Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

Llegó el momento...

Estamos de acuerdo con lo decidido, hace unos días, en el Parlamento Andaluz, aprobando una proposición de Ley para la reducción de la factura eléctrica en los regadíos españoles.

Actualizado 4 diciembre 2014  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Por supuesto que somos conocedores de que, la proposición aprobada por los diputados andaluces, tiene que ser remitida al Congreso de los Diputados para su tramitación definitiva y que, tal como están las cosas, tiene un futuro muy difícil y complicado, pero creemos que los diputados del PP son plenamente conscientes al fin de la necesidad de ponerse, aunque sea una sola vez, al frente de esta manifestación...
Pero hora es ya de que nos dejemos de subvenciones y falsas ayudas, de que las diversas administraciones renuncien de una vez  a seguir teniendo “cautivos” a los ciudadanos más productivos y ataquen de frente el núcleo del problema.
Hay que mejorar la competitividad del sector agrario y esta mejora pasa necesariamente, se diga lo que se diga, por reducir el coste de sus principales “imputs”, prioritariamente el coste de todo lo energético, con la energía eléctrica a la cabeza. Como  hemos reiterado en numerosas ocasiones la factura eléctrica de los regadíos españoles constituye una “estafa legal”para el empresario agrario que paga, sin regar ni utilizar, una desorbitante cantidad por su “cuota de potencia” durante el otoño y el invierno, para después tener el derecho a regar en la primavera y el verano siguientes.

¿Que es necesario cambiar la legislación en vigor?... ... ¡pues cámbiese!, que para eso están ustedes los diputados de la mayoría. ¡Por cierto Don Mariano! que, al contrario de lo ocurrido con muchas de las leyes prometidas por usted en su programa, esta sería una Ley que ningún gobierno que le sucediera se atrevería a cambiar.

La tramitación de la proposición es cosa bien sencilla pues bastaría en principio, como se afirma desde COAG, con ligeras modificaciones en:

 - la Ley 24/2013, del Sector Eléctrico, para que el autoconsumo no se vea penalizado mediante peajes y se permita la contratación de al menos dos potencias distintas a lo largo del año adaptándose así a las necesidades reales de la actividad agraria en cada momento, es decir que el regadío no se vea obligado a pagar durante todo el año por una potencia que no usa.

- la Ley 2/2011 de Economía Sostenible, a fin de imponer a las Administraciones Públicas la obligación de favorecer el autoconsumo fomentando la implantación en las estructuras agrarias de inversiones en energía renovable y

-  en la Ley 37/1992, reguladora del IVA, para aplicar un tipo reducido del 10% a la factura eléctrica.

Desde que, hace unos meses, el gobierno  decidió que los incrementos de la factura eléctrica recayeran fundamentalmente sobre el “término potencia”, en vez de sobre el “término consumo”, haciendo inútil económicamente cualquier medida dirigida a reducir consumos y desincentivando algunas iniciativas individuales de diversificación energética, el regante español está pagando insistimos, sus facturas eléctricas, no por los kilovatios consumidos durante la mitad del año, sino por tener la posibilidad de consumir en el resto del ejercicio. 

Hace meses, desde Agrolibre, afirmábamos que:
.....los errores cometidos, en el mundo energético, que empezaron en el 2007 con las estimaciones optimistas de crecimiento de la demanda  equivocadas hasta en un 35% nos han llevado Por primera vez en la historia todos los gobiernos europeos entre ellos el español, incentivaron el sobrecoste eléctrico, decidiendo sustituir energías baratas por caras, pero eso sí verdes y renovables, gravísimo error económico, del que aún no nos hemos recuperado.
En 2013 las empresas españolas, entre las que se encuentran las agroalimentarias y fundamentalmente los productores agrarios de regadío, pagaron de media unos 110,3 euros por megavatio/hora por la electricidad que consumieron, siendo conscientes de que, si solo se contara los gastos correspondientes a la generación, la empresa agroalimentaria que ahora paga 110,3 euros por megavatio/hora, debería pagar un 33,4% menos, es decir 73,5 euros por megavatio/hora.
Para mantener los niveles actuales de exportaciones resulta fundamental reducir el coste energético, así como otros como el coste financiero o el de las contribuciones sociales. Tenemos una de las energías más caras de Europa y hay que lamentar que, nuestro gobierno actual, siga sin apostar por reducir decididamente el precio de la energía, medida necesaria para estimular la reindustralización  y la competitividad económica de nuestras empresas.
Con independencia de lo que cada uno pueda pensar, estaremos todos de acuerdo en que, el sistema de facturación actual, al margen de subidas o bajadas concretas, no  permite la necesaria estabilidad que se requiere para un adecuado desarrollo económico ni a las familias ni a las empresas y constituye un factor desestabilizante para el sistema. No se puede lograr ser competitivos con las oscilaciones de los costes energéticos que actualmente sufrimos. ¡Seguimos inmersos en un tremendo lío energético que el gobierno actual es incapaz de resolver!

En esta misma línea, en el pasado mayo, el presidente de Iberdrola nos confirmaba a todos, (cosa reiteradamente expuesta en Crónica Económica), que:

...”los precios de la electricidad son un factor decisivo para la competitividad de las empresas y requieren una política energética coherente para evitar  deslocalizaciones y el cierre de empresas de todo tipo"."En España, al igual que en el resto de los países comunitarios se viene registrando un crecimiento de los precios de la electricidad para los consumidores y las empresas, con la consiguiente pérdida de competitividad y la deslocalización de grandes industrias que se trasladan a países como Estados Unidos"."El encarecimiento de los precios energéticos no tiene su origen ni en el coste de la generación ni en el coste de las redes. El alto coste energético obedece, principalmente, al hecho de que en muchos estados europeos la factura eléctrica no refleja las condiciones del mercado de la energía y se ha convertido en un vehículo para financiar políticas sociales, fiscales, ambientales o territoriales que la encarecen innecesariamente".

Tras las protestas de todos los regantes del mes de febrero, el pasado abril, en "las mesas "preparatorias del XIII Congreso Nacional de Comunidades de Regantes de España” se volvió a insistir en la necesidad de reclamar "al Gobierno central y a las compañías eléctricas, un IVA reducido al suministro eléctrico para regadíos y unas tarifas más justas" recordándonos a todos que, “en los últimos siete años, desde 2008, y como consecuencia de la liberalización del sector eléctrico, el regadío español ha venido soportando un incremento de la factura eléctrica cercana al 100% y que, en particular, los costes regulados del término de potencia habían crecido en más del 1.000 %”.
Los aumentos energéticos, se decía, que han soportado los regantes españoles han superado el 45%  de media en los costes del riego, poniendo en riesgo la viabilidad  de la agricultura de riego.

Ya en mayo, durante la celebración del Congreso, los regantes pidieron explícitamente a la ministra actual " que intercediera ante el Ministerio de Industria para diseñar un escenario energético más justo que pudiera dar con una fórmula tarifaria que les evitase pagar todo el año por un servicio eléctrico que sólo utilizan durante la campaña de riego". "En los últimos seis años insistieron en que, la factura de la luz se ha incrementado en una media del 100%, mientras que los costes fijos se han disparado un 1.000%, colocándoles en una situación "angustiosa", que afecta en mayor medida a las comunidades más tecnificadas, como es el caso de Andalucía, con más del 80% de su superficie regada modernizada.

También en  julio, desde ASAJA-Andalucía se afirmó que se retomarían las movilizaciones si el Gobierno faltaba al compromiso de dar una solución definitiva al “tarifazo eléctrico” del regadío. ASAJA-Andalucía  confirmaba que "había mantenido varias reuniones con los responsables del Ministerio de Industria a quienes les ha trasladado las opciones que plantea el sector para contener la factura y que pasan por el establecimiento de una tarifa eléctrica basada en el carácter estacional de la agricultura de regadío, en la que se facture por la potencia real utilizada y no por la potencia teórica contratada, para evitar pagar todo el año aunque no se riegue. Para ello debe permitirse realizar dos modificaciones de la potencia contratada en el plazo de 12 meses, deben permitirse los contratos de temporada (de forma flexible, sin penalizaciones), debe modificarse la normativa y la regulación de producción de energía distribuida (autoconsumo) eliminando los costes de implementación o peajes y debería aplicarse un IVA reducido y la exención del impuesto de electricidad a los agricultores. ASAJA-Andalucía no parará hasta que los agricultores de regadío no cuenten con una normativa publicada en el BOE que garantice la continuidad de sus explotaciones".

Como puede comprobarse “todos” están, -estamos-, en lo mismo. Hay que resolver definitivamente el tema de los “virtuales” costes eléctricos actuales en el regadío español  durante el otoño y el invierno con consumos inexistentes y al menos nosotros, creemos que al fin “la fruta ya está  madura”. El gobierno tiene la obligación y necesidad de atender, ahora ya, las justas pretensiones del sector. 

Se ha perdido una campaña más de riego pero,  pensando en la cercanía de las próximas elecciones, en las propuestas que unos y otros van a ofrecer al ciudadano...... el gobierno debe satisfacer las justas exigencias de los regantes.
Pocas ofertas, entre las múltiples promesas que nos harán todos los partidos políticos, serán más justas que la modificación y reforma de las actuales facturaciones eléctricas para el regadío español. ¡Por fin llegó el momento...!
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Seis razones para llevar la energía del sol a las explotaciones

Huelga Mundial por el Clima.

Ustedes mismos.

Sí, pero no. (Sobre un artículo del periodista agrario Vidal Maté)

MERCOSUR

Transición Energética Española. ¡Así no!

Hay que rectificar lo antes posible.

En defensa de la Energía Nuclear.

Siete años después.

No estamos solos.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.