Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

No estamos solos.

Al fin uno de los "grandes" de la industria española reincide en decir las auténticas verdades, absolutamente inapelables, sobre la estupidez de los diversos gobiernos españoles en materia de la lucha contra el "cambio climático" y la sinrazón de la Conferencia de París.

Actualizado 6 junio 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Hemos leído hoy 31 de mayo en Crónica Económica que “el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha pedido cautela ante el "ambicioso liderazgo" que el Gobierno de España quiere asumir para frenar las emisiones contaminantes, al considerar que conllevaría un coste para la industria del país sin que ello suponga una reducción de la contaminación, que solo se desplazaría a otros países "menos sensibles" a la reducción de emisiones.
Reproducimos a continuación, el artículo de Crónica porque, al menos para nosotros, es del máximo interés.
Lo que ya hoy se dice sin pudor alguno, fue tachado por muchos, hace ya más de doce años, como una locura más de los descreídos de Agrolibre.
Nos dice Crónica que:
“En la junta general de accionistas, Brufau ha apuntado al objetivo incluido en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), presentado recientemente por el Gobierno, de reducir un tercio todas las toneladas de dióxido de carbono (CO2) en 13 años, lo que multiplica por 2,4 los objetivos planteados por la Unión Europea.
Para el presidente de Repsol, este "ambicioso" proyecto "no es suficiente" para hacer cambiar el sentimiento de otros países, incluido Alemania, que no pretende renunciar al carbón al menos hasta el año 2038. "Cuando pensamos que España tiene que liderar esto, vayamos con cuidado por los costes que puede provocar este liderazgo. No somos tan relevantes en Europa", ha advertido.
En concreto, Brufau se ha referido a que, pese a la sensibilidad de Europa en la lucha contra el cambio climático, hay otros países que tienen otras prioridades, como "el crecimiento económico o sacar de la pobreza a sus ciudadanos", sobre todo teniendo en cuenta que en Europa solo se genera el 10% de las emisiones generadas en todo el mundo, frente al 28% que suponen en China.
Por ello, ha puesto como ejemplo que si en el esfuerzo por alcanzar los objetivos propuestos por España se deja de producir aluminio en el país pero, al mismo tiempo, se importa de Turquía, "impactaría negativamente en la industria española y de forma favorable a la turca", sin reducirse las emisiones, sino solo trasladándose.
En este sentido, ha reclamado que el proceso de transición energética "combine la reducción de gases de efecto invernadero con la reconstrucción del tejido industrial", es decir, que se lleve a cabo una "transición ordenada y posibilista" con el modelo económico. Sin embargo, Brufau piensa que "hay muchas voces opinando" pero, al margen de ideologías, le manda un recado a los políticos: "que hagan lo que tengan que hacer pero con sentido". Por ejemplo, apunta a que un 80% de los objetivos de reducción de emisiones se puede hacer con una mejora de la eficiencia.
 
El primero de los cuatro campos de actuación señalados por Brufau pasa por definir la senda más eficiente en costes para reducir las emisiones, a través de mejores motores, el aislamiento de edificios, una mayor eficiencia de la iluminación o los motores eléctricos.
El segundo de ellos se centra en "no despreciar a la tecnología", es decir cumplir con la neutralidad tecnológica, algo que, según él, no se cumple. En tercer lugar, ha hecho alusión a la libre competencia y a la "excesiva regulación al margen de lo que necesita un país competitivo", ya que "cargan impuestos y subvencionan actividades no productivas". El último de estos cuatro campos de actuación es el "poner en el centro al ciudadano", sobre el que Brufau ha hecho hincapié en que hace falta hacer referencia a la gestión de la demanda. "Si no lo hacemos, acabará pagando la factura el más débil, como ya ha pasado en el pasado", ha remarcado. En definitiva, el presidente de Repsol, en una respuesta a uno de los accionistas sobre Madrid Central, ha zanjado el asunto diciendo que "hay mucha ideología y muy poca reflexión; nos creemos el fin del mundo y no lo somos; hay que respetar a la gente, a la sociedad, al planeta y a la tecnología".
Por último, Brufau también se ha referido a la ralentización de la economía registrada en el último año diciendo que "no es malo en su conjunto, pero sí conlleva una preocupación". Entre las razones para este menor dinamismo económico, ha señalado las tensiones comerciales "generadas por la Administración americana" o la depreciación del dólar
Para Brufau, "sobrecargar el sistema" con excesiva regulación es uno de los problemas, y "hay que poner el centro de atención en el ciudadano". Hoy España tiene casi una decena de plantas de regasificación, que están trabajando al 20%, mencionó como ejemplo, por una mala decisión regulatoria hace años. "¿Quién está pagando esto?", ha dicho.
"Abogamos por una transición ecológica ordenada, posibilista, al margen de ideologías, y fuera de la influencia de los lobbies", porque aquí "hay demasiadas voces opinando". A juicio de Brufau, ahora más que nunca se necesita un Pacto de Estado.
"Europa emite el 10%, China el 28%. Por tanto, cuidado con las decisiones que tomemos, seamos prudentes. Si otros no nos siguen no lograremos reducir las emisiones", pero Europa sí sufrirá los efectos negativos en la economía.
En la Junta General de Accionistas de Repsol su Consejo de Administración, a través de su Presidente, ha dado cuenta de los resultados empresariales,  de los retos a los que se enfrenta la compañía y de los retos y objetivos que se fijan para el futuro. “
 
En la reunión se ha aprobado, también, la renovación de Brufau como presidente para los próximos cuatro años, hasta 2023, lo que constituirá su último mandato al frente de la compañía y… … ahora viene lo bueno porque, en su discurso, Brufau, nombrado presidente de Repsol, una de las grandes, ha cantado, al gobierno y a todos los dirigentes políticos del país y de la UE, lo que vulgarmente conocemos como las “verdades del barquero”, como han podido leer en el artículo de Crónica Económica.
Brufau condenó, para nosotros, eso sí, de forma demasiado educada, el intento del Gobierno de España por asumir el "ambicioso liderazgo" en la reducción de emisiones contaminantes.
Para él, esta declaración de intenciones del Gobierno hay que tomarla con cautela, para nosotros mejor sería reelaborarla, porque amenaza con suponer un importantísimo coste para la industria española sin que, de seguir con la idiotez programada en París, eso suponga una reducción real de contaminación, que sólo se desplazaría a otros países "menos sensibles" a la reducción de emisiones. Así siempre lo hemos afirmado desde Agrolibre porque, siempre hemos afirmado como ejemplo que, los gases producidos, por ejemplo, en Madrid no permanecerán mucho tiempo sobre Madrid sino que, se difundirán, más o menos tarde, en cualquier otro territorio.
Y si tal como se afirma desde Repsol, ya no somos solo los de Agrolibre los que hemos venido, año tras año, denunciando el tema:
. España quiere, sin razón económica alguna, multiplicar por 2,4 los objetivos planteados por la UE
. se quiere cuestionar la efectividad que este plan pueda tener en la concienciación de otros países en la necesidad de reducir emisiones y puede provocar efectos perversos para los intereses españoles.
. en nuestro entorno hay países que no tienen como prioridad la bajada de emisiones, sino sacar de la pobreza a sus ciudadanos u obtener crecimiento económico.
. si España deja de producir aluminio para alcanzar los objetivos climáticos y se importa de Turquía, se impactaría negativamente en nuestra industria, en nuestra balanza comercial y, además, no se reducirían las emisiones, sólo se trasladarían.
. si tenemos en cuenta que en Europa sólo se genera el 10% de las emisiones de todo el mundo, podemos hacernos una idea del impacto que podríamos tener en los objetivos globales a costa de un precio muy alto para nuestra industria.
. hay otros países como China, que emiten el 28% de los gases de efecto invernadero del planeta, y que no tienen ninguna intención de cumplir el objetivo de París. (¿Recuerdan nuestros artículos pasados sobre la verdad de China?)
. hay once países de la UE que no están dispuestos a renunciar al carbón en 2030, y Alemania no antes de 2038, y Europa asignó a España un nivel de reducción de emisiones del 14 % en 2030 respecto a 2017, es decir, 47 millones de toneladas, pero España en su Plan de Energía lo multiplicó por 2,4 veces, hasta los 114 millones de toneladas, lo que supondría reducir una de cada tres toneladas emitidas. (¿Recuerdan nuestras denuncias sobre la asignación inicial de la UE de CO2 per cápita en los países miembros?)
… …
¿No ha llegado ya la hora de la verdad?, ¿la hora de preguntarnos todos sobre la posibilidad de que, en nuestro país, la industria, la sociedad y los propios hogares españoles pueden ser capaces de reducir un tercio las emisiones en trece años? ¿Puede seguirse con el objetivo de no elevar en más de dos grados la temperatura del planeta sin destruir, de forma muy considerable nuestra industria y nuestra tecnología? 
Antonio Brufau y otros muchos ya y también nosotros desde hace décadas, abogamos por un proceso de transición energética que combine la reducción de emisiones con la reconversión de la industria. “La transición energética debe ser ordenada y posibilista, al margen de ideologías y de influencias de grupos de interés”. Repsol ha dado "un paso importante más en su compromiso de ser un jugador clave en la transición energética”.
Decididamente ya, al menos en este tema, no estamos solos.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Siete años después.

De nuevo lío en el sector del aceite de oliva español.

A vueltas con la aceituna negra española.

Un zigzagueante paso al frente, de ASAJA, ante las elecciones europeas

Crisis en el Sector del Ibérico.

Tormenta sobre el sector agrario.

Los Programas Electorales Agrarios.

Los cítricos. Un nuevo fiasco de nuestros políticos agrarios.

A vueltas con la caza.

Los nuevos AL GORE

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.