Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Gastronomía > Restaurantes
La Cesta

La Cesta, el equipo es la clave

El éxito en la restauración es fruto de muchas circunstancias que no siempre se logran, Hace falta un buen local, ubicado en una zona con tráfico de clientes potenciales, una buena cocina, una sala que funcione, una oferta diferenciada, que, además sea apetecible, y aun así hay muchas veces que el éxito nunca llega, puesto que si la suma de factores garantizase el triunfo no habría empresarios fracasados y restaurantes que cierran sus puertas con más frecuencia de la que nos gustaría.

Actualizado 16 marzo 2013  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  

En ese contexto, da gusto ver un local con las mesas llenas en un dia cualquiera de la semana. ¿Cuál es la razón de esa realidad? tras muchas vueltas la magín los que lo contemplábamos llegamos a la conclusión de que Sonia, Adolfo y José Manuel son los culpables de la privilegiada situación que atraviesa La Cesta, porque  el local está en una calle complicada en la que no se puede aparcar, un montón de competidores le rodean y sin embargo, como se dice vulgarmente, estaba hasta la bandera.
Y ¿quiénes son esos `personajes citados? Pues  Sonia Vilavendrell, una jefe de sala y sumiller de primera,  Adolfo Santos un joven cocinero con un futuro si mantiene este rimo espectacular y José Manuel Antón Arribas, un director, que a pesar de su barba y juventud ha sabido "engrasar" todos los resortes para que el restaurante sea una perfecta maquina en la que nada chirría en la que por ejemplo, ya se puede romper una copa de vino junto a tu mesa, que, prácticamente  ni te enteras del accidente, porque todo se soluciona  en silencio, sin hacer ruidos y sin que el cliente pueda ser molestado.
Además, las dos catas, la de vinos y la de comida contienen un oferta mas que repensada para una clientela variopinta en la que uno se encuentra de todo: señoras mayores de charleta, parejas, gente de negocios e incluso caprichosos del buen vino que encuentran salida a su afición probando caldos distintos y a buen precio.

En efecto, la carta de vinos es una carta muy bien surtida de vinos nacionales y extranjeros, pero a precios razonables. Incluso y es de alabar y agradecer, se pueden degustar vinos por copas francamente atractivos. Así no es de extrañar que a la llegada y mientras esperas al resto de comensales puedas "entretenerte" con una copa de champagne  Pierre Moncuit. En ese momento te das cuenta del cuidado con el que se hacen las cosas, porque cuando te decides por el champagne, la pregunta que te  hacen es: "¿copa  de champán o de Burdeos?". Todo un detalle de sapiencia, incluso de nuevas tendencias. Pero el cuidado del vino no termina ahí. Cuando el vino elegido llega  a la mesa, en este caso un Château  Neuf du Pape Domaine de Villeneuve "Bonnes aimés", 2007, sin necesidad de decir nada, envinan las copas.
Por cierto, el vino excelente e irrepetible, la bodega está en venta y ya no sirve a ningún restaurante.
En ese contexto y con el objeto de conocer los platos del momento, decidimos  dedicarnos a la cuchara y el desfile fue de los que merecen la pena, porque empezamos con unas lentejas con ternera y trufa, que aunque suene a exceso, no es así.  El punto de maridaje resulta novedoso y además el punto de cocción de la lenteja perfecto. Siguieron dos bocados especiales y deliciosos:  una tosta de mozarella  de esplendida bufala y tomate con verdura y un tartar de ternera blanca; ambos conforman una pequeña muestra/degustación de  las posibilidades de los pichos como elementos fundamentales de nuestra cocina.
Continuamos  con una menestra de verduras con callos de bacalao. Las verduras, cocidas en su propio  caldo tiene u secreto, la patata que le dan ala caldo de cada una de las verduras  una textura sorprendente  a la que la gelatina de los callos aporta su espacial gracia.  Inmediatamente después disfrutamos de unos Raviolis de ternera con trufa, una interpretación española que,  nada tienen que envidiar de los mejores italianos.  Ya lanzados, aparecieron unos callos,  tradicionales de los de toda la vida y en su punto y con el justo picante. Para terminar, unas albóndigas de pato con dados de calabaza. Si tras este articulo van a La Cesta, por favor no dejen de pedir este plato, porque el pato pierde su pesadez y resulta ligero y la compañía de los dados de calabaza le presta una suavidad y un dulzor esplendido.

Como cierre probamos tres postres: tarta de queso, tiramisú y sorbete de frambuesa.  Cualquiera de los tres pueden ser un cierre sencillo pero dulce de un buen almuerzo.

La Cesta
c/ Recoletos, 10
 

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Restaurantes

Lettera una trattoria moderna que acaba de abrir sus puertas

Llego el frio, es el momento del "cocido madrileño"

Sushita, convierte su nueva propusta en un apartamento

Un "ovillo" muy personal

ROOSTIQ donde Carmen Acero lo es casi todo

Baroz, un bar de arroces

Mediodías ´nikkei´ de la mano de Arevalo

Monogáfico de setas silvestres en Apicius

Llega diciembre con un menú de altura

Los sabores de temporada en la carta de Sandó

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.