Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Recursos Energéticos y Agua

Los Biocarburantes y su deriva agrícola en la UE

La Comisión lleva años equivocandose

Los Biocarburantes y su deriva agrícola en la UE Corría el año 1992 cuando la Comisión Europea comunicó a los Estados miembros su opinión de que, el balance de fomentar el uso de los biocarburantes era positivo y que merecía la pena hacer un gran esfuerzo para apoyarlos.

Actualizado 20 febrero 2014  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
A su Propuesta de 28 de febrero de 1992, casi todos los Estados miembros expresaron sus dudas sobre la oportunidad de una ayuda amplia a la producción de biocarburantes pues creían que, a la larga, podían provocar efectos indeseables e incontrolables,-exactamente como así ha ocurrido-.

Las disensiones sobre la propuesta de 1992 y su modificación de julio de 1994, pusieron en claro que, el fomento de los biocarburantes  solo tenía interés desde el punto de vista de la política agrícola, pensando en la utilización "no alimentaria", de las obligatorias "tierras de retirada"; los supuestos beneficios medioambientales y de reducción de la dependencia energética  suscitaban muchas dudas,- hoy década después no son dudas ya son certezas-.
Las pretensiones nacionales de que las importantes ayudas que necesitaría la política de biocarburantes solo debería redundar en beneficio de sus propios agricultores y no de los de otros países comunitarios ni de países terceros, hicieron inviable la Propuesta de la Comisión pues, según Informes de los Servicios Jurídicos del Consejo y de la propia Comisión, esas pretensiones supondrían una doble infracción, tanto del Tratado de la CEE como de las Normas del GATT.
La Propuesta no siguió adelante pero la Comisión no se dio por vencida.

Año tras año, la Comisión se obstinó en seguir ilusionando con la necesidad de un desarrollo de los biocarburantes bajo los objetivos básicos de : seguridad en el suministro energético en cantidad y calidad, protección del medio ambiente y desarrollo sostenible eficiencia económica. Y, para contentar al ámbito agrícola inventó una ayuda de 45 euros por hectárea para un máximo de 2 millones de hectáreas de "cultivos energéticos", ayuda que tuvo que retirar pues países como Holanda, Reino Unido o Suecia no estaban de acuerdo en encajarla en el Presupuesto Comunitario. A franceses, alemanes y a la organización  profesional comunitaria, COPA-COGECA,  les sonó bien la música, al pensar  que ya encauzarían, luego de poner nueva letra, los objetivos pretendidos.
La Comisión, mediante Directivas del año 2003, puso la letra y  estableció un objetivo voluntario de consumo de biocarburantes del 5,75% para el horizonte 31 de diciembre de 2010, abriendo además las bonificaciones nacionales a ese consumo. El horizonte de un consumo obligatorio en el año 2020 era del 10% lo que suponía que, en una autarquía plena, la UE debería destinar de sus 100 millones de hectáreas arables más de 30 millones para cultivos energéticos, siendo entonces unos 4 millones la superficie de "tierras de retirada" ( tierras dejadas de labrar, dejadas en barbecho obligatoriamente, para tener el derecho de cobrar la PAC).
Ante esas cifras la Comisión,-Conferencia Internacional de Biocarburantes del 5 y 6 de julio del 2007-, con el Presidente Lula como invitado especial, reiteró que el desarrollo de los biocarburantes en la UE no debería implicar nuevas ayudas al sector agrario, que ya contaba con el respaldo de la PAC con presupuesto anual superior a los 40.000 millones de euros y que las fronteras de la UE deberían quedar abiertas a los biocarburantes y/o sus materias primas.

A pesar de las "amenazas" aperturistas y globalizadoras de la Comisión, franceses, alemanes y el COPA-COGECA estimaron que ya habían cazado la presa, que no la soltarían fácilmente pues la producción de biocarburantes, decían, es una de las cosas más fundamentales para asegurar la renta de los agricultores y la vida del mundo rural. ¡Y tan ricamente!
Puesto que las nuevas orientaciones de la PAC, en un ámbito agrícola sin demasiadas tensiones sociales, iban en la dirección de desmantelar la política agrícola tradicional de carácter familiar y multifuncional, los biocarburantes  abrían el camino para una agricultura intensiva y productivista. Había un problema, y era que esas pretensiones chocaban con la política de libertad en los intercambios dentro del mundo globalizado en el que la UE estaba inmersa. Así, en países como los EE.UU la dimensión media de las explotaciones supera las 180 hectáreas mientras que en la UE la cifra no llega a 27 hectáreas, por lo que , en el mundo globalizado en el que todos ya nos desarrollábamos, las estrategias empresariales USA multiplicaban por 5 su productividad en relación con la UE. Pero eso se arreglaba y se ha arreglado, mediante Reglamentos antidumping a los envíos USA, de Argentina, de Indonesia...
A estas alturas es posible que alguien se esté preguntando, ¿o no?, cual era la posición española sobre el fomento del uso de los biocarburantes. En esa época, España estaba al frente de la manifestación "pro", con pancartas y eslóganes como:
."Desde el campo hasta el surtidor". (Pleno del Senado 20/06/2006)
. "La expansión de los cultivos energéticos es uno de los principales objetivos perseguidos por el MAPA y se inscribe en los propósitos del gobierno Zapatero". (Secretario General de Agricultura 16/08/2006).
. "El desarrollo de los biocarburantes es una prioridad no solo para la UE sino muy especialmente para España".( Ministra de Agricultura ante el Pleno del Senado 18/10/2006)
. "Con los biocarburantes estamos ante los prolegómenos del prólogo de un esperanzador futuro". (Director General de Agricultura Agosto de 2007)
Estas y otras frivolidades parecidas, fueron sancionadas por Ley estableciendo mandatos de consumo obligatorio de biocarburantes, los mayores de la UE y una bonificación fiscal milmillonaria sin igual en el  mundo.
El resultado final de esta precipitada, esperpéntica, frívola, estúpida, extravagante... ... y nefasta política de biocarburantes ha sido, en y para España, para nuestro desarrollo, una tremenda tragedia con milmillonarias ayudas tiradas por el sumidero, despilfarro millonario de fondos I+D+i, nula superficie energética y desarrollo rural, importaciones masivas de caros e hipoenergéticos  biocarburantes  y /o sus materias primas, balanzas y balances negativos , tejido industrial sobredimensinado y hoy abandonado o parado.

La Comisión mientras, a lo suyo, a su agrofuelmanía. El 5 de junio del 2009 el D.O.U.E publicó la Directiva 2009/28/CE, de energías renovables, estableciendo que, cada Estado miembro debe velar porque la cuota de energía procedente de energías renovables,- en más de un 90% biocarburantes-, en todos los tipos de transporte en 2020, sea como mínimo equivalente al 10% de su consumo final de energía en el transporte. Franceses, alemanes y el COPA-COGECA contentos y los españoles, aprendida la lección intentando salvar algunos muebles del incendio.
A tres años de la entrada en vigor de la citada Directiva y, ante el clamor mundial de que esa política agroenergética conduce necesariamente al abismo, pues se vulneran  derechos fundamentales como el de la seguridad alimentaria, el derecho a la propiedad de la tierra, la presión sobre las aguas, la biodiversidad... , la Comisión, el 17 de octubre del 2012, se  vio obligada a proponer una  "reorientación" de la Directiva 2009/28/CE, limitando al 5% la contribución, al objetivo del 10%, de los biocarburantes obtenidos de cultivos.

El profundo rechazo de franceses, alemanes y del COPA-COGECA a esa limitación de sus previsiones de desarrollo de cultivos energéticos no se hizo esperar; pero franceses, alemanes....no tienen por qué preocuparse pues la "Kanciller" dijo inmediatamente que el 5% era escaso y su representante en  un Consejo de Ministros de Energía de la UE propuso  el 7%. Y la Comisión....¡manos a la obra!
El pasado diciembre, la Dirección General para la Agricultura y el Desarrollo Rural de la Comisión, ha puesto en circulación el Informe "Prospects for Agriculture Markets and Income in the EU 2013-2023", en cuya primera página se dice ya que "el crecimiento doméstico de cereales, oleaginosas y azúcar depende fundamentalmente de los biocarburantes, que jugarán un papel importante en la agricultura europea". ¿También en la española?
Sobre las posibilidades razonables de la agricultura española en las producciones bioetílicas del azúcar y los cereales ya dimos cuenta cumplida en nuestro artículo "Bajo los principios marxistas", de 3 de octubre de 2013.  Afirmamos, y nos ratificamos, en que son nulas, no existen, son absoluta y totalmente quiméricas.
Hoy nos toca decir algo sobre la colza, materia prima fundamental en la producción del biodiesel comunitario.
La producción mundial de semillas de colza en la campaña 2012/2013 ascendió a 64 M.T, de las que 21M.T, el 33%, corresponden a la UE. Dentro de la UE destacan Alemania y Francia que, casi a partes iguales, representan el 50%, tanto en superficie sembrada, 6,6 M.Has, como en la producción de semillas, 21 M.T, con un rendimiento medio  de 3,2 t/ha.

La producción mundial de biodiesel en el año 2008 fué de 14,2 M.T, y gracias a la política de fomento de biocarburantes seguida, esa producción se ha elevado hasta 23,4 M.T, de las que 6 M.T lo fueron a partir de granos de colza, y de esas,  5,4 M.T, el 90%, tuvieron un origen UE.
Con estas cifras no es extraño que franceses y alemanes sigan con extrema atención todo lo referente a la política comunitaria que afecte al biodiesel.
El caso español, gran consumidor de diesel, es totalmente diferente  porque solamente producimos una media anual de 41.000 toneladas de semillas de colza, en unas 23.000 hectáreas con un rendimiento de 1,8 t/ha. Representamos el 0,2 % de la producción UE, el 0,4 % de franceses y/o alemanes.
La superficie sembrada de colza en España, el pasado 2013, fué de 30.000 hectáreas de las que un tercio tuvieron como destino la agroenergía.
 El desnortado C.I.E.M.A.T, tras dilapidar 79,6 millones de euros públicos en el estudio "singular y estratégico" "Pse. On. Cultivos", llegó ya a la conclusión de que ni los cereales ni la colza eran, en España, materias primas para producir comercialmente biocarburantes.¡ Y tan ricamente ¡
 El Informe de la C.N.E  sobre el uso de biocarburantes correspondiente al año 2011, nos detalla el balance agrícola de las materias primas empleadas en la producción de biodiesel e hidrobiodiesesl según su origen :
 
  Biodiesel       Hidrobiodiesel
Con materia prima nacional 4,2%   0,0%
Con materia prima foránea 95,8% 100,0%
Es oportuno señalar que prácticamente la industria productora de biodiesel está ubicada en puertos, cara a la importación.
Con estas cifras españolas, francesas y alemanas, sería extraño que no nos preocupase la mucha atención que "ellos" prestan a la política comunitaria sobre el biodiesel, basada en porcentajes y mandatos de consumos nacionales obligatorios, defendidos por los altos muros de los aranceles en las fronteras UE. Nosotros creemos que los problemas de nuestros cultivos de carácter centroeuropeo, remolacha, cereales y colza , no tienen , para nuestra agricultura, una solución razonable en promover los biocarburantes ni sus materias primas.
Terminamos recordando lo escrito por Ortega en su ensayo "La doctrina del punto de vista": "Es el caso de la realidad que, como un paisaje, tiene infinitas perspectivas, todas igual de verídicas y auténticas. La sola perspectiva falsa es esa que pretende ser la única".
La política de biocarburantes tiene numerosas perspectivas, la española, la francoalemana, la británica... ...y todas son igualmente verídicas y auténticas. El problema es cuando una de esas perspectivas pretende ser la única, lo que la convierte en una perspectiva falsa. Eso es lo que viene ocurriendo con la política europea de biocarburantes que, al pretender ser única no es ni verídica ni auténtica, no es nada, es FALSA, y como tal debemos rechazarla.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Recursos Energéticos y Agua

La depuracion de aguas, un negocio floreciente

El sector porcino reduce un 28% el uso de agua por kilo producido

SIGRE o como reducir el consumo de materias primas 

Green Cycles obtiene el Certificado de Biodegradabilidad Marina

La bioindustria de la celulosa y el papel reporta resultados

La introducción de gases renovables reduciría las emisiones de gases

Fábulas y verdades en torno al medio ambiente

Los gastos en protección medioambiental crecen

Estas Navidades reciclaremos un 4% más de papel y cartón

La gestión de residuos crece

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.