Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

LOS "PRECIOS JUSTOS" AGRARIOS

No sé a ustedes pero a mí, cada vez que oigo hablar de "precios justos" en la agricultura, me entran sudores ..."Precios justos" es una expresión utilizada por todos, desde el Jefe del Estado en sus alocuciones navideñas, uno de los pocos momentos a lo largo del año en que se dirige a todos los ciudadanos, pasando por el jefe de gobierno y por Mariano, jefe de la oposición y teórico candidato a la presidencia de gobierno.

Actualizado 28 julio 2010  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  

Cada vez que se habla del sector agrario, por los representantes agrarios, políticos o sindicales y terminando por todos los agricultores y ganaderos cuando se trata  de reivindicar una mejor situación para el sector agrario, todos, todos hablan, sin saber lo que dicen, de lograr unos “precios justos” para los productos agrarios.
Los “precios justos” todo lo curan, son como el “bálsamo de Fierabrás”, ante las extremas dificultades por las que, en numerosas ocasiones, atraviesan los productores agrarios siempre se recurre a la pócima maravillosa de los “precios justos”, receta absolutamente inaplicable porque nadie puede cocinar.
Los precios de los productos agrarios siempre se establecen, en un mercado libre, entre aquel  precio que permite y satisface el deseo o necesidad de  todo comprador a comprar, precio que designaríamos como mínimo y aquel otro precio que permitiría vender todo el producto a plena satisfacción de todos los productores , precio máximo.  Entre ambos precios, el que consigue la plena satisfacción de los vendedores, máximo, y el que consigue la plena satisfacción de los compradores, mínimo se sitúa siempre el precio de mercado.
Y ahora pensemos, ¿por qué tildar de” justo” el precio de satisfacción de los vendedores y no hacer lo propio con el precio que se corresponde con los deseos de los compradores? ¿Es lícito pensar que todo debe girar en torno a la producción? No se entiende por qué es injusto y rechazable por todos los agrarios el precio que se establece libremente entre el productor y el comprador. ¿ es normal obligar a compara una mercancía si existe otra más barata o que un comprador tenga la facultad de comprar al precio que desee?. El agricultor y ganadero olvida casi siempre o no quiere entrar a considerar nada nuevo, actúa como siempre y tradicionalmente, es economía popular, el comprador ha abusado de él.  
Cuando el precio de un producto, agrario o no, cae, no se trata de ninguna injusticia ni nadie puede, salvo con el empleo de la fuerza, de la imposición gubernamental impedir su caída. El mantenimiento artificial del precio de un  producto agrario mediante su almacenamiento subvencionado, su retirada y destrucción, la compra en intervención o cualquiera otra forma que se utilice por los poderes públicos supone siempre un coste muy elevado para todos los contribuyentes estén o no implicados en el problema y por lo tanto, ahora sí, se comete injusticia. 
El precio de un producto en un mercado libre cae siempre porque, o bien el producto no tiene demanda o bien, como ocurre en la mayoría de los casos, se produce en exceso. El mercado corrige la falta de demanda o el exceso de oferta con la bajada del precio de compra, al igual que cualquier exceso de demanda o insuficiencia de la oferta, el propio mercado la resuelve con la subida del precio. La justicia del mercado se manifiesta en el primer caso con el aviso al productor para que combine de forma diferente sus bienes de capital y produzca algo distinto o produzca menos y en el segundo caso, caso de subida de precios, premiando al productor por su originalidad o su anticipación a los deseos del consumidor.
En general  en el sector agrario, las decisiones empresariales, salvo el abandono de la actividad, son difíciles de adoptar a nivel individual porque el fenómeno de caída de los precios ocurre y ocupa, dado que  la competitividad suele ser muy parecida, a todos los componentes de un sector productivo.  La caída de precios de un producto agrario, debe ser considerada siempre como un problema de todos sus productores y su ocurrencia, al tratarse de bienes de primera necesidad, leche, aceite, trigo, tomates,...sin transformaciones complejas, obedece generalmente a un exceso de oferta.
Muchas veces son necesarios ajustes traumáticos pero al nivel de población agraria actual debemos plantear la necesidad de acordar entre las empresas productoras las reducciones necesarias en la producción para conseguir la elevación del precio de mercado.  El problema está, como ya dijimos en su momento, en que la Ley de Defensa de la Competencia: 
“prohíbe todo acuerdo, decisión o recomendación colectiva, o práctica concertada o conscientemente paralela, que tenga por objeto:  

  1. la fijación, de forma directa o indirecta, de precios o de otras condiciones comerciales o de servicio
  2.  la limitación o el control de la producción, la distribución, el desarrollo técnico o las inversiones,
  3.  el reparto del mercado o de las fuentes de aprovisionamiento...".

En esta línea, eliminando las limitaciones de la Ley de la Competencia, deben trabajar todos los responsables agrarios, políticos o no. Pongamos las cosas en su lugar, no más “PRECIOS JUSTOS”, SE TRATA DE UNA CHARRANADA, permitamos al sector agrario resolver sus problemas  con los instrumentos que el  mercado pone a su disposición.
 

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Seis razones para llevar la energía del sol a las explotaciones

Huelga Mundial por el Clima.

Ustedes mismos.

Sí, pero no. (Sobre un artículo del periodista agrario Vidal Maté)

MERCOSUR

Transición Energética Española. ¡Así no!

Hay que rectificar lo antes posible.

En defensa de la Energía Nuclear.

Siete años después.

No estamos solos.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.