Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

DOS PROBLEMAS URGENTES A RESOLVER EN EL SECTOR HORTOFRUTÍCOLA

LA CUANTIA DE LAS INDEMNIZACIONES Y EL SISTEMA DE REPARTO.

Actualizado 16 junio 2011  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
La solución de las ayudas nunca sera la mejot. El daño persisitirá

Tras los desastres acaecidos, hace ya más de un mes, al sector español de frutas y hortalizas, por la fatídica y funesta actuación de unos políticos alemanes, por la ausencia culpable, durante las dos primeras semanas del malhadado suceso, de la Comisión europea incapaz de reaccionar ante, quizás, el más vergonzoso e inmisericorde atentado sufrido por un sector económico absolutamente modélico en sus formas y actuaciones, ante la inane e inútil respuesta de nuestras autoridades agrarias y la preocupación inicial de todas las organizaciones profesionales agrarias que no podían creer lo ocurrido, llega la hora de la exigencia de responsabilidades a los culpables del desaguisado y de conseguir las justas y cuantiosas indemnizaciones a las que se debe acceder de forma inmediata.

Este suceso nos ha demostrado a muchos, una vez más, la incapacidad de la organización agraria de la UE para estos desgraciados acontecimientos, la prepotencia de algunos estados miembros, en este acaso Alemania, que hacen en todo momento, con cualquier pretexto que se les ocurra, lo que le da la gana y la incapacidad actual de nuestro gobierno, que ni está ni se le espera, arrastrándose como babosas ante los poderosos y procurando no irritar a los responsables de la tragedia.

Nadie parece ser responsable de nada, Alemania  presume, por boca de su propia presidenta, de haber actuado correctamente y no se recata en reiterar su falta de pesar ante su actuación. Los alemanes siguen en la perogrullada de que “la salud está por encima de los intereses económicos”, por supuesto que siempre se trata, como en este caso, de su salud y los intereses económicos de los demás  y con este pensamiento tautológico defienden su indefendible gestión en esta crisis alimentaria y sanitaria.        
La UE anda ahora en el chalaneo de procurar reducir al máximo las indemnizaciones pero, hasta el momento se muestra reacia a denunciar públicamente la actuación alemana, actuación huérfana de cualquier legitimación y claramente ilegal , no vaya a ser, piensan los burócratas europeos con el figurín de Ciolos a la cabeza, que nos quedemos sin financiación y nuestro Gobierno, nuestros políticos agrarios, asustados todos ante la mera posibilidad, negada por el  indecoroso e infausto secretario de estado para la UE, el ínclito López Garrido, de demandar, por la vía que proceda, al estado alemán. La Ministra del ramo y todos los responsables políticos han decidido casi… pedir disculpas a los alemanes, en vez de exigir responsabilidades, porque… “no se debe olvidar que Alemania es nuestro primer comprador de frutas y hortalizas  y porque de las decisiones de la Merkel depende incluso nuestra posible intervención, nuestra viabilidad como estado soberano.

Y ahora qué…se nos dice que las ayudas comunitarias, por qué llamar ayudas a lo que son simples reparaciones legales, podrían llegar a primeros de julio y que hoy martes 14 de junio el Comité de Gestión correspondiente aprobará el plan de ayudas, ¡vuelta con la palabra ayudas!, que se va a aplicar en los diferentes estados miembros.
El Plan de compensación que presumiblemente se acordará hoy, presupuestado en 210 millones de euros, es para todos los profesionales del sector absolutamente insuficiente a pesar de ser una ampliación del inicialmente acordado, en la reunión del Consejo extraordinario de Ministros de Agricultura del pasado lunes, cuyas compensaciones ascendían a 150 millones de euros. Para FEPEX, Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas, responsable de más del 70% de la exportación total de frutas y hortalizas excepto plátanos y cítricos, la nueva propuesta no es admisible porque solamente se aplicará a cinco hortalizas, pepino, pimiento, tomate, lechuga y calabacín, no incluye medida alguna para la recuperación comercial del sector, no asume el 100% de los daños directos ocasionados sino el 50% del precio de referencia, no prevé ninguna indemnización por el hundimiento de los mercados y la subsiguiente pérdida de precios en la totalidad de frutas y hortalizas y reduce sus pagos a las retiradas comprendidas entre el 26 de mayo y el 30 de junio. 
    
Si se mantiene las compensaciones anunciadas por el Comisario y su gente y dado que los productos españoles representan prácticamente el 50% de los productos comunitarios, frutas y hortalizas, incursos  en el problema, en el mejor de los casos nos corresponderían 105 millones de euros, cifra absolutamente ridícula si se compara con los daños directos valorados por todos los expertos, incluido el COPA-COGECA en su valoración del pasado 6 de junio, cifrados en más de 200 millones de euros semanales. 

Pero además y ello es muy importante, el problema fundamental radica ahora en la aceptación o no por nuestro gobierno del método ideado por la Comisión para repartir las compensaciones entre los distintos estados miembros y dentro de cada estado entre los diferentes afectados. Sabemos lo complicado del reparto, lo difícil del control de lo ocurrido, la imposibilidad de justificar en muchos casos las cantidades retiradas o destruidas, por ello es necesario que se establezca un sistema aceptado por todos, de exigencias y documentos muy claras y concretos, que vuelque de forma rápida las compensaciones que procedan a los interesados. No pretendamos hacer algo cuya perfección nos demore hasta el otoño o... las indemnizaciones.

ASAJA Almería, quizás la organización más próxima al desastre, ha solicitado a la ministra que exija a las autoridades comunitarias que los presupuestos acordados se repartan por países, que no tengan un techo preestablecido porque el sector tiene que seguir justificando las pérdidas acaecidas ya que la crisis no ha terminado, que cada agricultor reciba las compensaciones que le correspondan de forma directa y que, desde nuestro gobierno, se pongan en marcha, de manera inmediata, créditos blandos para inyectar liquidez a los agricultores y las acciones que se precisen, incluidas las campañas de promoción prometidas, para recuperar el mercado.

Para muchos agricultores y asociaciones de todo tipo el método ideado para el reparto de las indemnizaciones no es asumible. Insisten todos en que el método puede desembocar en que la mayoría de los agricultores afectados no puedan cobrar lo establecido. El sistema no asigna cantidades concretas a cada país por lo que no tiene en cuenta la mayor incidencia española en el conjunto del problema, el sistema establece que las peticiones se atiendan por orden de llegada por lo que si consideramos  que las administraciones españolas son menos eficientes, administrativamente hablando, que otras administraciones europeas estaríamos corriendo el riesgo de no cobrar y finalmente decir que el sistema ha decidido que las reclamaciones se tramiten a través de las OPFH, cosa ciertamente poco explicable, porque el 67% de los agricultores españoles no forman parte de este tipo de entidades. 

Así que cuidado, estamos en la hora de la verdad, aspiramos a que todos los afectados reciban su compensación en un plazo mínimo, que no se multipliquen, para tapar las deficiencias administrativas de nuestras socializadas administraciones, los controles y las exigencias al agricultor y fundamentalmente que no se  eternicen los cobros. ¡Justicia demorada no es Justicia!

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Seis razones para llevar la energía del sol a las explotaciones

Huelga Mundial por el Clima.

Ustedes mismos.

Sí, pero no. (Sobre un artículo del periodista agrario Vidal Maté)

MERCOSUR

Transición Energética Española. ¡Así no!

Hay que rectificar lo antes posible.

En defensa de la Energía Nuclear.

Siete años después.

No estamos solos.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.