Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Gastronomía > Vinos y bodegas

La Rioja de Vivancos, recibe a Picasso

El esplendor de la primavera en La Rioja y el respiro de las vacaciones de Semana Santa invitan a disfrutar de unos días de asueto con actividades enriquecedoras y sorprendentes. La Bodega y el Museo Vivanco de la Cultura del Vino abren sus puertas durante toda la Semana Santa.

Actualizado 13 abril 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  
Además y para que todos puedan disfrutar de su museo este, tendrá horarios especiales y ampliados del Jueves Santo al Domingo de Resurrección, en los que el Museo permanecerá abierto entre las 10:00h y las 20:00h; y, el domingo 21 de abril, hasta las 18:00h. Las visitas guiadas se realizarán a las 11:00h y a las 16:30h y, en el caso de la Bodega, se efectuarán a las 11:00h, 13:00h y 17:00h.
Además de los recorridos libres o guiados por los diferentes enclaves de Vivanco, tanto el Museo como la Bodega, la Semana Santa tiene como protagonista el imaginario mitológico y enológico del precursor del cubismo, gracias a la exposición Picasso Dionisiaco. Estos días suponen un momento excepcional para descubrir la visión de Picasso y el vino, ya que apenas quedan dos meses para su clausura el próximo 16 de junio. Para que cada visitante se adentre en el fascinante mundo mitológico del precursor del cubismo dentro de sus preferencias, el Museo Vivanco de la Cultura del Vino propone alternativas muy diversas: desde visitas por libre hasta recorridos junto al comisario de la exposición y director del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, Eduardo Díez. Incluso un particular tête a tête con Picasso, que incluye una selecta cata de vinos y tapas durante el encuentro guiado.
 
Picasso Dionisiaco constituye una interpretación enológica que seduce al espectador gracias a 22 obras −tres de ellas cerámicas− del autor malagueño, que de manera conjunta se exponen en su gran mayoría, por primera vez, en el Museo Vivanco de la Cultura del Vino. Esta particular celebración del vino, de la mitología, de faunos y seres fantásticos del universo báquico, cautivó a un Picasso genuinamente intenso y contradictorio… y, ahora, al espectador que la contempla y que descubre el intenso proceso creativo al que todo artista debe enfrentarse. También Picasso.
Aunque la muestra puede visitarse por libre, Vivanco ha diseñado para esta Semana Santa diversas posibilidades de recorridos guiados por la exposición con el comisario de la muestra, Eduardo Díez, y director del Museo Vivanco de la Cultura del Vino. Este pequeño y fascinante viaje a una faceta menos desconocida de Picasso, con una duración mínima de 30 minutos, puede enriquecerse con una visita a la Bodega (con una degustación final de dos de sus vinos) y al Museo Vivanco de la Cultura del Vino, referente internacional declarado por la UNESCO como el Mejor del Mundo en su categoría, donde descubrir los secretos milenarios de esta bebida con 8000 años de historia.
Para que el recorrido artístico sea aún más jugoso y para entender por qué la exposición Picasso Dionisiaco se conforma en torno a cinco espacios expositivos coherentemente hilados, Vivanco ofrece la experiencia Entre faunos y bacantes, el maridaje perfecto entre cultura vino y gastronomía. Esta visita guiada de la mano del comisario permitirá conocer a fondo el proceso creativo, la intencionalidad y la fascinación que Picasso, obsesionado por la dualidad de las pasiones de los hombres, de la bifurcación del camino entre lo racional y lo irracional, también plasmó en las obras ahora expuestas.
Además del placer de disfrutar del arte, Entre faunos y bacantes culmina con la cata de tres de los vinos de Colección de Bodegas Vivanco, que se degustarán junto a las tapas, basadas en la filosofía winecooking, diseñadas por el Restaurante Vivanco. El resultado, un encuentro con el arte pleno de sensaciones gracias a Colección Vivanco 4 Varietales Blanco de Guarda y un Montadito de Bonito y Anchoa en Pan de Aceitunas; Colección Vivanco Parcelas de Mazuelo junto a Hommage a Bacchus Cremoso de Queso en Pan Polar; y Colección Vivanco Parcelas de Garnacha, inolvidable junto al Foie Marinado en Taninos de Bouteille de Vin de Colección Vivanco.
 
Si se busca una experiencia aún más completa para vivir con intensidad todo el entorno Vivanco, Bacanal es la opción perfecta: a Entre faunos y bacantes se suma una visita guiada a la Bodega, con degustación final de dos vinos, Crianza y Reserva, y un recorrido libre por el Museo Vivanco de la Cultura del Vino. Otra posibilidad es Baco, la inspiración, que incluye las mismas opciones que la anterior experiencia, pero sin degustación durante la visita guiada por la exposición Picasso Dionisiaco. Si se elige la opción El vino, el origen, la visita a la muestra de Picasso y al Museo Vivanco de la Cultura del Vino se realiza por libre y, en el caso de la bodega, guiada.
En los paquetes de actividades Bacanal; Baco, la inspiración y El vino, el origen, está disponible la APP gratuita Experiencias Vivanco, que se puede descargar en español, inglés, francés y alemán. Los idiomas no son un impedimento para sumergirse de lleno en la Cultura del Vino en este paraíso del vino en Briones, La Rioja.
Y para aquellos que desean aprender y disfrutar de cada matiz del vino, su plan no puede olvidar la experiencia que culmina en los cinco sentidos. Todos los sábados, a las 12:00h, el curso de cata, de dos horas de duración, abre la puerta al mundo sensorial enológico, al conocimiento de las diversas variedades, a la riqueza de los matices que guardan siete de los vinos de Bodegas Vivanco.
Para redondear este plan tan apetecible, el Restaurante Vivanco, con vistas a un interminable mar de viñedos, propone un menú especial de Semana Santo basado, como no podía ser de otra manera, en su filosofía winecooking. Tras el aperitivo, llega la Crema Tibia de Espárragos Frescos con Almendra y Huevas de Maruca, y las Verduras de Temporada con Yema de Corral al Tempranillo Blanco. El segundo incluye una difícil elección: Rodaballo Asado al Maturana Blanca con Muselina de Langostinos o Arroz Meloso de 4 Varietales Blanco de Guarda y Mejillones con Nube de Parmesano. Una propuesta diferente y sabrosa, que resulta aún más apetecible con la compañía de los vinos de Bodegas Vivanco. Un momento inolvidable que finaliza con un dulce capricho, un café y una tertulia con momentos que se atenúan entre el sosiego de un interminable mar de viñedos.
Sobre la exposición Picasso Dionisiaco
Los elementos mitológicos vinculados al vino tuvieron gran presencia en la obra de Picasso, quizá como testigo de la dualidad de las pasiones de los hombres, de la bifurcación del camino entre lo racional y lo irracional, algo que siempre le obsesionó. Podemos rastrear su atracción por la mitología clásica en numerosas obras de su prolífica producción.
La muestra se estructura en cinco bloques, cada uno de los cuales culmina con una cita textual de Picasso que dota de sentido a la selección de obras que contemplamos. Este detalle, el hecho de que el entrecomillado lo encontremos al final de cada apartado expositivo, y no al inicio, no es gratuito. La finalidad no es otra que respetar esa intencionalidad del artista para permitir que el espectador manifieste su propia reacción de forma espontánea, sin intermediarios ni textos que puedan condicionarle.

El primer bloque es el único en el que las obras exhibidas, principalmente cubistas, no están vinculadas a la mitología clásica. A modo introductorio, se pone de manifiesto en él la abundancia de la producción artística de Picasso, a quien se atribuyen más de 10.000 pinturas, 600 esculturas, 200 cerámicas, dibujos, bocetos y obra gráfica a lo largo de su carrera. Es, en efecto, uno de los creadores más prolíficos de la Historia del Arte. En este apartado encontraremos la Bouteille de vin (1922), la pieza cerámica Búho (1954) o las litografías Sala Gaspar (1961) y Galerie 65, Cannes (1956).
El segundo bloque abre, de par en par, la puerta a la fuerza inspiradora de Dioniso en Picasso, quien se interesó por la mitología desde muy temprana edad: su primera obra mitológica conocida, Hércules con su maza, firmada como “Pablo Ruiz”, es de 1890. Será un tema recurrente durante toda su trayectoria. En este grupo encontramos obras vinculadas a esta mitología dionisiaca en las que el genio malagueño se esfuerza en transmitir la importancia de saber mirar. Muestra personajes en actitud pensativa, como sucede en los aguafuertes Bacanal (1960) y Cabeza de fauno o Pequeño Baco (1950-1964), o la litografía El durmiente (1975).
Picasso era consciente de la estrecha línea que separaba su obra y su personalidad, una circunstancia que le provocaba notable desasosiego. De hecho, podemos decir que su personalidad tenía mucho de fauno: estos personajes, que acompañaban el cortejo de Dioniso, eran seres joviales y de actitud festiva. Pero en ocasiones se volvían violentos e incapaces de controlar sus impulsos, especialmente cuando corrían detrás de las ninfas. Así, el pintor malagueño combinaba un irresistible magnetismo con un temperamento que hacía difícil la convivencia, especialmente con sus parejas sentimentales. El tercer bloque de la exposición está dedicado precisamente a los faunos, esos seres mitológicos lascivos, de apariencia humana con patas de cabra, muy recurrentes en la obra de Picasso. Habitantes de las selvas, de naturaleza compleja y contradictoria, han quedado inmortalizados en litografías como Faunes et flore (1959), Danza de faunos (1957), Flautista y cabra (1948), La Danse du Berger (finales del siglo XX) o el linograbado Mère, danseur et musicien (1959) y la jarra El barbudo (1953).

Las bacanales, esas fiestas desenfrenadas en honor a Dioniso (y posteriormente al dios romano Baco) en las antiguas Grecia y Roma, son el eje del cuarto bloque. Pero lo que vemos en obras como Escena báquica con minotauro (1933), Baco y mujer de perfil (1934), Bacanal (litografía de 1956 y una tinta china y aguada del mismo título, de 1967), el aguafuerte Escultor y tres bailarinas (1956), Bacanal con cabra (1959-1962) o la litografía Sileno en compañía danzante (edición de 2006), no son simples representaciones de una época pasada, sino reinterpretaciones del mundo clásico guiadas por la propia personalidad de Picasso. Detrás de estas obras se encuentra su ferviente pulsión por manifestarse como un espíritu libre. Picasso odiaba las reglas y una bacanal era el mejor ejemplo de ruptura con las normas establecidas.
El quinto y último apartado, colofón del interés y del respeto de Picasso por el mundo clásico y de su gran conocimiento del mito de Dioniso, se manifiesta en obras como la litografía de 1956 Hommage à Bacchus, que se complementa con dos extraordinarias piezas de la colección del Museo Vivanco: un relieve romano de vendimia y un grabado de Mantegna, que representa una bacanal. Un extraordinario punto final a esta inmersión en el Picasso más mitológico.
 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Vinos y bodegas

Vino blanco. mitos y propiedades

López de Heredia, bodega española mejor puntuada por Parker

Finca Antigua orgánico, su primer vino orgánico certificado

Zalacaín y CVNE presentan un vino "propio"

Nacen los vinos ´Adalta´ elaborados por Marc y Emma Bournazeau

Un buen maridaje, es posible

Fuentes del Silencio, nuevo miembro de Grandes Pagos de España

Vallegarcía obtiene su propiaDenominación de Origen Protegida

Fino Capataz Solera de la Casa de Alvear Mejor Vino 2019

El Barrio de la Estación pisa NY

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.