Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Firmas > Agricultura

ENTRE LA ?ESTAMPITA? Y EL ?TOCO-MOCHO?

En España aún funcionan, quizás con otros nombres, pero con un éxito indudable, los tradicionales timos de la ?estampita? y del ?toco-mocho?. Alguien que quiera sacar dinero, aprovechándose de los vientos favorables y acríticos de combatir el cambio climático, no tiene más que enseñar a la anestesiada y vieja Tía Sociedad española, unos sobres llenos de verdes promesas, de seguridad en el suministro energético, de protección del medio ambiente y de desarrollo sostenible, para sustituir carburantes fósiles por biocarburantes renovables españoles.

Actualizado 15 diciembre 2007  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 4
Isidro García
  
En España aún funcionan, quizás con otros nombres, pero con un éxito indudable, los tradicionales timos de la ?estampita? y del ?toco-mocho?. Alguien que quiera sacar dinero, aprovechándose de los vientos favorables y acríticos de combatir el cambio climático, no tiene más que enseñar a la anestesiada y vieja Tía Sociedad española, unos sobres llenos de verdes promesas, de seguridad en el suministro energético, de protección del medio ambiente y de desarrollo sostenible, para sustituir carburantes fósiles por biocarburantes renovables españoles. Los tutores y gestores de esa vieja Sociedad, arriesgan lo que nadie les exige, sacan precipitadamente los ahorros de los contribuyentes, obligan por Ley -12/2007- al consumo de agrocarburantes, e hipotecan, también por Ley, los ingresos hasta el año 2012, eximiendo al consumo de agrocarburantes del 100% del impuesto especial sobre hidrocarburos ?Ley 38/1992-. Es lo que vulgarmente se conoce como los biotimos renovables de la ?estampita? y del ?toco-mocho? de los agrocarburantes. Frases españolas institucionales, como las siguientes, se han convertido en tópicos en una ecoansiedad que ahoga al sentido común: - ?Desde el campo hasta el surtidor?. - ?Desde la semilla hasta la producción de energía?. - ?Estamos ante los prolegómenos del prólogo de un futuro esperanzador?. - ?Se abre un horizonte magnífico para la agricultura española?. - ?Hay que evitar las importaciones?. - ?Se producen en España las materias primas, se transforman aquí y se utilizan en nuestro país. Lo podemos hacer económicamente viable como hacemos tantas y tantas cosas merced a una política de incentivos y a una política fiscal adecuada?. - ?El bioetanol y el biodiesel cada vez más una opción rentable?. - ?La importancia del desarrollo de los biocarburantes es una prioridad para la UE, y de forma especial para España?. - Etc, etc, etc. Congreso, Senado, Gobierno, Partidos Políticos, C.N.E., I.D.A.E., C.I.E.M.A.T., P.E.R., Estudios Singulares y Estratégicos, Comisiones, Mesas, no queda nadie por intervenir, todos, al comprobar precipitadamente la primera ?mercancía?, llegan a la conclusión de que aquello es un ?chollo?, y sin pensárselo dos veces ?pagan? (con dinero ajeno). ¿Ignorancia, negligencia, arrogancia?, creemos que simple y llanamente es una precipitada frivolidad con la idea de alcanzar, nada menos que, el liderazgo mundial en la lucha contra el cambio climático. Es para que nos entendamos, como la Alianza de Civilizaciones o así, pero peor. Poco a poco, ya tarde, la sospecha, sobre las verdes ?estampitas?, (?para que no se las quiten las monjitas?), o la interminable espera para cobrar el décimo ?premiado? (tocó-mucho), va anidando en las mentes rectoras. Las ?estampitas? se convierten en recortes de periódicos y el décimo ?premiado? resulta ser de un sorteo de hace años. En la realidad, cuando los timados-timadores, tras haber pagado, se dan cuenta del engaño sufrido, no suelen poner denuncia, pues además de timados quedan a su vez intelectualmente como ?timadores?, ¡que vergüenza!. En este caso habiendo empleado dinero ajeno, que no podrán ni devolver ni justificar razonablemente. ¡Cientos de millones de euros de los ahorros de los contribuyentes perdidos, hipotecas ?subprime? milmillonarias de los ingresos en el Tesoro Públio, y entierro de falsas ilusiones y proyectos, (Babilafuente, Barcial del Barco, Desarrollo Rural, etc. etc.)!. Hace unos días, la Asociación de Productores de Energías Renovables ha informado que, con los precios actuales de determinadas materias primas agrícolas, (cereales y oleaginosas ?de las que somos y seremos escandalosamente deficitarios-), no es rentable producir biocarburantes. Para España, los agrocarburantes no representan ni seguridad en su suministro energético, ni protección del medio ambiente, ni desarrollo sostenible del medio rural. Lo sensato sería aceptar la situación, y rectificar la precipitada y frívola política española sobre los agrocarburantes, y esperar unos años a que la situación se clarifique. La soberbia del engañado no va a hacer posible la rectificación que se precisa, y preferirá una huida hacia delante; la ?suerte? para la Sociedad española es que el abismo está cerca. ?Es necesario encontrar un sustitutivo definitivo para el petróleo, pero no lo pueden ser los biocombustibles, porque causan más problemas que soluciones? (Dr. Kenny Ausubel, Bioneers). ?Es peor el remedio que la enfermedad? (O.C.D.E) etc. etc. El problema es que otros interesados ya no nos dejan ni esperar, y nos empujan al abismo. Uno de los ?listos? del timo ?la fría e intelectual Bruselas- exige ahora un compromiso firme de todos los países miembros, en la consecución del ?objetivo biocarburantes? en el año 2020, para sustituir el 10% de la energía consumida en gasolina y gasóleo, y además advierte que, ?ninguno puede relajarse?. Es decir, exige que se siga en España con el atraco ya denunciado y la ruina de nuestra Sociedad. Un tenebroso ?Plan Europeo Estratégico de Energía? contempla una plataforma de negociación de energías renovables, (agrocarburantes y otros), entre países, para permitirles ?exportar? energías renovables, a unos, y así compensar los retrasos de los otros ¿España?. Nos han dado el cambiazo ?realmente es lo que ya estaba en el guión-; las verdes ?estampitas? autóctonas y el ?décimo? premiado se han convertido en una plataforma comunitaria de negociación, en la que podremos comprar ?derechos de agrocarburantes?. ¡Como nos recuerda este timo al de la negociación y resultados de Kioto!. El Gobierno español ya asumió en sede Parlamentaria -19/XII/06- que el compromiso Kyoto del año 1997 no reflejó de forma adecuada las perspectivas de crecimiento de España, ?teniendo que aprender la lección para la negociación del nuevo período de compromiso más allá del 2012?. No fue equitativo, ni solidario, ni globalizado que, tras Kyoto y el I Plan de Asignaciones, España tenga emisiones per cápita de 8 y Alemania de 12. Ahora con el transporte, con los agrocarburantes, no debemos, bajo ningún aspecto, pagar un nuevo peaje. ?El futuro tiene que estar basado en la equidad, y eso significa tener en cuenta, entre otros factores, las emisiones per cápita para los sectores difusos?, (el más importante de ellos es el transporte). Pero es que el timo de los agrocarburantes es peor que lo de Kioto, pues además de comprar obligatoriamente a los ?ricos agroenergéticos europeos?, también estamos obligados a bonificar el consumo obligatorio en España con el 100% de nuestro impuesto especial sobre hidrocarburos (0,372 ?/ltr.). ¡Pobre Tía Sociedad!. ?Equivocarse es humano pero buscar a quien echarle culpa es más humano todavía?. Sólo rectificar es de sabios. Empujados obligatoriamente a esta esperpéntica situación, lo menos malo sería ser libres, y conocer la verdad, sin fortalezas comunitarias, acudiendo al mercado mundial de agrocarburantes, sin aranceles, ni contingentes, que globalicen la seguridad energética y económica evitando con sus precios competitivos con la gasolina y el gasóleo injustificables bonificaciones fiscales nacionales, tal como ocurre en el mercado mundial de los derechos de emisiones de CO2, hoy a 10 euros la tonelada de CO2. Recordemos que el Plan de Energías Renovables, el PER español, valora la tonelada de CO2 evitada por los agrocarburantes españoles en 288 euros, es decir en 28,8 veces más que su precio de mercado. En nuestro artículo del 14/08/06 nos hacíamos las siguientes preguntas: 1ª ¿Cuál será para España el balance en la seguridad en el suministro en cantidad y calidad de materias primas agrícolas para usos energéticos? 2ª. ¿Cuales serán para España sus balances fotosintético, medioambiental, de desarrollo sostenible, de su agricultura, y de su desarrollo rural si el balance anterior no nos es favorable?. 3ª.¿Cuál será el balance global en la eficiencia económica, por unos escasos cultivos energéticos españoles, en toda la política energética, teniendo en cuenta que el apoyo público especial a través de la bonificación fiscal española, se aplica a todo biocarburante consumido en España, por españoles o no, y cualesquiera que sea el origen de sus materias primas y/o de los biocarburantes?. 4ª. ¿Qué efecto tendría para España una ?brutal? renacionalización de la PAC tradicional a través de las fiscalidades nacionales y ayudas a la PAC ?energética??. 5ª.¿Qué garantías a medio plazo tienen los agricultores españoles para embarcarse en los cultivos energéticos?. 6ª.¿Se ha valorado el desvío de fondos comunitarios ?agrarios? hacia países en desarrollo, o de Fondos de Cohesión a países UE del Este, para fomentar sus rentables cultivos energéticos?. 7ª.¿Se ha valorado la modificación de los precios de las materias primas, ricas en hidratos de carbono, en los usos alimentario y ganadero?. 8ª.¿Cuál será la estrategia y control en cultivos y materias primas energéticas que sean o contengan OMG?s (organismos modificados genéticamente)?. De aquellas preguntas, hechas hace 15 meses, no parece necesario cambiar ni una coma. La realidad ha ido dando las respuestas; lamentablemente todas han sido nefastas para España. ¡Estamos hartos de tanta frivolidad académica, energética, medioambiental, de desarrollo sostenible y de ineficiencia económica, en la política agroenergética comunitaria y muy en especial de la española, que nada resuelve y todo lo complica!. Para finalizar, una pequeña licencia sobre la desprestigiada marca F.A.O.-ROMA. ?Ha llegado la hora de situar la agricultura de nuevo en el centro del desarrollo, teniendo en cuenta el contexto enormemente diferente de oportunidades y desarrollo que ha surgido? (Jacques Diouf, Director General de la F.A.O.). Eso lo dice cualquiera y además no cuesta cientos de millones de euros. Lo que ya no dice cualquiera, ni gratis, es lo que añade el Sr. Diouf: ?Me gustaría ver la nueva agricultura alineada con una nueva F.A.O?. No es de extrañar que el Departamento de Agricultura de U.S.A., o la Comisión Europea, sean favorables a recortar, ¿cortar?, los cuantiosos medios financieros -868 millones de dólares para el presupuesto del bienio 2008/9-, (además de los fondos voluntarios que alcanzaron más de 1.000 millones de dólares en 2006-2007), necesarios, pero escaso según el Sr. Diouf, para afrontar las reformas de la F.A.O. Sr. Diouf, es todo al revés de cómo Vd. lo plantea, ¿no sería más razonable, y sobre todo más práctico, ver a la nueva F.A.O. alinearse con una nueva agricultura?? o es que ¿será necesario reestructurar la Agricultura Mundial para adaptarlos a la F.A.O.?. Pero en el fondo la reestructuración profunda sería el resultado de responder a: ¿Se necesita una F.A.O., o, ¡como muchos creemos!, es otro sobre lleno de ?estampitas?, o fruto de un décimo que tocó en octubre de 1945 cuando finalizada la II Guerra Mundial se creó la F.A.O. para solucionar el HAMBRE en el mundo?. ¿Se olvida F.A.O-ROMA, de que fue en ROMA donde hace décadas, se firmó el Tratado de ROMA por el que la nueva agricultura europea queda en manos de BRUSELAS?. ¿Se olvida F.A.O.-ROMA que, ?globalizado? el comercio mundial de productos agrícolas, corresponde a la Organización Mundial de Comercio ordenar ?la alineación? de las nuevas agriculturas?. ¿Se olvida F.A.O.-ROMA del Banco Mundial con importantes programas para el desarrollo de la Agricultura?. ¿Se olvida F.A.O.-ROMA del Banco Interamericano de Desarrollo, del Banco Asiático de Desarrollo, del Banco Africano de Desarrollo, del .......?. ¡Tantos como las estrellas del firmamento!. Terminemos, después de todo lo anterior no tiene sentido la F.A.O.- ROMA, démosle suprimiéndola un más que merecido descanso.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Agricultura

Oportunidades en el sector agroalimentario

La Deuda Pública necesita reducirse

Los Bosques en la FAO

Exportar a China, asignatura pendiente

LA HORA DEL PLANETA

ALGO ESTÁ CAMBIANDO

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (y 5)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (4)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (3)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (2)

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.