Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

Hasta cuando seguiremos por las sendas de la socialización…

La CNMC siempre esta presente en todo los lios

Hace días señalábamos que la UPA seguía a lo suyo, insistiendo en sus despropósitos y sus populismos. En concreto sigue persiguiendo a las grandes cadenas de distribución, en este caso a la cadena catalana Condis por ventas "a pérdidas" del pollo que, según nos dicen, es el producto "víctima de una oferta abusiva que, a juicio de los productores, destruye el valor del alimento y lo banaliza ante los consumidores, además de hundir la cadena de valor del sector avícola".

Actualizado 3 noviembre 2016  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Además ha conseguido, aunque al menos a nosotros nos parezca mentira, que en el Congreso de los Diputados, se haya aprobado una Proposición "no de Ley" por el Grupo Socialista, "instando al Gobierno a la adopción de diferentes medidas para conseguir que los productores cobren por la leche un precio justo y suficiente".
La propuesta aprobada reclama al Gobierno, "el establecimiento de un régimen sancionador, la definición de un precio sostenible para cada eslabón de la cadena de valor, publicar los precios a los que compran industria y distribución para dar transparencia a la cadena, incorporar en el contrato tipo baremos en cuanto a calidades iguales para todas las industrias, la figura obligatoria del mediador y promover la identificación del origen español de los productos lácteos.
Decididamente esta organización sigue desconociendo lo que es un mercado libre e ignora los principios constitucionales en los que vive.
 
Recordemos todos que desde hace ya mucho tiempo, los comerciantes en general y principalmente las grandes cadenas distribuidoras, aparecen ante la opinión pública como los causantes de  grandes males  y responsables directos de todos los desequilibrios creados por el "sistema capitalista", sistema que, desde hace años y mientras dura la crisis, ha pasado a definirse  como “salvaje”.
Las denuncias parten generalmente  de los productores,-(no sería entendible que se realizasen por los consumidores o sus organizaciones beneficiarios de la bajada de los precios)-, y suelen basarse en las mal llamadas “ventas a pérdida”,-(nadie vende nada perdiendo en la transacción)-, ventas definidas como realizadas por el comerciante por debajo de su  “supuesto coste”, por debajo del precio de compra al proveedor.
Ahora estamos de nuevo inmersos en uno de esos momentos que, al menos por su reiteración, le deben ser muy rentables a sus promotores,-(Organizaciones de izquierdas, y Partidos políticos que las sostiene)-.
Todas las organizaciones profesionales agrarias, en especial la U.P.A y la C.O.A.G están en una guerra directa contra alguna gran distribuidora. Siempre se insiste sobre el mismo tema recordándonos, reiteradamente y como si fuera la primera vez, las bases legales sobre el tema, persiguiendo dolosamente y amenazando  a toda “empresa que venda presuntamente a pérdidas o por debajo de los ¿costes de producción?.
 Les basta con echarles, en el cogote, el aliento enfurecido de todos los agricultores, con todos los instrumentos y armas del Estado.

¡Qué costes decimos y hemos dicho siempre nosotros!, o es que sin saberlo nadie, los responsables agrarios de nuestro país han decidido ya hasta los costes de producción en que deben incurrir todos los productores agrarios o se conoce que la Ministra, por cierto desaparecida en combate hace ya algún tiempo desde que está ejerciendo en funciones, ha fijado un precio de compra-venta para todos los componentes de la cadena alimentaria.
Todo surge, a nuestro parecer y así lo hemos proclamado siempre, por la proliferación y calculada ambigüedad de las normas de aplicación, normas que, por el bien de todos, deberían desaparecer. En este campo como en casi todos los demás la sociedad está maniatada, estamos absolutamente socializados, todo está regulado para que el Estado pueda jugar a sus anchas en el campo y con el árbitro que precise, en cada caso, para ganar siempre la partida al individuo, al ciudadano. Hoy le interesa prohibir la venta barata de materias primas y tiene para ello la legislación adecuada, mañana suben los precios y puede también frenar a las empresas a través de la leyes de la competencia … Tengamos todos presente que las denominadas erróneamente “ventas a pérdida”, porque ninguna empresa nunca vende perdiendo, están reguladas de forma, como siempre, profusa y confusa para poder decidir lo que en cada caso convenga al poder político.
Todo lo actualmente legislado sufre con la falsa teoría, muy extendido en nuestras economías occidentales, de que la gran empresa sigue la política denominada de los “precios predatorios”.  La política de los precios predatorios consiste en vender por debajo de costes eliminando así a los posibles competidores e imponer, posteriormente, precios elevadísimos a unos consumidores carentes entonces ya de toda alternativa. Se atrae inicialmente al consumidor a un consumo barato para posteriormente dejarle inerme ante el mercado. Es política, nos dicen los estatistas, de gran empresa, de grandes distribuidoras, capaces de aguantar pérdidas, el tiempo que se precise, para el logro de alcanzar el monopolio de la oferta.
Así o basados en esta falacia, toda ella absolutamente falsa, se justifica la acción estatal, los controles estatales, las leyes antimonopolios, las leyes de defensa de la competencia, las leyes de competencias desleales, los horarios comerciales, las prohibiciones al comercio de todo tipo...y por supuesto  la prohibición de las “ventas a pérdida”.
 
Aunque parezca mentira, por tratarse de quienes se trata, ya en septiembre del pasado año 2015,la Comisión Nacional de la Competencia (CNMC) publicó un informe- respuesta en relación con el Código de buenas prácticas mercantiles en la contratación alimentaria.
Nos informó, de forma preceptiva, sobre la propuesta de Código impulsado por el Ministerio de Agricultura y consensuado con el sector para lograr mayor equilibrio y transparencia en las relaciones comerciales, dando un nuevo varapalo a los intentos de administración y del sector de impedir la banalización de los productos agrarios y mejorar el peso del productor en la cadena productiva.
El informe-respuesta resultó, en contra de lo previsto, una continua sucesión de críticas, a puntos clave del Código propuesto por el Magrama.
Así resultó que, para la CNMC, luchar contra la "venta a pérdidas", -(una de las demandas más importantes del sector productor para dar valor a la cadena productiva)-, está en "fuera de juego" porque, según concluyeron," sería muy poco razonable prohibir o criticar de forma generalizada la "venta a pérdidas", ya que en determinadas situaciones podría resultar muy ventajosa para el consumidor".
Competencia señaló que, el posible desequilibrio en el poder negociador en la cadena no justifica que se tenga que intervenir, ni cuantificó cuando se dan situaciones de abuso, es decir, cuando el desequilibrio es tal, que ya es abuso de poder y entonces ya si justificaría la intervención.
Además incidió en que no cree que el problema sea la ausencia de legislación, criticó los distintos mecanismos de resolución de discrepancias previstos, propuso la eliminación del procedimiento previo de reclamación ante un nivel superior de la empresa (“defensor del cliente y del proveedor” ) por considerar que su imparcialidad es cuestionable y recomendó un sistema de mediación en el que los mediadores no solo fuesen externos sino también más claramente independientes.
La CNMC, para lograr una regulación económica eficiente y para conseguir incrementar la competencia, terminó señalando que :
- debe garantizarse la libertad de adhesión de los operadores. La adhesión es formalmente voluntaria, sin embargo es obligatoria para las asociaciones representativas de los operadores, algo que no debe extenderse a las empresas individuales ni vincularse a la concesión de ayudas públicas.

- a pesar de que el código está regido por la normativa europea y las remisiones existentes, sería conveniente asegurar que los mecanismos de colaboración entre operadores no introducen restricciones a la competencia.
- a pesar de indicarse que se respetará la normativa de competencia, se prevé la mediación ante un desacuerdo de precios. se recomienda que el sistema de mediación garantice la independencia de los mediadores y no sólo que son externos.
- respecto al sistema de arbitraje contemplado, sería aconsejable que la institución arbitral pudiera contar con una cierta especialización técnica, al estilo de otros países de nuestro entorno y que
- en cuanto a las prácticas comerciales cuestionables, el código contiene referencias a prácticas de intercambio de información, venta a pérdida, recomendaciones colectivas y referencias de proximidad que podrían tener una incidencia negativa en la competencia y en la eficiencia.
Una consideración final ¿cómo es posible que subsista aún la imposibilidad de “vender a pérdidas” cuando es el Estado, el primer y mayor utilizador del sistema? El estado está de forma permanente “vendiendo a pérdidas” a través del instrumento de las Subvenciones. La concesión de “subvenciones” supone el que las empresas subvencionadas vendan sus productos por debajo del precio de coste lo que acarrea una competencia absolutamente desleal en relación con las empresas o sectores no subvencionados.  La defensa de la competencia, montada por el Estado, supone la anulación de la competencia, si todos tenemos que producir las mismas cosa y vender a precios similares, nos diferenciaríamos exclusivamente en determinadas rentas de situación concedidas por las administraciones, no habría desarrollo alguno, no podría existir la publicidad, ese instrumento que hace diferente el producto, ni la innovación, ni .......¡vamos que como muchos afirman ya, al Tribunal de la Competencia deberíamos empezar a denominarle como Tribunal de la Incompetencia, el verdugo de la Competitividad ¡

Terminemos hoy rogando una vez más a los dirigentes de las Organizaciones Profesionales Agrarias que entiendan "de lo que va" vivir en un estado libre, dentro de un sistema de mercado y que, en consecuencia, abandonen su digamos "eterna y socializante manía persecutoria" hacia todo aquello que le es ajeno, hacia todos los eslabones de la cadena distintos a la producción. Si tan clara y rentable es la posición de los eslabones más próximos al ciudadano, al consumidor, ¡qué esperan para ocupar un puesto distinguido entre los grandes de la distribución! ¿Recordamos lo que les ocurre cuando han intentado invadir territorios que le son ajenos, como cooperativas de viviendas, locales de venta en los Merca…? 
Decididamente seguimos por los caminos de la socialización. Hasta cuando seguiremos sus sendas…
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Seis razones para llevar la energía del sol a las explotaciones

Huelga Mundial por el Clima.

Ustedes mismos.

Sí, pero no. (Sobre un artículo del periodista agrario Vidal Maté)

MERCOSUR

Transición Energética Española. ¡Así no!

Hay que rectificar lo antes posible.

En defensa de la Energía Nuclear.

Siete años después.

No estamos solos.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.