Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

¿Para quien trabaja la CNMC?

En el pasado mes de junio les trasladábamos en nuestra Actualidad Agraria y como Documento Semanal las conclusiones y recomendaciones que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia había emitido en su IPN/CNMC/009/18 sobre el "Proyecto de Real Decreto relativo al etiquetado del origen de la leche como ingrediente en el etiquetado de la leche y los productos lácteos".

Actualizado 16 agosto 2018  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
En Nota Oficial de Prensa la CNMC consideraba que:
" La obligación de incluir información sobre la procedencia geográfica de los productos puede ser relevante para el consumidor, pero también puede constituir una restricción a la libre circulación de mercancías y, por ende, a la competencia efectiva. Este tipo de medidas pueden tener un efecto proteccionista con la industria nacional, contribuyendo a compartimentar el mercado por zonas geográficas. Es por ello por lo que debe extremarse la precaución a la hora de introducir esta clase de obligaciones.
Por ello, la CNMC realiza las siguientes recomendaciones desde el punto de vista de la competencia efectiva en los mercados y la regulación económica eficiente:
. La normativa comunitaria exige que esta clase de medidas cumplan una serie de requisitos. Sería recomendable justificar en mayor medida la afectación a los intereses públicos tasados en la norma, la relación entre el origen de la leche y las cualidades de la leche y los productos lácteos, y la relevancia de estos para los consumidores finales.
. La medida debe venir justificada sobre la base de los principios de buena regulación (necesidad y proporcionalidad). Sería recomendable una mayor justificación sobre las razones imperiosas de interés general que se ven afectadas en la situación actual y cómo va a contribuir a protegerlas la medida proyectada, más allá de constatar que otros Estados miembros han adoptado normativas similares. Además, sería conveniente justificar la proporcionalidad de la nueva exigencia a la luz de las posibles alternativas menos gravosas existentes.

Desde su publicación la UPA se mostró muy enfadada por la publicación del informe en el que la CNMC, condenando que Comisión Nacional de Mercados y Competencia, sostuviera que etiquetar el origen de la leche perjudica la competencia en el sector.
La UPA señaló, con toda razón argumentamos nosotros, que esta afirmación es una “barbaridad” que va contra la libertad de información y elección que tienen los consumidores de nuestro país a la vez que contraviene las demandas por las que clama el sector lácteo español desde hace años.
"Este informe es una artimaña para proteger los intereses de las industrias multinacionales”, dijo la UPA preguntándose sobre “qué oscura razón tiene el Ministerio de Agricultura para mantener paralizado el Real Decreto que debe contener la norma sobre el etiquetado”. Norma que ya aplican nuestros países competidores.

En un mercado cada vez más transparente y exigente de información, España da un paso atrás poniendo trabas al etiquetado del origen de la leche que reclaman tanto consumidores como ganaderos. Este informe es “un varapalo más para la publicación del Real Decreto que debe recoger tanto la norma sobre el etiquetado de la leche como otras regulaciones del sector”. Un Real Decreto que, por cierto, la propia ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, había prometido publicar a principios de año. “Todo es una estrategia en favor de intereses extranjeros”.
Según la CNMC "debería justificarse mejor que el señalar el origen de la leche es una medida de interés público". “Burda excusa que la CNMC ofrece al Ministerio de Agricultura para mantener paralizado el asunto”, porque "el derecho a la información que reclaman los consumidores debería estar por encima de todo".
“Es una vergüenza que el Ministerio y la CNMC apoyen a las grandes industrias multinacionales y sus intereses extranjeros en lugar del sector nacional por el que deberían de velar”.
Vidal Maté, periodista agrario experto conocedor del mundo lácteo, señala que:
"Según la normativa comunitaria sobre etiquetado, reglamento 1169 de 2011, un Estado miembro puede imponer la obligatoriedad de que figure el país de origen, entre otras razones, cuando su omisión pueda inducir a error al consumidor, por interés de salud pública, protección al consumidor, evitar fraudes, competencia desleal, protección de la propiedad intelectual, cualidades diferenciadas según su origen o una fuerte exigencia de los consumidores.
Por su parte, el Ministerio de Agricultura justifica la obligatoriedad, entre otras razones, por ser una demanda masiva de los consumidores, según la consulta pública realizada hace un año y, además, porque esa información tiende a ser percibida como un atributo positivo asociado a la calidad del producto.

La CNMC, desde un planteamiento puramente técnico, tiene razón cuando recomienda a los hombres de Agricultura que, a la hora de justificar la obligatoriedad de ese etiquetado hagan argumentaciones más sólidas cuando se habla de una decisión en defensa de los intereses y la protección de los consumidores, la calidad del producto o la existencia de calidades diferenciadas….cuando en la UE hay una normativa común sobre calidad que deben cumplir todos los Estados miembros y no es precisamente un producto que venga de un tercer país. Tiene razón igualmente la CNMC cuando se tienta la ropa y habla de que la medida podía tener un efecto proteccionista de la industria nacional.
Esta sería la fría y pura valoración técnica de los hombres de Competencia. Sin embargo, por debajo de la misma, existe y no se puede obviar, tampoco para los hombres de la CNMC, una lectura política que sí han tenido en cuenta los responsables de Atocha, con Isabel G. Tejerina a cabeza. No se puede ocultar la existencia en algunos de los países más importantes de la UE, de una corriente renacionalizadora, con Bruselas haciendo de don Tancredo, en pro del impulso al consumo de los productos propios.
Se trata de una actitud que va más allá de la tradición de las banderitas en cada envase, algo delo que no hay tradición ni sentimiento en España, y que ya se ha concretado en decisiones de otros Estados miembros cercanos como Francia, Portugal o Italia obligando a poner el país de origen en productos como leche, carnes o pastas. En resumen, medidas con los consumidores como objetivo a defender, pero que en realidad responden a objetivos puramente proteccionistas al amparo de la reglamentación comunitaria. Ante este escenario, Agricultura no podía ponerse de lado y, con la misma reglamentación en la mano que están utilizando otros Estados miembros, tratar de montarse en el mismo carro para defender a su industria y a sus ganaderos, mientras no haya orden en contra en los reglamentos comunitarios tras el fracaso cosechado cuando con el mismo objetivo se implantaba de forma voluntaria la leyenda de Producto Lácteo Sostenible en los envases para dar idea de que se trataba de leche española.

El conjunto del sector agrario y la industria española apoya la decisión de obligar al etiquetado de origen en la leche, pero apicultores y consumidores no acaban de entender la negativa de Agricultura para aplicar la misma en la miel, aquí sí en aras de la transparencia y calidad del producto, exigiendo solamente que en la etiqueta figure miel comunitaria, no comunitaria o comunitaria y no comunitaria para las mezclas sabiendo que una parte importante de esa miel procede de terceros países como China donde existen serias dudas sobre sus controles fito y zoosanitarios.
Con esta medida, la administración agraria, al menos sobre el papel, trataría de apoyar al sector de la industria y a los ganaderos diferenciando el origen de la materia prima en un intento de incentivar la demanda del producto ya la postre, los precios a percibir por los ganaderos. Pero, no se puede dejar a un lado que ese sector al que ahora se quiere apoyar vía el etiquetado del origen, hoy se halle liderado por una gran multinacional francesa Lactalis, con una cuota de mercado en origen en el entorno del 20% y con capacidad para mandar en los precios en función de los intereses globales de la firma y no de los intereses de los ganaderos nacionales, sin que nadie fuera capaz en su día de impulsar la formación de un gran grupo nacional en la última década. Quizás, con un gran grupo español y además con amplia base cooperativa, a lo mejor lo del origen proteccionista, sobraba."

Un mes después, la CNMC, tras oponerse sin argumento válidamente creíble y asumible, algún día conoceremos la verdadera razón de sus posiciones, al etiquetado de la leche ha vuelto a enfrentarse con el sector lácteo al oponerse a que las organizaciones de productores planifiquen producciones y planifique en común sus contratos comerciales.
¿Por qué nos preguntamos nosotros una vez más?
De nuevo la CNMC se cisca con el sector agrario intentando impedir lo que por otro lado es la única herramienta válida que tiene los productores en un mercado libre.
El productor de un bien tiene o mejor dicho debe tener la absoluta libertad para producir lo que le dé la gana y venderlo al precio que quiera. Lo contrario es absolutamente atentatorio contra la libertad y la propiedad del productor.
Además en este caso concreto la CNMC atenta contra la legislación comunitaria que en sus últimas modificaciones en la PAC da, (estos también están permanentemente descubriendo el Mediterráneo) , a los productores asociados la capacidad de negociar en común en defensa de sus producciones.
Una vez más debemos preguntarnos y preguntar al nuevo Ministro, ¿para quién trabaja la CNMC?.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Informe de la Comisión Europea sobre la Competencia en el Sector

¡Qué vergüenza! (La realidad del PER).

¿Nos copian o no? ¿Recuerdan?

Siempre tendremos problemas.

Una gran desilusión para los regantes españoles.

Otra mamarrachada autonómica más.

Algo huele a podrido en Dinamarca"

Qué pena.

Planas, así, sí.

Otra Autonomía que "toma las de Villadiego".

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2018 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.