Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Ocio > Libros

El último beso

James Crumley (1939-2008, USA) es considerado uno de los grandes de la novela negra americana por El último beso, aunque su producción es extensa y no sólo se dedicó a este género.

Actualizado 15 marzo 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  
Estamos ante una novela que ocupa un buen lugar en el género
Como siempre hay un personaje central, que aquí es C.W. Sughrue, un detective privado en el que los sentimientos más humanos se mezclan con la falta de escrúpulos, la violencia, el alcohol -de hecho, es alcohólico- y el sexo. No tiene casa fija, y recorre grandes distancias, en un sin parar casi sin sentido, pero aprecia la belleza, la montaña, es aficionado a la pesca y sobre todo tiene un gran corazón y no sabe negarse a quien le pide ayuda y va a su encuentro desinteresadamente. Con estas características aunque fríamente no sea un tipo agradable, el lector tiende a ponerse de su parte y a sentirle próximo. La explicación de una vida tan caótica, como incierta y con unos valores tan controvertidos pero siempre sentimentales y superficiales, es la guerra de Vietnam, de la que salió mal parado y acabó en la cárcel por una intervención que no buscó pero que tuvo efectos muy negativos ya que los remordimientos de ese momento no han desaparecido y le han llevado a vivir cínicamente, también teniendo en cuenta como le trató el mismo ejército.
Como detective es contratado para encontrar a Trahearne, personaje también singular, alcohólico como él, escritor, pero que con frecuencia desaparece de su casa donde vive con su madre, su mujer y su exmujer. Precisamente es la exmujer la que le contrata. Le acaba encontrando en un garito regentado por Rosie, donde entra en escena otro elemento simpático de la novela, el bulldog Fireball, que también es alcohólico. Rosie le pide que busque a su hija Betty Sue Flowers que despareció hace diez años y aquí comienza la verdadera novela, quizá demasiado lenta al principio pero que poco a poco va cogiendo ritmo. Lo más curioso es que Trahearne se une a la búsqueda con Sughrue. También es un personaje maleado por otra guerra, la segunda guerra mundial, y también es un personaje en el que la culpa por esa guerra pesa mucho. Su última ilusión es escribir una novela sobre amor y perdón. A pesar de la diferencia de edad se entienden bien entre borrachera y borrachera, aunque nunca se comprende bien la extraña alianza.
El recorrido buscando a la chica es lento y largo y con frecuencia acaban en la casa de Trahearne y así se tiene ocasión de conocer a las tres mujeres. Tanto la madre como la exesposa son raras, pero se acaba entendiendo todo. La búsqueda de la chica lleva a adentrarse en el mundo de la pornografía donde parece ser que aterrizó en su momento y a seguir la pista de unos personajes, bien descritos y variopintos, para lograr dar con ella. El final es poco convencional, pero muy en consonancia con todo el tono de la novela donde los hechos superan a la imaginación.
Las escenas de sexo, violencia y sensualidad son frecuentes, pero están descritas, dentro de su sordidez con una cierta prudencia, alejándose así de muchas publicaciones del género, pero manteniendo su crudeza. Los personajes son muy americanos y pero descritos con claridad, sin muchos adornos, pero convincentes. Las descripciones de los escenarios son buenas.
Está escrita con un lenguaje cínico e irónico no fácil de imitar y en su conjunto es una novela que ocupa un buen lugar en el género, pero no va a gustar a todos los lectores
El último beso
James Crumley
Salamandra, Barcelona, 2020, ISBN: 978-84-16237-39-5, TO. The Last Good Kiss, Trad. Enrique de Hériz.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Libros

De un mundo que ya no está

CONVICTOS; 250 años del descubrimiento de Australia

Loba negra

Con el agua al cuello

La estrategia del cocodrilo

Un viaje a Irlanda a través de la literatura

La cara norte del corazón

Echadme a los lobos

Tragedia en el Tribunal

Tierra Salvaje

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.