Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

Hacia dónde vamos!

Hoy adjuntamos como documento semanal el libro, "La Alimentación del siglo XXI: un objetivo común basado en la evidencia científica", coordinado por Javier Aranceta Bartrina, (doctor en Medicina y Nutrición), Gregorio Varela Moreiras, (Catedrático de Nutrición y Bromatología) y Lluis Serra Majén, (Catedrático de Medicina Preventiva), libro que, para todos los que estamos inmersos, en vislumbrar el camino correcto hacia la modernidad y el futuro de nuestro sector primario, debería ser de lectura

Actualizado 26 noviembre 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
El libro contiene algunos artículos realmente magníficos sobre, hacia dónde dirigir nuestros esfuerzos futuros, muy coincidentes con lo que, al menos nosotros, hemos entendido siempre como modernidad, concepto consistente en el sentido de aplicar a nuestras producciones todos los avances, que se vayan descubriendo en el mundo científico, sobre la producción, elaboración, control y conservación de nuestras producciones agroalimentarias.

Entre los contenidos del libro que adjuntamos y como ejemplo de nuestra afirmación anterior, destacamos entre otros y como siempre, la claridad expositiva y el conocimiento de José M. Mulet Salort (Profesor de Biotecnología en la Universitat Politècnica de València, que, en su artículo “La producción de alimentos en la actualidad”, léanlo por favor, nos vuelve a mostrar el camino que deberíamos recorrer, olvidándonos de las estupideces actuales.

“Probablemente la imagen del campo y la agricultura que existe en el imaginario de los urbanitas no se parezca en nada a la realidad. Para mucha gente el campo es un lugar idílico donde abuelos con gorro de paja y camisa de cuadros tienen un huertecito con tomates, melones y un corral con gallinas a las que llaman por su nombre. Esta imagen se reafirma por el hecho que muchas pequeñas explotaciones se han reconvertido en reclamos agroturísticos y transmiten esta imagen de la agricultura de cercanía, pero realmente esto no es representativo de lo que es la producción de alimentos. Solo forma parte de la oferta turística. La producción de alimentos no tiene nada que ver con un modelo de campo como parque temático para urbanitas aburridos. 
La producción a gran escala requiere tecnificación, y si olvidamos esto corremos el riesgo de que acabemos convirtiendo el campo en un parque temático o en un destino de vacaciones y olvide su función principal de proveer de alimentos, porque el campo de verdad poco tiene que ver con esta imagen. La tecnología en el campo se aplica a diferentes niveles, todos encaminados a optimizar y hacer más eficiente la producción de alimentos. Cuando vamos a renovar cualquier producto de consumo, ya sea un equipo de música, un automóvil o una cocina siempre buscamos que el vendedor nos ofrezca el último modelo que incorpore todas las novedades tecnológicas. 
Sería inimaginable ir a una tienda de electrodomésticos a comprar, por ejemplo, un televisor, y que el vendedor nos dijera que nos va a vender un modelo tradicional, de toda la vida, igual al que había en casa de nuestra abuela. Esto que parece tan absurdo, sin embargo, es la norma en cuanto a publicidad y demanda de alimentos. En las etiquetas de muchos productos alimentarios se utilizan con alegría reclamos publicitarios como “natural”, “tradicional”, “abuela” o “de toda la vida” o incluso términos regulados por ley como “artesano” o “ecológico” que inciden en esta idea.
La sensación que se transmite es que la producción y distribución de alimentos es un arte, más que una ciencia, que está al margen de todos los avances tecnológicos y que como las comunidades Amish, vive como si el reloj estuviera parado. La realidad no es así. La producción de alimentos, por mucho que los responsables de marketing de muchas empresas o cadenas de distribución pretendan disimularlo se basa en la ciencia y en la tecnología más que en la tradición… …” 

Y también en este mismo libro aparece nuestro Ministro defendiendo ideas, sobre el futuro de nuestro sector, que siguen en línea con la ideología actualmente preponderante en la UE que, lejos de ser científica, nos vuelve al pasado decimonónico.  “De la granja a la mesa”, “la economía circular, la resiliencia, la sostenibilidad … … y la preponderancia en todo de lo “verde”,   tal como están planteadas nos retrotraerán al siglo XIX, al “barbecho de año y vez”, a “las líneas pareadas”, a “ la producción de 800 k por hectárea de cereal, a las “lentejas con bicho”, al “pan candeal”, a los “cocidos diarios”, a las “fiebres de malta”, al “aceite de 1,5 grados de acidez, a las vaquerías-lecherías urbanas … …, eso sí, en consonancia con los actuales objetivos agrarios de la UE, todo con mucha proximidad, muy circular, muy sostenible, con mucho sabor y por supuesto absolutamente bio-ecológico.

Veamos algunos párrafos significativos de lo que, al respecto, piensa nuestro Ministro:

“MODELO DE PRODUCCIÓN AGROALIMENTARIO EUROPEO.
 
… … El modo de cultivar, de recolectar, de criar animales o de capturarlos es un invitado principal a nuestra mesa cada vez que comemos. Y, como anfitriones que lo reciben en su casa, debemos poder depositar nuestra absoluta confianza en él. Así lo hace la Unión Europea (UE), que cuenta con un modelo normativo de calidad para los alimentos de los más exigentes del mundo. Su estricta legislación en materia de seguridad alimentaria, salubridad, medio ambiente y bienestar animal implica unas elevadas obligaciones que nos garantizan un modelo de producción fiable y escrupuloso desde el punto de vista sanitario.
… … El punto de partida de nuestro sector agrícola es, por tanto, un buen trampolín para el salto cualitativo que, como ciudadanos de la UE, vamos a dar en respuesta a los urgentes retos que tiene el planeta en materia de cambio climático y medio ambiente. El Pacto Verde europeo es un ambicioso marco de referencia dirigido a una profunda transformación que va a impulsar el crecimiento económico sostenible, la mejora de la salud, la calidad de vida de las personas, y el cuidado de la naturaleza.
… …La epidemia provocada por el Coronavirus es una prueba más de la necesidad de ese cambio hacia la sostenibilidad y un acelerador de la transición de una economía lineal a otra circular que disocie la actividad económica del consumo de recursos finitos y que cuente con un sistema de eliminación de residuos desde su diseño. Bajo su paraguas, la estrategia de ‘Biodiversidad’ y, sobre todo, la estrategia ‘De la granja a la mesa’ constituyen las guías ineludibles para el trayecto hacia sistemas alimentarios sostenibles que se basen en el reconocimiento de esos ‘vínculos indisolubles entre personas sanas, sociedades sanas y un planeta sano’. 
… … En el contexto de las estrategias europeas, la agricultura ecológica española va a jugar un papel preponderante y aventajado, ya que, con sus más de 2,3 millones de hectáreas, sitúa a nuestro país como el estado comunitario con más superficie dedicada al cultivo biológico. La extensión ecológica supone ya un 9,6% de toda la superficie agraria útil (SAU), un buen punto de partida para alcanzar el objetivo del 25% que ha fijado la UE para el año 2030. 
Por otra parte, la transición hacia ese nuevo modelo de economía y desarrollo ha de contar con el firme respaldo de una PAC centrada en el Pacto Verde y sus estrategias. Como vengo afirmando públicamente, la nueva PAC no tiene una vocación continuista, sino que es un punto y aparte que renueva su totalmente su concepción, al pasar de ser una política fundamentada en la descripción de requisitos a una política orientada a la consecución de resultados concretos y cuantificables. 
Uno de los tres objetivos principales que ha de inspirar la actividad agrícola tiene que ver con el fomento de un sector inteligente, resistente y diversificado que garantice la seguridad alimentaria. Alimentos-consumidores, un binomio indisoluble Es cierto que las nuevas exigencias en los modelos de producción comunitarios pueden encontrar la resistencia inicial de los sectores primarios, ya que generan unos costes adicionales y unos condicionantes a su competitividad, en un contexto de mercados globalizados donde concurren otros productores sin tales requerimientos. 
Precisamente por eso, la estrategia ‘De la granja a la mesa’ ha recogido, por primera vez en mucho tiempo, la reflexión sobre la necesaria reciprocidad en los requisitos ambientales a nuestros productores y a nuestros competidores internacionales, una demanda histórica de España en las instituciones comunitarias.
… …En todo caso, la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles también constituye una extraordinaria oportunidad económica, especialmente en los mercados de alto valor añadido, puesto que los consumidores europeos aprecian, de forma creciente, los requisitos comprometidos con la salud y el medio ambiente. 
… …Aunque, hoy por hoy, el precio de venta siga siendo todavía el factor más influyente en la elección de compra, los hogares comunitarios se muestran cada vez más interesados en las condiciones en las que se desarrolla la producción de alimentos, incluido el uso de plaguicidas, fertilizantes o el bienestar animal. En nuestro país, cada año son más los hogares que están dispuestos a colaborar con el medio ambiente a través de un consumo responsable. En 2018, el 64% de las familias ya indicaba prefiere comprar productos que no dañen el entorno natural y el 61,6% manifestaba contribuir activamente a su preservación. Incluso el 54,8% de los hogares afirmaba estar dispuesto a pagar más por productos que no lo dañen o deterioren. Es necesario reforzar esa tendencia con instrumentos de sensibilización e información acerca de los beneficios y externalidades positivas que supone el modelo europeo de producción. En el fondo, el precio no refleja la verdad, si no incluye el impacto medioambiental y los costes sanitarios que genera un producto insano y no sostenible.
… …En este sentido, el propio texto de la estrategia ‘De la granja a la mesa’ aporta datos y señala que, en el año 2017, se pueden atribuir más de 950.000 muertes y la pérdida de más de 16 millones de años de vida saludable en el conjunto de la UE. Por eso, la estrategia considera que no habrá transición hacia un desarrollo sostenible, si no hay un cambio en la dieta de las personas.
… …Es un hecho especialmente punzante en un país como España, que tiene entre sus señas de identidad un tesoro como la dieta mediterránea, reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2010 y fuente inagotable de reconocidos beneficios para la salud y de goce para los sentidos. Se ha observado un descenso notable, especialmente acusado en los hogares con niños en edad infantil y juvenil, del consumo de productos que forman parte de la dieta mediterránea, caracterizada por la abundancia de alimentos vegetales, entre los que destacan el pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos; por el empleo del aceite de oliva virgen extra como la principal grasa de adición; por la ingesta de pescado y marisco, aves de corral, leche y derivados lácteos y huevos; y por el consumo suficiente de otras carnes. Es necesario poner freno y revertir esa tendencia para preservar la enorme riqueza nutritiva y gastronómica de nuestro país. Toda la sociedad en su conjunto debe implicarse para salvaguardar los hábitos ‘mediterráneos’ de nuestra alimentación, ya que constituyen un valor seguro contra el progresivo incremento de los problemas de sobrepeso y obesidad que aquejan, cada vez en mayor medida, a las poblaciones más jóvenes de nuestra sociedad.
… …Conscientes de que las empresas transformadoras de alimentos, los operadores de servicios alimentarios y los minoristas configuran e influyen en la dieta elegida por los consumidores, la estrategia ‘De la granja a la mesa’ también hace hincapié en la necesidad de estimular prácticas empresariales y de comercialización responsables. 

Los comentarios a estos objetivos euro-hispanos, ¡ustedes mismos!
Afirmar que, “En nuestro país, cada año son más los hogares que están dispuestos a colaborar con el medio ambiente a través de un consumo responsable. En 2018, el 64% de las familias ya indicaba prefiere comprar productos que no dañen el entorno natural y el 61,6% manifestaba contribuir activamente a su preservación. Incluso el 54,8% de los hogares afirmaba estar dispuesto a pagar más por productos que no lo dañen o deterioren. En el fondo, el precio no refleja la verdad, si no incluye el impacto medioambiental y los costes sanitarios que genera un producto insano y no sostenible”, nos parece una conclusión propia del CIS actual.

De verdad se creen lo que dicen… … ¡Pero qué sostenibles somos!
¡Hacia dónde vamos! 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Seamos optimistas.

El Presidente prefiere los "chuletones".

¿Existirá un MAPA tras la nueva PAC? 

Vía libre a una PAC más verde.

Un gobierno de ruines e indignos. 

Planas "quid facis". 

Virgencita que me quede como estaba…

La AN avala el cierre de tiendas de Inditex

¡Ustedes mismos!

Sobre la Ley de Cambio Climático y Transición Energética de España.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2021 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.