Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Día a día del sector
Semana del 19 al 26 de julio de 2020.

Los dineros siempre crean problemas

Bruselas se mete en todos los charcos

Un auténtico escándalo financiero parece que sacude a las Instituciones de la UE. Al parecer en Bruselas se están falsificando los gastos reales en la lucha contra el cambio climático porque, según nos traslada la GWPF, el Tribunal de Cuentas ha comprobado que, el gasto en la lucha contra el cambio climático ha sido aumentado en al menos 24 mil millones de euros.

Actualizado 30 julio 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Esperemos que la Presidenta de la Comisión, la tan dicharachera en temas bioclimáticos Ursula von der Leyen, nos explique el porqué de estos sobregastos en las contabilidades oficiales. Y por supuesto si se trata de una noticia “fake”, esperemos que desde las instancias oficiales de la UE se adopten las medidas que procedan para aclarar el tema.
Además y como siempre ocurre, los empresarios a garios son los “tontos” del sistema y sobre ellos ha caído la explicación del desbarajuste contable.

COMENTARIOS

“Según nos dicen, los propios auditores del Tribunal de Cuentas la Comisión no distinguió adecuadamente entre las contribuciones climáticas realizadas por diferentes actividades. La Comisión justificó este enfoque por la necesidad de lograr un equilibrio entre minimizar la carga administrativa y los costos y proporcionar una estimación razonablemente confiable del gasto relacionado con el clima dentro del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural ".
“A otros con este cuento Caperucita… …”
Para Ramón Tamames, el Gobierno tendrá que verse las caras, más pronto que tarde, con los representantes de las organizaciones agrarias. Para poner remedio a situaciones en que los mecanismos productivos y comerciales no ayudan al progreso del sector agrario; especialmente por los bajos precios en origen, que contrastan con los de destino, por igual en el pequeño comercio y las grandes superficies.
Lo primero es la adecuación de Política Agrícola Común (PAC) de la UE porque sin las subvenciones comunitarias que llegan de la UE al 25 por 100 de la producción final agraria española, sin la cual gran parte del campo español estaría abandonado.
Además, nos dice, hacen falta nuevos patrones de explotación, con empresas agropecuarias mucho más amplias. Pudiendo decirse que, en vez de las 700.000 que debemos tener ahora, habríamos de situarnos en no más de 100.000, ganando así en economías de escala e introducción de nuevas tecnologías; y con suficiente asociacionismo para capturar valor añadido.
Y termina sus disquisiciones afirmando la necesidad de conseguir producciones sostenibles, de modo que las prácticas agrícolas tiendan a conservar el suelo y mantener el paisaje. Haciendo de los agricultores verdaderos guardianes de la naturaleza.
Para nosotros Don Ramón está ya un poco, cómo diríamos, pasado. Y, aunque afirma verdades de Perogrullo, queda muy lejano de su otrora y magistral análisis “Estructura Económica de España”.

En junio pasado el Plan Renove 2020 fue noticia porque en seis horas desde que comenzó a ser operativo se acabaron los 3 millones de euros previstos en el presupuesto para maquinaria agrícola. Un mes después, casi el 95% de la partida de cinco millones para tractores se queda sin cubrir y sin propuestas. ¿Por qué?
 A la Unión de Uniones, la falta de oferta para tractores, no les ha sorprendido nada porque ya en anteriores convocatorias lo menos solicitado fueron los tractores. En 2019 solo hubo una docena de solicitudes de tractores, el resto fue para maquinaria de siembra directa. Piensan que el precio de los tractores en estos momentos es prohibitivo, incluso con las ayudas y son máquinas que funcionan con un rendimiento aceptable durante largos períodos, por lo que su renovación es, en función de las circunstancias de cada explotación, menos prioritaria que otro tipo de inversiones que pueden tener más incidencia en una reducción de costes. Además, añadimos nosotros, hay que tener presente la inquina que la Ministra Ribera le tiene al gas-oil, fuente prioritaria energética en toda la maquinaria agrícola.
Por cierto, según fuentes comunitarias, la Comisión le habría pedido a nuestro Presidente la dimisión de la Ministra Ribera, al considerarla demasiado “VERDE” para los tiempos que vienen, presididos por un tremendo frenazo en la financiación de la lucha contra el cambio climático. ¡Era lo esperado por cualquier analista que haya visto como el desarrollo bioclimático se ha realizado a costa de la desaparición del mundo económico agrario! 
El PP ha presentado una iniciativa en el Congreso en la que pide al Gobierno de Pedro Sánchez que implante los llamados "pueblos inteligentes" o "Smart Villages" para llevar a cabo una política "transversal" de desarrollo rural y territorial que, además, haga frente a la despoblación.
En su iniciativa el PP señala que la única manera de fijar población es crear empleo mediante nuevas oportunidades de negocio acompañado de los servicios necesarios para atender las necesidades sanitarias, educativas, administrativas o culturales.
Aunque dice que el mundo rural se ha identificado siempre con la agricultura y la ganadería, es "mucho más que el sector agroalimentario". Para ello, subraya que se tiene que implantar una política de desarrollo rural "transversal, acorde a las oportunidades y necesidades del territorio".
Absolutamente de acuerdo con el PP en esta ocasión. Lo rural como contraprestación a lo urbano es un mundo muchísimo más amplio que lo agrario. Los pueblos no se vacían solo por falta de rentabilidades en la empresa agraria, sino por la falta de oportunidades y servicios en su propio hábitat.
Terminemos reseñando que al fin hubo Acuerdo en Bruselas. El acuerdo se compone en primer lugar de un gran Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros, llamado "Next Generation EU", "Próxima Generación UE". El objetivo del Fondo es movilizar una cantidad masiva de recursos públicos europeos para que la recuperación, tras la crisis del COVID-19, sea lo más pronta y fuerte posible. Una recuperación que debe sostenerse en tres pilares que permitan un crecimiento fuerte, equilibrado y sostenible: la transición digital, la transición ecológica y la formación de estudiantes y trabajadores.
En síntesis: una recuperación verde, digital y la mejora del capital humano, para una economía competitiva, inclusiva y sostenible.
De los 750.000 millones de "Next Generation EU", 360.000 millones se dedicarán a préstamos y 390.000 millones a transferencias, que se otorgarán en función del impacto de la pandemia.
Para lograr movilizar todos esos recursos, que suponen el equivalente al 4,6% del Producto Interior Bruto (PIB) europeo de 2019, la Comisión Europea se endeudará por primera vez en la historia para financiar programas. Se trata de un paso de gigante en la construcción europea, acorde con la magnitud de la crisis económica y social causada por el COVID-19.
Hasta aquí la explicación administrativa del Acuerdo que, para algún visionario como nuestro Presidente, ha sido lo más importante que ha ocurrido en la UE desde su creación.
Desde nuestra óptica agraria, en Acuerdo es negativo para nuestro mundo. Los recortes siempre los pagan los mismos, los pertenecientes al sector y ya no se ocultan en sus manifestaciones ni nuestros responsables.
El propio Planas tras la euforia inicial, ha manifestado que,” cuando un agricultor pida las ayudas, las reglas van a ser diferentes. Hay quien no quiere enterarse de que es un cambio de 360 grados respecto a la antigua PAC, no solo en su arquitectura, sino también en función de la definición de las ayudas”. En “roman paladino “ que vienen curvas en las ayudas directas.
 
Noticias.
-El Tribunal de Cuentas Europeo ha cuestionado las afirmaciones de la Comisión Europea sobre sus programas de cambio climático. Se descubrió que el poderoso ejecutivo de la Unión Europea había sobreestimado sustancialmente la cantidad que gastó en prevenir el calentamiento global a través del uso de una contabilidad inteligente.
Los agricultores han recibido subsidios en efectivo que la Comisión ha contabilizado como gasto agrícola destinado a la protección del clima.
Los eurócratas pasan sus pagos de subsistencia a los agricultores como gasto climático, siempre que los agricultores cumplan un cierto nivel de estándares climáticos.
El TCE dijo en su informe que la Comisión había exagerado la contribución actual del presupuesto 2014-2020 para abordar el cambio climático. Advirtieron que lo mismo podría ser cierto para el próximo ciclo de siete años.
Los auditores dijeron:
Nuestro análisis, de los programas de desarrollo rural de los Estados miembros, mostraron que la Comisión, estaba sobreestimando su contribución a la acción climática en más del 40 por ciento, o casi 24 000 millones de euros. Esto se debe a que la Comisión no distinguió adecuadamente entre las contribuciones climáticas realizadas por diferentes actividades.
La Comisión justificó este enfoque por la necesidad de lograr un equilibrio entre minimizar la carga administrativa y los costos y proporcionar una estimación razonablemente confiable del gasto relacionado con el clima dentro del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural "
La auditora de la ECA, Joelle Elvinger, pidió a la Comisión que desarrolle métodos más sólidos para rastrear sus gastos. Es probable, dijo, que se exageren las contribuciones anticipadas al gasto relacionado con el clima, en particular de algunos esquemas agrícolas. "Sin una metodología sólida, el gasto climático estimado puede no ser confiable".
Se espera que el gasto agrícola represente casi la mitad del gasto climático del presupuesto del bloque para 2021-2027, que ha sido silenciado en un total de € 1.075 billones.
GWPF.

-Ahora que la pandemia entra en una nueva fase de incertidumbre, con los rebrotes y los renacidos intentos de confinar a grupos de población determinados, debemos reflexionar sobre lo mucho que en el estado de alarma y confinamiento ha contribuido la agricultura española a que el abastecimiento haya funcionado casi a la perfección, sin aumentos sensibles de precios.
Haciéndose valedor todo el sector agropecuario del aprecio de unos españoles que tan pocas veces muestran su interés por las cosas del campo.
En esa dirección, el Gobierno tendrá que verse las caras, más pronto que tarde, con los representantes de las organizaciones agrarias. Para poner remedio a situaciones en que los mecanismos productivos y comerciales no ayudan al progreso del sector agrario; especialmente por los bajos precios en origen, que contrastan con los de destino, por igual en el pequeño comercio y las grandes superficies.
No cabe duda que lo primero es la Política Agrícola Común (PAC) de la UE. Con una subvención que llega de la UE al 25 por 100 de la producción final agraria española, sin la cual –y el riego de casi cuatro millones de hectáreas—, gran parte del campo español estaría abandonado. En ese sentido, es preciso potenciar, aún más, los cultivos en riego, bajo plástico y de invernadero.
Hacen falta, además, nuevos patrones de explotación, con empresas agropecuarias mucho más amplias. Pudiendo decirse que, en vez de las 700.000 que debemos tener ahora, habríamos de situarnos en no más de 100.000, ganando así en economías de escala e introducción de nuevas tecnologías; y con suficiente asociacionismo para capturar valor añadido.
Finalmente, la sostenibilidad, de modo que las prácticas agrícolas tiendan a conservar el suelo y mantener el paisaje. Haciendo de los agricultores verdaderos guardianes de la naturaleza.
Ramón Tamames.
 
-En junio pasado el Plan Renove 2020 fue noticia porque en seis horas desde que comenzó a ser operativo se acabaron los 3 millones de euros previstos en el presupuesto para maquinaria agrícola. Un mes después, casi el 95% de la partida de cinco millones para tractores se queda sin cubrir y sin propuestas. Este fracaso, que ya se había notado en otras ediciones, pero en las que no estaban tan separadas las partidas para maquinaria agrícola y tractores, va a provocar que cualquier agricultor que piense en cambiar de tractor puede tener casi asegurada la ayuda del Ministerio, aunque la mayor atención se centra en todos los que se quedaron fuera de las ayudas a la maquinaria, ya que en principio el dinero que no se gaste en una partida se podrá transferir a la otra.
Desde Unión de Uniones, que todavía espera una reunión con el Ministerio y con Ansemat para analizar esta situación,  la falta de oferta para tractores «no nos ha sorprendido demasiado ese dinero que se queda sin cubrir. En anteriores convocatorias de lo que menos se ha pedido ha sido de tractores. En 2019 solo hubo una docena de solicitudes de tractores, el resto fue para maquinaria de siembra directa. Nuestra sensación es que el precio de los tractores en estos momentos es prohibitivo, incluso con las ayudas y son máquinas que funcionan con un rendimiento aceptable durante largos períodos, por lo que su renovación es, en función de las circunstancias de cada explotación, menos prioritaria que otro tipo de inversiones que pueden tener más incidencia en una reducción de costes».
Sin embargo, lo que sí ha sorprendido es que el dinero para maquinaria se agotase en tan poco tiempo. «Realmente nosotros no habíamos detectado ese ‘ansia’ en ningún tipo de maquinaria o equipamiento de los subvencionables. Sí que había un interés general en el sector acerca de cuándo saldrían las ayudas, pero un interés específico y masivo sobre tal o cual equipo. no».
Desde la organización agraria también reconocen que hay un problema con algunas líneas de subvención a los tractores que es la ausencia obligación de calificación de eficiencia energética de los tractores. «Al no ser obligada, muchos tractores (la mayoría) se distribuye sin esta catalogación. No obstante, para el Renove, como es lógico, al justificar esta ayuda en razones de sostenibilidad, ahorro energético y seguridad, sí se exige esta calificación que solo tienen aquellos modelos para los que los fabricantes voluntariamente la han pedido»
También piden la calificación algunas Comunidades Autónomas para acceder a determinadas subvenciones si se incluye la adquisición de tractores en la inversión, como por ejemplo para incorporación de jóvenes o planes de mejora.  Además, la idea parece ser que es que esta exigencia se extienda a cualquier tipo de subvención para la adquisición de tractores en todos los territorios. De ahí que que haya todo ese dinero que se queda sin cubrir este año.
Agroinformación.
 

-El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha presentado este sábado una nueva propuesta para intentar desbloquear la enquistada Cumbre que debe decidir sobre el Presupuesto de la UE para los próximos siete años y el tamaño y la forma del Fondo de Recuperación tras la pandemia. Y, como sucede casi siempre, ya se habla de recortes importantes y estos apuntan inicialmente a la parte del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, el Horizonte Europa o los programas de Salud, los más vulnerables porque son los que dependen directamente de la Comisión y no de los propios estados.
No se trata de un recorte de la PAC, ya que esa partida todavía se debe discutir, aunque pinta mal ante la falta de consenso de los Estados sobre estos fondos y la fuerza que están cogiendo en estas negociaciones estados como los países del norte como Países Bajos, Dinamarca, Austria o Suecia, que no son precisamente agrícolas por lo que no se descarta que lo que no logren recortar ahora lo hagan luego sobre la PAC. Y aunque Pedro Sánchez ha estado hablando de líneas rojas a la hora de ceder en una reducción de los fondos de la PAC, en la negociación de ayer ya reconocía, de forma genérica, que «todo debemos ceder en algo».
Cabe recordar que el propio Michel ya ha propuesto un presupuesto se situará, en concreto, entre el 1,05% y el 1,094% de la Renta Nacional Bruta (RNB) y en el que programas como la PAC o la Política de Cohesión –que ya incluían recortes en la propuesta de Bruselas que alcanzarían hasta un 9% de media pese al rechazo del sector– serán los perjudicados porque juntos representan aproximadamente dos tercios de las cuentas europeas.
La importancia del recorte en el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural es que cuenta con una partida de más de  100.000 millones de euros, lo que llevaba a la propia CE a hablar de que el dinero para la agricultura, asumiendo que podría bajar un 9% las ayudas de la PAC, se «iba a incrementar hasta un 2%«. Una cifra que ya no parece que se pueda cumplir, aunque sí la parte más negativa, como es el recorte de las ayudas previstas para la PAC y que, de aprobarse los presupuestos.
Agroinformación.
 
-El PP ha presentado una iniciativa en el Congreso en la que pide al Gobierno de Pedro Sánchez que implante los llamados "pueblos inteligentes" o "Smart Villages" para llevar a cabo una política "transversal" de desarrollo rural y territorial que, además, haga frente a la despoblación.
En su iniciativa, a la que ha tenido acceso Europa Press, el PP señala que la única manera de fijar población es crear empleo mediante nuevas oportunidades de negocio acompañado de los servicios necesarios para atender las necesidades sanitarias, educativas, administrativas o culturales.
Aunque dice que el mundo rural se ha identificado siempre con la agricultura y la ganadería, es "mucho más que el sector agroalimentario". Para ello, subraya que se tiene que implantar una política de desarrollo rural "transversal, acorde a las oportunidades y necesidades del territorio".
IDENTIFICAR LAS FORTALEZAS Y OPORTUNIDADES DE CADA ZONA.
Por todo ello, el PP insta al Gobierno a "identificar las fortalezas y oportunidades" de las zonas rurales españoles"; y a desarrollar estrategias para mejorar sus condiciones económicas, sociales y ambientales, a través de la innovación y utilizando las soluciones que ofrecen las tecnologías digitales.
Además, el Grupo Popular emplaza al Ejecutivo a promover el uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación "como herramienta imprescindible para el desarrollo de los territorios y sus habitantes".
Los 'populares' también piden coordinar las actuaciones de las CCAA y fomentar la cooperación europea; "fomentar la implementación de estrategias 'Smart Villages' teniendo en cuanta las iniciativas existentes"; y diseñar un plan de desarrollo de la zona que permita y garantice una proyección de futuro a las empresas y a los autónomos y a los emprendedores en general".
En su iniciativa, el PP solicita también al Ejecutivo estudiar fórmulas de financiación pública y privada, así como simplificar y armonizar todas las fuentes de financiación (municipal, autonómica, estatal y europea) para llevar a cabo una política transversal de desarrollo territorial".
Esta proposición no de ley para el desarrollo rural y la implantación de pueblos inteligentes en España --para su debate en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital-- la firman la portavoz del Grupo Popular en la Cámara Baja, Cayetana Álvarez de Toledo, el secretario general del partido, Teodoro García Egea, y el portavoz adjunto del Grupo Popular, Mario Garcés.
El PP ya presentó una iniciativa similar en el Senado el pasado mes de mayo exigiendo al Gobierno impulsar "Smart Villages- Territorios Inteligentes' en cooperación con la UE con el fin de reactivar zonas despobladas que son más atractivas en tiempos de coronavirus. El senador Javier Puente, portavoz de Transformación Digital del Grupo Popular, dijo entonces a Europa Press que la menor densidad de población ahora es "ideal para el trabajo a distancia" y "ayuda al desarrollo sostenible del entorno rural".
Zamora 24 horas.com.
 
-El Ministerio de Agricultura impuso en el primer semestre del año 257 sanciones por importe de casi 323.000 euros, según el Informe de Actividad Inspectora y de Control de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), presentado este jueves 16 de julio al Consejo Asesor.
Del total de las sanciones impuestas, más de la mitad (64 %) correspondieron al sector hortofrutícola; seguida por el aceite de oliva (19,5 %) y por el cárnico (9,3 %).
El número de inspecciones desde la creación de AICA en enero de 2014 y hasta el 30 de junio de 2020, ha sido de 4.329, destacando las 1.470 en el sector de frutas y hortalizas, 795 en el sector vitivinícola, 791 en el lácteo, 595 en el sector oleícola, 125 en los cereales y 417 en el sector cárnico.
Denuncias
Se presentaron 33 denuncias ante AICA en 2020, que fueron realizadas, sobre todo, por organizaciones y asociaciones (14), así como por la industria agroalimentaria (13). Además, la mayoría tuvieron como objeto de denuncia el sector lácteo (14) y el hortofrutícola (11).
En estos más de 6 años de actividad, han sido 326 las denuncias presentadas por el propio sector agroalimentario, entre ellas 127 referidas al sector lácteo; 89, al de frutas y hortalizas; 37, en el sector oleícola; y 40, en el sector vitivinícola.
Agronegocios.
 

- Un verano movido en el sector del aceite de oliva.
Si la semana pasada hablábamos de la constitución de una sociedad cooperativa en el sector de las almazaras industriales, para crear una estructura comercializadora de graneles, hoy tenemos que hablar sobre el nuevo o viejo proyecto, que se está negociando en estos días en el contexto de las más importantes cooperativas andaluzas.
Con la situación que se arrastra desde hace meses de precios bajos en el aceite de oliva en el mercado español, debido a las altas producciones tanto en España como en otros principales países productores de todo el mundo y con un  almacenamiento privado de 200.000 toneladas que apenas ha tenido repercusión en las cotizaciones en origen, los principales líderes cooperativistas, una vez más, vuelven a estudiar la creación de un grupo comercializador que agrupe volúmenes y esfuerzos para la comercialización de graneles, preferentemente en el mercado exterior, donde el futuro del aceite de oliva es más prometedor.
Este grupo comercializador parece que ya cuenta con un importante apoyo desde Andalucía, aunque de cara al futuro, sus promotores defienden que sería más apropiado que la misma sea de carácter nacional y que haya un compromiso firme de continuidad para los próximos años.
La idea es que las cooperativas de base se comprometan con este proyecto para entregar todos los años parte de sus aceites a granel, que tendrían como destino el exterior.
Aprender del pasado.
En este contexto actual, cabe recordar la iniciativa que se puso en marcha en el 2000, bajo el nombre de CECASA, en la que se implicaron grupos como Dcoop, Jaencoop o Interóleo Picual, junto a otras cooperativas, agentes del sector y entidades financieras y que finalmente se vieron abocadas al cierre
Recordar que CECASA se creó con un capital de 4,3 millones de euros-, desembolsado en un 68% por cooperativas y almazaras, mientras que el resto correspondió a una docena de entidades financieras. Unas 250 cooperativas y almazaras de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha, se adhirieron a CECASA, hasta llegar a representar el 60% de la producción nacional en ese momento.
Especial atención hay que tener con todos los aspectos referentes a la seguridad jurídica en toda la cadena, para evitar fallos y parones como el del 2002 del Tribunal de la Competencia que emitió un dictamen, denegando la autorización, aunque en el 2010 el Tribunal Supremo juzgó y autorizó a operar a CECASA.  Por ello, sería muy recomendable que en estos momentos sería adecuado recuperar esta estructura comercializadora y que debería de contar con el apoyo de las distintas administraciones, para no volver a tropezar en la misma piedra.
El sector en su conjunto necesita de estructuras sólidas y fuertes, junto con seguridad jurídica para poder competir en los mercados exteriores y que además tenga capacidad para dar respuesta a las necesidades de los distintos operadores del retail con precios justos y estables.
Olimerca.
 
-“Nuestra medicina está enferma”. Estas son las palabras de Joaquín Araújo cuando habla de los árboles de la península ibérica. Según cuenta el ecologista español, los bosques son los que pueden curar al planeta frente al cambio climático, pero su estado deja mucho que desear. El periodo de actividad del árbol aumenta, ya que la época de calor se alarga, mientras que el acceso a nutrientes se complica y disminuye su capacidad reproductiva. Un nuevo estudio publicado en Global Change Biology lo confirma y demuestra que la mortalidad de los bosques ibéricos aumenta del mismo modo que disminuye su regeneración y crecimiento.
Además, el efecto del cambio climático no es continuo en el tiempo, por lo que dificulta la modelización y el pronóstico de los acontecimientos que sufrirá la flora española en los próximos años. “Esto es lo más novedoso de nuestro trabajo. Hemos encontrado que el 80% de las interacciones eran inestables”, asegura Julen Astigarraga, principal autor del estudio e investigador del Grupo de Ecología y Restauración Forestal de la Universidad de Alcalá. “Es posible que en un primer momento el aumento de temperatura beneficie al árbol, y que poco tiempo después ocurra lo contrario y sobrepase un umbral”, explica. En el estudio han encontrado que este fenómeno depende del grupo funcional. Para los bosques deciduos de hoja ancha, los efectos son más estables y las alteraciones no superan el 50%, mientras que para los gimnospermas (árboles productores de semillas), varía mucho más.
El trabajo recopila datos nacionales de 30 años y de más de 230.000 árboles y demuestra que desde la década de los ochenta, los bosques ibéricos tienden a ser más densos, más homogéneos y estar formados por ejemplares de mayor tamaño. “Nosotros esperábamos a que los bosques fuesen más vulnerables ahora que hace unos años. Siguen tendencias muy parecidas a los bosques del hemisferio norte, como en Canadá, Estados Unidos y otros lugares de Europa”, compara el autor del estudio.
Si queremos adaptar estos bosques al cambio climático es importante partir con las especies autóctonas que llevan acostumbradas al clima desde milenios
JULEN ASTIGARRAGA, PRINCIPAL AUTOR DEL ESTUDIO
Sin embargo, lo que cambia de los bosques de la península y del Mediterráneo es que han sido utilizados durante milenios. “Lo que tenemos hoy es una consecuencia de esa gestión del pasado, de esos efectos legado”, cuenta Astigarraga. El abandono de la gestión forestal deja espacios para crecer y los terrenos agrícolas, la presencia de fertilizantes. Todo ello provoca una alta densidad de ejemplares que da lugar a lo que llaman “competencia”. En definitiva, al ser tantos, los árboles quieren crecer y se roban la poca agua que queda.
Las políticas de reforestación se hicieron con especies exóticas, no aclimatadas a los factores ecológicos que regulan los bosques. “Están lejos de su óptimo climático lo que significa que de partida son más vulnerables. Son del mismo tamaño y genéticamente muy parecidos. Son demasiado homogéneos y es un gran problema en cuanto a transmisión de enfermedades. Es crucial, en nuestros modelos, tomar en cuenta la estructura forestal”, alerta.
Factores y soluciones
Araújo ha sido testigo de la decadencia de los bosques a lo largo de varias primaveras. Ve cómo sus árboles sufren. “Al haber mucha insolación y menos agua, los árboles padecen defoliación. Es tremendo”, testifica. Aunque haya más árboles en los últimos decenios, tienen menos hojas y las pierden más pronto porque necesitan humedad. La caída de las hojas calienta el suelo y, por lo tanto, comienza un círculo vicioso.
La solución que propone el estudio de Astigarraga frente a todos estos problemas que se juntan es reducir la competencia, o, en otras palabras, cortar árboles. Araújo apuesta más bien por plantar las especies que pueden sobrevivir al nuevo clima y al autor del estudio le interesa esta propuesta: “Es verdad que si queremos adaptar estos bosques al cambio climático es importante, además de estas reducciones, partir con las especies autóctonas que llevan acostumbradas al clima desde milenios y no introducir unas extranjeras”. En definitiva, como dice Araújo: “Hay que curar la medicina para que nos cure a nosotros”.
Francisco Castañares, presidente de la Asociación Extremeña de Empresas Forestales y del Medio Ambiente, está muy de acuerdo con el estudio, las soluciones que propone y reitera que estamos en una situación muy preocupante. Pero a él, lo que más le interesa, es ver qué se puede hacer. “Hay que centrarnos en gestionar los bosques maduros y ordenar el paisaje, abrir espacios al monte para evitar la continuidad de la cubierta vegetal que ayuda a propagar incendios y plagas y realizar aprovechamiento”, enumera. “También es esencial extraer los excedentes de vegetación. En España se amontonan dos toneladas cada año de combustible forestal, si no la extraemos, se secará cada vez más”, explica. El experto insiste en que todo esto no es tanto un problema de las especies, sino de falta de ordenación del paisaje. Castañares aconseja intercalar espacios abiertos, volver al mosaico que había en el pasado y así se crearán unos ecosistemas mucho más resistentes.
Limitaciones
Eduardo Rojas Briales, decano del Colegio de ingenieros de Montes y antiguo director del departamento forestal de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), reconoce que el estudio tiene muchas ventajas, ya que cubre toda España, entre otras cosas, pero también tiene varias limitaciones a tener en cuenta. Una de ellas es el método para valorar el agua disponible. “Todas las variables son altamente condicionadas por la densidad arbórea, la gestión y la pendiente, factores que este estudio no considera”. El ingeniero de montes subraya que, si el 50% de una precipitación de 800 milímetros cae en pocas horas al año y sobre fuertes pendientes, se pierde, algo que no ocurre en el Cantábrico, ya que la cantidad se distribuye en muchas horas de lluvia. “Tampoco se valora los años peores que son los que generan la mortandad más que la media”, añade. El especialista insiste en que el entorno estudiado ha vivido un potente hundimiento rural, una expansión por culpa de la acción u omisión de la vegetación forestal, con lo que pide cautela a la hora de aplicar metodología desarrollada para bosques no alterados por el ser humano.
El País.
 
-Tras la publicación del estudio final de impacto sobre la sostenibilidad del acuerdo UE-MERCOSUR, encargado por la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea a la London School of Economics, Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos mantiene la valoración negativa del acuerdo y reclama el rechazo al mismo hasta contar con un estudio de impacto detallado para el sector agrario, uno de los grandes perdedores del acuerdo, y garantizar la aplicación del principio de reciprocidad.
Unión de Uniones destaca que el análisis presentado por la entidad londinense tras más de dos años de trabajo, compara, de cara a 2032, un escenario sin acuerdo UE-MERCOSUR con dos escenarios hipotéticos en los que sí habría acuerdo con niveles diferentes de ambición en la supresión paulatina de los aranceles arancelario.
EL AZÚCAR Y LA CARNE, LOS GRANDES PERJUDICADOS
Tras revisar el informe, la organización destaca cómo a nivel económico en ambos escenarios todas las producciones europeas analizadas se verían afectadas negativamente por el acuerdo; siendo los sectores que acumularían las mayores pérdidas el del azúcar (-0,7% y -1%) y el del carme de rumiantes (-0,7% y -1,2%) para el escenario conservador y ambicioso respectivamente.
 
 
Estas pérdidas serían a costa del fortalecimiento del sector agrario en MERCOSUR; principalmente Brasil y Argentina, con fuertes subidas de hasta el 3,7% (sector de carne de porcino y aves).
En una visión de conjunto el acuerdo mejoraría el PIB europeo en un 0,1%, gracias sobre todo a importaciones más económicas, con el fortalecimiento de algunos sectores como el químico, metalúrgico, vehículos y maquinaria. Sin embargo, según resalta Unión de Uniones, el informe no entra a analizar la situación por países, donde probablemente la distribución de los beneficios no sería equitativa.
«Aquellos países con un peso menor del sector agrícola y superior en los sectores favorecidos por el acuerdo serían los principales beneficiados del tratado en Europa; así que, en principio, España no saldría bien parada», comentan desde la organización.
Por ello, Unión de Uniones reitera la necesidad de que España y su sector agrario, los grandes perdedores del acuerdo, rechace el acuerdo hasta en tanto en cuanto no se realice, por parte del Gobierno, un estudio de impacto detallado sobre cómo va a afectar.
Unión de Uniones pone de manifiesto que los bajos costes de producción en los países de MERCOSUR son en parte debido a una menor exigencia ambiental y social. A nivel social el propio informe destaca, por ejemplo, la posibilidad del acuerdo de afectar negativamente a las poblaciones locales y generar trabajo no regulado.
Por su parte, a nivel ambiental es preocupante el riesgo de aumento de la deforestación y, en cuanto al uso de pesticidas el informe destaca que MERCOSUR se sitúa por encima de la media europea en cantidad y número de sustancias activas utilizadas. Así, de un total de 508 sustancias analizadas en un estudio publicado por Environmental Health en 2019, el 44% de ellas estaban prohibidas o en proceso de estarlo en la UE, mientras que en Brasil solo el 14%.
Ante esto, Unión de Uniones apunta que el acuerdo penaliza a los productores europeos, sobre todo considerando la estrategia ‘De la granja a la Mesa’, que propone una reducción de un 50% del uso de fitosanitarios e incrementar otros requisitos ambientales, por lo que grandes perdedores del acuerdo lo van a acabar siendo mucho más.
Unión de Uniones apela a que, tanto éste como otros tratados de comercio, no se firmen si el respeto al principio de reciprocidad en las condiciones sociales y ambientales no quede plenamente garantizado. «Si es verdad que se piensa a exigir a las importaciones el condicionado europeo, como dicen en la estrategia, ahora la UE tiene una estupenda ocasión para demostrarlo» apuntan desde la organización y concluyen: «Pedíamos saber qué iba a pasar si se cerraba Mercosur… ahora ya lo sabemos y no es nada bueno. Lo que tienen que hacer las autoridades comunitarias es actuar en consecuencia y parar esto para que no haya grandes perdedores».
Agroinformación.
 
-Luis Planas ha solicitado que se avance lo más rápidamente posible en la estrategia “De la granja a la mesa” para poder incorporar sus objetivos al plan estratégico nacional de la PAC.
Ha pedido tiempo, presupuesto y flexibilidad para que los productores perciban el cambio como una oportunidad y no como una amenaza.
Ha sido tajante al afirmar que “si los europeos adoptamos reglas más estrictas para la producción agrícola y ganadera, tendremos que aplicar unas reglas semejantes para la importación de productos de países terceros”.
Además, ha remarcado que quienes van a realizar un mayor esfuerzo por adoptar nuevas formas de producción, cada vez más respetuosas con el entorno, deben percibir un precio adecuado.
Ese es el objetivo del Gobierno de España que trabaja en un anteproyecto de ley de modificación de la ley de la cadena alimentaria para fortalecer la posición negociadora de agricultores y ganaderos.
En cuanto a la situación de los mercados, el ministro ha pedido la rápida entrada en vigor del artículo 167 de la Organización Común del Mercados Agrarios (OCMA) para el aceite de oliva con el fin de que la legislación nacional pueda incorporar esta medida antes de la próxima campaña.
Ha recordado la incertidumbre que hay en el sector con respecto a los aranceles de Estados Unidos y que a mitad de agosto se conocerá en qué se concretan. Ha trasladado a la Comisión Europea la necesidad de intensificar los esfuerzos diplomáticos para normalizar las relaciones comerciales con los Estados Unidos y evitar la imposición de aranceles.
Respecto al sector del vino, ha solicitado un incremento de los fondos para el Programa de apoyo al sector vitivinícola español (PASVE) para compensar los gastos extraoridnarios afrontados en 2020 por los efectos de la COVID-19. También ha pedido medidas de apoyo excepcional para el sector de la ciruela, cuyas exportaciones se han visto afectadas por el cambio unilateral de Brasil en las condiciones fitosanitarias aplicables a la importación de esta fruta española.
MAPA.
 
-"Europa debía llegar a un acuerdo en julio. Y Europa ha llegado a un acuerdo", ha subrayado Sánchez. "Ha sido una negociación difícil, en la que llevamos inmersos unos meses extraordinariamente complicados y con un tramo final extenuante y exitoso, tan exitoso como extenuante. Europa se enfrentaba a un reto histórico y ha sabido responder con un acuerdo histórico", ha manifestado el jefe del Ejecutivo al término de la Cumbre.
El acuerdo se compone en primer lugar de un gran Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros, llamado "Next Generation EU", "Próxima Generación UE". El objetivo del Fondo es movilizar una cantidad masiva de recursos públicos europeos para que la recuperación, tras la crisis del COVID-19, sea lo más pronta y fuerte posible. Una recuperación que debe sostenerse en tres pilares que permitan un crecimiento fuerte, equilibrado y sostenible: la transición digital, la transición ecológica y la formación de estudiantes y trabajadores.
En síntesis: una recuperación verde, digital y la mejora del capital humano, para una economía competitiva, inclusiva y sostenible.
De los 750.000 millones de "Next Generation EU", 360.000 millones se dedicarán a préstamos y 390.000 millones a transferencias, que se otorgarán en función del impacto de la pandemia.
Para lograr movilizar todos esos recursos, que suponen el equivalente al 4,6% del Producto Interior Bruto (PIB) europeo de 2019, la Comisión Europea se endeudará por primera vez en la historia para financiar programas. Se trata de un paso de gigante en la construcción europea, acorde con la magnitud de la crisis económica y social causada por el COVID-19.
Durante la negociación, el Gobierno de España ha logrado obtener aproximadamente 140.000 millones de euros durante los próximos seis años: más del 11% del PIB de nuestro país. 72.700 millones de euros serán transferencias.
La aprobación de los fondos de cohesión en los años 90 dio un impulso a la integración europea y tuvo un gran papel en el desarrollo económico de varios países de la Unión. "Si el fondo de cohesión supuso para España el equivalente a unos 7.800 millones de euros de entonces para un periodo de seis años, lo que hemos aprobado hoy supone casi 73.000 millones de euros para nuestro país: casi 10 veces más del tamaño de aquellos fondos de cohesión, que tanta importancia tuvieron para el progreso y la prosperidad de todos los españoles", ha dicho Sánchez.
Este impulso extraordinario de recursos puestos en común por la Unión Europea para hacer a nuestras economías más sólidas, más verdes y más modernas, completa lo que el presupuesto europeo ya hace en otros ámbitos centrales de las políticas europeas, como la Política Agrícola o la de cohesión, que han demostrado una vez más, durante la pandemia, su papel esencial.
Dotación de los principales programas.
El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia contará con 672.500 millones de euros -312.500 en transferencias-, de los que a España le corresponden 59.000 millones de euros. Gracias a este programa, se pondrá en marcha un plan nacional de reformas e inversiones para el crecimiento y la transformación de nuestra economía, en áreas como la transición ecológica, la transformación digital, la educación o la mejora de la protección social.
El programa ReactEU va a contar con 47.500 millones, de los que a España le corresponden 12.400 millones. Este nuevo programa es fundamental para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la crisis.
El Marco Financiero Plurianual.
El presupuesto para los próximos siete años de la Unión Europea, alcanzará 1 billón, 74.000 millones, una cantidad muy importante y ambiciosa, teniendo en cuenta el nuevo contexto y que se añade al Fondo de Recuperación.
En cuanto a la Política Agrícola Común, se ha conseguido que la dotación final que incluye el Fondo Europeo de Desarrollo Rural y el Fondo de Garantía Agrícola, se eleve en casi 2.000 millones de euros para los próximos siete años.
Desde el comienzo de las negociaciones, el Gobierno ha defendido una dotación suficiente y ambiciosa para ayudar a nuestro sector agrícola, que hace frente a la volatilidad del mercado internacional y a un número creciente de exigencias ecológicas. Es por ello que una parte sustancial de nuestro plan nacional de recuperación y resiliencia va a destinarse a desarrollo rural. "Hoy Europa sienta las bases para dar una respuesta a la crisis que hoy sufre Europa: la crisis del COVID. Pero sin perder de vista el mañana: sin olvidar los cambios que ha de abordar, como la transición ecológica y digital, y la formación de nuestros hijos y trabajadores", ha dicho Pedro Sánchez.
"Europa inicia el camino hacia un gran cambio. Una gran modernización. Tomamos impulso para situar a Europa a la vanguardia de la revolución digital, verde y de cohesión social y territorial. Sin dejar a ningún territorio ni persona atrás. Liderazgo e inclusión. Esta es la tarea a la que estamos llamados los europeos. Un liderazgo europeo que hoy hace más falta que nunca en el mundo", ha añadido el jefe del Ejecutivo.
Para el presidente del Gobierno, "hoy será un día para recordar entre los capítulos más señalados de la historia de la Unión. Hoy todos los europeos ganamos y la Unión Europea sale mucho más fuerte.
La Moncloa.
 
-Lejos de tratar la pandemia de coronavirus como una oportunidad única en la vida para acelerar la descarbonización y asegurar los objetivos climáticos, hay indicios de que China está recurriendo a su antiguo libro de jugadas de inyectar crédito barato en proyectos de energía con combustibles fósiles para ayudar La economía se recupera de una contracción histórica del primer trimestre.
Después de una caída dramática en el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero a principios de año, el sector energético de China está volviendo a la vida. El consumo diario de carbón,  petróleo y gas en junio estuvo a la par del año anterior, según el gobierno, y los analistas dicen que las emisiones de carbono se han recuperado a los niveles previos al coronavirus.
Todavía puede ser demasiado pronto para decir hacia dónde se dirigirán el uso de energía y las emisiones en 2020, pero la desintoxicación ambiental que siguió a meses de bloqueos radicales parece haber terminado.
China tiene 249,6 gigavatios de capacidad de energía a carbón, ya sea en construcción o en planificación, según Global Energy Monitor y el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio, que es más grande que las flotas de carbón actuales de los Estados Unidos o la India.
Solo en este año, China permitió 17.0GW de energía a carbón para la construcción, más que en los dos años anteriores combinados, y el sector eléctrico ha propuesto unos 40GW de nuevas plantas de carbón, dijeron los dos grupos en un informe en junio.
El aumento en las nuevas aprobaciones de centrales eléctricas de carbón está siendo impulsado en gran parte por un exceso de proyectos de infraestructura del gobierno local facilitados por el fácil acceso a préstamos bancarios y el apoyo del gobierno central para el gasto de estímulo, dijeron analistas.
GWPF.

- Tenemos acuerdo histórico de la Unión Europea. 750.000 millones de euros, y un marco financiero para 2021-2027 de más de un billón de euros para pagar la factura económica y social que va a dejar la Covid en el viejo continente. A España, uno de los países más perjudicados, le han tocado 140.000 millones, 73.000 de ellos en modo de subsidios directos, un montante al que podrá acceder durante los próximos seis años.
Es el equivalente a un 11% del PIB español. No alcanza a sufragar lo que las previsiones dictan que será el agujero del coronavirus en nuestras cuentas ya sólo para este 2020, pero es una cuantía muy sustanciosa. Hemos acabado con uno de los mejores escenarios de los que podían salir.
Pero no es, como ha dicho Pedro Sánchez, un plan Marshall. No es un cheque en blanco, y deberemos cometer reformas. En el acuerdo alcanzado hoy de madrugada se fijaba un “mecanismo de freno” si algún Estado no está aplicando las reformas estructurales necesarias para recibir los fondos a gusto de los 27.
Irlanda o Países Bajos son paraísos fiscales. Y Europa ha encontrado un arma contra ellos: el artículo 116.
El freno no se echará, como pretendían los frugales, mediante vetos impuestos por miembros concretos, sino que dependerán de la Comisión Europea, de una mayoría simple, lo que rebaja enormemente la presión. Pero, teniendo en cuenta que España está entre los principales receptores de estos fondos, deberemos acatar, si no todas, al menos una parte de sus condiciones
¿Qué quiere Europa de nosotros?
Todo ello está disponible en el informe de trabajo de los servicios de la Comisión para este mismo año (resumen en las páginas 5-9). Estos son algunos de los puntos más importantes.
Reforma de las pensiones.
Si no el mayor, uno de nuestros principales problemas presupuestarios. Esta partida supone ya un 10.7% de nuestro PIB, y, con el bajón productivo del coronavirus, la proporción sobre el PIB no va a parar de crecer, triplicando el déficit que dejaron en las arcas públicas el año pasado después de que hayamos finiquitado la hucha. La CE se muestra especialmente preocupada porque el Gobierno socialista, lejos de proponer un ajuste, ha afirmado que vinculará las pensiones al IPC y lo desvinculará de los cambios en la esperanza de vida.
Mantenimiento de la última reforma laboral.
Otra de las mayores preocupaciones para nuestros socios europeos. En vez de mantener esta reforma, “la cual es sabido que favoreció una fuerte creación de empleo durante la recuperación”, según dice el informe de la Comisión, el Gobierno ha dicho que la derogará. Les parece una idea contraproducente.
Reducción de la temporalidad en el empleo
Sí, Europa mira con preocupación la elevadísima tasa de temporalidad de nuestro mercado laboral, en el que el 26% de los trabajadores tiene un contrato de este tipo (la tasa más alta de toda la UE), incluso en sectores donde hay una escasa estacionalidad. Se trata de una de las principales “rémoras para el crecimiento de la productividad” de nuestro país, y los subsidios al empleo no están ayudando a paliar esto. Se trata, entonces, de poner freno a este tipo de contrataciones, de cambiar el modelo productivo o un poco de ambas cosas.
Todo lo que tiene que ver con nuestra productividad y justicia social.
España no tiene inversión pública o privada en i+d+i, nos dicen, lo que también potencia ese bajo rendimiento. Este bajo rendimiento tiene también que ver, a su vez, con la falta de capacidades técnicas de nuestros trabajadores, según nos dicen, algo que va unido al fracaso escolar. Tampoco les gusta nuestra escasa digitalización, las enormes desigualdades que se dan entre Comunidades Autónomas y la excesiva pobreza sobre todo entre los niños (nos piden, entre otras cosas, más subsidios para una redistribución de la riqueza y un mayor éxito en la obtención de ayudas).
Mejores trenes.
Las interconexiones de ferrocarriles en España nos llevan, entre otras cosas, a ser uno de los países que menos emplea estas redes para el transporte de mercancías frente al excesivo uso de camiones por carreteras, lo que no encaja bien con los planes medioambientales del futuro. También perjudica a la movilidad entre regiones y con la misma Europa. También deberá potenciarse para que el transporte de energía permita sacar de nuestro país “al menos el 15 % de la electricidad” producida en nuestras centrales eléctricas a los países vecinos antes de 2030.
Rebajar las emisiones de CO2.
Como sabemos, uno de los pilares que Europa ha decidido potenciar a nivel estructural en el escenario post-Covid es la conversión medioambiental. Nuestro país, nos dicen, es uno de los más expuestos al cambio climático del continente, y por eso deberemos hacer mucho por mejorar la eficiencia energética, pero sobre todo mantenerse por debajo de los límites de emisiones de CO2. La CE nos viene a decir que nos sobran coches y carreteras.
MAGNET.

- España podría perder más de 4.700 millones de euros de fondos agrícolas de la UE
Pedro Barato: “Es un golpe para la agricultura española, y los agricultores y ganaderos no se merecen este trato tras su comportamiento durante la pandemia y el reconocimiento social que han recibido”. Los Jefes de Estado y de Gobierno de los 27 han alcanzado un acuerdo básico para cerrar el Presupuesto de la Unión Europea para el periodo 2021-2027 y el Fondo de Recuperación para la Pandemia. El Marco Financiero para este periodo será inferior al actual sin llegar a 1,1 billones de euros que pedía la Comisión Europea y también países como España. Los fondos destinados a la agricultura se recortarán en un 10% pasando de 383.000 millones de euros a 343.900, un recorte que equivale a perder un año entero de pagos directos de la PAC en España.
 
“Pese a que el presidente del Gobierno defendió que no aceptaría un presupuesto inferior al actual, la realidad es que el recorte es más que evidente y Sánchez habla de resultado exitoso y de acuerdo histórico cuando los agricultores y ganaderos van a perder cerca de 5.000 millones de euros durante el nuevo periodo”.
Los fondos destinados a agricultura (Capitulo 3: “Recursos Naturales y Medioambiente”) se recortarán en un 10% en el periodo 2021/27 en comparación con el actual Marco Presupuestario 2014/20, pasando de los 383.000 millones de Euros a 343.990 M€ en el nuevo periodo para toda la UE-27. Esto representa un recorte de casi  39.000 Millones de Euros en la UE-27 en el periodo, de los cuales 27.500M€ correspondieran a pagos directos y medidas de mercado y 11.350 M€ en recortes en Desarrollo Rural.
Los recortes serian de un 9’6% en pagos directos y ayudas de mercado (Primer Pilar) y del 11% en Desarrollo Rural (Pilar 2), en precios de 2018 (constantes), que es como las Instituciones Europeas diseñan sus presupuestos.
Hay que recordar que en los Fondos de la Recuperación Next Generation UE se destinaba una pequeña partida de 15.000 Millones de Euros al Desarrollo Rural. Pues bien, esta partida ha quedado reducida a la mitad y solo será de 7.500 millones de euros, es decir, el 1% del citado Fondo de Recuperación.
Sin tener cálculos definitivos de reparto por países, pero teniendo en cuenta el peso de España en los fondos agrícolas de la UE (más del 13% en primer pilar y un 8’5% en Desarrollo Rural), España podría llegar a perder más de 4.740 millones de Euros en el periodo, el equivalente a un año entero de pagos directos dela PAC en nuestro país.
ASAJA.

- Sensación agridulce entre los agricultores y ganaderos. Que se haya logrado un acuerdo es una buena noticia, pero se confirman los recortes en la PAC.
El acuerdo europeo confirma recortes en la PAC para los próximos años, pero consolida un presupuesto fuerte para la UE en un contexto internacional extremadamente complejo.
UPA aboga por un reparto justo en España que solvente este recorte. “No es asumible que el recorte se traslade de forma lineal a todos los agricultores”.
La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos apuesta por rebajar el techo por ayudas de explotación y no apoyar a sectores que no lo necesitan, como las producciones superintensivas.
Sensación agridulce entre los agricultores y ganaderos españoles al ir conociendo los detalles del acuerdo europeo alcanzado esta madrugada. A la satisfacción por que Europa dé una respuesta a la crisis provocada por la pandemia de forma unida y coordinada, se contrapone el malestar por confirmarse los recortes en las ayudas al campo.
Según los primeros análisis, los recortes en la PAC, tanto en el primer como en el segundo pilar, rondarán el 10% para el periodo 2021-2027. “Las cifras son negativas para el campo, eso está claro”, ha señalado el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos. “Sin embargo, como acuerdo político, reconocemos que, dadas las circunstancias, es un buen acuerdo. Más Europa es menos desamparo”, ha declarado.
UPA cree no obstante que hay que mirar más allá de las cifras, y diseñar ahora un reparto más justo y más social de los fondos que lleguen de Europa. La pelota estará ahora en el tejado de los Estados Miembros, aseguran, que deberán definir un Plan Estratégico que articule un esquema de ayudas que siente las bases de futuro para la agricultura y la ganadería españolas.
En ese reparto, UPA cree que es fundamental que se rebaje el techo de ayudas por explotación y que se quiten las ayudas a los sectores que no lo necesitan, como las producciones superintensivas, y se destinen a apoyar a los que sí requieren de ayudas para salir adelante. Además, la organización pedirá que los montantes del fondo de recuperación que lleguen a España se destinen también a los sectores que peor lo están pasando por la COVID-19.
Ramos ha reconocido que solo el hecho de haber alcanzado un acuerdo es una noticia positiva. “Europa responde unida a una crisis global, asumiendo además su responsabilidad como un actor político en un contexto mundial muy complicado”, reconoce. Ahora es fundamental poner en valor la importancia de España como país agrícola diverso que aporta todo tipo de producciones escalonadas al mercado europeo. “Somos la despensa de Europa, y queremos seguir siéndolo, ahora lucharemos por lograr un reparto más justo que solvente los recortes y cimente un futuro sostenible y rentable para la agricultura y la ganadería españolas”, ha concluido.
UPA.
 
-Cooperativas Agro-alimentarias de España valora el acuerdo alcanzado que da estabilidad al sector agrario, aunque considera que la reducción del presupuesto de la PAC puede afectar a la competitividad del sector
Cooperativas Agro-alimentarias de España reconoce el esfuerzo negociador de los Estados miembros de la UE para acordar el Marco Financiero Plurianual 2021-2027 y el Fondo de Recuperación Económica. Este acuerdo dará estabilidad al sector agrario en los próximos 7 años manteniendo un importante peso de la PAC en el presupuesto comunitario. No obstante, lamenta que se reduzca el presupuesto de la PAC un 10% respecto al actual período, (calculado a precios constantes y sin tener en cuenta la inflación).
Esta reducción no es la mejor señal para un sector productor que, tras la presentación de las propuestas de estrategias sobre sostenibilidad medioambiental, de la Granja a la Mesa y para una recuperación de la Biodiversidad en 2030, deben afrontar importantes retos de cambio de modelo productivo en un entorno de mercados competitivos.
Cooperativas Agro-alimentarias de España valora el acuerdo alcanzado sobre el fondo de recuperación económica, Next Generation EU, por ser un instrumento extraordinario y absolutamente novedoso en la financiación comunitaria, que tiene como objeto relanzar la economía y paliar los efectos de la pandemia del COVID19. No obstante, lamentamos que algunos países hayan preferido mermar las partidas destinadas a los programas europeos que financian la innovación y la inversión, como Horizon Europe y el Plan InvestEU, fundamentales para impulsar el cambio hacia un modelo productivo más sostenible medioambientalmente y competitivo.
También lamentamos que la partida propuesta por la Comisión Europea para Desarrollo Rural en este plan de Recuperación se haya reducido a la mitad, de 15.000 a 7.500 millones, lo que disminuirá la capacidad del sector para adaptarse a los cambios requeridos.
Para Cooperativas Agro-alimentarias de España una menor ambición en el presupuesto PAC y en los programas europeos para financiar el cambio hacia un modelo productivo más sostenible, debe ser coherente con el nivel de exigencia al sector productor de la UE y el plazo para implantar las nuevas obligaciones medioambientales. La Comisión debe ser consciente que si nuestros socios comerciales no aplican el mismo modelo ambiental, o las importaciones a la UE no cumplen con los mismos requisitos productivos, la rentabilidad y la viabilidad de gran parte de las explotaciones agrícolas y ganaderas se verán comprometidas y no podrán afrontar los retos del cambio climático con éxito, lo que será una pérdida para toda la sociedad, dado que la producción de alimentos es una actividad estratégica y esencial como se ha comprobado durante el COVID-19.
El sector necesita que estos acuerdos se aprueben y den estabilidad a la economía y al proyecto europeo en los próximos años, por lo que esperamos que el Parlamento Europeo apruebe la propuesta del Consejo que, aunque mejorable, es necesaria en estos momentos.
Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España continuaremos trabajando para que el sector agrario en general, y las cooperativas, en particular, sean un pilar importante tanto en la PAC como en los programas de inversión dedicados en el Plan de Recuperación, tanto en la dotación europea como en la nacional, (72.700 millones de euros en ayudas directas para España). Estas empresas son claves para la sostenibilidad y para afrontar el cambio de modelo productivo, así como en el uso eficiente y multiplicador de los fondos de la PAC y del plan de recuperación para lograr la rentabilidad y la competitividad de los cientos de miles de explotaciones de nuestros socios y socias.
Cooperativas.
 
-Unión de Uniones, apunta que el Acuerdo alcanzado se sustenta en buena parte en la propuesta presentada por el Presidente del Consejo, Charles Michel hace unos días, contra la que la organización ya se había posicionado por la reducción prevista de fondos destinados a la PAC 2021/2027, en términos constantes.
“Si ya no nos gustaba el 10 de julio, ahora, que cuenta con 4.320 millones de euros menos que entonces, menos aún” señalan. En este sentido, los 348.200 millones de euros a destinar a la PAC en el documento del 10 de julio, se han quedado reducidos a 343.944 en el acuerdo alcanzado. Ello se debe en parte a que, de los fondos de reconstrucción, solo llegarán finalmente al desarrollo rural 7.500 millones de euros.
La organización destaca que la futura PAC en total sufrirá un recorte del 10,2 % respecto al periodo anterior 2014-2020, con una reducción mayor, del 11,75%, para el desarrollo rural (85.350 millones de euros, que para el capítulo de ayudas directas y mercados. que cuenta con un paquete de 258.594 millones de euros (-9,63% respecto de la partida 2014-2020).
“No es equilibrado que de los 750.000 millones de euros del fondo Next Generation UE (NGEU) se destine sólo un 1% para la agricultura y la ganadería”, opinan desde Unión de Uniones, que también critica que el nivel de exigencia a la PAC para objetivos ambientales y climáticos sea mayor (40% del presupuesto) que para el conjunto de todas las políticas europeas (30% del presupuesto).
Más razones para seleccionar a los agricultores genuinos y apoyar al medio rural.
La organización considera que las cifras aprobadas reafirman la necesidad de que el Plan Estratégico Nacional de la PAC tenga en consideración al agricultor y ganadero profesional para definir al genuino como beneficiario de las ayudas directas y que se incluyan mecanismos de redistribución de las mismas, para evitar que el 5% de los perceptores sigan cobrando el 50% de todos los pagos directos. “A ver si esta vez hay Reforma de verdad”, reclaman.
Por otro lado, insisten que en que este acuerdo, en lo que respecta a la PAC, es una mala noticia para los agricultores y ganaderos, que se quedan prácticamente fuera de los planes de reconstrucción de la UE; pero confía en que España sepa utilizar bien los 140.000 millones de euros que el Gobierno ha anunciado que vendrían para impulsar la recuperación socioeconómica del país y espera “que ahora no se olvide a los habitantes del medio rural, de la España Vaciada, que además de sufrir la crisis en la misma medida que el resto de ciudadanos, han llegado a ella, además, desde una situación mucho más desfavorable”.
Unión de Uniones.

-Pedro Sánchez ha vendido como un éxito para España el pacto alcanzado en Bruselas que permitirá el reparto de los fondos para la recuperación tras el coronavirus. Sin embargo, el acuerdo tiene letra pequeña y supondrá un “duro hachazo” para uno de los sectores más importantes de la economía española. El campo recibirá menos ayudas de la PAC.
“Histórico”. “Página brillante”. “Gran acuerdo”. La euforia ha corrido en las horas posteriores al pacto en las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y algunos de sus ministros, tras el acuerdo con la Unión Europea para la creación de un fondo que financie la reconstrucción de la economía, muy golpeada por la crisis del coronavirus.
Fue Sánchez, desde Bruselas, quien habló de “gran acuerdo para Europa y para España. Con él, subrayó, se escribe una de las páginas “más brillantes de la Unión Europea”.
El único matiz que puso el presidente del Gobierno a este triunfalismo fue porcentual: aseguró que se declara satisfecho “al 95%”, en una clara alusión a la reducción en las ayudas directas que recibirá España. En números, esta rebaja es de 4.600 millones sobre la cantidad inicial, que iban a ser cercana a los 77.000 millones.
Los agricultores pagarán el pato.
Sin embargo, no es el único sacrificio que ha tenido que aceptar España en el marco del acuerdo. Fuentes conocedoras de la letra pequeña de las negociaciones explican a Confidencial Digital que Sánchez ha asumido que “pactar, en la UE, implica siempre ceder, incluso en las cuestiones más importantes”.
Así las cosas, una cuestión clave dentro del Presupuesto europeo es la Política Agrícola Común (PAC). Reconocen que una de las cesiones para convencer a los llamados países frugales encabezados por Holanda es que España ha aceptado que se rebaje el marco financiero plurianual, y con él la política agraria o la de pesca, especialmente.
Se tiene en cuenta que, con la reducción del Marco Financiero para 2021-2027 tras el Brexit, pues sin Reino Unido hay un importante contribuyente neto menos, hay partidas que caen. Y las grandes, PAC y Cohesión, van a ser las que sufran un mayor recorte en los próximos años.
5.000 millones menos para la PAC
Las fuentes comunitarias consultadas por ECD cuantifican este “hachazo” en 35.000 millones de euros (repartidos en 7 años) para los fondos globales de la PAC en toda la UE, respecto al marco financiero 2014-2020.
La pérdida anual asciende a 5.000 millones de euros, de los que cerca de 700 millones al año corresponden a España, dado que su participación en los fondos agrarios comunitarios es del 12%. Hasta el año 2027, el recorte alcanzará un total de 5.000 millones para el campo español.
La PAC y la Política de Cohesión son las dos grandes columnas del Marco Financiero Plurianual de la UE y suponen una importante fuente de ingresos para España, que ha defendido el mantenimiento de sus dotaciones en todas las cumbres en las que los líderes intentaron cerrar un acuerdo sobre el presupuesto.
Se ven afectados 700.000 agricultores.
Estas ayudas directas son fundamentales para la supervivencia del campo español, que tiene varios frentes abiertos -falta de coordinación empresarial, aranceles de Trump, los bajos precios en origen, etc.-, pero no se puede entender sin el apoyo de la PAC.
Los fondos europeos benefician al año a más de 700.000 agricultores y suponen cerca del 30% de sus rentas medias, según datos del Ministerio de Agricultura. Entre 2014 y 2020, España ha recibido 45.000 millones de euros en subvenciones, que llegan en mayor cantidad a Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura.
Una de las frustraciones de los agricultores españoles es que muchos de ellos no pueden vivir solo del campo, necesitan otra fuente de ingresos. La culpa, en parte, está en el tipo de explotaciones agrarias que predomina en España.
Si la superficie media en Reino Unido y Francia se sitúa en las 90 y 62 hectáreas por explotación, respectivamente, aquí es de 25 hectáreas. Pero el 51% de las explotaciones tiene un tamaño inferior a las 5 hectáreas. Y las ayudas de la PAC dependen, precisamente, de la extensión de las parcelas.
Un nuevo choque con el sector agrario.
El nuevo choque que se producirá con los agricultores en los próximos meses por los recortes en la PAC se suma a la indignación en el campo por la campaña promovida hace unas semanas por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en la que pedía a los inspectores de Trabajo que buscasen casos de “explotación laboral” o incluso “esclavitud” en el sector agrario.
Las organizaciones agrarias, como Asaja o Coag, estallaron contra el Gobierno, por acusarles, aseguraban, de algo tan serio como “esclavizar” a sus empleados.
Hasta el punto de que el ministro de Agricultura, Luis Planas, tuvo que salir a calificar de “desafortunado” hablar de esclavitud en el campo, ya que esta “acabó legalmente en España en 1886”.
ECD.Confidencial Digital. J.A.Frauca.

--Este 2020 no ha sido fácil para los agricultores españoles. A inicios de año desplegaron sus “tractoradas” para pedir equidad en los precios de la cadena de valor y cese a la competencia desleal externa. Ahora que por fin la Unión Europea consolida una posición en torno al Fondo de Recuperación y al presupuesto plurianual, se recortan en casi 10% los dineros de la Política Agraria Común (PAC). Los gremios de agricultores y autoridades autonómicas cuestionan la decisión en un escenario socioeconómico complejo.
La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía, Carmen Crespo, realizó una valoración muy negativa del presupuesto de la PAC para el periodo 2021-2027. Señaló que esta decisión implica un recorte de casi 10% de los fondos europeos destinados a apoyar a los agricultores y ganaderos comunitarios. Justo en tiempos de adversidades económicas para el sector, por la pandemia.
Resulta “tremendamente injusto” que la UE recorte los fondos de la PAC, tras el “extraordinario esfuerzo” que han realizado los agricultores y ganaderos europeos en la crisis sanitaria. “Han trabajado de manera constante, a pesar de los riesgos, para garantizar el abastecimiento de productos básicos, seguros y de calidad”, dijo.
Agricultores cuestionan recorte del PAC
La organización agraria ARAG-ASAJA calificó como “golpe traicionero al sector agrario” el acuerdo alcanzado por los líderes europeos: “Los agricultores y ganaderos serán los grandes perjudicados de la reducción de un 9,6% de las ayudas directas de la PAC este mismo año”.
En este sentido, la organización critica los resultados de una negociación en la que, lamentablemente, “se ha vuelto a demostrar lo poco que importa el mundo rural ni el comportamiento ejemplar de agricultores y ganaderos en estos meses”.
Con una estimación de cifras realizas por ASAJA, se prevé que los recortes serán de un 9,6% en pagos directos y ayudas de mercado. Y del 11% en Desarrollo Rural, en precios de 2018, que es como las Instituciones Europeas diseñan sus presupuestos.
Advirtieron que España podría perder más de 4.740 millones de euros en el periodo, si se tiene en cuenta el peso de España en los fondos agrícolas de la UE. Más del 13% en primer pilar y un 8,5% en el segundo.
“En definitiva, se aplauden entre ellos, se felicitan, se hacen fotos, pero nadie mira las consecuencias del acuerdo para los agricultores y ganaderos”, destaca la agrupación.
Aplausos y felicitaciones y posiciones encontradas
Crespo confió estar sorprendida por los aplausos del ministro de Agricultura al presidente Pedro Sánchez, tras constatarse una caída en esos fondos. “Un recorte es un recorte se mire por donde se mire.
La consejera apuntó que “el aplauso del ministro Luis Planas al jefe del Gobierno se ha vuelto un revés para los agricultores y ganaderos”.
Dijo que las protestas de agricultores y ganaderos a las puertas del Puerto de Algeciras suponen la vuelta del sector agrario a las movilizaciones que anteriores al decreto de estado de alarma por la COVID-19.
Mientras tanto, el ministro de Agricultura afirmó que el Gobierno cumplió su objetivo de mantener la misma cuantía de fondos para agricultores y ganaderos en la Política Agraria Común que en el periodo anterior. “Una prioridad para los intereses de España”, dijo.
Informó que el sector agrario español recibirá 47.500 millones para el próximo periodo presupuestario. “Unos 6.800 millones anuales que se inyectan al sector, en el que tenemos unos 700.000 perceptores”.
Agregó que el paquete presupuestario superará los 50.000 millones de euros al sumar las aportaciones del Estado y de las comunidades autónomas. Además, contará, con aportaciones adicionales del fondo de recuperación de la UE y del Plan Nacional de Inversiones y Reformas.
Insistió en que España consiguió, al menos, los mismos fondos que en el pasado marco presupuestario. “Es una excelente noticia para el sector y para el conjunto de la sociedad española. Podemos decir que el objetivo se ha alcanzado”,anotó.
Sensación agridulce
UPA manifestó que los recortes en la PAC en el acuerdo europeo podrían solventarse “con un reparto nacional más justo”. Afirmó que los resultados de la cumbre dejan una sensación “agridulce” entre los agricultores y ganaderos: “A la satisfacción de que Europa da una respuesta a la crisis provocada por la pandemia se contrapone el malestar por confirmarse los recortes en las ayudas al campo”.
“Las cifras son negativas para el campo. Está claro. Sin embargo, como acuerdo político, reconocemos que, dadas las circunstancias, es un buen acuerdo. Más Europa es menos desamparo”, comentó el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos.
Arag-Asaja.

-Da la impresión de que al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, no le han gustado las críticas a su particular cálculo de las ayudas que recibirá la PAC a partir de este mismo año y ha advertido que el dinero no será el principal problema de la nueva PAC sino «unas reglas que van a ser diferentes. Hay quien no quiere enterarse de que es un cambio de 360 grados respecto a la antigua PAC, no solo en su arquitectura, sino también en función de la definición de las ayudas».
El ministro ha defendido este jueves 23 que España ha logrado su objetivo de obtener al menos 47.500 millones de euros en las ayudas de la Política Agraria Común (PAC), aunque cambien las reglas para su aplicación. En este sentido, cabe recordar que el titular del MAPA ya ha rechazado la expresión «recortes» y ha atribuido esos cálculos a que quienes los hacen utilizan métodos diferentes y no basados en el método de «precios corrientes», que por otro lado determina habitualmente «los salarios, los tickets del supermercado y el apoyo al agricultor». En ese sentido, ha apuntado que el de precios corrientes es el mismo método de cálculo utilizado en 2013, cuando se establecieron las actuales partidas de la PAC.
Eso sí, Planas ha recordado que la nueva PAC entrará en vigor previsiblemente en 2023 (la actual está prorrogada dos años y los 27 negocian su reforma), aunque entre tanto se aplicarán antiguas normas con el nuevo presupuesto, aunque los recortes afectarían ya a esta PAC de 2020.
En una comparecencia, antes de participar en la Conferencia sectorial con los consejeros de las comunidades autónomas, Planas ha precisado que España dispondrá de un total de 47.682 millones de euros para el periodo 2021-2027, de los que 39.156 millones corresponden al primer pilar (34.181 millones en ayudas directas) y 8.526 millones, al segundo pilar, dedicado al desarrollo rural.
Por eso, ha querido recalcar que «cuando un agricultor pida las ayudas, las reglas van a ser diferentes. Hay quien no quiere enterarse de que es un cambio de 360 grados respecto a la antigua PAC, no solo en su arquitectura, sino también en función de la definición de las ayudas».
Agroinformación.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Día a día del sector

Variadas y curiosas versiones de un mismo acuerdo

No repetir los errores

La batalla de los precios no se gana de esta manera

La energía y sus costes, en medio de los problemas

Las soluciones llegan a paso de tortuga

Se quieren cargar la agricultura como sector económico

¡Vamos a los toros!

El aceite, nuestro gran problema

Llegan las rebajas del tio de la PAC

Semana de múltiples noticias y no siempre buenas sobre el sector

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.