Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

¡Por favor! un poco de cordura.

Sí, así es, necesitamos que alguien con un poco de cordura se pare y medite sobre lo que se debe hacer, sobre lo que está ocurriendo, desde hace ya demasiado tiempo, en el tema de los incendios forestales.

Actualizado 28 septiembre 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Si como ocurre, las políticas que estamos aplicando, mejor dicho están aplicando nuestros dirigentes agrarios en la resolución del gravísimo problema de los incendios forestales, que año tras año asolan y destrozan cientos miles de hectáreas, no solucionan el problema, habrá que modificarlas, ¿o no?.
Viene a cuento este nuevo sermón semanal tras leer, con cierto detenimiento, la publicación de la Secretaría General de Agricultura y Alimentación, Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal, de los Incendios Forestales de 1 de Enero al 10 de septiembre de 2017. (Publicación que hoy adjuntamos como Documento semanal).
Como todos ustedes pueden comprobar en este año 2017 hasta septiembre, (al fin como algunos previeron en el 2014, al suponer tras un buen año 2013, que todo el futuro antiincendios se centraría en la “extinción” dejando de lado las políticas de “prevención”), estamos en línea de alcanzar al “nefastísimo” año 2012.
En los cinco últimos años llevamos una línea absolutamente inasumible.
Vean ustedes:
                                             Años     2013      2014      2015      2016     Media      2017
-Nº de conatos (incendios <1ha)       5.707     5.773     6.457     5.313    6.517     6.906
-Nº incendios (>=1ha)                       2.205     2.906     2.968     1.720    3.296     4.226
-Total siniestros                                7.912      8.679     9.425     7.033    9.813    11.132
-Vegetación Leñosa
Sup. Arbolada (h)       13.634,0 97.693,46   25.340,95   22.475,32   24.111,45   36.208,12
Sup. Matorral y Monte Abierto (h)
                                   22.375,90  29.976,25 41.903,48   25.086,58   41.941,65   54.251,73
-Vegetación herbácea Sup. Pastos y Dehesas (h)
                                     9.322,94   7.670,88  10.441,41     3.873,92     9.395,22     9.000,32
-Sup. Forestal (h) 
                                   45.332,93 45.340,59  77.685,84   51.435,82   75.448,33   99.460,17
-% Sup. Afectada/Sup. Nacional
                                                          0,163    0,163    0,280    0,185      0,272        0,359
-Nº grandes incendios. (>500 ha)          14        7          14          17          16               21
                                                --------------------------------------
Vean el ascenso de todos los índices en los últimos 5 años y en concreto el terrible incremento del  índice, se ha triplicado, de la superficie afectada sobre el total de la superficie forestal. Por supuesto que se superan también todos los datos en relación con la media de los últimos 17 años. 
Y si eso es así, si así nos lo indican desde el propio Mapama, ¿no creen que ya es hora de cambiar?
Qué esperamos para tomar otras decisiones que complementen las políticas que hoy se están aplicando con tan poca efectividad. Múltiples iniciativas y actuaciones que por cierto, algunas de ellas, ya fueron ensayadas antaño con muy buenos resultados en nuestro país.
Tal es el caso del Plan 42, impulsado por la Junta de Castilla y León, para trabajar en los 154 municipios con más incendios forestales de la región.La iniciativa que surgió en 2002  tuvo un doble objetivo. Por un lado, generar un cambio de hábitos en el uso del fuego como instrumento agro-ganadero y, por otro, promover una cultura forestal que permitiera diversificar y mejorar los usos y aprovechamientos de los bosques.

El Plan constó de tres programas:
- de prevención activa (para evitar que los incendios se inicien),
- de prevención indirecta (facilitar la extinción y reducir los daños del incendio) y
- de implantación y seguimiento.
Entre las medidas que en su momento se ejecutaron destacaron:
-las labores de formación y educación ambiental para generar un cambio cultural y adoptar nuevas formas de manejo del fuego
- el fomento de iniciativas de desarrollo rural, fundamentalmente dirigidas al sector ganadero
- y la potenciación de tratamientos de selvicultura preventiva o la mejora de la vigilancia, entre otras.
El programa tuvo especial relevancia entre el sector ganadero, uno de los más directamente relacionados con los incendios en las comarcas del Plan 42. No se olvide que la presencia de ganado en el monte puede tener un papel muy activo en las labores de prevención de incendios al favorecer el control del matorral y al contribuir a mantener empleo en el medio rural.

El Plan 42  logró revertir la tendencia creciente del número de incendios en los municipios incluidos en el programa, al tiempo que generó expectativas de futuro para los vecinos de las comarcas.
¿Y? pues que el camino emprendido que tuvo diversos correlatos en otras regiones fue olvidado por la exhibición de la extinción que desde hace años venimos presenciando.
Recordemos que, desde siempre, se han venido denunciando las causas por las que hoy ocurre lo que ocurre, lo que hoy origina la falta de efectividad de la lucha contra los incendios forestales.
Recordemos a modo de ejemplo cómo ya entre 2001 y 2012 el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente destinó una media aproximada de 50 millones de euros al año a dispositivos de extinción, frente a los 18 millones de euros derivados a tratamientos preventivos. En 2011 y 2012 apenas se destinaron 9 millones de euros en prevención, lo que supone una reducción del 76% respecto al invertido en 2008 y 2009. Los presupuestos dedicados a extinción se han mantenido más o menos constantes durante estos años pero la prevención prácticamente ha desaparecido.
Las zonas más afectadas en España por los grandes incendios, los GIF, son sobre todo las áreas forestales intervenidas por el hombre; es decir, espacios de repoblación, cultivos forestales o matorrales de monte bajo fruto en gran parte de un uso ganadero (creado a partir de la quema de rastrojos o creación de pastos). Hasta el 80% de esta incidencia se da sobre áreas modeladas por el hombre, mientras que menos del 20% de esta siniestralidad se produce en bosques bien conservados en los que predominan las especies autóctonas. “Los bosques naturales bien conservados sufren menos los grandes incendios”. “La intervención del hombre hace que estas masas forestales sean más vulnerables al fuego. Es lo que ocurre con pinos, eucaliptos o zonas de monte bajo; por ejemplo, es lo que pasa con los brezales que surgen tras las zonas quemadas por el hombre para crear pastos. Al dejar de usarse esos pastos, se crea un monte bajo que no se “limpia” y que, en caso de incendio, prende forma muy violenta”. (Ecologistas en acción).

En el informe del año 2013 de WWF, presentado con el apoyo de la Fundación AXA se insiste sobre el mismo tema y se afirmaba que aunque el aumento de la eficacia de los medios de extinción ha logrado reducir considerablemente la media anual de superficie afectada por incendios, el origen del problema continúa sin ser resuelto.
“Por supuesto que el riesgo de sufrir un GIF está relacionado con la orografía y las condiciones meteorológicas, pero también y ello no se dice  con la cantidad de combustible presente en los montes. El abandono del medio rural y el cese de las actividades forestales, así como la ausencia de planificación –sólo el 13,1% de la superficie forestal nacional cuenta con planes de gestión- han convertido los montes en un polvorín.
El 58% de la superficie afectada por incendios corresponde a masas de coníferas, que sólo ocupan el 32% de la superficie forestal total. Las masas de eucaliptos, que apenas constituyen un 3% de la superficie forestal total, concentran el 19% de la superficie afectada por incendios.

Pero los culpables de los incendios no son las especies en sí, sino la gestión aplicada sobre las masas forestales: el 60% de los GIF suceden en zonas donde la especie dominante ha sido introducida o potenciada, formando masas más o menos homogéneas. Cuanto más grande es el incendio, mayor es la probabilidad de que se produzca en una masa forestal fuertemente alterada: el 85% de los GIF mayores de 5.000 hectáreas se dan en masas de este tipo.
“WWF lleva más de 10 años alertando sobre el riesgo de los incendios forestales y la necesidad de cambiar el enfoque para luchar contra ellos. “Gastamos mucho en apagar incendios y muy poco en evitar que se produzcan. Las inversiones en prevención y en extinción de incendios deberían ir en paralelo”.
Volvamos a la realidad y dejémonos de las actuales demostraciones aéreas que aunque absolutamente necesarias cuando el incendio ha estallado, ni han impedido ni pueden impedir el incremento de los desastres forestales. ¡Por favor! Un poco de cordura.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Seis razones para llevar la energía del sol a las explotaciones

Huelga Mundial por el Clima.

Ustedes mismos.

Sí, pero no. (Sobre un artículo del periodista agrario Vidal Maté)

MERCOSUR

Transición Energética Española. ¡Así no!

Hay que rectificar lo antes posible.

En defensa de la Energía Nuclear.

Siete años después.

No estamos solos.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.