Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Firmas > Agricultura

El Agroetanol y la piedra filosofal

Un proverbio judío dice que ?el que comercia con paja gana paja, y el que comercia con oro gana oro?. El sueño del hombre ha sido ?comerciar con paja y ganar oro?, y lo que parecía una utopía lo ha conseguido un nuevo Rey Midas, la Industria Agroenergética que, en sus biorrefinerias, transforma la paja de cereales en un derivado del ?oro negro?.

Actualizado 20 noviembre 2007  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 2
Isidro García
  
Un proverbio judío dice que ?el que comercia con paja gana paja, y el que comercia con oro gana oro?. El sueño del hombre ha sido ?comerciar con paja y ganar oro?, y lo que parecía una utopía lo ha conseguido un nuevo Rey Midas, la Industria Agroenergética que, en sus biorrefinerias, transforma la paja de cereales en un derivado del ?oro negro?. Esta nueva Frigia agroenergética donde, desde la dorada paja hasta el ?oro verde?, todo se convierte en ?oro negro?, dicen que es el ?Dorado? para el despertar de los verdes países subdesarrollados. El cuento mitológico nos relata que, el Rey Midas comenzó a preocuparse porque, entre otras cosas, cuando quiso comer y todos los alimentos se convertían en oro; por ello, tras purificarse en las aguas del río, salió, y tocando las ramas del árbol, vio que estas siguieron verdes y frescas. Después se retiró a vivir a una choza donde murió tranquilo como el campesino más humilde. ¿Han encontrado la piedra filosofal?. ¡En absoluto!, lo que han encontrado es una Sociedad anestesiada con una ubre manoseada y llena de ayudas públicas que dificultan la purificación de la dorada agrofuelmanía. Este pretendido ?El Dorado? para los pobre países en desarrollo, también nos recuerda aquello, que cuentan del pobre escocés que compró un despertador verde muy barato pero que le obligaba a levantarse cinco minutos antes de la hora deseada para activar su función de despertador. Olvidando los nefastos balances, energético y económico, de convertir 6 kilogramos de paja en un litro de etanol, con unas ineficiencias técnica, energética y económica insuperables, queremos reflexionar sobre unos planteamientos que creemos oportuno aclarar. Para evitar tensiones con la Sociedad, los productores de agroetanol reiteran que la paja de cereales es un residuo que no forma parte de la cadena alimentaria, que sencillamente ¡es paja!, y además como es paja, se le puede asignar un valor casi nulo. Pero tanto ninguneo no refleja la verdad. Efectivamente la paja es paja, pero sí forma parte de la cadena alimentaria, y su valor es importante en muchas ocasiones. No siendo el socio-económico, ?torpedo I.P.C?, el de mayor calado, aunque lo es y mucho, que la Sociedad puede lanzar contra la línea de flotación de los destructores de la flota agroenergética, su Estado Mayor ha tomado nota de la especial y superficial sensibilidad alimentaria de la ciudadanía, -?los biocombustibles son un crimen contra la humanidad?, asegura Jean Ziegler, Comisionado de la ONU para el derecho a la alimentación-, y ha dado instrucciones de lanzar columnas de humo de camuflaje, y retirarse a aguas más profundas, para dar una segunda batalla bajo la verde bandera de, ?la energía está en la biomasa? ?(no nos dicen qué energía, ni qué biomasa, ni donde está ¿Argentina, Brasil, Malasia, Angola, Soria.....?)-. En este nuevo escenario bélico, también agrario, pero más brumoso, menos imprudente y provocativo que aquél ?desde el campo hasta el surtidor?, es importante presentar la paja de cereales como uno de los grandes protagonistas, insistiendo en que la paja es, sólo paja y, por tanto, nada tiene que ver en el mundo alimentario. Los promotores del proyecto paja/etanol, que son los mismos de los del rechazable cereales/etanol, y que, ahora, no desean diferenciar el agroetanol según generaciones, 1ª, 2ª ....., pues prefieren calificar a los de 2ª generación como ?complementarios?, insisten en que: ?es un paso trascendental en la carrera del etanol partir de la biomasa no apta para la cadena alimentaria, es decir de residuos de cereales como la paja que no se usa para el consumo humano? (El País de 21/OCT/07). No equivoquemos ni estafemos, otra vez a la ciudadanía; es claro que la paja de cereales no se usa de forma directa para el consumo humano, pero si forma parte de la cadena alimentaria, y no debe banalizarse su importancia económica, medioambiental y en el desarrollo sostenible. Es verdad que la paja es, un residuo de bajo valor nutritivo, debido al escaso nivel, menos del 5%, de proteínas, de baja contenido en energía metabolizable, menos de 1,4 Mcal/kgr., y de alto contenido de fibra y por tanto baja digestibilidad, menos de 40%, pero aún así, en España la paja de cereales constituye un recurso alimentario muy importante en la alimentación del ganado vacuno y ovino. Es un componente insustituible en la alimentación de la ganadería extensiva. A pesar de su bajo valor nutritivo y de digestibilidad, la paja de cereales puede constituir hasta un 70% de las dietas de mantenimiento de rumiantes en pequeñas y medianas explotaciones extensivas. Los cereales grano pueden llegar fácilmente de las importaciones, pero no es el caso del forraje que por su volumen, poco peso y difícil manejo, es de comercialización cara y muy complicada en distancias largas. Cereales globalizados sí, pero la paja sólo autóctona y cercana. Por su necesaria incorporación parcial al suelo, y por su carácter de alimento para el ganado, además de otros muchos usos importantes, la paja de cereales en España, aunque sea paja, merece un estudio serio y específico dentro del mundo genérico de, ?la energía está en la biomasa?. Cada biomasa es un mundo. En nuestros artículos de 15 y 22/SEP/07, ?El milagro etílico de la poda de los olivos?, ya consideramos que la biomasa de la poda del olivar tampoco es una fuente idónea de etanol como algunos pretenden. La paja es paja pero su valor no es despreciable, y en determinados períodos, como en el verano del año 2005, alcanzó un precio de 0,11 ?/kgr., en pacas cilíndricas a pie de finca, suponiendo que los beneficios de muchas explotaciones agrícolas, por venta de paja, fueron superiores a los obtenidos por la venta de grano. Los precios percibidos por el agricultor, a granel, sobre explotación agraria, en euros por 100 kgr., en los últimos siete años han sido: Año 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 Paja de cereales 4,41 4,76 5,27 6,44 4,82 7,3 6,35 No es irrelevante recordar que la paja de cereales, como eslabón de la cadena alimentaria, tiene balances energético, económico, medioambiental y de desarrollo sostenible, óptimos. Si insisten en hacer desaparecer del mercado las materias primas ?nobles?, sus residuos, para ?complementar? y ?limpiar? su imagen e incluso, para obtener biodiesel, los subproductos de la fabricación de etanol, los D.D.G., que eran uno de los pocos aspectos positivos en la competencia agroenergía/alimentación animal, nos preguntamos, ¿qué eslabones de la cadena alimentaria quedan tras la dorada rapiña agroenergética subvencionada?. Después hasta el Vicepresidente de Gobierno, Ministro de Economía y Hacienda sufre sorpresas por los numerosos y variados problemas que se originan a los más dispares sectores, sin resolver ningún problema. En el nuevo escenario de, ?la energía está en la biomasa?, los promotores ven la paja del bolo ajeno pero no ven los tablones en el propio. ¡Sigue atenta Tía Sociedad!, siempre nos quedará Pawlonia, Jatropha, y otros artistas del subvencionado circo internacional agroenergético para mantener viva la cálida llama dorada de los agrocarburantes.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Agricultura

Oportunidades en el sector agroalimentario

La Deuda Pública necesita reducirse

Los Bosques en la FAO

Exportar a China, asignatura pendiente

LA HORA DEL PLANETA

ALGO ESTÁ CAMBIANDO

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (y 5)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (4)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (3)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (2)

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.