Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Recursos Energéticos y Agua

Cuidado con los compromisos que contraigamos en París.

c

Estamos ya muy próximos en el tiempo para la cercana celebración ecologeta que se celebrará en París en los primeros días del próximo diciembre y que tratará de resucitar al fracasado Kioto, intentando que, esta vez parece que sí se logrará , los grandes países emisores de gases GEI, los EE.UU, China India, Rusia, Brasil, …, acepten algún tipo de limitación, de freno en sus desarrollos y emisiones.

Actualizado 5 noviembre 2015  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Según nos cuentan sus promotores franceses la Conferencia de París sobre Cambio Climático  cuenta  ya con 154 países, que representan casi el 90% de las emisiones  favorables a la reducción de gases de efecto invernadero, especialmente CO2, y sobre todo que todos parecen estar  dispuestas a llegar a un acuerdo para evitar alcanzar dos grados de temperatura que están previstos para 2020. Además nos dicen, y ya empiezan las exigencias, las medias verdades y las mentiras más burdas, es de suma importancia asumir el compromiso en este momento porque, de otro modo, en el año  2020, podrían darse más de 70 millones de muertos por polución, 600 millones de personas con inseguridad alimentaria y otros millones de refugiados por contaminación ambiental.
 La palabra "podría" muy utilizada en todas las estimaciones ecológicas y por supuesto por los organizadores de la Conferencia,  cubre posteriormente todos los fracasos que siempre se dan en la realidad de las cifras. Luego en vez de 70 millones de muertos por polución serán  100.000, en vez de 600 millones con inseguridad serán 40.000 y en vez de "otros "millones  de refugiados por contaminación medioambiental serán "otros" miles pero en el 2020 que más dará ya, ¿a quién pediremos responsabilidades económicas por los excesos que todas estas orgías generan al ciudadano?.

 
EL AQUELARRE PARISINO SE ACERCA
La relatora especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación,  Elver, ha afirmado que el cambio climático plantea amenazas graves y distintas para la seguridad alimentaria y podría empujar a un adicional de 600 millones de personas a la desnutrición en 2080.

Una vez mas y desde la misma tribuna nos anuncian el desastre y la hambruna global y es que estos chicos y chicas  no se dejan amedrentan ante los continuos fracasos  como profetas. De ser así mas u  una capital española, por ejemplo estaría ya sumergida bajo alas aguas marinas. Ahora Elver lanzó una nuevsa advertencia en un comunicado antes de que París (Francia) acoja la cumbre mundial sobre el clima del 30 de noviembre al 11 de diciembre, que debería concluir con un nuevo acuerdo universal que sustituya al Protocolo de Kioto y abogue por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
El aumento de la frecuencia y de la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, el aumento de las temperaturas y del nivel del mar, así como las inundaciones y las sequías, tienen un impacto significativo sobre el derecho a la alimentación. En este sentido, Elver indicó que todos estos incidentes climáticos tendrán un impacto negativo en los cultivos, la ganadería, la pesca, la acuicultura y los medios de vida de la gente, y apuntó que la producción orientada a modelos agrícolas a gran escala no es la solución adecuada. Elver abogó por un cambio importante de la agricultura y proceso de transformación de la comida y defendió la agroecología, que apoya el movimiento local de alimentos, proteger a los pequeños agricultores, respetar los derechos humanos, la democracia alimentaria y las tradiciones  culturales, y, al mismo tiempo, mantener la sostenibilidad del medio ambiente y facilitar una dieta saludable. Los que menos han contribuido al calentamiento global son los que sufrirán más sus efectos nocivos, recalcó, antes de señalar que se necesitan medidas urgentes para responder a los retos que plantea el cambio climático, al tiempo que las políticas de mitigación y adaptación deben respetar el derecho a la alimentación, así como otros derechos humanos fundamentales.

Respecto a la cumbre de París, Elver destacó que la presión de la sociedad civil va en aumento para que concluya con un documento que respete, proteja y cumpla los derechos humanos de todas las personas, especialmente de las más vulnerables. Cualquier acuerdo debe incluir un claro compromiso de todas las partes para garantizar la justicia climática y la seguridad alimentaria para todos, apostilló.
La de cosas que hay que oír y leer estos dias sobre el cambio. La pregunta es ¿qué parte de sus sueldo y privilegios dona la relatora Elver a programas de ayuda  para los barrios pobres de Nueva York? Porque cualquiera que visite la gran manzana puede hablar de guetos y barrios mas que marginales a cuyos habitantes habría que ayudar por aquello de que la sede de la ONU vive de las concesiones de la alcaldía neoyorquina.
Como parece que sí, que en esta ocasión se logrará algún acuerdo, con toda lógica los ministros de agricultura de la UE, los responsables agrarios de los 28 estados miembros, adelantándose a los costes que les puedan caer, han empezado a "ponerse la venda" por lo que pueda ocurrir  y con toda lógica, han empezado a difundir a niveles oficiales que la agricultura sí es emisora de gases GEI, pero que no puede olvidarse que en paralelo también es un enorme sumidero de CO2 a través de la fotosíntesis , base sobre la que operan todas sus producciones. Tras las reuniones mantenidas el pasado 22 de octubre en Luxemburgo, los responsables agrarios europeos,  enviaron un mensaje a los negociadores de la Cumbre de París sobre el Clima (COP21) para que  la agricultura se considere como una solución en la lucha contra el calentamiento del planeta y no como una de sus causas.
El ministro francés, "perejil de casi todas las salsas agrarias europeas", subrayó esta necesidad indicando que el papel  de la agricultura como sumidero del CO2 junto con su ineludible presencia para garantizar la seguridad alimentaria del ciudadano, deben ser elementos fundamentales en las discusiones de la Conferencia de París.
La dificultad para tener en cuenta estos planteamientos estriba, como casi siempre que entramos en temas de cambio climático, en el subjetivismo de sus determinaciones. Las emisiones agrarias, incluyendo las forestales en el paquete, comprenden las emisiones derivadas de sus consumos energéticos generados con materias primas "fósiles", los procesos industriales de las producciones agroalimentarias, los derivados en los cambios de utilización de las tierras y de los bosques, (recuerdan los ILUC sobre los que aún no se han puesto de acuerdo)…son de difícil evaluación y siempre están sometidas al objetivo del valorador que incluirá o sacará del paquete  lo que determine su proyecto.

Parece ser que, sin entrar en ajustes excesivamente complejos, la emisión calculada para la agricultura europea asciende a cerca de 500 millones de toneladas, un 10 % del total de emisiones UE, y que, según la actual presidencia luxemburgesa,  la captación de CO2 podría ascender a más de 200 millones de toneladas de CO2, con lo que, digamos "la deuda ecológica-climática agraria" a tener en cuenta se reduciría a mas o menos a 300 millones de toneladas de CO2 que al precio actual de la tonelada de cerca de 8 euros,(precio muy alto), supondría la necesidad de participar en la orgía con unos 2.000 millones de euros. ¿Qué les parece?
En los próximos años la agricultura de la UE tratará, por exigencias de la Comisión y por sus propias necesidades dado el nivel de penalizaciones que parece  venir, de incrementar la captación de CO2 con todos los medios a su alcance intentando minimizar su participación en las emisiones GEI para seguir manteniendo en lo posible si competitividad, biometanizando todos sus residuos, intentando minorizar la emisión de estiércoles, incrementando el cultivo de plantas nitrogenantes, mejorando los efluentes y purines…..porque no solo se nos amenaza con las emisiones GEI sino que estamos condenados a responder de la emisiones de metano y sobre todo de la amonización derivada de las producciones ganaderas.
El sector parece tener, menos mal,  un largo camino por recorrer en el mundo de las energías renovables que se nos va a exigir. Aún hoy la utilización en el sector agrario de la UE de energías, dichas renovables, es inferior al 50% de los porcentajes logrados, por imposición, en el resto de la economía UE . No olvidemos tampoco que la fase productiva es la más exigente en energía, más incluso que la fase de transformación por lo que el productor es ahora al que más se le va a exigir en este nuevo mundo de "sostenibilidades y renovabilidades" que padecemos.

El peligro que nos acecha es que de nuevo, como ya ocurrió con Kioto, nos volvamos a quedar "pegados a la brocha", que los grandes emisores adquieran en París unos compromisos que no les impidan  seguir sus desarrollos con energías, fósiles o no, mucho más baratas que las que los dirigentes de la UE nos obliguen a aceptar y que con ello, en unos pocos años la UE desaparezca como una gran .
Si unimos estos problemas con el de las estupideces negacionistas que estamos cometiendo con los OGM y la socialización que vuelve a retornar con fuerza como actitud en las soluciones que unos y otros adoptan, a menudo, para tratar de resolver los normales problemas de los mercados europeos, el panorama es ciertamente desolador. 
Urge volver a respirar la libertad que hoy ha desaparecido, cuidado con las alegrías en París, los fastos de Kioto lograron aumentar la brecha económica existente con los países de nuestro entorno. España no puede encabezar nada que le suponga ninguna minoración para sus desarrollos.
Insistimos, cuidado con los compromisos que contraigamos en París.
 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Recursos Energéticos y Agua

Endesa o como reducir los plásticos en un 75%

El cambio climático obliga a los inversores institucionales a actuar

Las ventas de segunda mano, también reducen la contaminación

La UE puede reducir un 50 % la emisión de gases en 2030

BBVA se suma al Día Mundial del Agua

FORO ECONÓMICO MUNDIAL: la transición energética se estanca

Acogen pide contar con más cogeneración a 2030

Powen construirá la mayor planta de autoconsumo agrícola

Y como no, todos se apuntan al lio del cambio climático

El crudo Brent baja, mientras el euro sube

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.