Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Firmas > Agricultura

El agroeteanol y su árbol genealógico

El etanol, sea cual sea su origen, es siempre CH3-CH2OH. Sin embargo, desde hace años, venimos asistiendo a profundos debates sobre los orígenes y cualidades del etanol, agrario o no, de, 1ª, 2ª o sucesivas generaciones, ?bueno? o ?malo?, ?limpio? o ?sucio?, ?sostenible? o ?depredador?. ¿Por qué?: Por su árbol genealógico.

Actualizado 4 noviembre 2007  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 2
Isidro García
  
El etanol, sea cual sea su origen, es siempre CH3-CH2OH. Sin embargo, desde hace años, venimos asistiendo a profundos debates sobre los orígenes y cualidades del etanol, agrario o no, de, 1ª, 2ª o sucesivas generaciones, ?bueno? o ?malo?, ?limpio? o ?sucio?, ?sostenible? o ?depredador?. ¿Por qué?: Por su árbol genealógico. El etanol, de origen agrario, es un líquido limpio pero que, en su ingesta, es ?bueno? o ?malo?, ?sostenible? o ?depredador?, según por quién y con la moderación y responsabilidad que se consuma. Los países mediterráneos dicen que en el vino es alimento, los países centroeuropeos que en la cerveza es nutritivo, y los países nórdicos que en el vodka y en el whisky es reconfortante, y cardiovascular. En la agroenergía es un arma de destrucción masiva, ?peor el remedio que la enfermedad?. A los efectos de este artículo clasificaremos al etanol energético de origen agrario en ?limpio? ?el ?bueno?, el ?sostenible?, que usado con moderación y responsabilidad a veces sirve para algo-, o en ?sucio?, -el ?malo?, el ?depredador?, el que siempre produce graves daños ?a veces irreversibles- y hace perder la razón-. De los tres principios básicos que pretenden justificar el fomento del agroetanol como sustituto de la gasolina, ya sólo queda el debate sobre el objetivo de la indefinida ?protección del medio ambiente y desarrollo sostenible?, pues los otros dos objetivos, el de la seguridad en el suministro y el de la eficiencia económica, salvo puntuales excepciones, y como los balances, son resultado de realidades y de números, no ha sido difícil, especialmente para España, concluir que los numerosos caminos iniciales no conducen a ningún destino energético ni económico razonables, y si por el contrario a multitud de abismos. El indefinido objetivo ?verde? del agroetanol también está cuestionado. Hay agrocarburantes auténticos depredadores de los ecosistemas; ?hay muchas maneras increíblemente estúpidas de producir bioetanol?, nos dice Nathanael Greene, investigador del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales. Todo ordenamiento jurídico, sobre protección medioambiental y desarrollo sostenible, pone especial énfasis en que, la producción de energía a partir de biomasa, solo debe ser admitida e incentivada si sus materias primas energéticas cumplen con criterios de sostenibilidad y son compatibles con: la conservación de la biodiversidad, el uso eficiente del agua, el cuidado especial en la protección cuantitativa y la prevención de la contaminación difusa de las aguas subterráneas y superficiales, -son los ?limpios?-. Por el contrario, quienes no cumplan con la obligación de utilizar racionalmente los recursos naturales y la obligación de conservar la naturaleza, deben ser fuertemente sancionados ?son los ?sucios?-. Para respetar estos principios ?verdes? que son universales, España no debería tener ningún problema pues, salvo ?maneras increiblemente estúpidas?, razonablemente no tiene ni materias primas ni agua para producir agrocarburantes sostenibles en una cantidad significativa. Entonces, ¿que podemos hacer en este mundo globalizado de la agrofuelmania?; España a lo sumo comprar los productos terminados y denunciar los excesos. Colaborar torpe, altruista, económica e intelectualmente en elevar los precios de todas las materias primas básicas para el hombre, y en apoyar la oligoeconomía de algunos, y también, dicen, en la protección del medio ambiente y desarrollo sostenible, de terceros. Un disparate. Nuestra solidaridad ya se ha sustanciado cuantitativamente a través del consumo obligatorio de agrocarburantes, subvencionados por toda la ciudadanía española. La Ley 12/2007, de 2 de julio, con una frivolidad inimaginable, ya ha establecido que a partir del 01/01/09, ?haya o no-, es obligatorio mezclar agrocarburantes con carburantes fósiles, el 3,4% en el año 2009, y el 5,83% en el año 2010. El etanol de esas mezclas goza de la innecesaria y escandalosa bonificación fiscal del 100% de nuestro autóctono Impuesto Especial sobre los Hidrocarburos, unos 0,37 ?/ltr., aplicable siempre, de acuerdo con las reglas de la O.M.C., aunque las materias primas y/o los agrocarburantes no sean españoles. Todo para el fomento de un consumo obligatorio para algunos, y subvencionado con el patrimonio de toda la ciudadanía. ¡Merece una tesis doctoral con consideraciones de si esa universal solidaridad es inconstitucional, pues la Constitución establece que los impuestos y, en consecuencia las bonificaciones fiscales contra ellos, se establecen a partir de la capacidad de pago de los ciudadanos y, es claro que, otorgar bonificaciones con criterios puramente medioambientales contraviene ese precepto. ¡Que pague el que contamine, utilice gasolina o etanol!. Tenemos dudas de la política española en la defensa real de la la sostenibilidad de los agrocarburantes, por ello escribimos este artículo, ¡estimamos, que en todo caso y más, una vez hecho obligatorio su consumo, subvencionado por la Sociedad, los agrocarburantes, si se empeñan en que existan, deben ser ?limpios? en todo su ciclo de vida. Las leyes, ya lo hemos dicho, han establecido nuestra solidaridad obligatoria cuantitativa, a la que no estábamos obligados, y el apoyo económico obligatorio, al que tampoco estábamos obligados. Ahora es imprescindible poner en vigor, lo que si estamos obligados, la vital prioritaria solidaridad ?Limpia? que, aunque dificulte alcanzar urgentemente la obligada solidaridad cuantitativa obligatoriamente subvencionada, daría cierto sentido a todos los esfuerzos, de cientos de millones de euros, que se ?limpian?, que se sustraen, con una escandalosa ineficiencia a toda la ciudadanía, consuma o no carburantes, para la protección medioambiental y desarrollo sostenible de los ?otros?, en una globalizada y denominada Alianza Planetaria. ¡Puede conseguirse más y más barato el poco CO2 evitado! Los agricultores europeos, que no tienen ni tendrán materia prima suficiente para cubrir ni el objetivo del 5,83%, compartieron -¡faltaría más¡- esta ?limpia? preocupación ?y no otras- cuando, en la Conferencia en Bruselas sobre biocarburantes de los días 5 y 6 de julio, vinieron a calificar de ?sucio? al Comisario Mandelson, como ?Ministro de Exportación de Brasil?, y al añadir que en los países en desarrollo y subdesarrollados el agroetanol se obtiene a bajo coste por los bajos precios de la tierra y por la explotación de los trabajadores, ?que llega hasta la esclavitud?, y que además, esos carburantes ?no son limpios?. ¡Que poca solidaridad y cuanta hipocresía!. Brasil, al que cuando interesa se le pone el ejemplo de la agrofuelmanía, es co-lider mundial en etanol, con una tecnología punta, con una eficiencia económica y de reducción de gases efecto invernadero tres veces superior a la europea y, sin embargo, es calificado de ?sucio? cuando lo que es, es competitivo, y tan limpio en su etanol como en el azúcar que todo el mundo le compra, obtenidos ambos de la misma materia prima, la caña de azúcar. La Federación Europea de Productores de Biodiesel también, -¡faltaría más!-, se manifestó a favor de los agrocarburantes ?limpios? y solicitaba que, se instaurase un Certificado Especial para garantizar que los cultivos y las otras materias del ciclo de la vida de los biocarburantes tuviesen un origen ?sostenible y respetuoso con el medio ambiente?. Todo muy ?limpio?, pero nadie quiere oír ni de limpieza en un comercio globalizado sin contingentes, ni de limpieza de aranceles en esos intercambios, ni de ¿ayudas? directas a los países en desarrollo o a los subdesarrollados, que producen competitivamente materias primas y/o etanol, ni de nada lógico y limpio en el objetivo aconseguir, ni aunque los agrocarburantes fuesen ?limpios?, y su precio y emisiones de G.E.I. sean un tercio de los europeos. ¡Pobre ciudadano!.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Agricultura

Oportunidades en el sector agroalimentario

La Deuda Pública necesita reducirse

Los Bosques en la FAO

Exportar a China, asignatura pendiente

LA HORA DEL PLANETA

ALGO ESTÁ CAMBIANDO

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (y 5)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (4)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (3)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (2)

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.