Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

De vergüenza Ajena.

Oír en, pcom.es, a Lorenzo Ramos Secretario General de la UPA, (una de las Organizaciones Profesionales Agrarias despreciadas la pasada semana, por la Ministra de Trabajo y el Vicepresidente segundo del gobierno actual), explicar el porqué del levantamiento actual del campo español, justificando y simultáneamente aplaudiendo al gobierno actual, es de vergüenza ajena.

Actualizado 27 febrero 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Contentarse con la viejísima y reiterada promesa Planas de controlar la Cadena Alimentaria aplaudiendo la actitud gubernamental porque, según dice entiende el problema, al prometer la corrección de los márgenes que impiden lograr un “precio justo”, al productor agrario es, insistamos de nuevo, la prueba del nueve de nuestra vergüenza y de la indignidad en la que han caído, las organizaciones profesionales agrarias afines al socialismo.
Estos señores, que llevan ya muchas décadas viviendo de sus posicionamientos políticos, dizque progresistas, nos intentan hacer volver a situaciones ya vividas, a épocas en las que el campo representaba el 40% del PIB y en las que el mundo rural vivía en un terrible atraso en todos los órdenes; épocas en las que el trabajador buscaba en la emigración interior las soluciones vitales que necesitaba.
Hoy cien años después de la implantación del denominado, por estos falsos profetas del progresismo, como capitalismo salvaje, se ha conseguido que, en el mundo rural, a pesar y gracias a su “vaciamiento” y a la existencia de una economía libre de mercado, los productores y empresas agrarias, vivan decentísimamente, produzcan muchísimo más y sean absolutamente competitivas a pesar de las zancadillas que de forma reiterada se les están imponiendo desde el gobierno.
Porque nadie dude de que, a pesar de las dificultades por las que hoy atraviesa nuestro mundo rural, todo es absolutamente salvable. Pero y ahí está el problema, la solución nunca pasará por el establecimiento de unos precios fijos, superando los costes de producción, que de una forma o de otra es la aspiración de todos los movimientos socializantes que hoy nos inundan.
Ya lo hemos reiterado en múltiples ocasiones, cada productor tiene un coste diferente, por lo que sería imposible, salvo que se fijara un coste excesivo posteriormente para el consumidor, fijar el nivel del llamado “precio justo”.
Y a qué productos se aplicaría… …a todos o a los que alguien decida como prioritarios. Es que nadie, empezando por la Upa, comprende que así nos encaminamos directamente a una economía comunista que, al menos así lo creemos nosotros, ha demostrado su absoluta inutilidad y su criminógena forma de entender la existencia.
Al margen de un sinnúmero de medidas que están al alcance directo e inmediato del gobierno actual, como la inmediata reducción del coste de los insumos, el necesario “antiverdeo”, el control de productos agroalimentarios al margen de toda legislación incluida  la sanitaria, con la vista gorda de la UE buscando el desarrollo de alemanes y franceses, la reducción de las actuales imposiciones energéticas o la falta de agua agraria por la oposición a los trasvases “entrecuencas”, insistimos en la inutilidad e incongruencia de fijar los márgenes y el tamaño de la cadena agroalimentaria. ¡Es un camino que conduce a la nada!
Hoy, nos resumen desde ABC, recordemos también que, «para solucionar todos los problemas del campo hay que llamar a demasiadas puertas»: al menos, a nueve ministerios y tres de las cuatro vicepresidencias. Eso sin contar con las políticas ya transferidas a las comunidades autónomas (pastos, gestión regional de la PAC, desarrollo rural, ferias y mercados...). Solo a nivel estatal, Asaja, COAG y UPA tendrían que negociar con Agricultura todo los relacionado con la cadena alimentaria o la PAC (Política Agraria Común); para temas como la tarifa de la electricidad para los agricultores - un coste de producción muy relevante- deberán dirigirse a la vicepresidencia cuarta y Ministerio para la Transición Ecológica; sobre posibles beneficios fiscales tocaría negociar con Hacienda (IVA, módulos, etc.), mientras que en un tema tan específico como los seguros agrícolas nada se podría mover sin el visto bueno de la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos. De igual modo, parte de la negociación sobre la PAC corresponde también al Ministerio de Asuntos Exteriores.
En el terreno laboral, como la rebaja de las peonadas necesarias para acceder al subsidio agrario o la transformación de contratos temporales a fijos-discontinuos deberán negociarse con Trabajo, pero si finalmente se opta por introducir bonificaciones a las cotizaciones deberán llamar a la puerta del Ministro de Seguridad Social.
Otro de los temas que vienen preocupando al campo es el etiquetado, pues bien, el interlocutor para ello sería el titular de Consumo. En lo que respecta al bienestar animal, ya hay una dirección general ad hoc dependiente de la vicepresidencia Segunda, Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.
Un ejemplo más de la confusión que rodea el reparto de competencias entre las dos decenas largas de ministerios y vicepresidencias son las que afectan a la gestión del agua repartidas entre el Ministerio para la Transición Ecológica y el de Agricultura. El primero ha asumido la Dirección General del Agua dependiente tradicionalmente del antiguo Ministerio de Fomento u Obras Públicas (hoy Transportes, Movilidad y Agenda Urbana), por lo tanto, parte de la política hídrica, aunque todo lo que respecta al regadío se ha quedado en el departamento de Planas.
Además de todo lo anterior, la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) pidió hace unas semanas a través de su presidente que, la citada Dirección, se cambiara bien a Transportes por su carácter más inversor o a Agricultura, ya que esta tiene poder sobre el regadío y «necesitamos todavía modernizar un millón de hectáreas».
Dejémonos de inventos, lo que ahoga al productor agrario español es su debilidad, el escaso tamaño de sus producciones y la inexistencia de apoyo real por parte del gobierno.
¡UPA, no intentes blanquear la actual sinrazón del gobierno social-comunista-separatista actual! No olvides que para el gobierno actual cuando peor vayan las cosas … … mejor.
Las declaraciones del Sr. Blanco son de vergüenza ajena.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

¿Por qué no reacciona el MAPA ante la que se nos avecina?

El PP ante la nueva PAC.

Una nueva manipulación climática

¡Adiós al Acuerdo UE-MERCOSUR!

Planas debe de  exigir de la UE el trato que nos corresponde 

VOX, así no.

¿Por qué no vemos el contrasentido de la proposición? 

Tras 16 años , ¿solucionaremos el problema de los aranceles USA?

Por favor Planas, no más embelecos.

Vivimos inmersos en una tremenda manipulación climática.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.