética), el equipo local se enfoca hacia la monitorización de la energía y el aumento de la concienciación entre la plantilla. La planta ha perseguido con gran éxito los proyectos de recuperación del calor, automatización de áreas, gestión de desconexión de máquinas y renovación de áreas de producción. Sus necesidades de energía han bajado más del 50 por ciento en comparación con 2007 y sus emisiones de carbono, en relación con la creación de valor, se han reducido un 47 por ciento.
Datos decisivos para conservar energía en Homburg
La localización de Bosch en Homburg, en el estado alemán de Saarland, está cada vez más cerca de la visión de una planta de autoaprendizaje que ahorra energía. Ha ahorrado al mundo alrededor de 5.000 toneladas métricas de dióxido de carbono en los últimos dos años y más de 23.000 toneladas desde 2007. Este enfoque combina la máxima transparencia con la innovación técnica. Una plataforma de gestión energética desarrollada por Bosch utiliza datos de la maquinaria recogidos en unos 10.000 puntos de medición. Los trabajadores pueden monitorizar, controlar y optimizar el consumo de energía de cada máquina. Las soluciones técnicas incluyen la ventilación de las áreas de producción según sea necesario, la utilización del calor residual de diversos procesos de mecanizado y la gestión inteligente del consumo de la maquinaria.
Techos verdes, sistemas fotovoltaicos y neutralidad de carbono en Renningen
La localización de Bosch en Renningen es neutral en carbono desde enero de 2019. Las compensaciones de carbono equilibran completamente la huella de carbono del gas natural quemado por su sistema de calefacción. La planta compra electricidad verde para cubrir sus necesidades de energía. Además, los 460 módulos fotovoltaicos instalados en los techos de los edificios generan electricidad para uso propio del complejo. Para ayudar a controlar la temperatura dentro de los edificios, los techos del campus de investigación están cubiertos de vegetación; una cisterna subterránea de 3.600 m3 recoge el agua de lluvia que se filtra a través de la cubierta de la planta para su uso en las torres de refrigeración del sistema de aire acondicionado. Las azoteas verdes también proporcionan un colchón aislante contra la luz solar directa y la acumulación excesiva de calor en el techo. Esta combinación reduce la cantidad de energía necesaria para climatizar los edificios entre un 20 y un 30 por ciento. La localización también gestiona una planta de tratamiento de aguas, que le permite a Bosch conservar aproximadamente 20.000 m³ de agua potable al año.
Calefacción sostenible en Rodez
Reducir la huella de carbono de la planta: eso fue lo que se propuso hacer el equipo de Rodez, en Francia, cuando comenzó a hacer planes en 2009. La localización dispone, desde 2013, de una central térmica de biomasa en funcionamiento que quema las astillas de madera obtenidas de recursos forestales locales certificados y sostenibles. Rodez usa su energía para calentar el agua y generar calor de proceso. De promedio, la central cubre el 90 por ciento de los requisitos de calefacción del emplazamiento, consumiendo unas 6.600 toneladas métricas de astillas de madera al año. Al quemar esta biomasa, no se vuelve a liberar más carbono que el que los árboles habían tomado de la atmósfera. La fábrica ha reducido sus emisiones anuales en alrededor de 600 toneladas.
Reducción de la huella de carbono con energía propia en Bidadi y Nashik, India
Bosch India está persiguiendo la neutralidad del carbono aprovechando fuentes de energía naturales disponibles localmente. Impulsado por la idea de suministrar a la localización energía completamente renovable durante el día, el equipo del emplazamiento de Nashik comenzó a instalar sus primeros sistemas fotovoltaicos en 2015. Ahora tiene 50.000 paneles solares en sus techos, aparcamientos y suelos para generar alrededor del 20 por ciento de la energía requerida por la planta cada año. La instalación ha reducido sus emisiones de carbono en unas 23.000 toneladas y ha ahorrado alrededor de 25.000 megavatios de horas de energía desde 2015. Esto es equivalente a la energía consumida por unos 23.500 hogares indios. Los expertos de Bosch también han desarrollado una solución ecológica para limpiar los módulos: el agua se recicla varias veces y se purifica mediante métodos ecológicamente racionales.
La planta de Bidadi, ubicada a unos 1.100 kilómetros al sur de Nashik, también ha adoptado la energía solar. Esta localización puede cubrir alrededor del 30 por ciento de sus necesidades energéticas con un sistema fotovoltaico que también ofrece un beneficio adicional: brinda las condiciones ideales para cultivar verduras y hierbas, que mantienen la cafetería de la planta bien surtida con productos locales. El sol no es el único recurso aprovechado en este lugar, ya que también se canaliza la lluvia hacia un pequeño lago para reponer el suministro de agua para la población local.
Las renovables como principal fuente de energía para Bosch en Méjico
Méjico ha renovado su política energética. La reforma energética exige que el país obtenga, para 2024, el 35 por ciento de la electricidad mediante combustibles no fósiles. Con muchas horas de sol al año y regiones con fuertes vientos, la geografía y el clima mejicano respaldarían este objetivo, proporcionando una base sólida para el cambio, junto con el apoyo comprometido del gobierno y las empresas. Bosch es parte de este movimiento y ya ha establecido un estándar alto: la energía que se obtiene exclusivamente del parque eólico de Dominica, en el estado de San Luis Potosí, cubre más del 80 por ciento de los requisitos de energía de todas las localizaciones de Bosch en este país. Bosch Méjico pudo ahorrar 56.000 toneladas métricas de CO2 en 2018, al cambiar a energías predominantemente renovables.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Mundo Rural

Planas y la DANA

La industria cárnica española crece en todas sus variables

La producción nacional de aceite de oliva aumentará en torno a un 40%

Un ´Brexit duro´ no afectará a frutas y hortalizas frescas

La DANA deja pérdidas millonarias

Caixa y la plataforma del vino promueven la innovación vitivinícola

Bronca en el mundo del cava

Los fruteros europeos salen a las calles de Europa

Planas se apunta al populismo barato de la España Vacia

OLAF: España, el país con más irregularidades en el uso de fondos

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.