Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Gastronomía > Las Catas de Crónicaeconómica

CATA: Viña Bosconia Gran Reserva 1981.

Bodegas R. López de Heredia - Viña Tondonia, Haro. DOCa Rioja (Alta).

Actualizado 7 marzo 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  
1. ¿Qué son los “Vinos finos”?
Se trata de una expresión algo imprecisa, que se presta a confusiones. Se oyen muchas cosas distintas: que es por la uva Tinta Fina (Tempranillo), o por su color clarito, o por derivar de los viejos claretes de antaño, o por su especial elegancia y finura, o por cierta natural concomitancia con los finos de Jerez...
Pues bien, no es por nada de eso. La expresión “vinos finos” surge en Burdeos (“vins fins”) a mediados del siglo XIX. Hasta ese momento, la elaboración de los vinos era muy distinta a la actual. Se vinificaba de cualquier manera. Los vinos raramente sobrepasaban un año, y la mayoría se deterioraba en los transportes. Se comienza en esa época en Burdeos a elaborar vinos de una manera más cuidadosa, novedosa entonces: despalillado, control de la maceración con los hollejos, clarificaciones, crianza en barricas de roble de 225 litros. En definitiva, como se suelen elaborar ahora los vinos con crianza en roble. Estos vinos eran más longevos y soportaban bien los viajes. La expresión “vins fins” surge para referirse a ellos, distinguiéndolos de los que se elaboraban de cualquier manera.
Estas técnicas llegaron a la Rioja. En el año 1852, Luciano Murrieta, después de aprender el proceso en Burdeos, crea el primer “vino fino” en Rioja.
La expresión “vinos finos” se conserva actualmente en las etiquetas de las Bodegas R. López de Heredia - Viña Tondonia (DOCa. Rioja). Hasta hace poco también aparecía en las etiquetas de la Bodega Vega-Sicilia (DO Ribera del Duero).
2. La Bodega ( www.lopezdeheredia.com ).
No necesita mucha presentación. Es la Bodega clásica por excelencia de la Rioja, que no ha caído en tentaciones “modernistas” ni comerciales. ¡Cómo se lo agradecemos!
Es la Bodega más antigua de Haro, y una de las tres primeras de La Rioja. Comenzó el año 1877, fruto de las inquietudes creadas a mediados de siglo por la llegada de los negociantes vinateros franceses (venidos a La Rioja para solucionar los problemas causados por la filoxera en sus viñedos). Fue entonces cuando don Rafael López de Heredia y Landeta, profundo conocedor y buen alumno de estos profesionales, decide seguir sus pasos y comienza a planificar y construir lo que hoy es la bodega.
Sus vinos pertenecen a varias “familias”: Tondonia, Bosconia, Gravonia y Cubillo, según el viñedo del que proceden.
3. Los Viña Bosconia.
Los vinos Viña Bosconia proceden de la finca El Bosque: de ahí su nombre. El fundador de la bodega tuvo una marcada influencia francesa. El Viña Bosconia original llevaba Pinot Noir, y lo llamó “Rioja Cepa Borgoña”. Por eso va en botella borgoñona.
La finca El Bosque, está situada a la vera del río Ebro, a una altura de unos 410 metros, y a 1 km aproximadamente de la Bodega. Los viñedos están en una ladera, orientada al sur. Por eso, la insolación y acumulación de horas de luz es perfecta para la adecuada maduración de los racimos. A la buena calidad de las uvas contribuyen también tanto la naturaleza del terreno (arcillosa–calcárea y cascajosa), como la edad media del viñedo (unos 40 años). Tiene 15 ha: 11 de Tempranillo, 2 de Garnacha tinta, 1 de Mazuelo y 1 de Graciano.
4. Precata.
Uvas. 80% Tempranillo, 15% Garnacha, 3% Mazuelo y 2% Graciano
Añada 1981. Fue clasificada por la DOCa como MUY BUENA. La climatología fue de las mejores de la década. Lo peor para la calidad de rioja es la helada de primavera porque, entre otras cosas, acorta el ciclo vegetativo. En 1981 nevó el 13 de mayo y se helaron los pequeños brotes. Esto hizo presagiar lo peor. Pero, el otoño fue muy bueno, porque el frío desapareció. No llovió ni nevó así que los que tuvieron paciencia pudieron vendimiar tarde y recuperar el tiempo perdido durante las nieves de mayo. Finalmente, la cosecha fue de gran calidad e incluso EXCELENTE, aunque no fuera reconocida como tal oficialmente. También porque quedó encubierta por el éxito de la de 1982. Actualmente, los especialistas reconocen que este año fue superior incluso a 1982.
Elaboración: Permaneció durante 6 meses en depósitos de madera, en los que hace también la fermentación maloláctica. Criado durante 6 años en viejas barricas de roble americano de 225 litros, elaboradas por los toneleros de la misma bodega. El vino es sometido a 2 trasiegas manuales cada año. Clarificado con claras de huevo frescas. Embotellado directamente de la barrica, sin filtrar. Lacrado especial para favorecer su mejor evolución en botella y preservarlo de contaminaciones. Descansa un mínimo de 44 meses en botellero antes de ser comercializado.
Alcohol: 12.5º.
Corcho. De 45 mm. Empapado, pero aguantó perfectamente gracias al lacre (de los lacres de siempre: duros, y que ponen perdido el ámbito donde se quita).
Producción. 5.000 botellas de 75 cl.
5. Cata. En la Taberna López (C/ San Cristóbal 3, Segovia. Tº 921 43 36 18), a 40 años de su cosecha, y… ¡sigue ascendente!
Preparación de la cata. La botella estaba perfectamente conservada. Desde que salió al mercado estuvo en botellero frío, resguardada de la luz y de las vibraciones. El corcho salió entero. Sin decantar: bien así. Al principio prevalecía la acidez volátil (acético), pero desapareció en pocos minutos. El vino mejoró mucho al irse aireando. Enhorabuena a Perfecto López, por su profesionalidad y buen hacer, tanto en la conservación como en el servicio de la botella.
Color. Color amarronado casi anaranjado: el clásico “teja”. De capa media-baja. Limpio y brillante. Sin posos. Lágrima abundante, fina, delicada, lenta. El color grita que el vino rebosa lozanía, vitalidad, salud...
Nariz. Hay quien dice que “¡¡¡este vino no se bebe, se huele!!!”. Me parece exagerado, pero en el fondo estoy de acuerdo. Su aroma roza la complejidad absoluta, con claro predominio de los terciarios: cáscara de naranja confitada, flores secas, armario viejo, tierra mojada, boj, setas, trufa negra, madera usada (pero con clase: no tablón)..., que se funden en un todo de extrema elegancia que roza la perfección. Aparece también ese fondo maravilloso de fruta roja fresca, exclusivo de los buenos vinos viejos de Tempranillo. Copio: “La Rioja más fragante y aromática en la copa, la de antes, la añorada y tan pocas veces presente. Una delicia: sutil, delicado, etéreo, de una elegancia, profundidad y delicadeza difícil de encontrar en un tinto de López de Heredia”. Sí.
Boca. Poderoso, elegante, ligero, fresco, profundo y complejo. Todo (acidez, taninos, madera, mineral, fruta...) ha llegado a la más absoluta redondez. Su antigüedad se siente y saborea en cada papila gustativa, que queda hecha agua por la prodigiosa vivacidaz de la acidez (admirable para su edad). Todo en orden, pulidísimo, integrado, firme, con taninos aterciopelados. Aparece con más claridad que en nariz esa fruta roja madura, fresca, tan exclusiva de los buenos tempranillos viejos. También aparecen en boca y en retrogusto ligeros cítricos. Tiene más acidez que fruta.
En conjunto. ¡Qué vinazo! Un tinto bien dotado. Quintaesencia y arquetipo de los riojas clásicos con años: barricas de roble americano usadas, pasadizos subterráneos de López de Heredia, historia... Más que emocionar, hace suspirar. De conmovedora pureza riojana.
Tiene una tremenda personalidad, entre otras cosas porque se presenta un tanto frágil y delicado, pero luego arrasa.
Maridaje. Su marcada acidez lo hizo perfecto para el cochinillo asado (por cierto, delicioso).
6. Calificación. 9,7/10 (y sigue mejorando).
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Las Catas de Crónicaeconómica

CATA. Oloroso Sherry Vintage "Historic-Vintage-Collection"

CATA: Manzanilla en "Rama" Gabriela Oro.

CATA: Cognac Résérve Familiale, 1 Cru du Cognac,

CATA Pegaso Zeta 2016,

CATA: Cuvée Frédéric Emile, Riesling 2008.

CATA: Palo Cortado Viejísimo Abuelo Diego, saca de 1/2017 (375ml).

Marqués de Riscal Gran Reserva 2005.

Champagne "Les Maillons" Ulysse Collin, Extra brut, Blanc de Noirs.

Lealtanza "Reserva Artistas Españoles: Gaudí" 2005.

Un tesoro muy barato, y fácil de encontrar.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.