Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Día a día del sector
Semana del 29 de setiembre al 5 de octubre.

Los aranceles pueden destrozar el sector

Esta semana está dominada, informativamente, por el recrudecimiento de la lucha de los EE.UU contra la UE, que ha desembocado en el incremento de los aranceles a los productos agroalimentarios más significativos de la producción agraria española.

Actualizado 10 octubre 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Y una vez más los españoles hemos vuelto a comprobar que, nuestro sector agrario, a la cabeza del resto de los países europeos, paga una vez más los platos rotos de todas las luchas comerciales. Hemos comprobado que, las ayudas ilegales a la promoción de nuevos consorcios europeos o los acuerdos comerciales de todo orden que promocionan alemanes, franceses o ingleses, son finalmente pagados, por el sector agrario europeo con los españoles al frente.

Comentarios.
Por supuesto que las discrepancias, ante los desarrollos futuros, siempre existirán, pero centrarse casi exclusivamente en un futuro bioclimático, sostenible, circular o cualquiera otra de estas nimiedades actuales, obsesionados en una urgentísima globalización, olvidando las necesidades nacionales, con excepción fundamentalmente de las necesidades del eje franco alemán es, un auténtico disparate.
Navegar por ejemplo, en el tema de la “descarbonización”, en la dirección contraria a los EE.UU, China, India, Rusia, los países del este europeo… intentando financiar, por ejemplo a China e India, con más de 100.000 millones de euros anuales para que dejen de hacer lo que ya han afirmado que van a hacer y que la UE con España al frente sigan derrochando nuestros impuestos es una auténtica estafa. 

Según “El Economista.es” y como era absolutamente esperable, se ha producido en la última COP de New York, a pesar de todas las Gretas apocalípticas que nos han adoctrinado e intentado alarmarnos, el fracaso mundial en el primer e importante “round” en la lucha contra el cambio climático
Sin embargo, nuestra España, al margen de toda realidad, ha mostrado un compromiso que se podría calificar de muy ajustado en su insensatez, en la pasada cumbre organizada por el secretario general de la ONU contra el cambio climático. El Gobierno español desembolsará 150 millones en los próximos cuatro años para el Fondo Verde para el Clima frente a otros grandes países que han llevado esta cifra hasta casi los 1.000 millones.
“Esta decisión resulta a todas luces insuficiente después de las constantes alusiones que los miembros del Ejecutivo han hecho al llamamiento de Greta Thunberg, que amenazó en la Asamblea con un “no os perdonaremos” frente a la inacción climática. Thunberg asume que es una voz que representa el grito contra el cambio climático, pero el apoyo a las huelgas convocadas para este mes se ha limitado a 4 millones de personas en todo el mundo para exigir una acción climática transformadora, lo que ha llevado al Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha asegurar que “la emergencia climática es una carrera que estamos perdiendo”.
Las promesas de los países al Fondo Verde para el Clima alcanzaron los 7.000 millones de dólares, con complementos de Islandia, Suecia, Dinamarca, Suiza y Noruega, antes de la conferencia de octubre, cuya meta es de 10.000 millones de dólares. El Fondo Verde para el Clima apoya la acción climática en los países en desarrollo.
El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) dio a conocer un informe que concluye que los países del G20, que contribuyen con el 80 por ciento de las emisiones mundiales, no están adoptando medidas climáticas suficientes.
Otro informe de la Organización Meteorológica Mundial se hizo también eco de este sentimiento, y concluyó que la reducción de las emisiones debe quintuplicarse para que el mundo se mantenga con solo 1,5 grados de calentamiento. Nosotros seguimos insistiendo en que estos clanes deberían seguir perdiendo todas las próximas batallas. Porque en este digamos primer episodio, “lo cierto es que, pese a lo avances, (la posición de Estados Unidos -que no ha participado en la cumbre, aunque su presidente Donald Trump sí acudió-, China e India -que no se han sumado al nuevo compromiso-), todo hace pensar que los esfuerzos del resto no serán suficientes. Porque conjuntamente, estos tres países generaron el 50 por ciento de las emisiones de CO2 de 2017, y el 41 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono ese mismo año.

 
Y seguimos en la UE con una política absolutamente aberrante sobre el cultivo de los transgénicos. “Pese a la práctica unanimidad científica a favor de los transgénicos, la permeabilidad de la sociedad a los mensajes catastrofistas ha logrado crear un estado de opinión en nuestro entorno europeo que ha llevado a la clase política a ceder su liderazgo por simples intereses partidistas y electorales. Esto ha permitido un delirante marco normativo en el que, mientras solo se permite el cultivo de maíz transgénico en la UE -aunque los Estados tienen la última palabra-, se autoriza la comercialización de otras importantes materias primas como la soja o la colza. Las importaciones de estos productos no han parado de crecer durante los últimos años, generando un agravio comparativo para nuestros agricultores y ganaderos. España es, junto a Portugal, el único país que apuesta por el cultivo del maíz BT, que se introdujo para evitar la plaga del taladro que diezma su producción. En dos décadas, la producción adicional ha sido de 1,89 millones de toneladas y se ha evitado la emisión de 1,58 millones de kg de dióxido de carbono. Son datos suficientemente elocuentes como para retomar en la UE un debate que es ineludible”.
Pero nadie olvide que, tal como ya venimos diciendo desde hace ya más de10 años, la negativa al desarrollo de los transgénicos viene fundamentalmente de las necesidades francesas que una vez más, a la manera alemana de fomentar su industria, impone siempre sus necesidades a las del resto de los países integrantes en la UE. 
Terminemos reseñando que, también en Galicia, falta mano de obra para realizar la vendimia actual. “Cada vez hay más problemas para encontrar a personas interesadas en sacarse unos euros en la vendimia. Y no porque sea un trabajo mal retribuido. Parte del problema radica en que ahora es preciso hacer contrato a todos los temporeros y a mucha gente no le interesa perder la antigüedad en el paro o ver cómo baja su pensión por tener que darse de alta durante unos días”. ¿Algo habrá que hacer o no?
Terminemos reseñando las opiniones del Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, sobre la necesidad de una intensificación en la política forestal española hoy casi inexistente.
“Las políticas de cambio climático y transición energética pivotan sobre el concepto general de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). En este sentido, la principal de las vías de actuación en que las políticas públicas hacen hincapié es en la bajada de las emisiones brutas por parte de los sectores económicos, principalmente la agricultura, la industria -incluyendo la producción de energía- y el transporte. Sin embargo, pocas veces se coloca al mismo nivel de importancia la extensión y cuidado de los denominados “sumideros naturales de carbono” que son los bosques.

Según el Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, para España, sin embargo, debería ser una de las vías más importantes dada la estructura del territorio y las ventajas competitivas que tiene con respecto a sus socios europeos. Así, voces como las del presidente de Repsol Antonio Brufau, piden que los esfuerzos se racionalicen y equilibren tomando en consideración no sólo la reducción de emisiones agrícolas o industriales sino también con un plan ambicioso de extensión de la superficie forestal, donde hay todavía cierto margen. España es el tercer país de Europa con mayor volumen de masa forestal, sólo por detrás de Suecia y Finlandia.
… …De entre los múltiples factores que intervienen en la problemática forestal española, el primero a destacar es la estructura de la propiedad. Así, los datos que proporciona el Ministerio de Agricultura del cierre de 2018 son evidentes: las regiones que tienen un porcentaje de monte de titularidad comunal y desconocida por encima de la media son las que concentran la mayor parte de la superficie quemada en España. Aunque también hay casos particulares de regiones donde las entidades locales gestionan de una mejor forma las propiedades comunales limpiando los montes y explotando el potencial turístico que tiene en pleno auge del turismo rural.
… …En segundo lugar, la despoblación de las zonas rurales afecta especialmente al sector forestal en términos de abandono de explotaciones sin que éstas pasen a otras manos que lo puedan gestionar correctamente. En la mayor parte de los casos está relacionado con el abandono de explotaciones ganaderas, de las cuales el monte es parte esencial para su alimento. La correlación entre despoblación y riesgo de incendios es directa y alta. Las provincias donde el fenómeno de despoblación es más avanzado, es donde la superficie forestal es más importante en relación con el conjunto del territorio provincial y, por ende, con un elevado riesgo de incendios.
… …En tercer lugar, el sector forestal está sumido en una profunda crisis que dura ya más de una década, acompañando así la tendencia desfavorable del sector de la madera.
Por último, la escasa penetración de la biomasa en el mix de generación eléctrico, resta atractivo, a la explotación del bosque.  Debido a las medidas urgentes tomadas por el Gobierno en 2012 para atajar el déficit de tarifa en el sector eléctrico, se suprimieron los incentivos a la instalación de nueva capacidad de cogeneración, lo cual paralizó las inversiones en equipamientos de generación a partir de biomasa, biocarburantes o residuos agrícolas, ganaderos o de servicios.
Nosotros solamente podemos terminan afirmando nuestro AMÉN.

Noticias.
-Errónea política en la UE sobre cultivos transgénicos.
Cuando hace más de tres décadas apareció el primer cultivo procedente de una semilla modificada genéticamente, se abrió todo un mundo de oportunidades para asegurar la alimentación de la población mundial, reduciendo el consumo de recursos en aras de la sostenibilidad medioambiental. Desde entonces, los cultivos transgénicos han crecido exponencialmente hasta llegar, el pasado año, a superar los 190 millones de hectáreas en todo el mundo.
La expansión de los cultivos biotecnológicos ha crecido en la misma proporción que la intensa campaña de demonización orquestada por asociaciones que paradójicamente se autodefinen como ecologistas, una campaña que autoridades sanitarias del renombre de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o la Agencia Europa de Seguridad Alimentaria (EFSA) no han conseguido neutralizar con sus informes sobre la total seguridad de los productos transgénicos.
Pese a la práctica unanimidad científica a favor de los transgénicos, la permeabilidad de la sociedad a los mensajes catastrofistas ha logrado crear un estado de opinión en nuestro entorno europeo que ha llevado a la clase política a ceder su liderazgo por simples intereses partidistas y electorales.
Esto ha permitido un delirante marco normativo en el que, mientras solo se permite el cultivo de maíz transgénico en la UE -aunque los Estados tienen la última palabra-, se autoriza la comercialización de otras importantes materias primas como la soja o la colza. Las importaciones de estos productos no han parado de crecer durante los últimos años, generando un agravio comparativo para nuestros agricultores y ganaderos.
España es, junto a Portugal, el único país que apuesta por el cultivo del maíz BT, que se introdujo para evitar la plaga del taladro que diezma su producción. Aragón y Cataluña son las dos Comunidades que acaparan un altísimo porcentaje de las 115.000 hectáreas que se plantan en nuestro país y que ha supuesto importantes ventajas económicas y medioambientales para los agricultores. En dos décadas, la producción adicional ha sido de 1,89 millones de toneladas y se ha evitado la emisión de 1,58 millones de kg de dióxido de carbono. Son datos suficientemente elocuentes como para retomar en la UE un debate que es ineludible.
Los organismos modificados genéticamente (OMG) van unidos a la polémica desde su aparición. Defendidos por buena parte de la comunidad científica y los agricultores al asegurar la producción de más y mejores alimentos con menos recursos, son víctimas de una agresiva campaña por parte de colectivos ecologistas que, sin embargo, no han logrado detener su expansión a lo largo y ancho del planeta desde que empezaron a comercializarse hace 23 años. Los cuatro principales cultivos biotecnológicos son la soja, el maíz, el algodón y la colza, y en menor medida la remolacha azucarera, la alfalfa o la patata, entre otros.

La superficie dedicada a estos cultivos alcanza ya los 191,7 millones de hectáreas, tras crecer 1,9 millones de hectáreas el pasado año, según un informe del Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología -ISAAA, por sus siglas en inglés-. Pese a expandirse, el ritmo de crecimiento es tres veces inferior al registrado en 2017, que fue del 2,8 por ciento, con 5,8 millones de hectáreas más, o al de 2016, en el que se incrementó un 3 por ciento más, con 5,4 millones de nuevas hectáreas.
Soledad de Juan, directora de la Fundación Antama -especializada en tecnologías aplicadas a la agricultura y la alimentación-, subraya que “aunque no sea el boom del principio, estos cultivos siguen creciendo y lo seguirán haciendo porque tienen muchísimo recorrido, entre otras cosas porque cada vez van saliendo más transgénicos con más eventos apilados y cubriendo distintas necesidades. Las primeras fueron agronómicas -lucha contra las plagas y las malas hierbas- pero ya se busca que sean más resistentes a la salinidad del suelo o a la sequía. Con los retos que plantea el cambio climático aparecen nuevas necesidades y aparecerán nuevos transgénicos”, vaticina.
La realidad es que desde 1996, la superficie de cultivos biotecnológicos se ha incrementado 113 veces y ya son 17 millones en todo el mundo los que apuestan por ellos. En total, los OGM se comercializan en 70 países y en 26 de ellos se siembran (21 en vías de desarrollo y cinco industrializados). Estados Unidos se sitúa a la cabeza con 75 millones de hectáreas, seguido de Brasil, con 50,2 millones; Argentina, con 23,9 millones; Canadá, con 12,7 millones; e India, con 11,6 millones.
Por cultivos, la soja transgénica alcanza la mayor adopción a nivel mundial, representando el 50 por ciento del área global de cultivos biotecnológicos tras crecer su extensión un 2 por ciento el año pasado en relación a 2017. Le siguen el maíz con un 30,7 y el algodón, con un 13 por ciento.
En Europa, España, fundamentalmente, y Portugal, son los únicos países que apuestan por el maíz BT, el único cultivo que se permite en la UE junto a la patata amflora, aunque esta última está vetada por los gobiernos. La paradoja es que se permite la comercialización de algodón, soja, colza y remolacha azucarera o tabaco transgénico. Es más, en el caso de la soja somos los primeros importadores mundiales.
Para De Juan, la situación en la UE “es muy triste porque sólo sembramos un maíz e importamos cada vez más grano transgénico con lo cual a nuestros agricultores no les dejamos competir en un marco global. Y España es un país agrario y exportador. O espabilamos pronto o habremos perdido definitivamente este tren y espero que seamos inteligentes y no perdamos el que viene”, advierte.
España ocupa el decimoséptimo puesto a nivel mundial. El pasado año en España las previsiones apuntaban a una superficie cultivada de maíz transgénico de 115.246 hectáreas. Es el tercer año de descenso de la superficie, aunque la caída coincide con la reducción de la superficie de maíz forrajero en España (ver gráfico). De hecho, la cuota de participación en el total del cultivo se mantiene en torno al 33 por ciento. Aragón y Cataluña son las dos Comunidades en las que, con gran diferencia, los transgénicos están más extendidos.

El maíz BT se introdujo en España en 1998 para defender este cultivo del ataque del taladro, una plaga endémica presente en determinadas zonas de la Península y que provoca grandes pérdidas productivas. Según un informe del economista agrario Graham Brookes, el cultivo de maíz BT ha permitido durante las dos últimas décadas a los agricultores españoles y portugueses obtener una producción adicional de 1,89 millones de toneladas, utilizando menos recursos y contribuyendo a reducir la presión sobre algunos recursos escasos como el agua. Para alcanzar esos niveles de producción con maíz convencional habría sido necesario cultivar una superficie agrícola adicional de 15.240 hectáreas en los dos países y el uso adicional de 1.042 millones de metros cúbicos de agua de riego.
El cultivo del maíz transgénico en la Península entre 1998 y 2018 ha registrado un aumento en los ingresos de 285,4 millones de euros. Este aumento productivo y la reducción de costes ha aumentado los ingresos de los agricultores en una media de 173 euros por hectárea.
Unos ahorros que a nivel global en España y Portugal han permitido reducir en 678.000 kilos los insecticidas y un 21 por ciento el impacto ambiental de estas sustancias. Además, según este informe, se ha evitado la liberación a la atmósfera de 1,58 millones de kilos de CO2. La directora de la Fundación Antama considera que “la necesidad de tener una agricultura cada vez más sostenible, de producir más con menos, de alimentar a una población que crece y de afrontar el cambio climático tiene que ir de la mano de las nuevas tecnologías aplicadas desde el riego, a las semillas o a los productos sanitarios”.
EL Economista.es

-Los máximos mandatarios del mundo han hecho caso omiso a las voces que vienen alertando sobre el cambio climático, sus efectos y los planes insuficientes que se están poniendo sobre la mesa para combatirlos. De hecho, la Cumbre sobre Acción Climática, celebrada la última semana de septiembre en Nueva York, solo ha conseguido que 65 países y algunas regiones, como el estado de California, en Nueva York, se hayan comprometido a desarrollar planes de reducción de emisiones más ambiciosos. Si bien, estos países no representan ni la mitad de los 195 que reconoce la ONU, la gran decepción es que los grandes contaminantes, como Estados Unidos, China e India no se han sumado a este esfuerzo colectivo, lo que siembra serias dudas sobre la viabilidad de poder alcanzar ya no solo los establecidos en el Acuerdo de París de 2015 sino ir más allá, ya que la propia ONU ha alertado de que si no hay una disminución mayor que la inicialmente planteada, el aumento de la temperatura de la tierra será de hasta tres grados centígrados a finales de este siglo. Por lo que pedía que se incrementaran los esfuerzos, con objetivos de reducción de hasta tres o cinco veces superiores a los hasta ahora establecidos, ya que, según sus cálculos, el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero será de hasta el 10,7 por ciento en 2030.
Y razón no le faltaba a la ONU para pedir un mayor esfuerzo, ya que, según el último informe de IPCC, los efectos del cambio climático sobre el nivel del mar se han acelerado en los últimos años y ya no hay vuelta atrás. Un buen ejemplo que vimos paralelamente a la publicación de este informe fue el glaciar Planpincieux, en el Mont Blanc, que corre riesgo de desplomarse por los efectos del deshielo, que se ha acelerado a una tasa de 35 centímetros al día.
Las grandes ausencias
La ONU manifestaba satisfacción por el compromiso de los menos de 70 estados -preveían que fueran 60 antes de la celebración de la cumbre-. “Han dado un impulso en el tiempo, la cooperación y la ambición. Pero tenemos un largo camino que recorrer”, apuntaba Antonio Guterres, secretario general de la ONU. “Necesitamos planes más concretos, más ambición de más países y más empresas. Necesitamos que todas las instituciones financieras, públicas y privadas, elijan, de una vez por todas, la economía verde”, continuaba.
Lo cierto es que, pese a lo avances, la posición de Estados Unidos -que no ha participado en la cumbre, aunque su presidente Donald Trump sí acudió-, China e India -que no se han sumado al nuevo compromiso- hacen pensar que los esfuerzos del resto no serán suficientes. Conjuntamente, estos tres países generaron el 50 por ciento de las emisiones de CO2 de 2017, y el 41 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono ese mismo año.
Desde Naciones Unidas se pedía que los países revisaran sus planes y aumentaran su ambición, algo que estaba contemplado desde el Acuerdo de París en los pasos a llevar a cabo. Según un informe de la propia ONU, de los 196 países que firmaron en 2015, 112 -que acumulaban el 53 por ciento de las emisiones- han anunciado que revisarían sus contribuciones, y de ellos, 37 solo declararon que lo actualizarían, sin señalar si eso supondría una revisión al alza. Al final, han sido 65 países, más algunas regiones que no comparten la política de su Estado, los que se han comprometido a realizar mayores esfuerzos.
En el otro lado de la balanza se ha situado Europa, con varios países que se han posicionado a la cabeza de la lista de firmantes del nuevo compromiso: Francia, España, Finlandia, Alemania y Noruega. La Unión Europea no ha presentado una postura común, pero como apuntaba el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, “hay una mayoría que apoya” el objetivo de reducir las emisiones un 55 por ciento en el año 2030. “Es solo una cuestión de tiempo, aseguró. Sin embargo, el número podría ser mayor en 2020, cuando se produzca la primera revisión de los planes que salieron del Acuerdo de París.
El presidente en funciones del Gobierno español, Pedro Sánchez, apuntó durante la cumbre que “estamos ante una situación de emergencia, nos estamos quedando sin tiempo. Puede que no haya vuelta atrás, intensificar nuestra acción nunca ha sido tan crítico como ahora. Quiero que mi país sea parte de este cambio”.

De momento, España ha presentado su plan para combatir el cambio climático, con compromisos como la reducción de las emisiones del 20 por ciento en 2030 con respecto a los niveles de 1999, o que el 74 por ciento de la electricidad del país provenga de fuentes renovables para ese mismo año, porcentaje que debería alcanzar el cien por cien en 2050. Y, la gran novedad que se dejó Sánchez para Nueva York, los 150 millones de euros que España aportará al Fondo Verde -destinado a los países en vías de desarrollo a adaptarse al cambio climático y mitigar sus efectos- en los próximos cuatro años.
Los otros acuerdos de Nueva York
Además del anuncio de España, Francia, Noruega, Reino Unido y Alemania se comprometieron a doblar su contribución actual al Fondo Verde para el Clima, y otros 11 a aumentarla. Los países europeos están liderando la mayor apuesta por defender el planeta, de tal modo que, por ejemplo, Francia aseguró que no cerraría ningún acuerdo comercial con países que tengan políticas contrarias al Acuerdo de París, mientras que Alemania aseguró que conseguiría la neutralidad en carbono para el año 2050.
Aunque China e India no se han sumado al compromiso de aumentar sus objetivos de reducción de emisiones, sí que han declarado otras intenciones en favor de la lucha contra el cambio climático. Así, India aseguró que aumentaría su capacidad energética de origen renovable hasta los 175 Gw con el objetivo, sin fecha, de llegar a los 450 GW. Por su parte, China apuntó que reduciría sus emisiones en más de 12.000 millones de toneladas al año, y que continuaría su apuesta por un crecimiento económico bajo en carbono.
Otra novedad importante de la Cumbre sobre Acción Climática de Nueva York fue el anuncio de Rusia de que ratificaría el Acuerdo de París, con lo que ya serían 187 países los comprometidos por el clima.
Las empresas
Las grandes compañías no quisieron perderse esta cita, y demostraron que la economía verde es su clara apuesta de futuro. No en vano, según Naciones Unidas, tiene un potencial de 23,6 billones de euros.
Entre los empresarios españoles que participaron activamente en esta cumbre se encuentran Ignacio Sánchez Galán, presidente y consejero delegado de Iberdrola, y José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona. Este último aseguró que “repercutir el precio del carbono en los costes de las operaciones de una compañía es una de las medidas más efectivas” que puede tomar una empresa para luchar contra la emergencia climática. “Es el momento de la verdad, o conseguimos atajar eta situación o estaremos en dificultades para conseguir nuestros objetivos como sociedad”, apuntó.

Por su parte, Sánchez Galán señaló durante su intervención en la cumbre que “ha llegado el momento de actuar, de obtener resultados, acelerar los planes. Es una obligación moral dejar un mejor mundo sobre todo para los jóvenes y tenemos la responsabilidad de hacerlo”.
El presidente de Iberdrola defendió a las empresas que llevan años apostando por la lucha contra el cambio climático: “Ahora tenemos que medir precisamente quién hace qué y cuánto está haciendo. Tenemos que distinguir entre energía verde y lavado verde. Las empresas tenemos que invertir en economías verdes”, afirmó.
Los bancos también lo tienen claro y, de hecho, BBVA, Santander, Bankia y Abanca forman parte de una coalición, en la que también están Citigroup o Barclays resultado de esta cumbre que buscará financiar inversiones que faciliten la transición hacia una economía verde.
En diciembre Chile acogerá la siguiente COP donde se verá, si las intenciones de la Cumbre para la Acción Climática se van materializando tanto por parte de los Estados como del sector privado.
El Economista.es
 
--Bruselas responde a Trump y amenaza con una guerra de aranceles.
El país norteamericano puede imponer aranceles por un valor de 6.853 millones de euros como compensación por las ayudas concedidas a Airbus. Según la organización agraria COAG, estos impactarán sobre un volumen de exportaciones españolas de 970 millones de euros
La Unión Europea ha amenazado a EEUU con establecer sanciones comerciales a algunas de las importaciones que se realizan desde país norteamericano. Esta es la respuesta oficial de Bruselas al último movimiento del presidente estadounidense, Donald Trump, con el que pretende imponer aranceles de hasta el 25% a productos europeos.
La Organización Mundial del Comercio (OMC) falló este miércoles a favor de Washington en una prolongada disputa comercial. Permite a la potencia mundial establecer sanciones a partir del 18 de octubre a la Unión Europea por valor de 7.500 millones de dólares (6.900 millones de euros) como compensación por las ayudas concedidas a Airbus.
Después de conocerse esta noticia, ha sido la Comisión Europea la que ha lanzado un comunicado informando de que, si estas sanciones siguen adelante, la Unión Europea lanzará sus propias restricciones a las importaciones del país norteamericano.
Seguimos preparados para encontrar un acuerdo justo, pero si EEUU decide imponer las medidas autorizadas por la OMC, no tendremos otra opción que hacer lo mismo"
"Seguimos preparados para encontrar un acuerdo justo, pero si EEUU decide imponer las medidas autorizadas por la OMC, estará empujando a la Unión Europea a una situación en la que no tendremos otra opción que hacer lo mismo", advierte en el texto.
La institución europea afirma que "constantemente" ha comunicado al país liderado por Trump que la Unión Europea "está lista para trabajar con ellos en una solución justa y equilibrada" para las respectivas industrias aeronáuticas.
A continuación, indican que "toman nota" de esta decisión y añaden que, si finalmente EEUU opta por establecer estas sanciones comerciales, sería "contraproducente" y confirmaría una "estrechez de miras".
De la misma manera, según Bruselas, entrar una guerra de aranceles produciría "daños a las empresas y ciudadanos de ambos lados del Atlántico y perjudicaría al comercio global y a la industria aeronáutica en un momento sensible".
Francia, "lista para responder con firmeza"
Antes que el Ejecutivo comunitario, ha sido uno de los países que se vería más afectados, Francia, el que ha respondido a la amenaza del magnate estadounidense. El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, aseguró después de la resolución de la OMC, que la "solución correcta" en este conflicto sería un acuerdo "amistoso".
"Las sanciones de Estados Unidos serían un error económico y político", ha continuado el ministro galo, para asegurar que Francia está "lista" con sus "socios europeos" para responder "con firmeza en el marco de la OMC".
Sánchez no reacciona a los aranceles
Sin embargo, la reacción de Europa contrasta con la del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que ha afirmado que "en países medianos como pueden ser España poco o nada" se puede hacer.
"Solo podemos hacer salvo fortalecer nuestro proyecto común, nuestra casa común que es la Unión Europea para poner algo de raciocinio en la economía global", ha explicado en el diario digital Nius.
Afectarán a exportaciones españolas por valor de 1.000 millones
En especial se verán afectados los productos agrícolas, a los que se podrán imponer aranceles del 25% y entre los que se incluyen multitud de marcas españolas. En concreto, España, como sexto proveedor de vino del país norteamericano, exporta este producto por valor de 252 millones de euros.
No solo eso, uno de los productos más importantes de este país, el aceite de oliva, sitúa a España como el segundo importador de este en EEUU, solo por detrás de Italia. También se verán penalizados el queso y el cerdo hasta sumar 700 millones de exportaciones penalizadas.
Además de estos, las aceitunas, el queso fresco y productos procedentes del cerdo de origen español, alemán y británico sufrirán las consecuencias. Asimismo, además del vino español, también se verán perjudicados el vino francés, el brandy, el queso holandés gouda, el queso parmesano italiano, los yogures, la mantequilla, las cerezas y los melocotones de la mayoría de los países de la Unión Europea.
Así, los países más afectados por estos gravámenes serán Francia, Alemania, España y el Reino Unido.
La subida de los aranceles anunciada por el magnate impactará sobre un volumen de exportaciones españolas de 970 millones de euros, según ha informado la organización agraria COAG y ha recogido Europa Press.
Voz Pópuli.

-Asaja reclama al gobierno de Pedro Sánchez máxima presión internacional para evitar nuevos aranceles americanos a nuestros productos agrarios
Si la Comisión Europea no consigue evitarlo, a partir del próximo 18 de octubre la Administración Trump podría aplicar aranceles de hasta un 25% a determinados productos agroalimentarios de los países que forman parte del consorcio Airbus (España, Francia, Alemania y Reino Unido), por un montante que podría llegar a los 7.500 millones de dólares. España, junto con Francia será el país más afectado por este gravamen porque entre las producciones penalizadas se encuentran el aceite de oliva, el vino, las frutas y hortalizas, los quesos y la aceituna de mesa, todos ellos productos netamente mediterráneos.
El anuncio por parte de los EE.UU. de nuevos aranceles de un 25% a determinados productos agrarios procedentes de los países socios del consorcio Airbus, entre los que se encuentra España, y el posterior visto bueno de la OMC a esta decisión, ha causado gran preocupación en el sector productor y exportador español que tiene en el mercado estadounidense una importante fuente de clientes y negocio.
Esta noticia supone un nuevo jarro de agua fría para productores y exportadores agroalimentarios, algunos de los cuales ya están sufriendo la imposición de aranceles unilaterales, en concreto a la aceituna negra, que ha supuesto un recorte muy significativo de las exportaciones españolas de aceituna al mercado estadounidense.
Además de estos aranceles específicos para los países del consorcio Airbus hay que añadir los que se aplicarán a los 28 países miembros de la UE y que afectan a ciertos productos derivados del cerdo, frutas y hortalizas, cítricos, lácteos y mariscos, entre otros.

España exporta anualmente a EE.UU. productos agroalimentarios por un valor cercano a los 2.000 millones de euros, de los cuales frutas y hortalizas, aceite de oliva, vino y licores, quesos y derivados cárnicos son casi un 75% del total de las exportaciones agroalimentarias. Un arancel que supone una cuarta parte del valor de la producción nos da una idea bastante aproximada de las consecuencias que puede tener en las ventas en el país norteamericano.
Por todo ello, ASAJA reclama a nuestro Gobierno, a pesar de estar en funciones, que multiplique sus gestiones y refuerce la presión ante las instituciones comunitarias, especialmente ante la comisaria de Comercio, Cecilia Maalstrom, el actual comisario de Agricultura y futuro comisario de Comercio Phil Holgan,  y el todavía presidente de la Comisión Juncker, así como a la presidenta electa Ursula Von der Leyen, para encontrar una solución satisfactoria a los intereses exportadores de nuestros productores, cooperativas e industrias agroalimentarias. Hay que recordar que nuestro sector agroexportador es uno de los principales contribuyentes a la recuperación económica del país y que genera gran cantidad de puestos de trabajo y está formado por pequeñas y medianas empresas instaladas en el medio rural.
La UE tiene presentado un recurso similar al planteado por EEUU, ante la OMC por las subvenciones otorgadas por el gobierno norteamericano a la compañía aérea Boeing. Podría darse el caso que la OMC autorizara medidas arancelarias a la entrada de productos americanos en Europa. De hecho, la UE ya presentó el pasado mes de abril la lista de productos potencialmente afectados. En ningún caso sería bueno entrar en esta espiral de medidas de retorsión que solo perjudican a productores, usuarios y consumidores. 
“Si no podemos permitir que nuestra agricultura sea moneda de cambio en acuerdos comerciales con países terceros, menos aún vamos a tolerar que nuestro sector sea el rehén indefenso en las guerras comerciales entre las potencias mundiales” ha señalado el presidente de ASAJA Pedro Barato. “Resulta paradójico que se decida sancionar a las producciones agroalimentarias con un arancel del 25% como consecuencia de unas subvenciones comunitarias a Airbus y el arancel para los productos aeronáuticos sea tan solo del 10%”  
En opinión de ASAJA, el primer paso, debe ser movilizar todos los esfuerzos y recursos necesarios para que la Comisión, único interlocutor en materia de comercio de la UE-28, logre que la Administración Trump dé marcha atrás en sus medidas arancelarias de retorsión contra la UE.
En paralelo, la Comisión deberá estudiar y tener preparadas medidas de compensación a los sectores y países afectados. En este sentido, ASAJA recuerda que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos ha comprometido hasta la fecha un total de ayudas para los agricultores y ganaderos americanos afectados por la guerra comercial entre China y los EE.UU. que alcanza los 24.000 millones de dólares
ASAJA.
 
-La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) subraya que la subida  los aranceles anunciada ayer por el gobierno de los EE.UU. a las importaciones de vino, aceite, aceitunas y quesos de la UE impactará sobre un volumen de exportaciones  españolas de 970 millones de euros. Durante el último año, el valor de las exportaciones españoles a EE.UU se situó en torno a los 400 millones de euros en aceite, 300 millones en vino, 180 en aceitunas y 87 en productos lácteos, fundamentalmente quesos.
“Resulta totalmente injusto y desproporcionado que, una vez más, el sector agrario sea el pagano de una guerra comercial de la UE que no tiene nada que ver con el campo español. Acabamos sufriendo las consecuencias de los acuerdos con terceros países, caso del reciente MERCOSUR, como de los desacuerdos, en este caso en un conflicto que tiene su origen en el sector aeronáutico. Exigimos a las autoridades comunitarias y al gobierno español que protejan los intereses de nuestra agricultura con una solución rápida y equilibrada para evitar que este conflicto acabe pasando un nueva y costosa factura a nuestros agricultores y ganaderos”, ha reclamado Miguel Blanco, Secretario General de COAG.
El Gobierno de EEUU anunció ayer la imposición de nuevos aranceles a 7.500 millones de dólares (6.900 millones de euros) de productos procedentes de la Unión Europea, después del fallo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en su histórica disputa sobre los subsidios de los países europeos a Airbus, el fabricante de aviones comerciales y militares. La Oficina de Comercio Exterior explicó que se incrementarán los aranceles en el 10 % de las grandes aeronaves civiles que la UE vende a EEUU y en el 25 % a ciertos productos agrícolas, entre los más destacados vino, aceite, aceitunas y quesos. Las nuevas tasas empezarán a aplicarse el 18 de octubre.
Cuadro extraído del documento oficial hecho público por la Oficina de Comercio exterior de EE.UU
 
EE.UU en nuestro principal destino comercial fuera de la UE en productos agroalimentarios, con un volumen de exportaciones de 2.032 millones de euros (principalmente, aceite de oliva, vino y mosto, conservas de aceitunas y quesos) y también el principal origen de nuestras importaciones, con 1.998, 38 millones de euros (frutos secos, habas de soja y bebidas espirituosas).
COAG

-Los agricultores y ganaderos españoles vuelven a ser las principales víctimas colaterales del conflicto comercial que está orquestando el magnate Donald Trump. Tal y como se supo en el día de ayer, Estados Unidos pretende imponer aranceles del 25% a productos alimentarios de España, Francia, Alemania y el Reino Unido, especialmente, pero también de otros muchos países de la UE.
La excusa que está detrás de este nuevo anuncio es las ayudas que estos países europeos habrían concedido a la aeronáutica Airbus, perjudicando en su opinión a la norteamericana Boeing. Un nuevo escalón en la escalada de guerra comercial sobre la que está pivotando toda la política exterior del empresario y multimillonario Donald Trump.
Agricultores y ganaderos, víctimas involuntarias una vez más
Desde UPA han reclamado una “respuesta contundente” desde Madrid y desde Bruselas “al más alto nivel” a este anuncio que podría causar graves daños a la economía de toda España y cuyos efectos “aún no alcanzamos ni siquiera a vislumbrar”.
La lista completa de productos afectados por los nuevos aranceles de Trump es tan extensa que prácticamente supone un cerrojazo a las exportaciones europeas al mercados estadounidense. En el caso de España, los sectores clave afectados son el olivar (de aceite y de mesa), el porcino –con productos como el jamón-, el vino, las frutas, los lácteos, incluyendo todo tipo de quesos, los zumos, e incluso el marisco.
Hablando sólo de los dos productos más afectados por las medidas propuestas, España exportó a Estados Unidos en 2018 más de 700 millones de euros: 405 millones en aceite de oliva y 300 millones de vino. Estados Unidos es el cuarto comprador de vino español.
“Estados Unidos vuelve a dar muestra de su irresponsabilidad y de jugar con fuego”, han criticado desde UPA. “Tienen al sector agroalimentario en su punto de mira”, lamentan. Los agricultores reclaman una respuesta fuerte y coordinada desde todos los países afectados, para que resuelvan una situación que puede generar enormes pérdidas en el mundo rural de todo el continente.
“La Organización Mundial del Comercio (OMC) no puede consentir que se juegue con la alimentación y el sustento de millones de personas”, han remarcado desde UPA, al tiempo que le han exigido que evite la imposición de estos aranceles por todos los medios a su alcance.
Estados Unidos aplica la máxima del "divide y vencerás", imponiendo aranceles diferentes según el país europeo de que se trate. Ahora Italia será más competitiva que España, por ejemplo, en el caso del aceite. Para la aceituna de mesa está nueva oleada arancelaria será la "puntilla" como sector exportador.
UPA.
 

- Por fin el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha salido con la suya al imponer un arancel del 25% a los aceites de oliva envasados que quieran entrar en su país.
Así, el aceite de oliva se une a la lista de productos agroalimentarios que se van a ver afectados por estos impuestos, como son el vino, el brandy, queso, además de productos cerámicas, textiles, motor, bicicleta, pescados, relojes, entre otros muchos; sin olvidarnos de la aceituna negra española que ya sufre sus consecuencias desde hace un año.
Pero lo más grave es que está imposición sólo afectará a las exportaciones de aceite de oliva español envasado, y de la que se quedan fuera los productos de Italia, Grecia, Portugal y Francia. Pero, ¿Cómo afectará esta medida a las empresas españolas?
Es importante resaltar que incidirá exclusivamente en las exportaciones de aceite envasado. Así pues, si analizamos los datos del comercio exterior de España con Estados Unidos, podemos ver que en la campaña 2016/17 España exporto a este país un total de 129.766 toneladas, de las que el 57% fueron a granel (74.444 ton) y el 43% restando en formatos menores de 18Kg (55.323 ton).
Con ello se pone de manifiesto que, aunque en la campaña actual hayamos incrementado nuestras exportaciones a EE.UU, en realidad hablamos de un volumen en torno a las 60.000 toneladas que se verán afectados por esta imposición de aranceles del 25%. Lo más importante es que si distinguimos por categoría, será la de aceite de oliva virgen extra la que más sufrirá estas penalizaciones dado que cerca de 50.000 toneladas corresponden a esta modalidad.
A nivel empresarial, todos aquellos grupos aceiteros que cuentan con instalaciones o estructuras de envasado en Estados Unidos no se van a ver afectados, como es el caso de Sovena, Dcoop, Migasa, Acesur, entre otros muchos, e incluso otras compañías que tienen filiales en otros países de Sudamérica, y pueden seguir exportando sin problemas. Los más damnificados serán las pequeñas y medianas empresas que tras muchos años de esfuerzo por hacerse con un hueco en el lineal ven ahora como de un plumazo se quedan fuera, al tener precios prohibitivos para el consumidor.
De hecho, fuentes consultadas por Olimerca ya han confirmado que la distribución americana ha paralizado la firma de pedidos de AOVE desde España.
Italia barre para casa
¿Por qué Italia se ha quedado fuera de estos aranceles? Muy fácil de comprender. Del total de las exportaciones italianas en la campaña 2016/17, (117.390 toneladas), el 95% corresponde a formatos inferiores a 18 kg (es decir envasados) con lo que se pone de manifiesto el gran poder de los lobbies italianos a la hora de defender sus intereses, frente a otros países como España donde predominan los graneles y donde hemos conseguido posicionar al Aceite español a precios más que competitivos. Respecto a Grecia y Francia, son tan insignificantes sus exportaciones que no ha merecido la penar imponer sanciones. Los que sí saldrán ganando y mucho, son los exportadores de países como Túnez y Turquía que en la campaña 2016/17 han exportado del orden de 15.000 toneladas cada uno y con expectativas de seguir creciendo ahora que España se queda fuera del mercado.
OLIMERCA.
 
-El cambio climático eleva los pagos de los seguros agrarios. El seguro agrario es uno de los ejes clave de la política agraria en España para garantizar unos ingresos del sector frente a todo tipo de siniestros con una media de 430.000 pólizas y un capital asegurado que supera los 14.000 millones de euros. Sin embargo, el mismo se halla seriamente amenazado ante la situación de unas aseguradoras que en los últimos años se han visto obligadas a tirar de los fondos del consorcio y reservas para pagar fuertes indemnizaciones consecuencia de una alta siniestralidad asociada al cambio climático, por una rebaja de las subvenciones de Agricultura y de las Comunidades Autónomas y subidas de primas. Entidades aseguradoras y el sector coinciden en la necesidad de un debate sobre el mismo. Las empresas del sector señalan tener en el seguro agrario una rentabilidad muy inferior a la que obtienen en otras ramas ramos de su actividad. Además, los agricultores y ganaderos aspiran a las coberturas que necesitan con unas primas razonables. Sequías y pedriscos Debido a unos periodos por defecto, con sequías prolongadas, y otros por exceso con inundaciones y pedriscos, este año los pagos por indemnizaciones se elevan ya a 540 millones de euros de los que 84 millones corresponden solamente a los efectos de la gota fría de las últimas semanas. De continuar la tendencia, 2019 amenaza con convertirse en otro “annus horribilis” similar a 2017 y 2018 cuando las compensaciones agrícolas superaron los 700 millones de euros. Las producciones más afectadas han sido los cereales con 1,4 millones de hectáreas, los frutales, cítricos, el viñedo por la piedra y las heladas, y los cultivos de huerta tanto en invernadero como al aire libre. Desde 2011, el seguro agrario ha pasado de 500.000 pólizas a una media de 430.000. Sin embargo, la reducción de pólizas ha ido acompañada de un aumento del capital asegurado pasando el mismo de 11.000 a más de 14.000 millones de euros. En este mismo periodo, el importe de las ayudas de la Administración central, han pasado de casi 300 millones a 226 millones de euros del ejercicio 2018, mientras que las subvenciones de las Comunidades Autónomas bajaban de 126 hasta los 36 millones en el ejercicio de 2014, para repuntar hasta los actuales 70 millones de euros. Este descenso de las ayudas al seguro, han supuesto que el agricultor pague el 60% del coste de la póliza, frente al 43% que pagaba hace una década.
Ibercaja. Agroinforma.
 
-El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, se ha reunido con los representantes de las organizaciones profesionales agrarias en el marco del Comité Asesor Agrario la situación del Plan Estratégico Nacional de la PAC, que pretende cerrar si prisas, ya que se ha marcado tener el primer borrador completo a mediados de 2020.
En el encuentro, celebrado este lunes 30, se ha analizado el estado de las negociaciones de la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), además de los trabajos de elaboración del Plan Estratégico Nacional. También se ha referido al sector del aceite de oliva y ha hecho partícipe al sector de la agenda de trabajo del Departamento en defensa del mismo.
En relación con la reforma de la PAC, ha manifestado su satisfacción porque las negociaciones ya recogen una buena parte de las peticiones españolas.
Ha vuelto a realizar una firme defensa de la necesidad de mantener para la PAC 2021-2027 el mismo presupuesto que en la actual programación. No obstante, ha comentado que aún no hay un calendario claro para llegar a un acuerdo sobre la financiación.
Ha advertido de que la situación no es fácil y que no será plausible llegar a un acuerdo antes de fin de año.
Por otro lado, Planas ha señalado que continúan los trabajos de elaboración del Plan Estratégico Nacional, que se iniciaron en enero. Ha apuntado que esperan tener el primer borrador completo a mediados de 2020.
En este sentido, ha destacado que el objetivo del Gobierno es presentar a la CE este Plan tan pronto los reglamentos lo permitan, en 2021, para que la nueva PAC pueda entrar en vigor en España a partir de 2022.
Ha apuntado que la Presidencia y la CE ya han anunciado la presentación de un reglamento de transición para que quede asegurada la continuidad de la PAC para las solicitudes de ayuda de los años 2020 y 2021.
Agroinformación.
 
- En la década de los 60 el mundo se enfrentaba a un enorme reto alimentario. Las técnicas tradicionales de agricultura se habían quedado obsoletas ante el imponente desafío de alimentar a una población mundial que se acercaba a los 3.000 millones de habitantes. Ante esta crisis, aquellos años asistieron a la célebre “Revolución verde” de Norman Borlaug, un ingeniero agrónomo estadounidense al que muchos consideran el padre de la agricultura moderna y posiblemente el ser humano que más vidas ha salvado en la Historia.
En apenas veinte años la agricultura cambió por completo. Modernas tecnologías, nuevas variedades de semillas más resistentes a los climas extremos y plagas, novedosos métodos de cultivo, incorporación de métodos mecánicos, de riego y cultivo, a gran escala y la aparición de eficaces fertilizantes y plaguicidas fueron algunos de los elementos que revolucionaron las prácticas que se habían desarrollado en siglos anteriores.
Hoy, en pleno siglo XXI y con una población que ya supera ampliamente los 7.500 millones de habitantes (doblando por mucho los habitantes del planeta en apenas medio siglo), todos los expertos están de acuerdo en que necesitamos una nueva revolución para hacer frente a las crecientes necesidades globales… y es posible que ese nuevo giro copernicano provenga del país menos esperado: Japón.
Japón es uno de los países más densamente poblados del planeta. Supera ampliamente los 127 millones de habitantes que se distribuyen sobre una pequeña superficie de apenas 377.000 km², aproximadamente la mitad que Francia y bastante más reducido que España y sus más de 500.000 km². A primera vista no parece que el país del Sol naciente sea el más indicado para renovar la agricultura mundial, sin embargo, esa sobrepoblación y falta de espacio están dando lugar a soluciones imaginativas e innovaciones tecnológicas importantes.
Recientemente, la cadena BBC publicó un reportaje titulado “Cómo Japón está revolucionando la agricultura sin tierra ni trabajadores” y son, precisamente, estos dos aspectos los que más interés han despertado en el resto de países.
Estados Unidos tuvo a su Borlaug en los ’60, y Japón tiene a Yuichi Mori y su agricultura con poco terreno y sin apenas mano de obra.
La Historia nos ha enseñado que, en muchas ocasiones, las mayores desventajas e inconvenientes empujan la innovación, la creatividad y las soluciones más originales. Japón, movida por sus limitaciones, está llevando a cabo una serie de proyectos que responden precisamente a esos problemas: falta de espacio y recursos disponibles.
Mori produce sobre una “película de polímero transparente hecha a base de un hidrogel permeable que ayuda a almacenar líquidos y nutrientes. Las plantas crecen en la parte superior de la película y las raíces se desarrollan a un lado. Además de permitir el crecimiento en cualquier entorno, la técnica consume un 90% menos de agua que la agricultura tradicional y no utiliza pesticidas ya que los poros del polímero bloquean los virus y las bacterias”.
Si tenemos en cuenta que en la actualidad la agricultura utiliza el 70% de la extracción de agua dulce del mundo, y cultivar alimentos para una sola persona requiere alrededor de 2.000 y 5.000 litros de agua al día, las técnicas de Yuichi Mori no solo solucionan la falta de terreno cultivable de Japón sino que ahorran una notable cantidad de agua dulce, un recurso que en el futuro será decisivo globalmente.
Granjas verticales que solucionan el problema del escaso terreno disponible para cultivo, drástica reducción del agua en agricultura, así como una menor utilización de fertilizantes y pesticidas. Tres elementos que resultarán esenciales en las próximas décadas.
Pero las aportaciones de Mori no terminan aquí, su producción vertical incluye también un factor mecánico que reduce los costes en mano de obra y aumenta la automatización del sector agrícola. El uso de sensores, drones, robots e inteligencia artificial se incorporará en breve al cultivo y recolección, haciendo que las duras laboras agrícolas sean más sencillas y rápidas.
J. Peláez. Yahoo.com
 
-Reducir la huella de carbono en un 15% en 10 años es el objetivo del proyecto Life Beef Carbon en el participa la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac) junto con asociaciones de Francia, Italia e Irlanda, y que ha presentado  dos proyectos innovadores en una jornada técnica celebrada el 26 y 27 de septiembre en el marco de la Feria Agraria de Sant Miquel en Lleida.
En la misma, Asoprovac ha dado a conocer el proyecto ‘ADAPTAVAC‘, que consiste en la elaboración de un estudio para la adaptación al cambio climático del sector del vacuno de carne, y que ejecutará con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Transición Ecológica, y que permitirá empezar a generar mucha bibliografía sobre este importante sector ganadero para poder empezar a actuar contra el cambio climático con un comité de expertos.
La jornada, con el título ‘Life Beef Carbon’, la ha abierto el día 26 el presidente de Asoprovac Cataluña, Ricard Godia, quien ha manifestado que “este sector ha querido poner su granito de arena en cuanto a reducir las emisiones de CO2, y lo que se ha demostrado es que estas pueden reducirse sin afectar esto a la productividad de las explotaciones”. Para añadir que “cuando más eficiente eres, menos gases produces”. Además, “con poco esfuerzo se puede mejorar el tema de las emisiones de una forma considerable”.
Por su parte, la gerente de Asoprovac Nacional, Matilde Moro, ha destacado que en el proyecto Life Beef Carbon están participando 2.000 granjas en total entre las que cuentan con 170 calificadas de innovadoras (15 de las cuales de España).
UNA ALIMENTACIÓN MÁS LIGERA PUEDE FAVORECER LA REDUCCIÓN DE GASES, SOBRE TODO LA BASADA EN CEREALES Y PAJA
Asimismo, ha señalado que “los primeros resultados provisionales de estos proyectos innovadores están dando unas reducciones de emisiones entre un 7 y un 14%, aunque todavía faltan recoger muchos datos”. Moro ha subrayado que ha quedado claro que “un mejor manejo, una mejor gestión y una dieta equilibrada del ganado ayudan a reducir las emisiones, de un sector que sólo genera un 5% de los gases de efecto invernadero cifra que queda bastante lejos de la de otros sectores”.
La técnica de Asoprovac Nacional, Paula Martínez, ha comentado que los principales gases emitidos por el vacuno de carne son el metano y el ácido nitroso, y que esta emisión se suele producir durante la fase rumiante o de digestión de los alimentos. Por ello, una alimentación más ligera puede favorecer esta reducción, sobre todo la basada en cereales y paja. Además, hay otros aspectos a tener en cuenta como la gestión de los estiércoles al abonar los campos, las emisiones de gases durante los pastos o las medidas sanitarias adoptadas en la propia explotación.
Martínez ha expuesto varios ejemplos que se están llevando a cabo para reducir las emisiones tanto en explotaciones de engorde de terneros como de vacas nodrizas.
También han intervenido en la jornada una representante de AgroBank, que ha destacado la importancia del sector del vacuno de carne y que proyectos como estos “van en la línea de nuestros objetivos de desarrollo sostenible”, y la jefa del Servicio de la subdirección general de Productos Ganaderos del MAPA, Nieves Ansón, que ha hablado de la Ordenación Zootécnica Sanitaria del Vacuno, en la que están trabajando, y sobre las medidas a favor del medio ambiente y el clima que incluirá la nueva PAC.
Antes de cerrar la jornada sobre estos proyectos innovadores en la Feria Agraria de Sant Miquel, Matilde Moro ha afirmado que el Life Beef Carbon “ofrece sostenibilidad ambiental y social, aunque no se sostienen sin la sostenibilidad económica”. Al mismo tiempo, Ricard Godia ha reivindicado que “somos un sector muy activo, como ha quedado demostrado, con ganas de mejorar día a día”.
Para completar la jornada, el viernes 27 se ha visitado una de las 15 granjas innovadoras del proyecto, situada en el término municipal de Alcarràs (Lleida), donde se han podido ver ‘in situ’ las medidas que está aplicando Asoprovac para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.
 

-Cuando llegó la crisis económica, las bodegas se encontraron de pronto con un aluvión de peticiones para poder participar en la recogida de la uva. Hacía años que no registraban tal demanda y las listas de solicitantes llegaron a alcanzar el centenar. Pero en pocos años la situación ha cambiado radicalmente. Cada vez hay más problemas para encontrar a personas interesadas en sacarse unos euros en la vendimia. Y no porque sea un trabajo mal retribuido. Parte del problema radica en que ahora es preciso hacer contrato a todos los temporeros y a mucha gente no le interesa perder la antigüedad en el paro o ver cómo baja su pensión por tener que darse de alta durante unos días.
La ley no es muy clara sobre si los familiares pueden ayudar en la recogida de la uva.
«É certo que nos está chamando xente porque non atopan peóns para a vendima», explica Samuel Lago, de Unións Agrarias. «É un problema que se está a dar xa todos os anos, sobre todo nas empresas grandes», añade Julio Reboredo, de la Asociación Agraria de Galicia. De ello dan fe también en las bodegas. «Nos esforzamos todo lo que podemos, ya que se ha intensificado un problema que tenemos todas las bodegas desde años atrás: cada vez es más difícil encontrar personal para la vendimia», asegura José Torres, de Pazo de Villarei. Las quejas han llegado hasta el consello regulador, donde consideran que este problema, lejos de solucionarse, empeorará en los próximos años. «Es cierto que ha habido bodegas con problemas, aunque al final se arreglan. Cada vez habrá más dificultades para encontrar gente porque los universitarios empiezan antes y las personas que perciben prestaciones o pensiones no quieren», explica Ramón Huidobro, gerente de Rías Baixas.
Obligación de hacer contratos.
Varios son los factores que influyen para que, actualmente, haya menos personas interesadas en participar en la vendimia. La primera, tal y como asegura Huidobro, tiene que ver con los estudiantes. Los cursos escolares comienzan cada vez antes y aquellos jóvenes que aprovechaban estos días para sacarse unos euros ya no pueden hacerlo. Pero hay otro problema y es que las últimas inspecciones de Trabajo han llevado a pequeñas y grandes bodegas a hacer contratos a todos sus peones. «Antes moito traballo facíase con familiares e amigos pero tras as inspeccións a xente agora ten medo e non se atreve a ter peóns sen contrato», explica Lago. En su opinión, las Administraciones deberían ser un poco más flexibles con las pequeñas explotaciones y permitir que los familiares puedan participar en esta tarea sin tener que contratarlos. Y ya no es que las bodegas no quieran pagar las cotizaciones, sino que a mucha gente no le interesa cotizar durante unos días. A cambio puede perder la prestación que está recibiendo sea por desempleo, por jubilación o por incapacidad.
Pensionistas y parados.
Jubilados y desempleados eran dos de los colectivos que más participaban en la vendimia. Ya no. «Se estou apuntado no INEM e me chaman para traballar dous días igual non me compensa porque así perdo a antigüidade e me quedo, por exemplo, sen dereito a cursos», cuenta Lago. Lo mismo sucede con los pensionistas o incluso con las prestaciones de minusvalía. «Se es maior de 55 anos e tes unha discapacidade auméntanche a pensión nun 20 %. Pero se atopas un traballo e o perdes, ese mes perdes ese 20 % a maiores», añade. Por eso considera que, en algunos casos, la normativa debería ser algo más flexible. «Á xente que cobra prestacións darse de alta e de baixa non le compensa», insiste Reboredo. «Hay menos gente en el paro y los que cobran una prestación tiene miedo a perderla. Hay mucho desconocimiento entre la gente, que al final dice, ‘yo no me quiero meter en líos’», insiste Torres.
«Llevo ya siete vendimias»
Otra cosa son los familiares y amigos que van a echar una mano con la vendimia. También aquí hay problemas porque «a lei non é clara. É algo moi difuso. A interpretación que fai Inspección de Traballo é que se vendimas para a casa non hai problema, pero se vendimas para vender a unha adega é un acto comercial», explica Lago. De ahí que, cada vez más, las pequeñas bodegas prefieran también hacer contrato a los que les ayudan a recoger las uvas. «A nosa recomendación é que fagan sempre contrato, sobre todo se teñen un número importante de operarios», añaden en Unións Agrarias.
La Voz de Galicia.
 
-El consejo rector de Cooperativas Agro-alimentarias de España ha decidido apoyar la manifestación del sector oleícola el próximo 10 de octubre en Madrid.
Cooperativas Agro-alimentarias de España está comprometida con la supervivencia de este sector, cuya importancia social, medioambiental y económica es fundamental para el desarrollo de muchas comarcas y pueblos de nuestro país. Para Cooperativas Agro-alimentarias de España es necesario una cadena alimentaria equilibrada que remunere el producto de forma equitativa, y evite los precios excesivamente bajos que provocan el abandono y la desaparición de un sector referente para España.
Cooperativas Agro-alimentarias de España trabaja firmemente en la búsqueda de medidas de adecuación de oferta y demanda que puedan poner freno a las pérdidas a las que se está enfrentando el sector productor durante el transcurso de la actual campaña oleícola.
Nuestra organización diseñó y presentó el pasado mes de julio, ante la Comisión Europea, una novedosa propuesta de autorregulación para el sector del aceite de oliva, basada en el almacenamiento voluntario de un determinado volumen de producto, contando para ello con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en todo momento.
Sin embargo, los trámites para su aprobación definitiva continúan, y mientras tanto, el sector productor sigue inmerso en una situación crítica, con unas cotizaciones en origen lejos de los umbrales de rentabilidad.
Por ello, Cooperativas Agro-alimentarias de España se sumará a la manifestación convocada por las organizaciones agrarias ASAJA, COAG y UPA el próximo día 10 de octubre en Madrid, con el objetivo de reclamar unos precios justos para el sector productor que garanticen su supervivencia.
Cooperativas Agroalimentarias.
 

- UNA GESTIÓN FORESTAL ACTIVA PARA LLEGAR A 2050 SIN EMISIONES
Las políticas de cambio climático y transición energética pivotan sobre el concepto general de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). En este sentido, la principal de las vías de actuación en que las políticas públicas hacen hincapié es en la bajada de las emisiones brutas por parte de los sectores económicos, principalmente la agricultura, la industria -incluyendo la producción de energía- y el transporte. Sin embargo, pocas veces se coloca al mismo nivel de importancia la extensión y cuidado de los denominados “sumideros naturales de carbono” que son los bosques.
Según el Instituto Agrícola Catalán de San Isidro, para España, sin embargo, debería ser una de las vías más importantes dada la estructura del territorio y las ventajas competitivas que tiene con respecto a sus socios europeos. Así, voces como las del presidente de Repsol Antonio Brufau, piden que los esfuerzos se racionalicen y equilibren tomando en consideración no sólo la reducción de emisiones agrícolas o industriales sino también con un plan ambicioso de extensión de la superficie forestal, donde hay todavía cierto margen. España es el tercer país de Europa con mayor volumen de masa forestal, sólo por detrás de Suecia y Finlandia.
Esto supone que más de la mitad del territorio español es forestal (54,8 por ciento), y donde la mayor parte se divide entre monte bajo -matorral- y bosque. En este sentido, el margen de mejora está, sobre todo, en el aprovechamiento de los bosques, donde sí existe un déficit claro con respecto a los países europeos. Con datos de la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España, nuestro país es el octavo en aprovechamiento de la madera: cada año se quedan en el monte del orden de 30 a 40 millones de m3/año de madera y biomasa. Además, en comparación con países de bosques semejantes como Francia o Italia, España aprovecha poco la madera como uso energético.
De entre los múltiples factores que intervienen en la problemática forestal española, el primero a destacar es la estructura de la propiedad. Así, los datos que proporciona el Ministerio de Agricultura del cierre de 2018 son evidentes: las regiones que tienen un porcentaje de monte de titularidad comunal y desconocida por encima de la media son las que concentran la mayor parte de la superficie quemada en España. Aunque también hay casos particulares de regiones donde las entidades locales gestionan de una mejor forma las propiedades comunales limpiando los montes y explotando el potencial turístico que tiene en pleno auge del turismo rural.
Despoblación
En segundo lugar, la despoblación de las zonas rurales afecta especialmente al sector forestal en términos de abandono de explotaciones sin que éstas pasen a otras manos que lo puedan gestionar correctamente. En la mayor parte de los casos está relacionado con el abandono de explotaciones ganaderas, de las cuales el monte es parte esencial para su alimento, explican desde el Instituto de San Isidro.
La correlación, en opinión del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes, entre despoblación y riesgo de incendios es directa y alta. Las provincias donde el fenómeno de despoblación es más avanzado, es donde la superficie forestal es más importante en relación con el conjunto del territorio provincial y, por ende, con un elevado riesgo de incendios.
En tercer lugar, el sector forestal está sumido en una profunda crisis que dura ya más de una década, acompañando así la tendencia desfavorable del sector de la madera. Por último, la escasa penetración de la biomasa en el mix de generación eléctrico, resta atractivo a la explotación del bosque.
 Debido a las medidas urgentes tomadas por el Gobierno en 2012 para atajar el déficit de tarifa en el sector eléctrico, se suprimieron los incentivos a la instalación de nueva capacidad de cogeneración, lo cual paralizó las inversiones en equipamientos de generación a partir de biomasa, biocarburantes o residuos agrícolas, ganaderos o de servicios.
Teniendo en cuenta esta problemática, los avances realizados en los últimos años invitan al optimismo de un reforzamiento del sector forestal como clave fundamental para conseguir los objetivos de reducción de emisiones netas, tal como se establece en los acuerdos europeos y, en especial, en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC). También por el lado público, puesto que España es líder a nivel europeo en Parques Nacionales y Espacios Protegidos, lo que supone más del 50 por ciento del total europeo y el 5 por ciento del total mundial, según la Sociedad Española de Ciencias Forestales.
Estos éxitos pasados y los hitos futuros pasan, para el Instituto Agrícola, por una política tanto nacional como autonómica, donde haya un equilibrio entre agricultura e industria como emisores de CO2 cada vez más eficientes, y un reforzamiento del sector forestal basado en una sólida estructura de propiedad, con una regulación que favorezca el aprovechamiento de los bosques y evitar la penalización que supone una excesiva regulación medioambiental.
Menos CO2
Es el caso, por ejemplo, de regiones como Asturias, Castilla y León o País Vasco, donde en 2017 se emitieron menos toneladas equivalentes de CO2 que en 1990, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica.
La evidencia empírica recogida en estos datos muestra hasta qué punto viniendo de escenarios de altas emisiones -Asturias y País Vasco procedentes del sector industrial y en el caso de Castilla y León mayoritariamente del sector agrícola y ganadero- el crecimiento de la masa forestal y las mejoras en su gestión, permiten que las emisiones netas decrezcan de forma sostenida en el tiempo.
Este proceso de convergencia en la reducción de emisiones netas, sin embargo, cuenta con dos “outsiders” como son Andalucía y Cataluña, donde las emisiones netas son de las más elevadas y además han crecido entre un 0,55 por ciento y un 1,19 por ciento en tasa media anual desde 1990. Ante estos datos, el Instituto Agrícola defiende una política de reforestación del 15 por ciento del territorio nacional que permitiría en 2050 llegar a emisiones netas nulas.
Una fuente de riqueza estable
En suma, el Instituto Agrícola Catalán de San Isidro considera que revalorizar el sector forestal encaja perfectamente bajo una estrategia de cambio climático y economía circular, donde el aprovechamiento de la biomasa forestal es fundamental para producir energía más limpia, menos contaminante y reducir el malgasto que se realiza de los recursos naturales. Una explotación sostenible y racional de la biomasa forestal permite obtener una fuente de riqueza estable y recurrente en el tiempo, además de reducir considerablemente el riesgo de incendios que cada año en promedio se lleva casi 100.000 hectáreas.
El Economista.es.
 
-La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía ha acordado dictar una resolución mediante la cual suspende cautelarmente y de forma temporal la recogida nocturna de la aceituna en olivares superintensivos mediante cosechadoras cabalgantes con el objetivo de determinar si existe o no afección para las aves silvestres y, en su caso, las posibles medidas correctoras.
La medida se adopta de forma temporal hasta que concluya el desarrollo de los estudios encargados por la consejería al Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) que permitan conocer con rigor y exactitud la biología y ecología del sistema del olivar en seto y las aves que lo habitan, los posibles efectos que la recolección nocturna mecanizada pudieran tener sobre las aves migratorias.
LA MEDIDA SE HA TOMADO EN CONSENSO CON LAS ORGANIZACIONES AGRARIAS ANDALUZAS TRAS REUNIRSE CON ELLAS
El estudio multidisciplinar encargado por la consejería (para cuyo desarrollo sí se permitirá la utilización de cosechadoras cabalgantes) persigue llegar a una “evaluación veraz e independiente” acerca de la afección de estas máquinas sobre la avifauna.
Esta resolución, que se publicará en los próximos días, se alcanza después de la consulta realizada por la consejería a las organizaciones agrarias (Asaja, Coag, Upa y Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía) en el transcurso de la reunión que a tal efecto han mantenido con la Administración andaluza en la sede de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.
Recientemente, Ecologistas en Acción había solicitado a la presidencia de la Junta de Andalucía la inmediata prohibición de la recogida nocturna de aceitunas por medios mecánicos en los olivares en modalidad superintensiva, ya que puede provocar la muerte de 2.600.000 aves, según un informe de la propia Junta de Andalucía.
Agroinformación.
 

-La discusión en torno a la nueva programación de la Política Agraria Común a partir de 2020 está “muy avanzada” y no debería haber cambios significativos en la PAC, ha defendido este miércoles 2 el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas.
En una entrevista con Efeagro, Planas se refería así a las manifestaciones que efectuó el martes el comisario propuesto para Agricultura en la nueva Comisión Europea, el polaco Janusz Wojciechowski, en su audiencia en la Eurocámara para validar sus aptitudes para el cargo. Wojciechowski apuntó que “la propuesta de la Comisión Europea es solo una propuesta inicial (…) y estoy abierto a seguir debatiéndola y a enmendarla. La propuesta de la Comisión no es la Biblia, podemos discutir cómo mejorarla”.
Según el ministro Planas, se puede incluir algún “elemento de matiz” y siempre cabe la posibilidad “vía trílogos” de puntualizar algún aspecto concreto, pero no quiere cambios significativos en la PAC, ya que “todos los parámetros de la Comisión de Juncker y de Phil Hogan van a terminar sobre la mesa”, una situación que considera “positiva” para España.
La negociación de la futura PAC, ha sido el asunto, “más relevante”, entre sus tareas al mando del su Departamento. Avanza además que se reunirá el próximo lunes con los consejeros del ramo para avanzar en la postura española, en un encuentro que contará con muchas caras nuevas tras las últimas elecciones autonómicas.
LAMENTA LOS 30 MILLONES EN LA DOTACIÓN PARA LOS SEGUROS AGRARIOS QUE CONTEMPLABAN LOS PRESUPUESTOS DEL ESTADO QUE NO LLEGARON A APROBARSE
En esta línea, ha expresado su confianza en que el Plan Estratégico Nacional que España tiene que preparar para la implementación de la PAC esté listo en julio del próximo año, ya que para conocer las perspectivas financieras serán fundamentales las citas europeas de este otoño.
Y aunque defiende que la doble convocatoria de Elecciones no ha paralizado el trabajo del Gobierno, sí lamenta que hay medidas legislativas que hubiera sido importante adoptar, como el incremento de 30 millones en la dotación para los seguros agrarios que contemplaban los presupuestos generales del Estado que no llegaron a aprobarse.
Precisamente, el sistema de seguros agrarios es una de las herramientas a la que se han podido acoger algunos de los productores agrarios afectados por la gota fría de hace unas semanas, un fenómeno que ocasionó importantes daños en explotaciones agrarias y ganaderas del Levante.
En este sentido, Planas ha incidido en que las evaluaciones de daños aún están produciéndose y que el interés del Gobierno es hacer que las ayudas previstas se abonen en el plazo más breve posible.
Por otra parte, se ha referido a la situación de los productores que acudirán a la protesta convocada por las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, y Cooperativas Agro-alimentarias el próximo día 10 de octubre para protestar por los bajos precios en origen del aceite de oliva.
“Comprendo la preocupación de los agricultores y los olivareros, que están encontrándose precios anormalmente bajos”, ha subrayado.
Tras apuntar que “el precio no lo fija ninguna administración pública”, sino la ley de la oferta y la demanda, Planas ha hecho hincapié en algunas de las medidas que se están llevando a cabo, como la extensión de norma para favorecer la promoción del aceite y la apertura de nuevos mercados o el apoyo al mecanismo de almacenamiento privado voluntario propuesto por Cooperativas.
Entre sus planes de futuro, aprobar en 2020 una nueva norma para revisar los criterios de calidad y trazabilidad del aceite de oliva.
Agroinformación.
 

-Miles de granjeros holandeses condujeron sus tractores este martes hasta la ciudad de La Haya para protagonizar una manifestación masiva y ruidosa, en la que denunciaron ser usados por el Gobierno y los activistas como “chivos expiatorios” de la lucha contra el cambio climático.
Las imágenes de largas colas de tractores ocupando las principales autopistas del país desde primera hora de la mañana y provocando atascos históricos, alertaron al Gobierno, que envió a la ministra de Agricultura, Carola Schouten, para ofrecer una imagen conciliadora ante la protesta, donde los ganaderos le regalaron un queso como símbolo de su trabajo.
La titular prometió no reducir a la mitad la cuota permitida de ganado “mientras sea ministra” para ayudar a los agricultores “que quieran seguir cultivando y que quieran transferir el negocio a sus hijos”, en contra de las exigencias de algunos diputados.
SE AUTORIZÓ UNA PROTESTA PARA 75 TRACTORES Y SE PRESENTARON EN LA CONCENTRACIÓN 2.200
Colgando carteles en sus tractores donde se podía leer “No farmer, no food” (Sin granjeros no hay comida, en inglés), los granjeros denunciaron en la manifestación las voces que les acusan de ser grandes responsables de los problemas provocados por las emisiones de nitrógeno y el calentamiento global.
Un comité asesor recomendó la semana pasado al Gobierno el cierre de las granjas de ganado “ineficientes” para reducir los niveles de contaminación, y los diferentes grupos agrícolas que organizaron la protesta consideraron que se usa a los granjeros holandeses como “chivos expiatorios”, mientras, por ejemplo, no se actúa contra la industria de la aviación.
Más de 10.000 personas, tanto agricultores como sus familiares y representantes de la sociedad civil que apoyan la protesta, se concentraron finalmente en el parque Malieveld de La Haya, a pocos metros del Parlamento holandés y la sede del Gobierno de Mark Rutte, a gritos de “¡Boeren!” (Granjeros, en neerlandés).
Según la policía, en la explanada donde se celebró la manifestación se concentraron al menos 2.200 tractores, cuando solo 75 estaban inicialmente autorizados por el municipio, que buscaba evitar altercados, pero los vehículos rompieron las barreras instaladas por la policía y marcharon hasta Malieveld.
A la protesta también se acercó el líder de la izquierda verde GroenLink, Jesse Klaver, que fue abucheado por los granjeros holandeses durante su discurso por promover las reformas agrícolas.
Agroinformación.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Día a día del sector

Llegan las rebajas del tio de la PAC

Semana de múltiples noticias y no siempre buenas sobre el sector

Incongruencias de Illa y sus absurdas ideas

La próxima cosecha de vino en la encrucijada

Otra vez, primero los ecologistas, después los cazadores

Las medidas necesitan de coordinación para su eficacia

La ausencia de lideres empieza a ser una losa para la agricultura

El sector primario confirma su razón de ser estratégico

El problema de la mano de obra sigue vigente

La regulación hasta el exceso, es mala, muy mala

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.