Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Recursos Energéticos y Agua

EL QUE CONTAMINA PAGA, Y EL QUE NO CONTAMINA, TAMBIÉN

Cuando usted pone un litro de gasolina o de gasóleo en su coche, en el precio que abona está incluida la cuota del impuesto especial sobre hidrocarburos, el I.E, de 0,4 euros por litro o 0,3 euros por litro respectivamente.

Actualizado 25 junio 2009  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 2
Redacción Agrolibre
  

Una de las muchas finalidades con la que se pretende justificar esta fiscalidad especial, además de la fundamental que es la recaudatoria, es la de que, al consumir carburantes fósiles se contamina el medio ambiente y, por ello, debemos facilitar a la Sociedad los fondos necesarios para sufragar las correspondientes políticas sanitarias y sociales.

Cuando usted pone un litro de etanol o biodiesel en su coche, en el precio que abona, que es el mismo del supuesto anteriormente descrito, ya no existe la cuota del I.E pues los biocarburantes en el transporte están exentos del impuesto, están bonificados al 100%. La razón que se da para intentar justificar esta anomalía fiscal es que los biocarburantes no contaminan el medio ambiente. Ustedes ya saben o deben saber, lo hemos repetido múltiples veces desde hace más de tres años, que esa justificación extra-fiscal es MENTIRA.
El precio del carburante al consumidor es el mismo contamine o no contamine, pero las consecuencias para la Sociedad no. En el primer supuesto se recaudan cientos de millones de euros al año en concepto de I.E, mientras que, en el caso segundo el Estado, la “tía Sociedad”, se ve privada de esos recursos, que son transferidos por la vía de la bonificación, a no se sabe dónde, o no se sabe a quién, y tampoco por supuesto la verdad del porqué.

La situación se entiende mejor con una situación real que es actualidad en estos días. El  Gobierno aprobó el pasado doce de junio el Real Decreto-Ley 8/2009, por el que se incrementan los tipos del I.E, con la pretensión de recaudar 1.000 millones de euros más al año. Pero eso  no va a ser posible y no por el “deseado descenso del consumo de carburantes, salvaguardando la salud pública”,- son unos hipócritas pues están simultáneamente ayudando a las compra de medios de transporte,- sino porque esos 1.000 millones de euros son exactamente los que no se recaudarán anualmente por el consumo obligatorio de biocarburantes en el transporte, obligación establecida en la Ley 12/2007.
Ayer, nos llamaron a la Residencia España donde está ingresada nuestra “vieja y dependiente” tía Sociedad, pues habían recibido un escrito de la Administración Pública por el que se comunicaba que, lamentándolo mucho y “hasta nueva vuelta de tuerca de la presión fiscal”, y por la falta de recursos, quedaba en suspenso la concesión de la ayuda prometida, en desarrollo de la Ley de Dependencia. Pensando que se trataba de un error acudimos a la Administración, emisora del escrito, que nos desvió a la “Oficina de Vueltas de Tuerca en la Presión Fiscal”, la OVTPF. Una vez en la OVTPF y tras profundizar en el espíritu sanitario y social del Decreto-Ley 8/2009 nos quedamos tranquilos al estimar que, los 1.000 millones de euros que el Gobierno pensaba ingresar, servirían para atender en los meses próximos las necesidades básicas de tía Sociedad. Pero cuando estábamos despidiéndonos, todo nuestro gozo en un pozo, pero pozo negro pues se nos aclaró que la realidad no iba a ser así, ya que, aunque la recaudación del I.E es una de las fuentes más relevantes de las Haciendas Territoriales, el propio Real Decreto-Ley 8/2009 señalaba que “esa fiscalidad podría servir para la política de protección del medio ambiente” y que, lamentablemente, esos 1.000 millones de euros no llegarían a recaudarse debido a la ya citada bonificación del 100% de los biocarburantes consumidos en el transporte.

Atónitos ante este atraco a la “pobre y dependiente” tía Sociedad, por supuesto sin coche, con un indefinido “instrumento al servicio de la protección del medio ambiente”, manifestamos nuestro rechazo a que la totalidad de los ingresos producidos en la vuelta de tuerca establecida, no sirviera para atender las necesidades básicas, ¡con la que hoy está cayendo!, de la tía Sociedad, sino para bonificaciones con finalidades “arco iris”, que ya la propia Ley 38/1992 de Impuestos Especiales califica de extra-fiscales. La actuación prevista contraviene no solo el principio fundamental de “quien contamina paga”  transformándolo en “quien no contamina también paga” como en el caso de nuestra tía Sociedad, sino también lo establecido en el artículo 31 de la Constitución que consagra el principio de que “todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica”. Aplicar la no fiscalidad en aras de una indeterminada protección del medio ambiente, no respeta en absoluto los principios de la progresividad de los tributos, de sus bonificaciones y de la redistribución de los gastos, como ya hemos indicado, principios establecidos en la Constitución.

Además de estas consideraciones de tipo social, de sentido común, no nos resistimos a señalar a los miembros de la OVTPF, que la pretendida política medioambiental basada en el consumo de biocarburantes es el gran fiasco de los últimos años. Los bioacarburantes no son ni  bios ni renovables, son ya conocidos por muchos, por sus nefastas consecuencias como los “necrocarburantes”, no de “negro” sino de “muerte”. Su incidencia sobre la seguridad alimentaria, los precios de los alimentos básicos, suelos, aguas, ecosistemas y biodiversidad y sus negativos balances económicos y energéticos, entre otras muchas razones ya asumidas por casi la totalidad de la comunidad científica internacional, hacen de su incremento el gran fiasco de la última década. Recordemos el “infantil” principio, vigente aún en zonas oficiales de nuestro país, de su necesidad por son “neutros”,  ya que “emiten lo que antes han absorbido” se decía, en sus emisiones de CO2. El principio ya no es defendido ni en las escuelas infantiles, incluso la tozuda, irracional y soberbia Comisión de la UE ya solo admite como susceptibles de recibir ayudas, aquellos biocarburantes  que, al menos, reduzcan en un 35% las emisiones de CO2 en relación a los carburantes fósiles a los que sustituyan. Según un estudio de Feb/2009 de la Universidad de Minnesota, los costes medioambientales y para la salud humana, de la producción de etanol a partir del grano de maíz duplican los de la gasolina pues, mientras el coste medioambiental y sanitario de la gasolina se estima en 71 centavos por galón, el de bioetanol de maíz estaría entre 72 centavos y 1,45 dólares, según la tecnología aplicada. ¡Como se ve hay balances de CO2 para todos los gustos y materias primas! Reducciones variables de CO2, precios de materias primas y del petróleo de una volatilidad diaria y ¿bonificación fija?.

Pensando en que a los gestores de la OVTPF les importaba más bien poco el tema de los balances energéticos, el desarrollo sostenible, la eficiencia económica, las alternativas del suministro energético y cuantas cuestiones técnicas ajenas a la oficina se planteaban, decidimos despedirnos y así lo hicimos, llamando, para informar de la gestión realizada a la Residencia de la tía Sociedad. Pero, ¿cómo explicar  de una manera sencilla lo inexplicable? No habíamos tenido ningún  éxito en la gestión, el contenido del escrito dejando sin efectos las ayudas no era un error, sino el fruto de una estupidez “arco iris”, los 1.000 millones de euros del Real Decreto-Ley 8/2009 no serían recaudados sino transferidos a desconocidos operadores internacionales... Al Director de la Residencia España le sugerimos que, al menos, podía retirarle el aparato de respiración asistida a nuestra tía Sociedad, pues nos habían prometido que el aire que se respiraría naturalmente, una vez bonificados los “necro-agro-carburantes”, contendría menos gases de efecto invernadero. El Director nos entendió fatal pues lo que él necesitaba eran más gases de efecto invernadero para minorar el coste del gas en la calefacción durante el invierno….¡TOTAL UNA AUTÉNTICA PESADILLA  

 

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Recursos Energéticos y Agua

La depuracion de aguas, un negocio floreciente

El sector porcino reduce un 28% el uso de agua por kilo producido

SIGRE o como reducir el consumo de materias primas 

Green Cycles obtiene el Certificado de Biodegradabilidad Marina

La bioindustria de la celulosa y el papel reporta resultados

La introducción de gases renovables reduciría las emisiones de gases

Fábulas y verdades en torno al medio ambiente

Los gastos en protección medioambiental crecen

Estas Navidades reciclaremos un 4% más de papel y cartón

La gestión de residuos crece

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.