Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Historia > Historia
Las capitulaciones de Santa Fé.

España nace como 1ª potencia mundial

La consulta de los documentos originales que estuvieron en el origen de la expansión planetaria de la Monarquía Hispánica por el mundo nos muestra su carácter documentado, jurídico, y la claridad de todo el procedimiento que llevó a España a expandir sus dominios por todo el planeta.

Actualizado 14 febrero 2018  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Gonzalo Fernández de Navarrete G.V.
  
El 17 de Abril de 1492, los Reyes Católicos estaban en la población de Santa Fé, en la vega de Granada. El antiguo reino de Granada había permanecido bajo dominio musulmán casi 8 siglos, y pasaba a ser anexionado por el reino de Castilla.  Iban a recibir la visita de Cristóbal Colón en un día que iba suponer que su monarquía pasará a ser en breve la más extensa del mundo. Y eso durante 333 años.
 
Isabel, reina de Castilla y de León, y Fernando Rey de Aragón, habían unido por su matrimonio el gobierno de 2 de los  4 los reinos peninsulares. Portugal era un reino independiente, y el reino de Navarra no sería incorporado hasta que Fernando el católico -una vez fallecida  Isabel I – decidió Navarra atacar en 1512, conquista que sería consumada en 1516.
 
Tres de los 4 reinos peninsulares pasaban a estar unidos bajo un mismo gobierno que respetaba sus antiguas estructuras. Fue una denominación que en la historia ha trascendido como “Monarquía Hispánica”, y los ingleses bautizaron “Imperio español”.
 
El final de la Reconquista
Granada había caído en 1492, y los Reyes Católicos querían estar cerca de su nueva conquista. La presencia musulmana en la península Ibérica había quedado circunscrita a ese pequeño territorio de Granada desde la reconquista de Córdoba en 1236 y la de Sevilla en 1236 por Fernando III el santo, rey de Castilla.
 
La reconquista de Valencia en 1229, creado como reino por Jaime I el conquistador  y  de Murcia en 1243, tras un pacto entre Jaime I y el entonces príncipe Alfonso que luego reinaría en castilla  como Alfonso X el Sabio, dejó la presencia musulmana en la península  circunscrita a un muy pequeño territorio, que coincide en la actualidad con partes de la provincia de Granada, Málaga y Almería.
 
Aguantaría ese reino musulmán de Granada 250 años más, manteniendo  su existencia a través de pactos con los reyes cristianos,  hasta que los Reyes Católicos decidieron conquistar y anexionar ese reino musulmán a Castilla.
 
La conquista de Granada por los Reyes Católicos era de gran simbolismo pues  completaba la reconquista peninsular por los reinos cristianos. Los musulmanes permanecerían e gran número en esos reinos hasta 1609, en que fueron expulsados .
 
El reino de Castilla, el más extenso de la península quedaba unido al de Aragón a través del matrimonio de los reyes católicos Isabel de Castilla y  Fernando de Aragón
 
El comienzo de la expansión ultramarina de los reinos hispánicos
En esas fechas en que se culminaba la vuelta a dominio cristiano de los reinos peninsulares, empezaría la expansión ultramarina de la Monarquía Hispánica, que le llevaría a ser el imperio más extenso del mundo durante 333 años.
 
Aunque Aragón había expandido sus dominios por el mediterráneo, el siglo XV “ensanchó”  el comercio marítimo mundial a los mares de todos los continentes, alguno de los cuales ni siquiera se conocía aún en Europa. Aunque hoy en día algunos países nórdicos pretenden arrogarse “el descubrimiento” del Nuevo Mundo con fecha retroactiva, lo cierto es que la consumación del conocimiento, exploración y colonización del nuevo Mundo se realiza gracias a los descubrimientos de Castilla.
 
¿Por qué se produjo esa expedición de 1492 organizada por Cristóbal colón y financiada por los reyes Católicos?   
 
Portugal había comenzado su expansión desde el siglo XV con Enrique el Navegante, antes que Castilla. El Tratado de Alcaçovas de 1479, entre Castilla y Portugal, reconocía el reinado y victoria de Isabel de Castilla sobre su medio hermana Juana la Beltraneja  que había sido apoyada por Portugal. También reconocía ese tratado la posesión de las Islas canarias para Castilla, y delimitaba desde el sur de las Islas Canarias  una zona exclusiva portuguesa que permitía su monopolio de comercio con las Indias y su ruta hacia las especias.
 
Había establecido el vecino reino de Portugal una ruta comercial bordeando África, pasando por la India y Ceilán y  llegando a Asia donde el comercio de las especias era muy lucrativo.
 
A Castilla le quedaba la exploración de los mares hacía el oeste de la península, y la búsqueda de una nueva ruta comercial navegando hacia lo desconocido. Para los romanos el fin del mundo se establecía en el oeste de la Península Ibérica y el actual Marruecos. Su divisa era “Non plus ultra”: que significaba “nada más allá”.
 
Y en ese entorno aparece Cristóbal Colón en Granada para solicitar la financiación de su expedición de navegación hacia el oeste de la península Ibérica y de las Islas Canarias. El mundo era “más grande” y todos sabrían desde entonces de territorios que Occidente desconocía: sus descubrimientos realizados para la Monarquía española significarían el advenimiento de una nueva divisa. “plus Ultra”: literalmente “Más allá”.
 
Las Capitulaciones de Santa Fé : Un contrato entre dos partes con priorización de las condiciones económicas de los flujos comerciales que se generen.
No hay nada que iguale a la lectura de las fuentes originales o primarias de la historia. La naturaleza humana no cambia y luego se dan interpretaciones que muchas veces contradicen  a los propios documentos.
 
La huella cultural y administrativa del imperio Romano en Hispania fue enorme, y los Reinos Cristianos habían heredado el legalismo y la vocación de dejar constancia escrita de todos lo acaecido a través de múltiples cronistas. También existía una vocación de establecer claramente las cláusulas de los contratos por escrito, aunque evidentemente eso no significaba que se fueran a cumplir siempre.
 
Las capitulaciones de Santa Fé son exactamente eso: un Contrato entre los Reyes católicos y Cristóbal Colón donde se establece la soberanía de los territorios que se encuentren, el reparto de poder y gobierno de esos territorios, y la propiedad de las mercaderías y reparto de los beneficios que el comercio con esos territorios generen
 
He aquí el texto, con redacción del secretario real Juan  de Coloma –redactado originalmente en castellano de la época- , en la versión actualizada al idioma español actual que realiza Wikisource:
 
Las cosas suplicadas y que Vuestras Altezas dan y otorgan a don Cristóbal de Colón en alguna satisfacción de lo que ha descubierto en las mares océanas y del viaje que ahora con la ayuda de Dios ha de hacer por ellas en servicio de Vuestras Altezas son las que se siguen:
 
[1]. Primeramente, que Vuestras Altezas, como Señores que son de las dichas mares océanas, hacen desde ahora al dicho don Cristóbal Colon su almirante en todas aquellas islas y tierras firmes que por su mano o industria se descubrirán o ganarán en las dichas mares océanas para durante su vida y, después de él muerto, a sus herederos y sucesores de uno en otro perpetuamente, con todas aquellas preeminencias y prerrogativas pertenecientes a tal oficio y según que don Alfonso Enríquez, quondam, almirante mayor de Castilla, y los otros sus predecesores en el dicho oficio lo tenían en sus distritos.
[…]
 
 [2]. Otrosí, que Vuestras Altezas hacen al dicho don Cristóbal su virrey y gobernador general en todas las dichas tierras firmes e islas que, como dicho es, él descubriere o ganare en las dichas mares; y que, para el regimiento de cada una y cualquiera de ellas, haga él elección de tres personas para cada oficio y que Vuestras Altezas tomen y escojan uno, el que más fuere su servicio; y así serán mejor regidas las tierras que Nuestro Señor le dejará hallar y ganar a servicio de Vuestras Altezas.
[…]
 
[3] Ítem, que de todas y cualesquiera mercaderías, siquiera sean perlas, piedras preciosas, oro, plata, especiería y otras cualesquiera cosas y mercaderías de cualquier especie, nombre y manera que sean que se compraren, trocaren, hallaren, ganaren y hubieren dentro en los límites del dicho almirantazgo, que desde ahora Vuestras Altezas hacen merced al dicho don Cristóbal y quieren que haya y lleve para sí la décima parte de todo ello, quitadas las costas todas que se hicieren en ello, por manera que de lo que quedare limpio y libre haya y tome la dicha décima parte para sí mismo y haga de ella a su voluntad, quedando las otras nueve partes para Vuestras Altezas.
[…]
 
 [4] Otrosí, que si, a causa de las mercaderías que él trajera de las islas y tierras que así como dicho es se ganaren o descubrieren o de las que en trueque de aquellas se tomaren acá de otros mercaderes, naciere pleito alguno en el lugar donde el dicho comercio y trato se tendrá y hará que, si por la preeminencia de su oficio de almirante le perteneciera conocer del tal pleito, pliega a Vuestras Altezas que él o su teniente y no otro Juez conozcan del tal pleito, y así lo provean desde ahora.
[…]
[5]. Ítem, que en todos los navíos que se armaren para el dicho trato y negociación, cada y cuando y cuantas veces se armaren, que pueda el dicho don Cristóbal Colón, si quisiere, contribuir y pagar la octava parte de todo lo que se gastare en el armazón y que también haya y lleve del provecho la octava parte de lo que resultare de la tal armada.
[…]
 
Son otorgadas y despachadas, con las respuestas de Vuestras Altezas en fin de cada capítulo, en la villa de Santa Fe de la vega de Granada, a XVII de abril del año del nacimiento de Nuestro Señor Mil CCCCLXXXXII [1492].
Yo el Rey Yo la Reina
Por mandado del Rey y de la Reina: Juan de Coloma
 
Cristóbal Colón, al arribar a las primeras islas que visitó en su primer viaje realizado en 1492 creyó que había llegado a las Indias en Asia. A pesar de los posteriores viajes siguió creyendo estar en las Indias. Otro piloto de la Casa de Contratación de Sevilla llamado Américo Vespucio  -los dos naturalizados castellanos a lo largo de su vida-  comprendió desde un inicio que habían descubierto un “mundus novus” o Nuevo Mundo.
 
Los Reyes Católicos acabaron no respetando la cláusula 1ª que establecía gobierno perpetuo de Cristóbal Colón en esas tierras, aunque sus descendientes si gobernaron después de su muerte la isla Española –Santo Domingo.
 
Cristóbal Colón pasó a la historia como un gran navegante, pero no por ser tan buen gobernante como explorador.
 
Tras las capitulaciones de Santa Fé, significaron el inicio de la expansión ultramarina de España. Las nuevas tierras que pasaron a Castilla dieron paso luego a unos pactos internacionales  entre el Papa Alejandro VI – de familia valenciana llamado Alejandro Borja e italianizado como Borgia-, Portugal y Castilla. Serían el nacimiento de un nuevo orden mundial, donde las dos monarquías de la península Ibérica iniciarían una época de supremacía política y económica. 
 
La Bula papal “Inter Caetera” de  Alejandro VI  de 1493 establecía el reconocimiento por el Papado el dominio exclusivo de Castilla de todo territorio ubicado a 100 leguas al Oeste de las islas Canarias, y el derecho de Portugal a establecerse en  territorios al Este de esa línea.
 
El posterior Tratado de Tordesillas de1494 entre Castilla y Portugal establecería esa línea en 370 leguas al oeste de las Islas Canarias, razón por la cual Portugal tendría derecho a asentarse con posterioridad en un pequeño territorio costero que fue el germen del actual Brasil.
 
Las capitulaciones de Santa Fé y el posterior desarrollo legal de los acuerdos entre Castilla –reino hispánico al que se adscribieron legalmente y formalmente los nuevos territorios conquistados- , Portugal   y el Papado muestran la determinación legalista heredada del Imperio Romano en los reinos cristianos de Hispania  que favorecieron la expansión del comercio y de la colonización de territorios en América y Asia.
 
Como escribió el historiador mexicano  Miguel León Portilla, fue una “colonización culta”, con objetivos, principios y leyes claramente especificadas en los textos y contratos que hoy se pueden consultar en los múltiples archivos que contienen la documentación colonial española, entre los que destaca el Archivo de Indias de Sevilla.
 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Historia

El eterno fantasma de la España "federal"

Los apellidos de las mujeres en España

El apellido patronímico: el nombre del padre

El origen de los apellidos en España

Domingo Fernández de Navarrete, primer arzobispo de China

¿Gobiernos Frankenstein en Italia y Grecia?

1589: José de Acosta y su "Historia natural y Moral de las Indias"

Francisco Hernández: médico de Felipe II y explorador.

López de Gómara y la conquista de México

"Crónicas de América".

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2018 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.