Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Historia > Historia
Una pandemia en el siglo XXI

Covid de 2019 y Gripe Española de 1918

El ser humano siempre tiene la sensación de vivir en un momento único y cree experimentar algo que nunca antes sucedió. Y ciertamente un confinamiento mundial debido a una pandemia no había ocurrido antes. Sin embargo la lectura de artículos del siglo pasado muestra como circunstancias similares –cierre de teatros, escuelas y uso de mascarillas- ocurrieron hace más de 100 años durante la "Gripe Española".

Actualizado 20 mayo 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Gonzalo Fernández de Navarrete y González Valerio
  
Desde hace 2 meses el mundo se encuentra viviendo una situación única.
La llegada de un virus altamente contagioso y letal para el ser humano en un grado elevado. El drama humano de miles de muertes encadenadas en tiempos de paz es algo que las generaciones actuales del planeta jamás habían experimentado
 
La Real Academia de la Lengua Española define “virus” como “Organismo de estructura muy sencilla, compuesto de proteínas y ácidos nucleicos, y capaz de reproducirse solo en el seno de células vivas específicas, utilizando su metabolismo”.
 
El coronavirus detectado en 2019, y que se ha extendido infectando a población por todo el mundo a principios de 2020 ha causado una situación excepcional para el “tecnológico” siglo XXI: una enfermedad que afecta globalmente a una humanidad que parecía indestructible gracias a los avances médicos de los últimos decenios.
La facilidad de reproducción y transmisión de este nuevo virus ha causado que la enfermedad sea considerada  “epidemia” primero,  y que a su vez  por su extensión a la mayor parte del planeta haya alcanzado el grado de “pandemia”: “Enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región.”
 
El CoViD-2019 - “Corona Virus Disease 2019”-  así lo ha bautizado la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha supuesto que se cierre gran parte de la actividad económica a nivel mundial, con clausura de oficinas, comercios, restaurantes, teatros, cines, aeropuertos, fronteras, regiones, provincias….
 
Es el confinamiento generalizado a nivel mundial decidido por las autoridades políticas –con diferentes grados según países y territorios-  algo jamás experimentado anteriormente.

Sin embargo, la revisión de ciertos datos históricos permite comprender que lo excepcional pueda ser también que desde 1918 no haya habido una epidemia de alcance mundial de la gravedad que ha alcanzado el Covid-19 en 2020.
En el año 1918, al final de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), se extendió la pandemia que acabó siendo conocida como “Gripe Española”, y que presenta elementos que son comparables al Covid19 por su mortalidad y efectos.
 
 
Octubre 1918: noticias en prensa de la Gripe Española.
 
En el mes de Octubre de 1918 la Iª Guerra Mundial (1914-1918) estaba en su recta final, pero en los países contendientes (Alemania, Austria-Hungría, Francia, Reino Unido…) la información en prensa estaba censurada por los gobiernos por encontrarse en tiempo de guerra. La información sobre la elevada mortalidad por una misteriosa gripe estaba vetada por considerarse que podía afectar a la moral de las tropas en contienda y a sus familiares.
 
España permaneció neutral en todo el conflicto, e informó en sus periódicos sin cortapisas de la irrupción de la pandemia durante el año 1918, lo que le costaría que la bautizaran finalmente con el apellido de Gripe “Española”.

 
La gravedad que iba alcanzando la mortífera Gripe en el otoño de 1918 supuso que el diario “La Vanguardia”  de Barcelona incorporara entre sus noticias dos noticias breves el día 1 de Octubre de 1918, publicaba una relativa a Suecia –en la que se refería a la gripe como “gripa española”-, y otra noticia sobre la gripe relativa a España´.

Con respecto a Suecia, ”La Vanguardia” informaba que se habían cerrado los teatros en Estocolmo y en el resto de Suecia:
La epidemia de gripe
“Estocolmo, 30 [de septiembre 1918].—
Los teatros de las  provincias
suecas han tenido que cerrar sus puertas
A causa de la epidemia de gripa española.”

Con respecto a España, “La Vanguardia” informaba ese mismo 1º de Octubre que en la provincia de Gerona, se suspendía el acto de inauguración del curso de Institutos, para evitar contagios, lo que indicaba la gravedad y expansión que la gripe de 1918 iba avanzando en ese otoño:
Gerona
“—Se ha circulado el aviso a todas las personas que
estaban invitadas al acto, que a causa de la «grippe» se ha suspendido
la inauguración del nuevo curso del instituto, así como del Seminario”

El parecido de aquéllas medidas de 1918 con algunas de las adoptadas por los gobiernos de 2020 es sorprendente: a principios del siglo XIX se produjeron algunas decisiones políticas equivalentes a las que están siendo aplicadas en 2020, como son el cerrar los teatros y suspender los actos académicos de inicio del curso en los institutos, por ejemplo.

El crecimiento exponencial de las muertes a causa de la “Gripe Española” en ese otoño de 1918 supuso que el 23 de Octubre de 1918  -3 semanas después de esas noticias- el mismo diario “La Vanguardia” publicara un artículo extenso a 3 columnas  con una información muy detallada sobre la historia de otras epidemias del virus de la Gripe firmado por el profesor Sugrañes.
 
Las epidemias de gripe en Europa desde hace 1500 años.
 
El artículo de 23 de Octubre de 1918 de “La Vanguardia” empezaba haciendo una recopilación de las principales oleadas de gripe en Europa en la historia:
 
“La grippe ó Influenza.
 
Larga y dolorosa es la historia de esta epidemia,
pues mientras las otras han ido desapareciendo
ó -atenuándose, ésta, .por el contrario,
conserva íntegra su difusibilidad, como
se verá por la siguiente enumeración detallada
de las fechas en que se registra su
existencia en Europa:
- Siglo V Año 488.
- Siglo IX Año 842.
- Siglo X Año 927,
- Siglo XIII Año 1259.
- Siglo XIV Años 1323-1328-13&8-1367-1387.
- Siglo XV Años 1403-1414-1419-1427-1462.
- Siglo XVI Años Í504-1557-1562-Í580-1593-1597.
- Siglo XVII Años 1616-1626-1656- 1657-1658-
1667-1699.
- Siglo XVIII Años 1709-1712- 1730-1738--1743-
1767-1775-1788.
-Siglo XIX Años 1803-1805-1806-1831-1833-l837
-1841-1848- 1851-1858-1889-1890- 1891- 1892- 1893-
1894-1899
con mayor ó menor intensidad en todos los años.

Sobre el siglo XIX, se mencionan en el listado 17 años en que la Gripe fue considerada epidemia.  Desde finales del siglo XX se considera la gripe una enfermedad anual estacional, en la que en muchos países se vacuna a los grupos de riesgo contra las principales cepas conocidas.
 
La razón por la cual la Gripe de 1918 ha pasado a la historia, es por la mortalidad elevadísima que llegó a desarrollar, muy superior a los virus anteriores, estimada por el profesor Sugrañes en su artículo 1918 en el 4,5% de muertes sobre el total de infectados, lo que era más del doble de cualquier cepa anterior de la gripe conocida.

A día de hoy, en mayo de 2020, los expertos no saben aún si el Covid19 será un virus que se transformará en anual con diferentes cepas con mayor o menor incidencia según sus características, pero no es imposible que acabe siendo una enfermedad estacional con ciertos rebrotes anuales, a los que el ser humano probablemente acabará acostumbrándose como ocurrió en el caso de la Gripe.

Gripe “española”  y  Covid19 “chino”
Ciertos argumentos aparecían en la prensa española de 1918 sobre la Gripe Española que son sorprendentemente similares a los esgrimidos hoy en día en la polémica sobre el origen chino del Covid19.
 
El artículo de “La Vanguardia” de 23 de Octubre de 1918, firmado por el profesor Sugrañes  -Subdecano del cuerpo de Veterinarios-  se quejaba amargamente de que se hubiera bautizado la pandemia de Gripe de 1918 con el nombre de” Española”:
 
“Debemos ante todo protestar del dictado
de gripe española, con el que se denomina esta
dolencia, en algunas naciones, por no reconocer
la misma origen ni cuna única determinada,

apareciendo siempre, cualquiera que
sea el país con carácter epidémico y limitándose
en algunos casos, á una región,
mientras que en. otras, reviste intensa difusibilidad
que afecta á una ó varias naciones
como en la-actualidad que constituye una
verdadera pandemia.”

Pero a su vez el profesor Sugrañes  pretendía atribuir el origen a otros territorios para desmentir que fuese una gripe “española”:
 
“En cuanto al  origen, hay quien afirma que
la Influenza -procede de Rusia, mientras otros
la hacen -originaría del África”
  […]

En la actualidad, se considera que  la Gripe “Española” se detectó  primero durante el año 1917 en los Estados Unidos, según la teoría más aceptada en los estudios posteriores, pero no se descarta tampoco en otros estudios que aunque estuviera presente el virus en Estados Unidos desde 1917,  tuviera otros orígenes anteriores a 1917 en Francia o incluso en China.
 
En cualquier caso, hoy se sabe por los documentos oficiales que a finales de 1917 la gripe luego bautizado como “española” en 1918 ya estaba presente en los Estados Unidos, y fue la llegada de los soldados desde el continente americano a Europa desde 1917 –Estados Unidos entró en Guerra en ese año en el bando de Reino Unido y Francia enfrentándose a Alemania y Austria-Hungría- la que contribuyó a propagar el virus por Europa durante la Iª Guerra Mundial.
 
El artículo de 19 de Enero de 2018 de la “Gaceta Médica”, firmado por Sandra Pulido mencionaba lo siguiente al respecto de la Gripe Española:
 
“La Gripe Española: la pandemia de 1918 que no comenzó en España.
 
La Gripe Española mató entre 1918 y 1920 a más de 40 millones de personas en todo el mundo. Se desconoce la cifra exacta de la pandemia que es considerada la más devastadora de la historia. Un siglo después aún no se sabe cuál fue el origen de esta epidemia que no entendía de fronteras ni de clases sociales.
 
Aunque algunos investigadores afirman que empezó en Francia en 1916 o en China en 1917, muchos estudios sitúan los primeros casos en la base militar de Fort Riley (EE.UU.) el 4 de marzo de 1918.”
 
Pulido insiste también en que la atribución del nombre de Gripe “Española” se debe a la neutralidad española en la Guerra Mundial, que permitió la publicación en prensa y entorno médico de múltiples estudios y noticias durante el año 1918.:
“Tras registrarse los primeros casos en Europa la gripe pasó a España. Un país neutral en la I Guerra Mundial que no censuró la publicación de los informes sobre la enfermedad y sus consecuencias a diferencia de los otros países centrados en el conflicto bélico.
 Ser el único país que se hizo eco del problema provocó que la epidemia se conociese como la Gripe Española. Y a pesar de no ser el epicentro, España fue uno de los más afectados con 8 millones de personas infectadas y 300.000 personas fallecidas.”

 
La Iª Guerra Mundial terminaría con el tratado firmado el 11 de Noviembre de 1918, pocos meses después de la publicación de las noticias en la prensa española,  pero para esa fecha  la gripe ya había quedado bautizada como “Gripe Española”, y así se sigue conociendo en la actualidad ese virus tan mortífero, que llegó a tener una mortalidad elevadísima, estimada por el profesor Sugrañes en el  4,5% de muertes del total de infectados, ha supuesto que sea el referente más cercano al Covid19.

La polémica sobre el CovId19 y su origen Chino.

Desde que la pandemia de Covid19 se generalizó en Marzo de 2020, las polémicas entre el Presidente de Estados Unidos Donald Trump y el gobierno Chino se han acrecentado progresivamente.

Algunos argumentos que la prensa española  apuntaba en 1918 – recordemos que decía el artículo de La Vanguardia de 1918- :
“Debemos ante todo protestar del dictado
de gripe española, con el que se denomina esta
dolencia, en algunas naciones, por no reconocer
la misma origen ni cuna única determinada,
apareciendo siempre, cualquiera que sea el país con
carácter epidémico”.

El pasado 10 de mayo de 2020, hace apenas unos días,  la revista “Forbes” recogía el argumento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Gobierno Chino, muy similares a los de 1918 emitidos desde España para quejarse de la atribución a España del origen del virus:
 
“China desmiente acusaciones de EUA sobre coronavirus.
Desde que los brotes de COVID-19 se intensificaron en Estados Unidos, el mandatario calificó a la nueva cepa de SARS-CoV-2 como el “chinese virus” o “Wuhan virus”, dándole un país y región de origen.

 
Empero, para la Organización Mundial de la Salud (OMS), ningún patógeno tiene nacionalidad, pues estos siempre son difíciles de rastrear, y ubicar su origen en un país incita a la xenofobia.
 
La OMS en sus documentos oficiales agrega que “el nombre de las enfermedades debe evitar una ubicación geográfica, nombres de personas, tipos de comidas o animales, población o referencias sobre oficios, también cualquier otro término que incite al miedo”.
 
Y mencionaba Forbes el caso concreto de la “Gripe Española”, que no surgió en España pese a su nombre:
 
“El gobierno chino explicó en el punto 2 de su lista que a inicios del siglo pasado, la mal llamada “gripe española” culminó con serios señalamientos al país europeo cuando años más tarde se confirmó que los primeros casos surgieron en Estados Unidos.”
 
Sin embargo el presidente Donald Trump ha seguido insistiendo en sus ruedas de prensa  en utilizar la denominación de “virus chino”, así como posteriormente en la teoría de una creación artificial del virus Covid19 en un laboratorio de la ciudad china de Wuhan.
 
Y es que en la actualidad, con la interconexión digital existente y la rapidez de circulación de las noticias, es mucho más inmediata la difusión que en 1918, y también es mucho más fácil que se transforme el virus en foco de la lucha política y económica por la hegemonía mundial entre Estados Unidos y China.
 
1918: contagio de médicos, vías de transmisión, medidas de prevención y uso de mascarillas.
 
A pesar de la limitación de medios existente hace 100 años, en plena Iª Guerra Mundial, se conocía bien la vía de transmisión de la Gripe de persona a persona, similar a lo que hoy nos cuentan del Covid19. Especificaba el profesor Sugrañes en “La Vanguardia” en 1918, características que son sorprendentemente similares a las descripciones y recomendaciones que aparecen en prensa en 2020:
 
Otra prueba del carácter contagioso de la
Influenza es la facilidad con que la contraen
los médicos
, mientras que se hallan
generalmente inmunes las personas, corporaciones
ó colectividades á las que el aislamiento:
en que viven, preserva, del contagio”

 
Además de los contagios  en 1918 de los médicos y personal sanitario -que también ha llenado los artículos en 2020- hay otros elementos muy similares que se escribían hace más de 100 con respecto al virus de la Gripe Española:

“No cabe, pues, dudar, que se trata de una
enfermedad' que se transporta con el hombre
.
Ahora, bien; el vehículo de estos gérmenes
específicos son, según todos las posibilidades,
los esputos.

 
Al toser, al estornudar y
aun al hablar, el atacado de Influenza emite
unas gotitas de varios tamaños, conteniendo
fragmentos de mucosidad-es, que encierran
gérmenes infecciosos
, mientras las de mayor
tamaño caen al suelo por su propio peso, las
diminutas quedan suspendidas en el "aire, incorporándose
en la atmósfera, que, respirada
por los sanos, les infecta y propaga la infección.

Como vehículos de la Influenza ocupan
también importante lugar los objetos de uso
cuotidiano, que pasan de unas manos ó otras
;
pero la puerta de ingreso más patente y abíerta
 á todas las horas, es la de los órganos respiratorios,
y especialmente, los exteriores:
nariz y boca.”
 
El profesor Sugrañes no creía posible en 1918- en plena Guerra Mundia- que se pudiera coordinar en Europa entre los gobiernos beligerantes el establecimiento de una cuarentena internacional como la que hoy en 2020 vivimos en todo el mundo.
 
Sin embargo mencionaba el profesor cómo en 1743 el Papa Benedicto XIV estableció una Cuarentena terrestre que hubiera debido servir de base en 1918 para controlar la epidemia –que hubiera impedido el desplazamiento de ciudadanos de un lugar a otro-  para así contener la expansión del virus, equivalente al cierre de aeropuertos, fronteras, provincias y regiones que hoy vivimos.
 
También mencionaba medidas higiénicas recomendadas para evitar la transmisión y propagación del virus, y que son sorprendentemente afines a las que en 2020 recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS)- para detectar a los infectados, aislarlos y  aminorar los contagios:

“PROFILAXIS DE LA INFLUENZA.— Hoy
es más difícil que nunca, una profilaxis internacional,
la que no fue viable ni aun en
tiempos de Papa Benedicto XIV (1743) en
que se implantó la cuarentena terrestre
contra
al epidemia en cuestión. Sin embargo,
algo podría disminuirse .su magnitud, tomando
las siguientes medidas:

 
[1] Al observarse el primer caso, si quiera fuese
.sospechoso, debería
-procederse al examen
bacteriológico de los esputos del atacado y,
de ser un hecho la existencia de la enfermedad,

 
[2]-proceder á su  aislamiento,
 
[3]-  y á una rigurosa desinfección de todos los productos
morbosos, especialmente los esputos.

 
[4] […]  de 1o que no puede
prescindirse, es de la desinfección de las ropas
y enseres que hayan estado en contacto
con el atacado.”
 
Por su parte el artículo de la Gaceta Médica de 2018 muestra otro paralelo entre los virus de 1918 y de 2020: cómo proliferaron las mascarillas por toda Europa hace 100 años para frenar el Virus de la Gripe Española, fueran o no útiles…:

“[en 1918-1920] Al no haber protocolos sanitarios que seguir los pacientes se agolpaban en espacios reducidos y sin ventilación y los cuerpos en las morgues y los cementerios. Por aquel entonces se haría popular la máscara de tela y gasa con las que la población se sentía más tranquila, aunque fueran del todo inútiles.”
 
El deseo de encontrar una vacuna también presente en 1918.
 
Para concluir este recapitulativo de ciertos parecidos entre los casos de la “Gripe Española” de 1918 y el Covid19, “La Vanguardia” mencionaba lo siguiente en Octubre de 1918, con respecto a la consecución de una vacuna, cuando apenas comenzaba la pandemia que duró 2 años:
.
“Esperemos, sin embargo, que los investigadores
lleguen á conseguir una vacuna eficaz,

único remedio para la resolución de tan
importante problema sanitario, por más que
nosotros hayamos de manifestar nuestra
desconfianza, dada la índole especial y condiciones
del germen que se considera causante de
la dolencia.”
 

Han existido  -y existirán- muchos otros tipos de epidemias en la historia: la peste, la viruela, el cólera, la malaria, el ébola, la gripe aviar…. que han afectado al ser humano de forma recurrente, algo a lo que el ser humano estaba acostumbrado en el pasado.
 
Parecía el ser humano ser capaz de frenar la propagación en los últimos decenios del siglo XX y principio del siglo XXI, hasta que ha llegado del Covid19.
 
Desafortunadamente, no se encontró una vacuna contra la “Gripe Española” surgida en 1918. Según distintas estimaciones, entre 20 y 50 millones de personas murieron entre 1918 y1920.
 
De momento, a mediados de mayo de 2020, son unas 300.000 las personas que han fallecido por el Covid19. Se calcula , en base a unos “tests” todavía muy imperfectos, que únicamente entre un 5 y un 10% de las poblacioneshan desarrollado inmunidad al coronavirus hasta la fecha.
 
A pesar de las visiones contradictorias entre muchos expertos, divididos grosso modo:
 
- por una parte entre los que creen que las vidas deben salvarse a todo coste limitando los desplazamientos y contactos humanos
 
- y por otra parte a los que creen que el confinamiento tendrá a corto plazo un coste en desempleo y pobreza que supondrá un remedio peor que la enfermedad en otras enfermedades y muertes ligadas al estado de necesidad de la población,
 
parece claro que si se hubiera permitido que se extendiera el virus sin límite durante marzo abril y mayo de 2020, y se contagiara aun mayor índice de población de golpe, algunos epidemiólogos auguraban cifras muy superiores de fallecimientos a las hasta ahora contabilizadas, incluso similares a los millones de la Gripe Española.
 
En el verano de 1920 el virus de la “Gripe Española” desapareció a pesar de no haber encontrado remedio médico para la misma.
 
Las cepas posteriores de la Gripe fueron menos agresivas y menos mortíferas gracias al desarrollo de la medicina durante el siglo XX.

Para muchas de las cepas de virus de gripe se pudieron desarrollar tratamientos paliativos, así como también vacunas en algunos casos, muchas de las cuales se usan en la actualidad para la gripe estacional.

En 2020, en los múltiples ensayos clínicos contra el Covid19 que se están realizando en universidades y centros de investigación de las empresas farmacéuticas de todo el mundo, se acumulan las esperanzas de encontrar una vacuna rápidamente, y así poder retornar a la normalidad previa al coronavirus.

En cualquier, las semejanzas entre los virus de la “Gripe Española” y Covid19, y en cómo se abordaron por parte de las autoridades sanitarias y políticas son en cierto modo sorprendentes a pesar de los más de 100 años transcurridos.

Por último, nada garantiza que se encuentre una vacuna para el Covid19, ni es seguro tampoco que el virus desaparezca de repente como desapareció la Gripe española en 1920.

Pero lo que sí es seguro, es que el ser humano se repondrá de esta crisis, y:

-  ya sea por acostumbrarse a vivir con el Covid19,

- o por encontrar la ansiada vacuna,

la sensación de zozobra actual -tanto psicológica como económica- desaparecerá más pronto que tarde.

Muchos historiadores vinculan el desenfreno social que se produjo en el decenio de 1920 a las ganas de olvidar la primera Guerra Mundial (1914-1918) pero también a la voluntad de pasar página la enorme mortalidad que causó la “Gripe Española” entre 1918 y 1920.

Quizás estemos en los albores de los “locos años 20” del siglo XXI.
 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Historia

¿Dos fracasos? Tuberculina en 1890 e Hidroxicloroquina en 2020

Huawei celebra por primera vez los ´Días sin IVA´

La supervivencia del Franquismo tras el fin de la IIª Guerra Mundial.

El general Miguel Primo de Rivera Orbaneja

Fray Bartolomé de Las Casas

1868: Demoliciones en Madrid

Carabanchel: algunos palacios y una cárcel.

El acceso de la mujer a la Universidad en los siglo XIX y XX

De "Espanna" a "España"

Fray Junípero Serra y las misiones de California.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.