Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Historia > Historia
La involución de la izquierda española

El congreso del PSOE de 2017: un retroceso de 80 años

La verdad es que produce preocupación el escuchar a los "nuevos" dirigentes del PSOE. En su último Congreso se han proferido algunas frases propias de los años 30 del siglo XX. El siglo XXI ha entrado en un momento de retroceso político y educacional que parece no tener fin.

Actualizado 21 junio 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Gonzalo Fernández de Navarrete G.V.
  
Y es que el ser humano tiene como base de su progreso el buscar permanentemente “nuevas” soluciones a su infelicidad congénita- Algunos antropólogos consideran que es esa “infelicidad” permanente la que ha hecho de esta especie la más avanzada en el planeta tierra.
 
Sin embargo una innegable tendencia al progreso tecnológico y médico humano no se ve acompañada de progreso económico y político, que está en un bucle desde tiempos inmemoriales..
 
Las distintas soluciones de gobierno aplicadas por la humanidad, con su clasificación de monarquía, dictadura, aristocracia, oligarquía o democracia fueron enumeradas por los griegos y perfeccionadas por los romanos  hace más de 2000 años. El pago de impuestos, la libertad de empresa, y las instituciones de asistencia y redistribución a los más desfavorecidos ya existían hace más de 2000 años en muchas de las formas que hoy conocemos
 
Y sin embargo aparecen periódicamente personajes que “venden” que han inventado un modo de gobierno y de “redistribución” que los anteriores “humanos” mortales, pobrecitos, no habían visto.
 
Uno de los más longevos, y que lleva ya más de 150 años causando atraso y retrocesos allá por donde se aplican sus confusas, contradictorias y erróneas doctrinas filosófico-económicas y políticas de la “lucha de clases”, del  “anticapitalismo”, de la “riqueza” y de la “plusvalía” es Karl Marx, junto con su escisión anarquista creada por Mijail Bakunin, todavía más criminal y “milagrera” si cabe.
 
Y tras el daño que ha causado en vidas y en atraso económico y social, -esto es un hecho irrebatible- pues los países de Europa, África, América y Asia que han aplicado y aplican incluso en el siglo XXI muchos de forma amalgamada junto con un rancio nacionalismo, muestran datos de renta per cápita y desarrollo humano muy inferior a los países que permiten la libre empresa.
 
Muchos siguen preguntándose cómo es posible que parte de la  población se deje convencer incluso en el siglo XXI por este tipo de ideas atrasadoras. Y la respuesta es que estas doctrinas anarco-marxistas no son simples teorías económico políticas.
 
El marxismo y el anarquismo son religiones, dónde no importa que hayan causado atraso y daño, sino que lo relevante es la fe de los fanatizados que las apoyan para “liberar” al ser humano de sus cadenas.
 
La España del primer tercio de siglo XX fue un país convulso pero de un progreso económico y social enorme. A pesar de cierto atraso relativo frente a vecinos que todavía explotaban colonias en África y Asia principalmente, pero la observación de las estadísticas económicas de la época desdicen las creencias que el derrotismo español tras el desastre de 1898 transmitió con regeneracionismo exagerador desde izquierda, derecha y nacionalismos periféricos vasco y catalán.
 
Y el secreto fue que la España de 1900 a 1930 supo combinar liberalismo económico con redistribución y apoyo a las clases bajas y medias, como hacían los países que más progresaban en el mundo.
 
El Instituto de Reformas Sociales fue creado en 1903 V, la Ley de Casas Baratas para las clases trabajadoras es de 1911, el Decreto ley de Casas Económicas para la clase media y los intelectuales se promulgó en 1925. Se creó en ese periodo un Auxilio Social que fue el antecedente de la posterior Seguridad Social.
 
El  general Miguel Primo de Rivera, que no tuvo un poder omnímodo,  en sus 7 años supo combinar un antiliberalismo político con el liberalismo económico para redistribuir mejor la riqueza que se continuaba generando. De hecho facilitó el crecimiento en afiliación e importancia del sindicato socialista UGT, dónde la dictadura de Primo de Rivera concedió en exclusiva a este sindicato la representación sindical en los “comités paritarios” entre empresarios y trabajadores que resolvían los diferendos laborales.
 
La percepción actual sobre un periodo como el del primer tercio de siglo XX español, que es ignorado en sus progresos materiales quizás por las turbulencias políticas que derivaron en la Guerra de 1936-1939.
Esta ignorancia de este periodo se debe quizás en parte a la pobre formación de muchos de los historiadores españoles, que como he podido comprobar en estos últimos años al acercarme a la facultad, no dominan en una mayoría abrumadora siquiera unos conceptos básicos de economía, una carencia que probablemente incide en la irrelevancia social de los historiadores en la España actual.
 
Lo cierto es que en el primer tercio de siglo XX en España, el eje industrial, bancario y comercial liderado por Bilbao, Barcelona y Madrid funcionó de forma muy provechosa para el conjunto de la economía española. Economistas como Ramón Tamames que  a pesar de sus inicios comunistas dominan los conceptos económicos en profundidad y son capaces de entender la historia económica del periodo, lo han señalado en una de sus últimas obras, en la que estudiaba la dictadura de Primo de Rivera.
 
Las empresas seguían teniendo financiación, y la demanda privada complementaba de forma indispensable la inversión pública del Estado en infraestructuras, por la que España llegó a ser conocida y admirada en el decenio de los años 1920 a 1930 en el mundo entero como una referencia por sus escuelas, embalses y carreteras.
 
Basta con ver los magníficos edificios e infraestructuras que se hacen en Madrid en la Gran Vía, en Barcelona para la Exposición Universal de 1929, y en Sevilla para la Exposición Hispanoamericana, y en tantos otros municipios.
 
Pero en 1917 había tomado el poder Lenin financiado por el gobierno alemán del Kaiser Guillermo II, que pretendía desestabilizar la Rusia del Zar. El famoso principio de Nicolo Maquiavelo “los enemigos de mis enemigos son mis amigos” siempre ha movido al mundo, y ha servido para crear monstruos de difícil control posterior que se volvieron contra su promotor o financiadores.
 
La URSS –Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas se llamó el ente Imperial por el que el Marxismo en su deriva Leninista dominaba muchos de territorios de Europa y Asia-  publicitaba crecimientos económicos de más del 20% anual –con datos contabilizados a la soviética-  que los años demostraron eran una falsedad absoluta. Salvo los oligarcas comunistas con sus “dachas” -casas de campo- y sus coches con chofer, los obreros soviéticos vivieron siempre muy por debajo del nivel de vida de los obreros  de los países occidentales.
 
Sin embargo esas falsas expectativas de desarrollo que la URSS publicitaba de forma sistemática en mundo entero movilizaron en España desde 1917 los fanatizados creyentes de la UGT, del PSOE, de la anarcosindicalista CNT-FAI, del trotskista POUM y otros tantos movimientos totalitarios que  buscaban el poder en nombre del “pueblo”.
 
La caída de la URSS y del telón de acero en 1989-1991 con sus obreros empobrecidos, demostró que esos principios políticos y económicos marxista leninistas eran más atrasados que los aplicados en Occidente.
 
Antes de eso, en la Transición española, Felipe González tuvo que dimitir en el XXVIII  congreso del PSOE  celebrado en Madrid en mayo 1979 para conseguir que se aceptara posteriormente por el PSOE la renuncia al marxismo. Unos delegados dogmatizados rechazaban inicialmente deshacerse de sus creencias atrasadoras. Pocos meses después Felipe González volvía a la secretaría general tras haber doblegado la oposición de los más radicales marxistas del PSOE.
 
Desde entonces, desde finales de la Transición, el PSOE español pasó a ser un partido social-demócrata.
Aunque no es fácil definir el término de forma consensuada –el lenguaje no es álgebra-  Wikipedia consigue definir el término “socialdemocracia” de forma comprensible en su primera línea:
 
“La socialdemocracia es una ideología política que procura un Estado de bienestar universal y la negociación colectiva dentro del marco de una democracia liberal”.
 
Y la democracia liberal significa el respeto del sufragio individual dentro de un marco pluripartidista, de respeto de la propiedad privada, de los derechos de asociación, reunión expresión etc…  Es decir el individuo es superior al partido, al estado, a la dictadura del proletariado,  al “todo” del que se apropiaron los oligarcas marxista leninistas durante más de 70 años.
 
La renuncia al marxismo de Felipe González, ese abandono de la dictadura del supuesto “proletariado” significó el acceso a la modernidad del PSOE, la aceptación de los valores democráticos occidentales. Fue un gran paso adelante. Tras ese abandono de los valores dictatoriales consiguió unos años después el PSOE una mayoría absoluta en 1982.
 
Fue un proceso difícil, pero François Mitterand, líder del entonces pujante partido Socialista francés y Willy Brandt, líder de la socialdemocracia alemana le explicaron a Felipe González que no había lugar en Comunidad Económica Europea para partidos de gobierno que fueran marxistas. González, hombre inteligente, lo comprendió.
 
El  XXXIX congreso Federal del PSOE, desarrollado en Junio de 2017 ha sido un salto atrás a discursos de tiempos que coinciden con lo más rancio de la URSS
 
Pedro Sánchez, un personaje que va mutando su discurso constantemente, ha pasado de criticar la forma de hacer política de Podemos, que supondría volver al atraso  de principios de 1917 en la URSS, a hacer un guiño y un elogio al movimiento 15-M, que no fue sino el germen doctrinario dogmático de Podemos. Ningún país que haya basado la educación de sus jóvenes en la ocupación de propiedades, la destrucción de empresas, de riqueza, y la criminalización de aquel que emprende y crea empleos.
 
Ningún país que haya caído en esas creencias que hoy amalgamadas algunas denominan “populismo” de izquierdas ha pasado a mejorar su situación con respecto a los países que permanecen en la socialdemocracia liberal.
 
Decía un diario tras la finalización del XXXIX congreso del PSOE hace unos días reflejaba las palabras de Cristina Narbona la nueva presidenta del PSOE sobre su partido:
 
“[…] Narbona [lo] ha calificado de "atractivo" y que "ahora encarna Pedro Sánchez en España", ha dicho, supone que la "socialdemocracia se planta frente al capitalismo, el neoliberalismo y el PP
 
Y parece que ya ni en el “nuevo” PSOE, cuyo discurso es un retroceso de 80 años,  saben que la “socialdemocracia” fue la renuncia al marxismo de los partidos socialistas. La socialdemocracia es por tanto la aceptación del capitalismo – de la propiedad privada- , del liberalismo –de la persona como sujeto de obligaciones y derechos tales como el derecho al sufragio en un sistema representativo pluripartidista, que es el que mejor funciona.
 
Hasta la China actual, apadrinada en su cambio de filosofía por un personaje histórico como Deng Xiao Ping, se ha transformado en los últimos 45 años en un sistema híbrido que si bien mantiene el antiliberalismo político, en cambio acepta la iniciativa privada y al libre comercio como principio económico fundamental para el desarrollo.
 
Flaco favor le está haciendo este “nuevo” PSOE a la tan dañada y fragmentada regionalmente educación de la juventud española, renegando de lo que lo hizo un partido democrático como el de 1979, que fue aceptado por su renuncia al marxismo como preferido por la Comunidad Económica Europea que facilitó el ingreso español en la CEE.
 
Esta confusión ideológica del PSOE de 2017, que supone volver a los tristes tiempos de Largo Caballero en 1934, que luego Indalecio Prieto desmontaría progresivamente en el PSOE en la postguerra, hasta que Felipe González terminara su labor antimarxista en 1979,  puede que en vez de sumar el voto socialdemócrata a los desencantados del mal gobierno de Podemos,  deje al PSOE en tierra de nadie.
 
El retroceso también afecta al concepto de lo que una nación liberal como la española representa.
 
A España no le interesa un PSOE desorientado que confunde y guía por caminos antiguos, radicalizados y fracasados a la juventud española, en vez de inculcar la noción de esfuerzo y emprendimiento, indispensable en un mundo tecnológico cuya velocidad de cambio y necesidad de adaptación son enormes.
 
Algunos se empeñan en sacar a España del progreso.
 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Historia

Una historia catalana inventada sin respuesta

Una región enferma vista desde Italia

Ortega y Gasset y España

La Ciudad Universitaria de Madrid

Tarradellas y la "dictadura blanca" de Pujol

El independentismo catalán como "religión secular" fanatizada.

Franco y la estatua de Largo Caballero en la Castellana

D-   Algunas consecuencias de la Semana Trágica

C- La destrucción de iglesias de1835 y1909 en España:la bestia humana

B- Anticlericalismo político,anticlericalismo popular y prensa en 1909

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L.2004 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS