Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Firmas > Economía

¿Hace falta regalar "las placas " para desarrollar este mercado?

Después de muchos años de una larga travesía en el desierto, con cientos de profesionales del sector fotovoltaico y sus asociaciones trabajando, más bien diría peleando, para conseguir un marco favorable para el desarrollo del tan necesario autoconsumo fotovoltaico, se consiguió.

Actualizado 10 febrero 2021  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Ernesto Macías, director general de SOLARWATT España.
  
Paso a paso, desde octubre de 2015, hemos ido avanzando para que esta tecnología esté al alcance casi de cualquier consumidor de electricidad: empresas, familias, cooperativas, casi sin barreras, y digo casi porque aún algunos ayuntamientos parece que no se acaban de enterar y no dejan de poner obstáculos administrativos, pero lo cierto es que, digamos, hemos alcanzado la meta de que esta solución tecnológica permita a los ciudadanos producir, gestionar, en algunos casos almacenar, y consumir su energía.
Hasta aquí las buenas noticias.
He escrito “solución tecnológica”, porque el autoconsumo fotovoltaico es una solución que consiste, resumidamente, en analizar los consumos de un cliente, estudiar su potencial de producción, realizar un dimensionamiento adecuado, que implica la instalación de un sistema ajustado a las necesidades y objetivos del cliente, con el que poder “pronosticar” con un grado de fiabilidad bastante alto, qué es lo que ese sistema va a producir, cómo y cuánto se va a consumir a lo largo de los años y, consecuentemente, informar al futuro prosumidor de cuál va a ser, aproximadamente el escenario esperable, también en términos financieros. Y eso implica un estudio riguroso y profesional para que una vez instalado el sistema, nos proporcione lo que habíamos previamente calculado.
Pues bien, siendo muy positivo el creciente interés de la sociedad y de numerosos nuevos actores que están irrumpiendo en este potencial mercado, personalmente me genera ciertas inquietudes y preocupaciones. Porque, en muchos casos, estos sistemas de autoconsumo están apareciendo de una forma, digamos, poco fiable.
Por un lado, tenemos a empresas energéticas de mayor o menor entidad, que han identificado en este “producto” la forma de defender su clientela o de conquistar la contraria, cosa perfectamente lícita, pero insisto en que el problema reside en que estos sistemas no son “plug & play” ni los puedes comprar en un híper e instalarlos tú.
Someto a consideración tres principales problemas: El primero es que a muchos clientes se les vende un sistema en el que se les dice que van a alcanzar un porcentaje de autoconsumo directo sencillamente imposible. Esto está comprobado empíricamente visitando numerosas páginas de “auto dimensionamiento” ¿Qué va a pasar, dentro de un tiempo, cuando el cliente compruebe que el rendimiento no es el esperado?: Nada. Supongo que será un tema que habrá que legislar y controlar por el sector si no queremos crearnos una muy mala reputación.
Segundo: calidad y garantía de los productos. La mayoría cumplen con los requisitos exigidos pero muchos documentos de garantía no se los han leído ni los que venden los paneles y otros aparatos, entendiendo que en el caso de haber un problema el fabricante responderá. No digo yo que no, pero después de haber leído algunos tengo mis reservas.
Además, en un sector que se ha caracterizado por dar unas garantías desorbitadas, desconocidas en cualquier mercado.
Tercero: la presión inusitada en la oferta está llevando a apretar económicamente a los que son el último eslabón de la cadena: los instaladores eléctricos. Muchos de ellos sin experiencia y conocimientos, todavía, suficientes. Y que deben hacerlo muy deprisa y con el menor gasto posible en materiales.
¿De verdad es esto en lo que pensábamos hace diez años?
No digo en absoluto que sea malo que fabricantes de muebles, operadores de telefonía, hipermercados de electrónica y, muy posiblemente, dentro de poco, hasta supermercados, nos ofrezcan instalaciones gratis a cambio de llenar el carro de la compra. Pero sugiero que estas ofertas respeten las expectativas del cliente y se hagan con componentes de calidad y personal especializado. Lo de “morir de éxito” no es algo nuevo en este sector, lamentablemente.
Insisto, es tremendamente positivo que el péndulo nos haya llevado a esta increíble situación, pero, por favor, con rigor profesional. No podríamos resistir un batacazo como el que padecimos con la solar térmica hace casi 30 años.
En serio, ¿hace falta regalar “las placas” para desarrollar este mercado?
 
 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Economía

Los desafíos de la industria del correo electrónico

Recuperación económica: ahorro vs. gasto.

Verdades y mentiras del autoconsumo residencial

El cliente de la automoción en 2021

Una reflexión de actualidad sobre las pensiones

El turismo lastra las Bolsas y otros sectores siguen sus pasos

Hoteles, los tiempos están cambiando

La tecnología desechable, un riesgo para los datos de la empresa

La franquicia afronta el 2021 con optimismo

La oportunidad de los "pertes" empresas innovadoras-universidad

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2021 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.