Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Gastronomía > Restaurantes
Lavinia

Las tapas de Lavinia

No siempre se acierta y por esos, muchas veces la mejor solución de un tapeo es garantizar el producto básico del acontecimiento, es decir el vino. En ese contexto y con esa filosofía es fácil pensar que un buen sitio para tomarse un vino antes de comer es Lavinia.

Actualizado 12 octubre 2013  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  

Puede que para muchos acostumbrados a su barra, a su camarero de siempre  y al vino o la caña que le ponen sin casi tener que pedirlo  les resulte difícil dar el paso a esta fórmula, distinta mas formal, . Sin embargo, si se quiere aprender y conocer vinos  no queda mas remedio  que acercarse a la pequeña barra que Lavinia. Pero, cuidado, no todos los locales de esta casa son iguales y dan el mismo servicio. En esta ocasión hay que saber que hay que ira, si es madrileño viejo a de la calle Lista o, si prefiere, Ortega y Gasset.
Bien una vez allí, el consejo es ponerse en manos de Belén, la sumiller. Se trata de una gran experta en caldos y que además sabe recomendar con bastante acierto vinos nuevos, distintos, llegados de tierras desconocidas o cavas y champañas de pequeñas bodegas casi desconocidos, salvo para los muy expertos. Pero es que además, si el aperitivo  es en grupo, se puede optar por elegir cualquier de las botellas que hay en la tienda y degustarla sobre la marcha, incluso aunque haya que enfriarlo porque una maquina pone ese vino seleccionado a su temperatura en pocos minutos. Y es que la tecnología, tiene sus ventajas.
Pero con el vino no se acaba todo. porque  el  chef  del pequeño restaurante, situado junto a la barra, un genio creativo, García es capaz de sorprenderte con unas tapas tan catetas como unas patatas con setas y chistorra , como con un sofisticado pate escabechado del que te quedas con ganas de tomarte cuatro tapas mas. No es broma, porque incluso pudimos probar una galantina de  pollo trufado  mas que exquisito. Es decir las tapas se hacen sobre la marcha y con la materia prima que poco después se convertirá en un plato de excelente factura para los comensales del restaurante Lavinia.
Y si después de la tapa, le entra el regustillo de comer, ni lo dude, pida, eso si, con cierta rapidez una mesa, porque son pocas y se llenan con bastante prontitud, ya que los "ejecutivos" de la zona son auténticos forofos de esta comida y sus vinos.

Una vez en la mesa, dejase llevar por lo que dice la pequeña pizarra que el camarero pondrá en su mesa, pues el secreto del chef es hacer una cocina de mercado como pocos, de tal manera que la carta contiene propuestas formales, buenas y apetecibles, pero si quiere disfrutar de algo del momento, de esos platos que hoy si, y hasta el año que viene no se repiten, háganos caso, fíese de la pizarra.
La prueba son un delicioso plato de setas de temporada y una carrillera de ibérico con unas patatas en cuadrado recién fritas, ambos de una factura que hacia tiempo no disfrutábamos. Y claro esta dejes aconsejare de la sumiller que le proporcionara el caldo correcto para un maridaje espléndido. En este caso un vino tinto castellano de las cercanías de Toro, de esos que son unos buenísimos ribera , pero sin poderse utilizar la D.O que acompaño a setas y carrillera con elegancia.
Cerramos el almuerzo con una plancha de hojaldre rellena de nata, que quizá estaría mucho mejor con cabello o crema pastelera, porque el hojaldre no es dulce y la nata tampoco y se hecha en falta ese dulzor de un postre dulce. Y como no, aprovéchese y pida una copa, para cerrar el almuerzo. La batería de opciones con las que cuenta Lavinia es superior a la media y tras un almuerzo de esta categoría la copa es de obligado cumplimiento.
Lo que pida, brandy, coñac, ron, ginebra... se lo dejo a su elección

Lavinia
Ortega y Gasset, 16
914 26 06 04
Madrid

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Restaurantes

Lettera una trattoria moderna que acaba de abrir sus puertas

Llego el frio, es el momento del "cocido madrileño"

Sushita, convierte su nueva propusta en un apartamento

Un "ovillo" muy personal

ROOSTIQ donde Carmen Acero lo es casi todo

Baroz, un bar de arroces

Mediodías ´nikkei´ de la mano de Arevalo

Monogáfico de setas silvestres en Apicius

Llega diciembre con un menú de altura

Los sabores de temporada en la carta de Sandó

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.