Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Gastronomía > Restaurantes
El Gordo

Un proyecto, ya realidad, que triunfara

Un local que triunfará en el barrio de Salamanca

La historia de El Gordo es la de un proyecto que nace gracias a la crisis. Si esta no hubiese llegado a España, la confluencia de intereses y personas que, de alguna manera, han posibilitado la concreción de la idea seguirían cada una en su sitio y el barrio de Salamanca no contaría con este nuevo local, que apunta maneras y que puede llegar a ser un referente gastronómico de la calle Velázquez, por otra parte, cada vez mas de moda en esto de la gastronomía.

Actualizado 11 abril 2015  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  
Todo este galimatías  resulta fácil de explicar. El Gordo de Velázquez, un restaurante cuyo nombre e imagen están inspirados en la novela The Pickwick Papers de Charles Dickens, es el fruto de la pasión de Carmen Sinovas por la cocina de José María Ibáñez. Inversora en varios negocios y clienta asidua del catering y tienda gourmet Semon , hoy desaparecido gracias a la crisis, provoco que la inversora decidiera, hace unos meses apoyar a uno de sus cocineros fetiches en la consecución de un nuevo proyecto,  que no es otro que desarrollar su propio estilo culinario, en un local del que es co-propietario y para el que ha confeccionado una carta personal, que incluye algunas de sus creaciones míticas como los canelones trufados de Semon o el pastel de berenjenas de Jockey.
 
Y es que José María Ibáñez es uno de esos cocineros que han llegado a la cima con modestia y sin hacer ruido. Un hombre afable y sensato que disfruta entre fogones, entiende la creatividad como horas de dedicación, los caldos y fondos como la base del sabor y la cocina tradicional como tendencia. Sus primeros años de profesión los pasó en Jockey con el maestro Clemencio Fuentes mientras que después destaca su experiencia con Pedro Subijana y el Hotel Velázquez. Durante los trece años posteriores fue director de cocina en Semon donde consiguió hacerse un hueco entre los mejores chefs de la capital. Ahora, y tras un breve periplo en el restaurante Tweed, da un paso más dirigiendo su propia cocina.

Pues bien, situado en un lugar estratégico, El Gordo, todavía muy joven, sorprende por cómo ha sido recibido por un público, el de su barrio que tiene mucho que elegir . y las causas además de la ubicación hay que buscarlas en un entorno muy grata, con una acogida al cliente, inmejorable, Encontrarse con una sonrisa nada mas llegar,  es como decirle al cliente: "me interesas y te lo vas a pasar bien". Si a ello se suma una decoración alegre, no recargada y con las mesas separadas adecuadamente para poder charlar y no escuchar la conversación de la mesa de al lado,  hacen que el cliente se sienta a gusto desde el principio.

La carta amplia y mesurada, ofrece opciones y  diversas posibilidades. Es decir, satisface plenamente diversos gustos. La carta de vinos, también es adecuado, aunque no sea excesivamente sofisticada, pero es que seguramente no es necesaria una carta más extensa. Cuenta con unas 50 referencias, 15, básicas, que, además,  se pueden tomar por copas.. La única pega es que dado el publico que frecuenta el local , algún aficionado pueda echar en falta alguna botella de más calidad, o  de más antigüedad. De cualquier forma, eso si los precios son razonables.

Por otra parte y aunque la gente no  lo sepa, Ibañez, con él que tuvimos ocasión de charlar de algunos de sus platos y constatar su capacidad de escuchar al cliente y aceptar sus comentarios.es una persona amable, sonriente y pendiente de sus clientes. Junto a él, Laura la Jefa de Sala también atenta y dispuesta a atenderte enseguida. En conjunto, estás acompañado, sabes que te van a atender enseguida, pero no estás agobiado ni te siente observado. Y seguramente no es fácil estar así con las doscientas sillas con que cuenta el restaurante.

Pasemos ahora a nuestra degustación. Adelantemos que el ritmo del servicio es muy bueno y no pasa excesivo tiempo entre plato y plato. Como ya tenemos por costumbre dejamos al Chef que sea él quien elabore el menú para hacernos una idea de lo que considera sus mejores o mas recientes platos.
Gracias a eso, comenzamos  por unos calamares de potera fritos. Si la presentación era buena y animaba a pinchar cuanto antes, mejor estaban los trocitos de calamar cortados en unas medidas fáciles de comer: muy bien fritos, tiernos y acompañados de una salsa de aceite arbequina virgen y aceituna verde. Delicada salsa y excelente para acompañar a los calamares, aunque también se da la oportunidad de tomarlos sencillamente con limón. La salsa requería un pan adecuado y para eso se nos presentó una bandeja con tres tipos: natural, de aceite e integral. El de aceite por el que optamos resultó ser muy apropiado, suave y delicado. Si hay que calificar este plato le colocamos un 10, calificación que solo compartieron dos más.
El segundo fueron unas alcachofas fritas. Buena elección ya que es un excelente momento para este producto de huerta. Tiernas, bien fritas, crujientes, bien peladas, perfectas. Sin embargo la sal gorda era demasiado abundante y había que tener cuidado. Buen plato, sencillo, pero no es lo mejor del menú.
Seguimos con un salmorejo de Antequera, quizá habría que cambiar el nombre y recordar que en Antequera se habla mas bien de Porra antequerana, pero esto no tiene importancia. Como todo buen salmorejo sus ingredientes eran los normales: tomate, ajo fresco de Madrid, viruta de cebolla y germinado de remolacha, pero la elaboración era puntual, sin estridencias, un triunfo, otro10. Es un salmorejo fino, sabroso, con el ajo justo, equilibrado y la una textura espectacular. No hay que dejar de probarlo.
Y ahora pasamos a un pulpo a la brasa, aromatizado con romero, pimientos de Padrón y un puré de patata ajada de base. Lo primero que se nota es un cierto amargor del pulpo que no es agradable. El conjunto no se tiene en pie, la patata despista, el romero no dice nada y el pulpo desaparece, aunque es bueno. Para rematarlo se ha puesto un alioli caliente que no se sabe lo que hace allí, a no ser que sea solo adorno y se le advierta al cliente que no lo coma. Los pimientos de Padrón ni de adorno.

Pasamos ahora a unas albóndigas de ternera con una salsa de setas colmenilla o morilla. Tampoco se ha acertado en este plato a nuestro entender. A la albóndiga le falta explosionar en boca, es muy densa, hay que masticarla para entender su sabor y notar que sea jugosa, pero la salsa es también discordante. La colmenilla no es seta de sabor, sino de textura y aquí no se aprecia la textura, no te la encuentras porque se ha convertido en crema.
Y José María no quería, pero nos empeñamos en probar los canelones. Y resultaron el tercer  plato del almuerzo: bien de textura, bien de sabor, una salsa muy lograda con trufa negra y muy en su punto. El relleno excelente, como siempre y prfectamente quilibrado con la pasta. Un gran segundo plato y nuestro tercer 10 del día.
Y el postre de remate, una tarta. De chocolate y también de 10.
En resumen , una excelente tarde, un sentimiento  de que te están tratando muy bien y te están cuidando, que no eres un simple número y al que por tanto habrá que volver para ver como Ibañez termina de redondear su gran aventura y disfrutar de su cocina .

El Gordo
Velázquez, 80.
Teléfono: 91 826 03 23.

Horario: de lunes a jueves de 12:00 h. a 24:00 h.; viernes  de 12:00 h. a 02:00 h.;  sábados y domingo de 13:00 h. a 02:00 h.
Precio medio: 30 €.
Servicio de aparcacoches
.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Restaurantes

Lettera una trattoria moderna que acaba de abrir sus puertas

Llego el frio, es el momento del "cocido madrileño"

Sushita, convierte su nueva propusta en un apartamento

Un "ovillo" muy personal

ROOSTIQ donde Carmen Acero lo es casi todo

Baroz, un bar de arroces

Mediodías ´nikkei´ de la mano de Arevalo

Monogáfico de setas silvestres en Apicius

Llega diciembre con un menú de altura

Los sabores de temporada en la carta de Sandó

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.