Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Día a día del sector
Semana del 24 al 31 de mayo de 2020.

Llegan las rebajas del tio de la PAC

Así no vale señor Ministro, salga de su autocomplacencia y mire de frente al sector Agrario y al mundo Rural, olvidándose, si es que puede, de las consignas "verdes" que predominan entre sus colegas social-comunistas. Usted no es así, usted siempre viene demostrando sus capacidades y su europeísmo y aunque le cueste, su puesto actual, debería hacerse valer.

Actualizado 4 junio 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
No es de recibo que usted admita y apruebe, el Presupuesto comunitario presentado por la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, en la que, la presidenta afirmó que esta nueva propuesta dota de una cantidad adicional a la PAC, a través del Instrumento Europeo de Recuperación “Next Generation UE”, que supone un incremento global de 26.434 millones de euros para la política agraria, que actualmente beneficia a 700.000 perceptores en España.
 
Comentarios
Ahora resulta que, para usted, la propuesta:
. supone un reconocimiento al papel que juega la PAC en la sociedad europea, que ha quedado manifiesto con la crisis de la COVID-19, en la que el sector agroalimentario ha garantizado el abastecimiento de alimentos a la población durante el período de confinamiento.
. permitirá al sector agroalimentario español afrontar el reto de la transición justa hacia un modelo más sostenible desde el punto de vista económico, social y medioambiental.
. hará la profunda transformación de nuestro sistema agroalimentario, precisando los apoyos suficientes para nuestros agricultores y ganaderos, que tienen que contar con explotaciones más rentables para hacer frente a los nuevos desafíos.
. hará que los productores “sean los principales protagonistas del cambio”, al aplicar prácticas y modelos de producción que mitiguen el cambio climático y preserven la biodiversidad y el paisaje.
De verdad se cree alguna de las idioteces anteriores… …. Nosotros al menos creemos que lo dicho por usía pertenece al mundo de los embelecos, embustes, engaños, enredos, montajes y complicaciones en el que por desgracia está usted inmerso en la actualidad.
Salga de esta inmensa e inútil burbuja en la que nos está metiendo, a todos los ciudadanos, su gobierno. Porque resulta que todos los integrantes del sector y todos los opinantes sobre el tema están, estamos en total desacuerdo con usted y como ya bien sabe, cuando todos menos usted opinamos de una manera el loco es usted.
Cooperativas Agro-alimentarias de España valora que la Comisión Europea incluya a la agricultura en el Plan de Recuperación Económica de la UE, tal y como habíamos solicitado en varias ocasiones. Este Plan, denominado Next Generation EU, implica una inyección de fondos entre ayudas y préstamos que alcanzarían los 750.000 M€, y dota al sector de 30.000 M€ del Fondo de Transición Justa dedicado a los sectores que deberán adaptarse a la transición medioambiental, de 10.000 M€ para aplicar a las Estrategias de Biodiversidad y De la Granja a la Mesa a través del Plan InvestEU y también un aumento de la dotación de 15.000 M€ para los programas de Desarrollo Rural.
Con respecto al presupuesto de la PAC 2021-2017 lamentamos que la propuesta siga presentando un presupuesto inferior al del actual marco financiero, de los que 28.000 M/€ corresponderían al primer pilar y 6.000 M/€ de recortes en desarrollo rural.
Asaja considera inaceptables los recortes que Bruselas plantea para la PAC en su plan 2021-2027
Un recorte de 35.000 millones es un severo varapalo para un sector reconocido como esencial y básico para la economía y la sociedad europea. ASAJA muestra su total oposición a cualquier recorte financiero en la futura PAC, que vendrá marcada por nuevas exigencias en materia medioambiental y climática como consecuencia de la puesta en marcha de las estrategias adoptadas por la CE sobre Biodiversidad y “Del campo a la mesa”. En contra del planteamiento comunitario, ASAJA sostiene que estas exigencias deben necesariamente ir acompañadas de compensaciones por las limitaciones que imponen a la producción y sobre todo, con medidas atractivas y que respondan a los tres ejes de la sostenibilidad, medioambiental, social y también económico.
UPA rechaza el recorte de alrededor del 9% de la PAC que propone la Comisión Europea. Con cada vez más exigencias y menos presupuestos, las cuentas no les salen a los agricultores y ganaderos españoles.
La Comisión Europea ha presentado hoy a bombo y platillo su propuesta de presupuesto para los próximos años. La presidenta Ursula Von Der Leyen, en un discurso pretendidamente trascendente, ha centrado su presentación los detalles del fondo de reconstrucción de la economía post-COVID-19. Un fondo del que España será el segundo beneficiario, por detrás de Italia. Más desapercibidos han pasado los detalles del resto del Marco Financiero 2021-2027, que también se ha conocido hoy y que determina, entre otras cosas, el monto que se destinará a la Política Agraria Común o al llamado Fondo para una Transición Justa.
La CE propone recortar la PAC Un primer vistazo a las partidas destinadas al sistema agroalimentario europeo demuestra que la PAC sufrirá recortes, lo que a juicio de UPA es “incongruente e ilógico” con las cada vez mayores exigencias a las que deben ajustarse los agricultores y ganaderos.
La PAC que propone la CE sufrirá un recorte de alrededor del 9% entre el primer y el segundo pilar. Algo que para UPA no encaja con la ambición de las instituciones europeas de apuntalar un sistema agroalimentario fuerte y sostenible que esté en el centro de políticas estrella de la UE como el Green New Deal.
COAG considera inaceptable cualquier tipo de recorte en un contexto de grave crisis de rentabilidad de las explotaciones y mayores exigencias medioambientales y costes dentro del Paquete Verde Europeo.
La Comisión Europea propone un recorte del 9% en los fondos agrarios. En el capítulo de ayudas directas de la PAC la reducción sería del 9,7% y en Desarrollo Rural del 6,3%. En ese sentido, exige al Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, firmeza en la negociación para reforzar el presupuesto para nuestra agricultura y garantizar así la seguridad y soberanía alimentaria de Europa. “La UE vuelve a evidenciar la hipocresía de sus políticas: menos presupuesto para afrontar una transición verde, sin exigir mismos estándares a las importaciones sin control de terceros países y sin abordar el abuso de posición dominante de las cadenas de distribución europeas en la cadena de valor agroalimentaria”, ha subrayado Miguel Blanco.
Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras revisar la comunicación sobre la nueva propuesta de la Comisión para la financiación de la PAC 21/27, la considera insuficiente para que el sector agrario europeo aborde sus objetivos  de seguridad alimentaria y los de sostenibilidad acrecentados con la Estrategia “De la granja a la mesa”, sin poner en riesgo la rentabilidad de las explotaciones.
Unión de Uniones critica que el esfuerzo presupuestario que trasladaría la propuesta de la Comisión no se refleja en la Política Agrícola Común, que no se beneficia del aumento global del marco financiero para los próximos años, sino que sufre un recorte del 9%.
Según Agronews CyL el campo de Castilla y León recibirá un duro varapalo económico si el presupuesto de la Unión Europea sale adelante con la propuesta que esta semana ha presentado la Comisión. El recorte del 9% en términos constantes se traduce en una pérdida de ayudas al sector agroalimentario y forestal de Castilla y León de 693 millones de euros en el periodo de siete años, si tenemos en cuenta los importes medios que se han percibido en la etapa anterior y que son públicos. Además, no hay que olvidar los fondos europeos del FEADER que no se han trasferido a los agricultores y empresas, sino que los ha ejecutado directamente la Junta o el Estado en obra pública de modernización de regadíos o nuevos regadíos, en importes que no son fáciles de cuantificar por ASAJA, y que sufrirían también el correspondiente recorte.
Del recorte de 693 millones en ayudas, los más afectados son los agricultores y ganaderos como perceptores del paquete más numeroso, las ayudas directas de la PAC, pero también se vería afectado el sector forestal, la industria agroalimentaria y los grupos de acción local que reciben fondos del FEADER, sin olvidar las ayudas específicas al sector del vino.
Para qué seguir… … la verdad, como ya lo veníamos previendo es que habrá menos “pasta” y esta se logrará con políticas muchísimo más ”verdes”. Así aumentarán los costes productivos, disminuirá la competitividad del sector y dando por supuesto que los mercados internacionales estarán, más que menos, cerrados durante una larga temporada para nuestras principales producciones, nos tocará una vez más, pasar un larguísimo invierno. Usted quizás se vaya a Europa a seguir viviendo y a intentar olvidarse de todas las estupideces y carreras medioambientalistas con las que, la UE, en los momentos actuales y en contra de toda racionalidad, nos quiere entusiasmar.   
 
Noticias.
-La Comisión Europea ha presentado una propuesta para constituir un Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros. De ellos, 560.000 millones se destinarán a ayudar a los países a financiar "reformas estructurales e inversiones" que Bruselas lleva tiempo pidiendo a algunos estados como España.
Estos 560.000 millones "ofrecerán apoyo financiero para inversiones y reformas, que incluirán las relacionadas con la transición digital y la transición energética y la resiliencia de las economías nacionales, en relación con las prioridades de la UE".
Cada Gobierno tendrá que presentar un plan de recuperación de explique específicamente en qué gastará el dinero, en línea con las recomendaciones económicas que les hace Bruselas y con las prioridades europeas, entre las que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ha resaltado la transición ecológica y la transición digital. Los países tendrán que dar el visto bueno a ese plan antes de que la Comisión libere el dinero.
"La transición verde y digital son ahora más importantes para el futuro. Al mismo tiempo, debemos asegurar que la transición hacia una economía neutra en emisiones no deja a nadie atrás. El objetivo debe ser invertir todos juntos en nuestro bien común. Nos centraremos en canalizar el fondo a las nuevas prioridades que darán forma al futuro", ha recalcado Von der Leyen en rueda de prensa. La presidenta de la Comisión se muestra "confiada" en que con este sistema pueda contar con el apoyo de los países autodenominados los "cuatro frugales" (Austria, Dinamarca, Holanda y Suecia).
310.000 millones de esos 560.000 serán a fondo perdido
De los 560.000 millones que se destinarán a financiar reformas estructurales, 310.000 millones serán transferencias directas -a fondo perdido- y 250.000 serán préstamos. "El apoyo estará disponible para todos los países, pero se centrará en los países más afectados y con mayores necesidades".
A España le corresponderán 140.446 millones de los 750.000 millones, según las primeras estimaciones. No sé conoce todavía qué proporción de esos 140.000 millones estará supeditado a la aprobación de reformas estructurales. Sí se sabe que 77.324 millones de euros se recibirían en forma de transferencias a fondo perdido, mientras que los 63.122 millones restantes serían préstamos que España después tendría que devolver.
La presidenta de la CE ha explicado que el plan de reconstrucción y de reformas de cada país será diferente y ha apuntado que este fondo dará una oportunidad, no sólo para recuperarse de esta crisis que ha provocado el coronavirus, sino para dar un paso adelante en las prioridades de la Unión y en el Mercado Único.
España no avanza en las reformas desde 2014
Desde el año 2011, en que se inició la recuperación de la crisis financiera de 2008, la Unión Europea ha pedido a España que avance en una serie de reformas estructurales, pero los resultados no han sido muy positivos.
En su último informe sobre España, de este mismo año, resalta que en un 24% de las recomendaciones ha habido un avance muy limitado o nulo, mientras que en el resto sólo se ha conseguido "algo de avance".
"El progreso de hacer reformas se ha ralentizado desde el 2014", lamenta la Comisión, que destaca los pobres avances en la consolidación fiscal del Gobierno (el déficit aumentó en 2019 por primera vez en una década), en el mercado laboral, donde además el nuevo Gobierno amenaza constantemente con revertir la reforma laboral de 2012.
Avances limitados
Ha habido "algo de mejora en las políticas del mercado laboral, pero su eficacia sigue siendo modesta y la segmentación persiste. El porcentaje de contratos temporales sigue siendo alto, por encima del 26% a cierre del tercer trimestre de 2019. En el sector público, el uso de contratos temporales ha aumentado más en 2019, a pesar de la petición de reducirlo", denuncian.
La CE también denuncia avances limitados en el apoyo a las familias y la asistencia social, la inversión para impulsar la innovación y eficiencia energética, la mejora regulatoria, o las medidas para evitar el fracaso escolar.
"En general, los avances han sido muy modestos, lo que deja a España con muchas debilidades estructurales desatendidas", señalaban en su último informe.
A.Olcese. Vox Populi
… …La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha presentado ante el pleno del Parlamento Europeo el llamado Instrumento de Recuperación Europeo, Próxima Generación UE, que contará con una dotación de 750.000 millones de euros, que se sumarán a un Marco Financiero Plurianual para el período 2021-2027 de 1,1 billones de euros y a los 540.000 millones de euros ya aprobados por el Consejo de la UE el pasado mes de abril como red de seguridad para las empresas y trabajadores afectados por la pandemia.
La Comisión Europea señala en su Comunicación de hoy sobre el presupuesto comunitario que, la actual crisis ha puesto de manifiesto la necesidad de reforzar algunos de los programas existentes para que puedan contribuir al objetivo de que la UE sea más resiliente y pueda afrontar los retos que se avecinan. En este contexto, plantea “reforzar la resiliencia de los sectores agroalimentario y pesquero y proporcionar el marco necesario para la gestión de las crisis por medio de una partida adicional de 4.000 millones de euros para la Política Agraria Común y de 500 millones para el Fondo Europeo Marítimo y Pesquero”.
Por otro lado, subraya que “las áreas rurales deben desempeñar un papel vital en lograr la transición verde y los ambiciosos objetivos de Europa en materia de clima y medio ambiente”. Para ayudarlas en esa tarea, la Comisión propone reforzar el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) con 15.000 millones de euros, para “apoyar a los agricultores y a las zonas rurales a acometer los cambios estructurales necesarios para implementar el Pacto Verde Europeo y, en particular, para apoyar la realización de los ambiciosos objetivos recogidos en las estrategias sobre biodiversidad y ‘de la granja a la mesa’”.
Agropopular.

-La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) exige a la Unión Europea (UE) que extreme los controles fitosanitarios en los puertos de entrada a los cítricos procedentes de Sudáfrica, cuya campaña de exportación de naranjas y mandarinas va a empezar en breve. La organización agraria lanza esta reivindicación tras conocer que la enfermedad más devastadora de la citricultura mundial –Huanglongbing (HLB), también llamada Citrus Greening o ‘Dragón amarillo’–, junto al vector transmisor Diaphorina citri, se ha detectado en Kenia y se investiga su expansión hacia el sur de África. Tanto es así que el gobierno sudafricano ya ha iniciado inspecciones y recomienda a los agricultores que vigilen la presencia del vector transmisor en sus explotaciones citrícolas.
 
-Todo el mundo habla del nuevo Fondo de Recuperación tras la pandemia con 750.000 millones de euros financiado con la emisión de deuda común y del que España será una de las principales beneficiarias que ha planteado la Comisión Europea que estará anclado en un nuevo presupuesto europeo para el periodo 2021-2027. Sin embargo, y como casi siempre, en la letra pequeña se establece que estas ayudas no solo pasan de lado ante la agricultura, sino que se recortará de hecho un 9% de la PAC.
Obviamente, esta propuesta ha desatado la indignación del sector, que no solo rechaza un recorte, que podría suponer en España perder cerca de 585 millones anuales con esa pérdida del 9%, que va a provocar con esta decisión con esa decisión “no van a perder solo los agricultores, pierde toda la sociedad”, a la vez que se recuerda que a estos recortes se le debe sumar las nuevas pretensiones medioambientales de la CE.
LAS AYUDAS DIRECTAS PASARÍAN DE LOS 286.000 MILLONES PARA LOS 27 PAÍSES COMUNITARIOS (ENTRE 2014 Y 2020) A 258.300 MILLONES EN LOS PRÓXIMOS SIETE AÑOS
La organización agraria COAG ha cifrado en 585 millones anuales la pérdida del “poder adquisitivo de las ayudas para los agricultores y ganaderos españoles” si sale adelante la propuesta de presupuesto de la Comisión Europea para 2021-2027. con la caída del 9% de media.
El anuncio comunitario hecho este miércoles 27 supone un recorte del 9% en los fondos agrarios, en comparación con el presupuesto asignado para el período actual (2014-2020), según un análisis de COAG, facilitado a Efeagro.
La propuesta plantea una partida de 348.300 millones de euros para la agricultura en los próximos siete años, frente a los 383.000 millones de período anterior (a precios constantes de 2018).
En el caso de las ayudas directas, pasarían de los 286.000 millones para los 27 países comunitarios (entre 2014 y 2020) a 258.300 millones en los próximos siete años, lo que significaría una disminución del 9,7%.
En cuanto al desarrollo rural, la asignación será de 90.000 millones, un 6,3% menos que en 2014-2020, según las cifras del proyecto presupuestario difundidas por COAG.
Asimismo, COAG ha criticado que la Política Agrícola Común reduzca su “peso” dentro del presupuesto de la Unión Europea (UE), pues actualmente representa el 35% del total y según sus estimaciones se situaría en el 19%. España tiene asignados unos 45.000 millones de euros de la PAC para 2014-2020.
UNA PROPUESTA “INCONGRUENTE E ILÓGICA QUE DEBERÁ SER TRABAJADA Y MODIFICADA”
La organización agraria UPA ha rechazado el recorte de la Política Agraria Común (PAC) propuesto por la Comisión Europea (CE) y ha asegurado que con esa decisión no pierden los agricultores, “pierde toda la sociedad”.
Dentro del Marco Financiero 2021-2027, la organización agraria ha señalado en un comunicado se observa que la PAC sufrirá recortes del 9 % entre el primer y segundo pilar, lo que a juicio es “incongruente e ilógico”, con las cada vez mayores exigencias a las que deben ajustarse los agricultores y ganaderos.
En este sentido, han planteado que “esta primera propuesta deberá ser trabajada y modificada”.
“Europa se merece una Política Agraria Común más fuerte, más justa y más social, que apoye a los modelos que más beneficios aportan a la sociedad y que garantice a los 500 millones de europeos la soberanía alimentaria que merecen y demandan”, han insistido.
SE ACERCA UNA RECESIÓN ECONÓMICA Y LAS EMPRESAS DEL SECTOR AGRARIO TAMBIÉN SE VERÁN AFECTADAS
Por su parte, el director de relaciones internacionales de la organización agraria Asaja, Ignacio López, ha señalado este miércoles que la nueva propuesta de presupuesto de la Comisión Europea (CE) para 2021-2027 mantiene aún recortes considerables para la agricultura, respecto a la dotación actual
Según López, el proyecto “mejora” los fondos para la Política Agrícola Común (PAC) respecto a la propuesta que estaba negociando la Unión Europea (UE) antes de la crisis, pero la nueva dotación para la agricultura aún supone un recorte importante respecto a los fondos asignados para 2014-2020, lo que para esta organización agraria es una “línea roja”.
La CE ha planteado añadir 15.000 millones de euros adicionales a los fondos de desarrollo rural para ayudar a los productores a una transición hacia un modelo ambientalmente más sostenible.
Según Asaja, esto reduce el “agravio” que había en la propuesta que se estaba negociando y en el recorte previsto, pero aún así, si saliera adelante el nuevo plan, el desarrollo rural sufriría una bajada de fondos del 6%.
En cuanto a las ayudas directas de la PAC, Asaja ha señalado que la propuesta de la CE prevé 258.000 millones para los próximos siete años, en los 27 países, lo que significaría una disminución del 9%, en comparación con el presente marco financiero.
“Esperamos que con las alianzas de los Gobiernos y del Parlamento Europeo consigamos una mejora, para que el presupuesto de la PAC (en los próximos 7 años) sea como el actual por lo menos, ya que se acerca una recesión económica y las empresas del sector agrario también se verán afectadas”, según Asaja, que recuerda que a ello se suman las nuevas exigencias ambientales.
Agroinformación.
 

-La Comisión Europea (CE) propone elevar de 7.500 a 40.000 millones de euros el Fondo para la Transición Justa previsto para ayudar a las regiones más afectadas por la transición ecológica a avanzar hacia la economía descarbonizada del futuro, de los que España recibiría 1.806 millones.
En la propuesta anterior a la pandemia de coronavirus, la Comisión proponía para España 376 millones de ese fondo, el 4 % de los 7.500 millones de la partida, mientras que el monto actual representa el 4,51 % de los 40.000 millones presupuestados en precios de 2018 (lo que supondría unos 44.000 millones en 2020).
La gran beneficiada del fondo sigue siendo Polonia, un país con gran implantación del carbón que recibiría 8.000 millones de euros, el 20% del total del fondo. Le siguen Alemania (5.152 millones), Rumanía (4.449), República Checa (3.413), Bélgica (2.693), Francia (2.142) e Italia (2.141).
El plan presentado el miércoles por la CE para relanzar la economía de la Unión Europea tras la pandemia se basa en un fondo de recuperación con 750.000 millones de euros y en un presupuesto comunitario (Marco Financiero Plurianual, MFP) para 2021-2027 de 1,1 billones, lo que eleva el absoluto a 1,85 billones de euros.
Para pasar de 7.500 a 40.000 millones de euros, el Fondo para la Transición Justa se nutrirá con 2.500 millones adicionales del próximo MFP y 30.000 millones del fondo para la recuperación, al que Bruselas llama “Próxima Generación UE”.
España se sitúa como el octavo país que más ayudas recibirá para ayudar en la transición energética a las regiones más ancladas a actividades económicas llamadas a desaparecer, como la minería de carbón y la generación de energía a través de combustibles fósiles o la presencia de industrias altamente contaminantes.
Agroinformación.
 

-El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, Luis Planas, ha valorado la nueva propuesta de presupuesto para la Unión Europea (UE) para el período 2021–2027, en la que se incrementa la dotación financiera inicialmente prevista para la Política Agraria Común (PAC).
La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, presentó ayer esta nueva propuesta por la que se dota de una cantidad adicional a la PAC, a través del Instrumento Europeo de Recuperación “Next Generation UE”, y que supone un incremento global de 26.434 millones de euros para la política agraria, que actualmente beneficia a 700.000 perceptores en España.
Esta nueva propuesta, ha señalado el ministro, supone un reconocimiento al papel que juega la PAC en la sociedad europea, que ha quedado manifiesto con la crisis de la COVID-19, en la que el sector agroalimentario ha garantizado el abastecimiento de alimentos a la población durante el período de confinamiento.
La PAC debe ser el principal apoyo que permita al sector agroalimentario español afrontar el reto de la transición justa hacia un modelo más sostenible desde el punto de vista económico, social y medioambiental.
“La profunda transformación de nuestro sistema agroalimentario”, ha indicado el Ministro, “precisa de los apoyos suficientes, sobre todo, para nuestros agricultores y ganaderos”, que tienen que contar con explotaciones más rentables para hacer frente a los nuevos desafíos.
Según el ministro, los productores “serán los principales protagonistas del cambio”, al aplicar prácticas y modelos de producción que mitiguen el cambio climático y preserven la biodiversidad y el paisaje.
La propuesta supone una buena base para la negociación que en breve comenzará en el seno del Consejo Europeo. El ministro ha confiado en que sea posible llegar pronto a un acuerdo entre los Estados miembros y el Parlamento Europeo. Con ello se podrá alcanzar un acuerdo sobre la reforma de la PAC, que hará llegar a los agricultores y ganaderos españoles los apoyos e instrumentos necesarios para afrontar la transición del sistema agroalimentario.
MAPA.
 
-La Comisión Europea presentó el borrador de presupuesto de la UE para el periodo 2021-2027, que contempla recortes de entorno al 9% para las ayudas PAC y un refuerzo de 15.000 millones de euros para el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural. La propuesta ha sido rechazada por el sector.
Recorte de las ayudas por la Política Agrícola Común (PAC) del 9% frente a un refuerzo de 15.000 millones de euros para el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural. La propuesta de presupuesto total para la PAC es de 348.264 M€, frente a los 382.855 M€ (comparación con precios de 2018).
También se reducen las ayudas directas a agricultores y ganaderos, incluidas en el pilar I, en un 9,7%, hasta los 258.251 M€. Algo menos lo hacen las de desarrollo rural (pilar II), con 'solo' un 6,7% y quedarse en 90.013 M€, favorecidas por los 15.000 M€ del fondo para la reconstrucción económica.
Estas son las principales propuestas incluidas en el nuevo borrador del Presupuesto de la Unión Europea (UE) para el periodo 2021-2027, que contempla la creación de un instrumento de recuperación, Next Generation EU, dotado con 750.000 M€, que unido a los refuerzos específicos del presupuesto a largo plazo de la UE elevarán la capacidad financiera total del presupuesto a 1,85 billones de euros.
El primero de los tres pilares de los fondos reunidos para Next Generation EU incluye un refuerzo de 15.000 millones de euros para el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, que sirva de apoyo para que las zonas rurales acometan los cambios estructurales necesarios en consonancia con el Pacto Verde Europeo y alcancen las ambiciosas metas fijadas en las nuevas estrategias de 'Biodiversidad' y 'De la granja a la mesa'.
“Recortando la PAC no perdemos los agricultores, pierde toda la sociedad”
La propuesta fue rápidamente respondida y rechazada por UPA. Califica el recorte como “incongruente e ilógico” con las cada vez mayores exigencias a las que deben ajustarse los agricultores y ganaderos.
Según la organización agraria, la PAC que propone la CE no encaja con la ambición de las instituciones europeas de apuntalar un sistema agroalimentario fuerte y sostenible que esté en el centro de políticas estrella de la UE como el Green New Deal. Considera que esta primera propuesta deberá ser trabajada y modificada. “Europa se merece una Política Agraria Común más fuerte, más justa y más social, que apoye a los modelos que más beneficios aportan a la sociedad y que garantice a los 500 millones de europeos la soberanía alimentaria que merecen y demandan”, afirman desde UPA.
La agricultura española perdería 585 millones anuales
COAG considera inaceptable cualquier tipo de recorte en un contexto de grave crisis de rentabilidad de las explotaciones y mayores exigencias medioambientales y costes dentro del Paquete Verde Europeo. Exige al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, firmeza en la negociación para reforzar el presupuesto para nuestra agricultura y garantizar así la seguridad y soberanía alimentaria de Europa.
El análisis comparativo realizado por esta organización cuantifica este “hachazo” en 35.000 millones de euros (repartidos en 7 años) para los fondos globales de la PAC en toda la UE, respecto al marco financiero 2014-2020. La pérdida anual ascendería a 5.000 millones €, de los que cerca de 600 millones € corresponderían a España, dado que la participación de nuestro país en los fondos agrarios es del 12%.
“Fuera de los planes de reconstrucción económica”
Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos considera insuficiente la propuesta para que el sector agrario europeo aborde sus objetivos de seguridad alimentaria y los de sostenibilidad acrecentados con la estrategia 'De la granja a la mesa', sin poner en riesgo la rentabilidad de las explotaciones. Critica que el esfuerzo presupuestario no se refleja en la PAC, que no se beneficia del aumento global del marco financiero para los próximos años.
“Los requisitos no paran de aumentar y el presupuesto no para de disminuir”, señalan desde la organización. “Claro que estamos a favor de reducir emisiones, de aumentar superficie ecológica, de adaptarnos al cambio climático” subrayan, pero aclarando que deben fijarse unos objetivos realistas que el modelo productivo pueda asumir con los fondos disponibles “o nos cargaremos esas mismas explotaciones agrarias que decimos que son esenciales para el abastecimiento en tiempos de crisis”.
Igualmente insiste en que el incremento de los requisitos medioambientales para los productores europeos podría traer consecuencias catastróficas para el sector derivadas de las asimetrías generadas por los elevados estándares europeos de producción en comparación con terceros países y podría ser la puntilla para que la agricultura europea deje de ser rentable, sin beneficios ambientales globales. Unión de Uniones pone de manifiesto que la renta agraria cayó casi un 9% el último año, por lo que muestra la difícil situación por la que atraviesan muchas explotaciones y que se va a ver agravada también por el impacto del COVID-19.
 “Freno al despropósito y un poco de cordura”
ASAJA manifestó tambíen su rotundo desacuerdo con los recortes agrarios propuestos por la Comisión, en la misma línea de lo expresado por el resto de organizaciones y cooperativas europeas representadas en el COPA-COGECA, y confía que, tanto en el seno del Consejo Europeo, como los eurodiputados españoles “luchen para mejorar las propuestas y lograr un presupuesto para la PAC acorde con las nuevas ambiciones y retos, y en cualquier caso superior al del actual periodo presupuestario”.
"Estos recortes, de todo punto rechazables, resultan intolerables en el momento actual". La organización recuerda que muchos sectores y muchas explotaciones han quedado seriamente afectadas como consecuencia de la Crisis del coronavirus y sus efectos en determinados mercados, especialmente los más sensibles a las variaciones del mercado. ASAJA apela al Parlamento Europeo y al Consejo "para que pongan freno al despropósito diseñado por la Comisión e impongan un poco de cordura en la PAC".
Una de cal y otra de arena
Cooperativas Agro-alimentarias de España valora positivamente que la Comisión incluya a la agricultura en el Plan de recuperación económica de la UE, tal y como había solicitado en varias ocasiones. Sin embargo, lamenta que la propuesta de la PAC 2021-2017 siga presentando un presupuesto inferior al del actual marco financiero, de los que 28.000 M€ corresponderían al primer pilar y 6.000 M€ de recortes en desarrollo rural.
A su juicio, la futura PAC debería tener al menos la misma dotación presupuestaria que el actual periodo, algo que ya han solicitado el Parlamento Europeo y la mayoría de los Estados miembros, y que sería fundamental para afrontar los importantes objetivos que la transición ecológica exige al sector productor.
Cooperativas Agro-alimentarias de España estudiará con detalles los recursos destinados a la gestión de mercados, fundamentales para afrontar una crisis como la actual y que la UE debe analizar. La limitación del actual presupuesto en esta partida ha impedido acudir a mecanismos comunes de gestión de mercados suficientes, se han limitado a unos insuficientes 88,5 M€ para todos los sectores en la UE, y han sido los Estados miembros que disponían de recursos propios los que han salido en ayuda de sus sectores, poniendo en peligro la integridad del mercado único de la UE. En su opinión, la PAC actual y su presupuesto no están preparados para enfrentarse a graves crisis de mercado, una cuestión que la Comisión debería abordar con seriedad en el debate que se abre en estos momentos.
Pide también que se facilite de manera real y concreta posibilidades de inversión a las cooperativas agroalimentarias a través de los nuevos programas como InvestEU y el Fondo de Transición Justa, ya que estas empresas son cruciales en las zonas rurales, porque generan empleo, crecimiento económico y son claves en la aplicación del Pacto Verde Europeo.
Interempresas.
 
-ASAJA reclama urgencia y concreción en las medidas ante la inminente vendimia en la DO Rueda.
Temor en el sector víticola a pocos meses de la próxima vendimia, con un mercado que ha frenado en seco a consecuencia del Covid-19. En el caso de DO como Rueda, donde la mayor parte del vino que se elabora es joven, el problema se acrecienta. El sello agrupa a 1600 viticultores de Valladolid, Ávila y Segovia.
El cierre del canal HORECA, a causa del Covid-19, ha frenado en seco la venta de vino en toda España. Pero en el caso de la Denominación de Origen Rueda hay que sumar a esta coyuntura negativa, un problema añadido: la mayor parte de los vinos que se elaboran son para consumir en el año.
A las puertas de una vendimia generosa y con las bodegas de la denominación de origen cargadas de vino de la vendimia 2019, se teme que la situación sea dramática para los viticultores. Los asistentes a la reunión configuraron una tabla reivindicativa, que harán llegar a las diferentes Administraciones; Comisión de Agricultura Europea, Ministerio de Agricultura del Gobierno de España, Consejería de Agricultura de la JCYL, y a los diferentes representantes agrarios de las formaciones políticas en el Congreso y Senado.
La primera necesidad que se pone encima de la mesa es habilitar una línea de financiación específica para bodegas y viticultores, a través de créditos sin intereses.
La segunda, conseguir una mayor dotación presupuestaria para la destilación de crisis, sumando a las cantidades aportadas por Europa recursos de las administraciones nacional y autonómica y recurso propios del Consejo Regulador, que permitan reducir las pérdidas a las bodegas, destilando sus vinos de calidad en alcohol. Además, las bodegas favorecidas por esta medida tendrían que comprometerse a adquirir de los viticultores de la D.O. uva equivalente a la misma cantidad destilada.
La tercera, lograr indemnizaciones para la vendimia en verde voluntaria. Esta medida permitiría sacar del mercado los millones de kilos que tendrán dificultades para entrar en las bodegas. Las cuantías económicas que deberían obtener los viticultores por destruir parte de su cosecha se tendrían que aproximar a los costes de producción de la zona (3.000 € x hectárea aproximadamente).
La cuarta, de carácter más técnico y que compete al Consejo Regulador, sería prohibir el riego totalmente. Esta medida no generaría perjuicio en los viñedos, ya que el mes de abril ha sido lo suficiente lluvioso, y garantizaría una magnifica crianza de la uva.
Pero la principal demanda, sería la concreción y rapidez para tomar estas medidas. Quedan escasamente tres meses para la siguiente vendimia, y tanto bodegas como viticultores de la D.O. Rueda necesitan tener algo de luz para recorrer este oscuro túnel.
Según expresaron los viticultores presentes, es fundamental que el propio CRDO Rueda se implique en la defensa de los cultivadores en este momento crítico para el sector, abriendo las puertas del consejo a una colaboración abierta, fluida y transparente, tras una etapa de escasa receptividad a reivindicaciones de los productores.
ASAJA CyL.
 
-La Comisión Europea, dignamente representada en España por Francisco Fonseca, ha perpetrado dos importantes ataques al sector agrario europeo en los últimos diez días. El último de ellos ha tenido lugar esta semana, cuando presentó su propuesta sobre el Instrumento de Recuperación económica para apoyar a los Estados miembros en su salida de la crisis actual. Las cifras hablan por sí solas. Si se aprueba la propuesta de la Comisión Europea, dignamente representada en España por el susodicho, a la vez que redicho Francisco Fonseca, el citado instrumento estaría dotado con 750.000 millones de euros, de los que solo 15.000, es decir, el 2 por ciento, irá a parar a la PAC y se destinarán a la política de desarrollo rural. Eso es todo para un sector estratégico, que también se está viendo afectado por la crisis. En lo que respecta al Marco Financiero 2021-27, plantea una pequeña subida de 4.000 millones de euros en relación con la propuesta que presentó hace dos años. Unas limosnas que no evitan que el dinero de la PAC durante los próximos siete años baje un 9 por ciento en relación con la cantidad actual. Eso siempre y cuando las propuestas se aprueben tal y como están por los Jefes de Estado y de Gobierno y por el Parlamento Europeo.
Es la hipoteca presupuestaria a la que me refería la semana pasada, durante la que se presentaron las estrategias de la granja a la mesa y biodiversidad horizonte 2030, que afectan de lleno al sector agrario de la UE. Sin embargo, durante su preparación por parte de la Comisión no se ha contado con la cadena agroalimentaria entendida en sentido amplio: no se ha hablado con el sector, ni con los eurodiputados, ni con los ministros de Agricultura, ni con el comisario de Agricultura, que, por mucho que se empeñe en negarlo el ínclito Francisco Fonseca, ha estado desaparecido a estos efectos, lo mismo que ha estado ausente de la negociación presupuestaria. Si esas dos estrategias llegan a buen puerto tal y como están redactadas, los agricultores y ganaderos tendrán que reducir a la mitad el uso de productos fitosanitarios y de antibióticos. También deberán recortar el consumo de fertilizantes y dedicar a la agricultura ecológica el 25 por ciento de la superficie agraria de cada Estado miembro.
En resumen, lo verde estará por encima de lo agrario y de lo productivo, con mayores exigencias de todo tipo, y, a cambio, un menor presupuesto para la PAC. Eso sí, habrá menos dinero para los agricultores, pero los sueldos de los funcionarios como Francisco Fonseca, que no son bajos precisamente, no se tocan, porque el gasto destinado a la administración pública europea, no solo no baja, sino que sube. Pasa de 69.000 a 75.000 millones de euros en siete años. Para los agricultores y ganaderos, recortes; para los funcionarios como Francisco Fonseca, subidas. La crisis no es igual para todos.
César Lumbreras.
 

-El Consejo Rector de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía acaba de manifestar la indefensión de sus entidades asociadas a la hora de aplicar la reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria, que obliga a vender siempre por encima de costes de producción, ajena a la realidad del sector agroalimentario en su conjunto, en el contexto de un mercado globalizado, bajista y donde impera la competencia desleal.
Consideran que hay realidades que el Ministerio de Agricultura ha obviado a la hora de configurar esta reforma bienintencionada, pero imposible de llevar a la práctica sin provocar perjuicios mayores al sector agroalimentario español.
En este encuentro celebrado ayer, 28 de mayo, las cooperativas agroalimentarias reivindican su actividad en un mercado globalizado con directrices marcadas por Europa y la Organización Mundial del Comercio (OMC), donde se permiten las importaciones de terceros países, con menores costes de producción y precios de venta más competitivos, como consecuencia del empleo de mano de obra mucho más barata y exigencias medioambientales y de calidad considerablemente más laxas que las de Europa.
Ponen como ejemplo que si el coste de producción de un kilo de aceite de oliva, según el COI, varía entre los 2,05 euros en plantaciones superintensivas y los 3,45 en sistemas tradicionales de alta pendiente de secano, y, además, un kilo de aceite de Túnez vale 1,50, ¿qué puede suponer la aplicación de la Ley de la Cadena en un mercado de volúmenes y claramente excedentario y bajista como el actual? ¿Poner más trabas a la compra de aceite español y marginar al menos rentable?, se preguntan.
En segundo lugar, consideran imprescindible tener en cuenta que las producciones de terceros países no solo llegan a España sino también a cualquier otro punto del planeta, por lo que aplicar la Ley de la Cadena Alimentaria supone de facto la salida de las producciones españolas de muchos de esos mercados, en los que no podrán competir por precio. El sector agroalimentario español es eminentemente exportador, siendo en la actualidad la cuarta potencia europea en ventas exteriores y la octava del mundo, “por lo que el descalabro puede ser mayúsculo”, aseguran.
Por ello, las cooperativas como el resto de las empresas, tienen que operar con inteligencia en los distintos mercados, para que sus resultados globales sean positivos, lo que les lleva a vender a diferentes valores, según los destinos. Además, las realidades de los cientos e incluso miles de socios que tienen algunas cooperativas son completamente dispares; unos socios pueden tener plantaciones tradicionales y poco competitivas, mientras otros pueden disponer de explotaciones tecnificadas y muy eficientes, lo que hace que los costes de producción en unos casos y otros sean radicalmente distintos, a lo que hay que añadir la diferenciación por calidades.
Para Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía “obligar a vender por encima de costes de producción no es la solución a los problemas de rentabilidad del campo español y conlleva más perjuicios que beneficios, como pueden ser el fin de las explotaciones menos rentables o el remplazo de los productos españoles por otros más competitivos en los mercados interiores y exteriores, como ocurre en España con el tomate marroquí o se está sufriendo en Estados Unidos a causa de los aranceles”.
Medidas que sí funcionarían
Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía considera esta ley “un error mayúsculo” en los términos que se ha planteado, "al mostrar un desconocimiento total del funcionamiento de los mercados" e insta al Ministerio de Agricultura a rediseñarla y trabajar en otras medidas que sí repercutan en la subida de precios, como pueden ser:
. Control de fronteras
. Persecución del fraude en el etiquetado
. Adecuación de la oferta a la demanda
. Mecanismos ágiles de almacenamiento y retirada
. Reestructuración de explotaciones
. Reconversión varietal
. Infraestructuras y eficiencia hídrica
. Fortalecimiento de las estructuras cooperativas
. Campañas de promoción
. Impulso a la exportación y ayudas a la internacionalización
. Gestiones diplomáticas que devuelvan al sector el mercado americano y el ruso
. Apertura de nuevos destinos, etc.
COOPERATIVAS
 
-Ahora que se empiezan a ver mejores caras, que las calles se llenan de vida y que los ojos dejan de transmitir miedo por encima de las mascarillas, no conviene bajar la guardia ni olvidar todo el polvo que ha levantado el coronavirus a su paso, dejando al descubierto tantos y tantos problemas estructurales.
Entre estos, también la situación del campo, ¿o es que nos hemos olvidado que los agricultores y ganaderos estábamos en la calle manifestándonos por unos precios justos? En Extremadura, en Castilla y León, en la Comunidad Valenciana, en Cataluña…Y, precisamente, el día antes del anuncio del estado de alarma, también a nosotros nos tocó posponer la manifestación que teníamos programada en Madrid a nivel estatal y que tenía previsto congregar a miles de agricultores y ganaderos de todos los rincones del país.
Entonces apartamos momentáneamente nuestras reivindicaciones y nos pusimos a desinfectar las calles de nuestros pueblos y seguimos cuidando a nuestro ganado y nuestros cultivos para asegurar que no faltara alimento a una sociedad que tenía que estar encerrada en casa y que, a los pocos que salíamos a trabajar, algunos incluso nos llamaban héroes, por tener que asumir riesgos que los demás no tenían por qué soportar.
La realidad es que, ante esta gran catástrofe, tanto en vidas humanas como para la economía del país, no todo el mundo ha perdido, algunos han salido ganando. Desde luego, nosotros no, ya veníamos arrastrando muchos problemas de antes y se han juntado con los ocasionados por el COVID – 19, el cierre del canal de Hostelería, Restauración y Cafeterías (HORECA) y que las Administraciones, en lugar de preferir fomentar los ya existentes mercados al aire libre, ha favorecido a las grandes superficies en espacio cerrados donde, seguramente, el contagio es más fácil.
La cesta de la compra en estos últimos meses, está saliendo más cara a las familias de manera injustificada porque no nos pagan más a los productores y salvo las tozudas estadísticas, nadie dice nada porque parece que resulta más interesante ver las estanterías medio vacías, que da más sensación de escasez y así la gente compra más y más rápido.
Dicho esto, el ambiente está caldeadito porque el contexto macroeconómico tampoco está mejor. Ya se habla de recorte de la PAC, que supone casi el 30 % de la renta de los agricultores, ¿pero cómo vamos a asegurarnos el 70% si están las cosas como están y los precios no paran de bajar? Es más, el caso del pollo es el ejemplo más estrepitoso, precios bajos en granja y cada vez más alto en los supermercados.
Los datos son los que son y la renta de los agricultores y ganaderos sigue estando muy por debajo de la del resto de los demás ciudadanos, además el término definido como “renta agraria” arroja una bajada el último año de un 8,6 % y luego los políticos se llenan la boca al hablar de la Constitución, sin recordar que el artículo 130 dice textualmente “Los poderes públicos atenderán a la modernización y desarrollo de todos los sectores económicos y, en particular, de la agricultura, de la ganadería, de la pesca y de la artesanía, a fin de equiparar el nivel de vida de todos los españoles”. Debe ser que algunos artículos valen más que otros, porque en más de 40 años desde su aprobación este sigue pendiente.
En la transición recordaron nuestra realidad y dieron un mandato constitucional que, por lo visto, no ha valido para gran cosa y nos dejaron de lado, en los pactos de la Moncloa no contamos para nada, en la integración europea en el 1985 de la que muchos no renegamos, lo cierto es que lo del campo se negoció mal y nos costó diez años ponernos en igualdad de condiciones con otros agricultores europeos.
Con estos precedentes, me temo que ahora que se habla de la nueva reconstrucción del país como no se remedie de inmediato, nos pasará lo mismo. Para evitarlo, nos hemos dirigido al presidente del Gobierno y al Congreso para que lo agricultores ganaderos y habitantes del medio rural dejemos de ser la cenicienta española y seamos tenidos en cuenta en esta ocasión
¿Qué planes reales tiene el Gobierno? Porque la casa está sin barrer desde hace tiempo y ya ha salido todo lo que había bajo la alfombra, a la vez que siguen creciendo las obligaciones ambientales para los agricultores, los acuerdos comerciales que se producen por otros temas y que acaban por perjudicar a nuestras producciones, los vetos de otros países, el ruso y los aranceles de Trump y un sinfín de contextos que terminan de preparar el cóctel.
Trabajo hay para aburrir, pero parece que se mira hacia otro lado. Mucha buena voluntad, muchos apuntes, pero se tira el papel en cuanto se acaba la reunión, telemática o presencial, da igual, porque la actitud, con o sin pandemia, no cambia.
Creo que los productores agrarios venimos demostrando todo lo que teníamos que demostrar, ahora le toca al conjunto de las administraciones, también la del Estado, ponerse manos a la obra con algo más que con palabras, promesas y “patadón para adelante al balón del problema a ver si se arregla solo, o cuando explote que ya no esté yo” ,porque está claro que si no, en cuanto se pueda, volveremos a la calle, que parece que a los gobiernos sólo se les abre la mente si ven bloqueadas las grandes ciudades y las carreteras por tractores.
No creemos que las soluciones a largo plazo pasen por mantener artificialmente estructuras sociales empresariales caducas a fuerza de subvenciones pagadas entre todos, ni en el conjunto de la economía, ni tampoco en el sector agroalimentario, pero sí por unos precios justos y por un justo reparto de las cargas y de los beneficios, especialmente en nuestro sector donde una humilde naranja multiplica por 10 su precio desde el productor al consumidor. Uno compra, hereda o arrienda la tierra, planta el árbol, espera años, riega, labra, recoge y cobra 1 y otro trasporta y pone en la estantería y cobra 10.
No queremos ser héroes solo ciudadanos normales con los mismos derechos y obligaciones que los demás, pero eso sí, nos negamos a ser de nuevo la Cenicienta y menos en este cuento, así que el Gobierno va a tener que darse prisa antes de que la carroza se convierta en calabaza.
Hay soluciones, solo que hay que querer, ponerlas en marcha y asumir el coste de hacer las cosas bien, aun con el riesgo de que unos-  uy pocos pero muy bien asentados y poderosos – se enfaden si no todo se hace como ellos quieren. Ahora que hay un plan de reconstrucción, el campo no puede quedarse fuera de él. Sería incomprensible, porque si hay una sola certeza en este momento es que las personas, para vivir, tienen que comer.
Unión de Uniones.
 
-El Gobierno de Andalucía y las organizaciones agrarias representadas en la Mesa de Interlocución (Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía) han acordado emitir un comunicado de prensa conjunto para mostrar su total rechazo ante el inadmisible e injusto recorte del 9% de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) propuesto por la Comisión Europea para el periodo 2021-2027, máxime en unos momentos de pérdida de rentabilidad en las explotaciones agrícolas y ganaderas, a la vez tiende la mano y hace un llamamiento a la unidad con el Gobierno para defender una PAC sin recortes en Europa.
Andalucía, como primera comunidad gestora de estos fondos imprescindibles para el presente y futuro del sector agrario, va a pedir al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación formar una alianza conjunta en defensa de una PAC fuerte, frente a un descenso de estos fondos que supondría una pérdida de 1.160 millones de euros para la comunidad andaluza, en torno a 160 millones por año. “Esto supone una bajada de casi el 10% respecto a lo que actualmente ejecuta Andalucía por año de los fondos de la PAC” destacan todo el sector en una nota.
En un contexto de crecimiento de los presupuestos europeos, “resulta incomprensible que las ayudas de la PAC sufran tan injustificado recorte. Pero lo que resulta aún más incoherente y desolador es que la UE no muestre su total apoyo al sector agrario de los países miembros, después del extraordinario esfuerzo que están realizando los agricultores, ganaderos y la agroindustria europea durante la pandemia por la Covid-19, para garantizar el abastecimiento de alimentos de calidad, sostenibles, saludables y a un precio asequible para el consumidor”, señala el comunicado.
Además, insisten en que el campo andaluz, que ha sido colchón en periodos de crisis para miles de familias andaluzas y volverá a serlo en estos tiempos marcados por el impacto del Covid, juega un papel vital en la fijación de la población en las zonas rurales. Sin duda, este es un argumento más para subrayar la importancia de unos fondos comunitarios cuya rentabilidad social y económica no tiene comparación.
SE TIENDE LA MANO PARA PLANTEAR ALTERNATIVAS A LA CE QUE NO SUPONGAN MERMAR LAS POSIBILIDADES DE CRECIMIENTO DEL SECTOR AGRARIO
En este sentido, la nota conjunta manifiesta que “el agro andaluz ha demostrado a lo largo de todos estos años una capacidad extraordinaria para aprovechar cada céntimo de euro de la PAC para avanzar en la modernización, en el uso de tecnología de vanguardia, en la producción de alimentos de la máxima calidad con técnicas cada vez más respetuosas con los recursos naturales y en la sostenibilidad social y medioambiental de una actividad que es esencial y estratégica para España y, especialmente, para Andalucía”.
Precisamente, los recortes planteados por la CE en la Política Agraria Común obstaculizarían esta apuesta decidida del sector en Andalucía por una agricultura y ganadería comprometida con la lucha contra el cambio climático y la creciente tecnificación del campo. No se pueden pedir más esfuerzos, como se contempla en la estrategia ‘De la granja a la mesa’, cuando se reducen los recursos para alcanzar los objetivos. La agricultura competitiva no está reñida con la sostenibilidad.
Por todo ello, desde Andalucía proponemos la conformación de una alianza leal y fuerte con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que dirige el Sr. D. Luis Planas, para defender los intereses del campo español y andaluz ante la Unión Europea. En este sentido, se tiende la mano para plantear alternativas a la CE que no supongan mermar las posibilidades de crecimiento del sector agrario, sino todo lo contrario, que nos fortalezcan para seguir adelante en la necesaria transformación digital y transición ecológica.
Por último, solicitamos al Gobierno de España que defienda con decisión el futuro del sector agrario en la próxima cumbre de la Unión Europea del 18 de junio, una actividad estratégica que supone para Andalucía el 11% del PIB y el 10% del empleo.
Agroinformación.
 
 
-El sector taurino está sufriendo duramente las consecuencias de la crisis del coronavirus y del estado de alarma. Por eso se ha revindicado con un paseíllo en Jerez de la Frontera (Cádiz) entre la Plaza del Arenal y el coso jerezano en la tarde de este sábado 30 ante las dificultades por las que atraviesan los profesionales a causa de los efectos económicos de la pandemia.
“Hay compañeros que están sufriendo serias dificultades porque no ingresan un solo euro desde octubre del año pasado”, indica Francisco Javier Sánchez Araujo, integrante de la cuadrilla de Morante de la Puebla y miembro de la Unión Nacional de Picadores y Banderilleros Españoles (Unpbe), que participó en este paseíllo reivindicativo en la que también pudo verse a los diestros Juan José Padilla y Víctor Janeiro.
Sánchez Araujo lamenta que el Gobierno central haya excluido a la tauromaquia de las ayudas económicas destinadas al sector cultural español, pese a que inicialmente todo apuntaba a que se podrían acoger, según recoge Daniel Barea en andaluciainformacion.es.
EL SECTOR HA DADO POR PERDIDA LA TEMPORADA, PERO EL RITMO DE DESESCALADA DESPIERTA OPTIMISMO. “TAL VEZ EN AGOSTO O SEPTIEMBRE” SE PUEDA PISAR ALBERO
Asimismo, confía en que se flexibilicen las condiciones para volver a celebrar festejos taurinos. “Hasta ahora, entre espectador hay que guardar una distancia de 9 metros”, señala, lo que hace inviable económicamente la organización de corridas por la limitación de aforo. “Parece que se va a reducir esa distancia a un metro o un metro y medio”, añade, “suficiente para que en una plaza de 14.000 personas se llene con ocho o nueve mil y, aunque perdamos algo, podríamos continuar con nuestro trabajo”.
Si bien el sector ha dado por perdida la temporada, el ritmo de desescalada despierta cierto optimismo. “Tal vez en agosto o septiembre” se pueda pisar albero, afirma Sánchez Araujo. Para entonces, habrá que resolver el otro frente institucional abierto.
Este, con la Junta de Andalucía, se centra en el debate sobre el borrador de medidas y condiciones particulares, con vigencia de un año, redactado por la Secretaria General de Interior y Espectáculos Públicos del Gobierno autonómico. El texto, denuncia la Unión Nacional de Picadores y Banderilleros Españoles, “contempla la eliminación de un gran número de puestos de trabajo”. En concreto, fija para plazas de segunda y terceras categorías, y tanto en corridas de toros como en novilladas, la reducción en cada cuadrilla de un puesto de picador, un puesto de banderillero y el puesto del mozo de espadas, lo que supone un total de más del 40% de los puestos de trabajo de cada festejo en las cuadrillas. El portavoz provincial del colectivo indicó al termina el paseíllo que esta medida complica la situación económica de los profesionales pero también afecta a la calidad de la lidia y al buen desarrollo del espectáculo, por lo que espera que haya una rectificación.
Agroinformación.
 
-Tras comenzar a vislumbrarse los datos que pueden ofrecer los importes de la Política Agraria Común dentro del Marco Financiero 2021 – 2027 una vez que se han conocido las primeras propuestas de Bruselas donde se plantea un recorte del 9% en las ayudas directas en virtud de las cifras actuales a la espera de lo que la agricultura y ganadería pueda beneficiarse de iniciativas como los Planes de Recuperación o las estrategia de la “Granja a la Mesa” o “Biodiversidad 2030”, aunque en estas se habla mucho de condicionantes pero muy poco de apoyos al sector, quizás ha llegado el momento , parafraseando a Tomás Rodriguez Azcárate, de las “políticas valientes” ya que al haber menos fondos será necesario repartir mejor los mismos, apostando, de una vez por todas por los agricultores profesionales, activos, genuinos, ATPs, o como les queramos etiquetar en esta ocasión que, para eso, los burócratas de Bruselas se las pintan solos.
CAPPING
Uno de los aspectos más debatidos de los que puede ser la nueva, enésima, reforma de la PAC es el archinombrado “CAPPING”, es decir obligación de reducir (degresividad) los pagos directos de los beneficiarios que cobran más de 60.000 €, limitándose la ayuda a percibir en 100.000 euros de ayuda directa total (“capping”), una vez descontados los costes laborales asociados a las explotaciones afectadas.
La reciente publicación por parte del Fondo Español de Garantía Agraria de los beneficiarios de la PAC de 2019 permite hacer un rápido e interesante de las consecuencias que esta medida podría tener partiendo de la base de que en el citado año se presentaron 693.807 solicitudes para las ayudas comunitarias.
2.807 de esas peticiones, sólo teniendo en cuenta las ayudas que llegan como Pago Básico, por tanto, dejando de lado otras como las ayudas asociadas, agroambientales, apoyos específicos como el del algodón, superan los 60.000 euros por lo que se verían afectadas por el Capping, siempre tras restar los costes salariales, por lo tanto, representan el 0,4% del conjunto de los beneficiarios percibiendo una cantidad total de 290 millones de euros para una media de 103.578 euros. Además, 909 de ellos, el 0,1% del conjunto global superan los 100.000 euros percibidos en el concepto de Pago Básico por una cuantía total de 148 millones de euros y un promedio de 162.981.
En una aproximación teórica sobre lo que podría suponer el efecto del descuento de la degresividad y del “capping” en los importes cobrados de pagos directos en España, en el ejercicio 2017, suponiendo un “capping” máximo (reducción del 100% de los importes que superen los 60.000 €), se obtiene que ese “capping” máximo teórico, afecta al 1,3% de las explotaciones que se benefician de la Política Agraria Comunitaria en España. Estas explotaciones suman el 20,4% de los importes de ayuda y el 17,8% de la superficie. La cantidad detraída máxima por “capping” vendría a representar el 45,4% de las ayudas que reciben estas explotaciones y el 9,3% del importe total de ayudas directas en 2017.
PEQUEÑOS PRODUCTORES
Puesto a buscar fondos para destinarse a los profesionales, genuinos, activos u ATPS, en muchas ocasiones se olvida otra variable como es la de las ayudas que se dan en el Régimen de los Pequeños Productores, ya que si se quieren que los fondos europeos se destinen a los que de verdad viven de la agricultura y ganadería, es muy difícil pensar que alguien que percibe de la PAC 600 euros de media pueda ser “profesional” al menos a ojos de alguien que escribe desde Castilla y León. Así, a este régimen, teniendo en cuenta las cifras ya referidas del FEGA se destinan 86,7 millones de euros para un total de 131.148 solicitantes que suponen casi el 19% de los 693.707 totales.
Quizás se ha llegado el momento de las políticas valientes habrá que dejar de mirar sólo a los grandes, que, por otro lago, generan miles de empleos en el medio rural, y analizar si dar 600 euros a alguien que no se dedican profesionalmente a la actividad agraria sirve para generar trabajo, actividad económica, dinamismo en el despoblado medio rural, aunque también es bueno tener en cuenta que generalizar lleva a errores y en esta ocasión puede ser también así.
J.I.Falces
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Día a día del sector

Una y otra vez se repite como el ajo, la PAC

Planas, el peor valorado, según el CIS

El acuerdo es imposible

.La agricultura si que sufre el cambio climatco

Seguimos centrados en el futuro de la PAC

El futuro del sector, cada vez mas oscuro

Política y agricultura dejadas de la mano 

El aceite sigue siendo uno de nuestros grandes problemas 

Bruselas nos desprecia, diga lo que diga Planas

Variadas y curiosas versiones de un mismo acuerdo

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.