Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Firmas > Agricultura

Por lo menos, que sean limpios

Lo de los combustibles es como el cuento de ?La buena pipa?. ¿?Se acuerdan?. Pues bien, ahora en este lío, cada uno con sus intereses, que no coinciden con los del ciudadano, y todos de acuerdo en el mensaje, al precio que sea. Eso si, remarcado que los líquidos y sus materias primas deben ser ?limpios?, cualidad que deberá estar respaldada por ?algo? que la garantice.

Actualizado 1 diciembre 2007  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 2
Isidro García
  
Lo de los combustibles es como el cuento de ?La buena pipa?. ¿?Se acuerdan?. Pues bien, ahora en este lío, cada uno con sus intereses, que no coinciden con los del ciudadano, y todos de acuerdo en el mensaje, al precio que sea. Eso si, remarcado que los líquidos y sus materias primas deben ser ?limpios?, cualidad que deberá estar respaldada por ?algo? que la garantice. Puestos a ello, cumplamos tan verde principio .Ese ?algo? garantista de la limpieza no es el algodón, es un Certificado, a controlar en España por la C.N.E. ?Comisión Nacional de la Energía-. En un mundo globalizado deberán respetarse las normas y acuerdos de la O.M.C. y responder, al menos, a una dimensión comunitaria que haga posible la libre circulación de mercancías en la U.E. Leemos que en el proyecto de la norma reglamentaria, de la Ley 12/2007-Orden Ministerial-con entrada en vigor el 01/01/08, se contempla ese Certificado, pero fundamentalmente para acreditar el cumplimiento cuantitativo de los precisos porcentajes obligatorios, incluso con dos decimales, lo que, como son números, intelectual y administrativamente no parece difícil implementarlo. Las empresas tendrán que acreditar todas las cantidades en sus ventas y consumo, con un sistema de pagos compensatorios. Necesario, pero ¿es eso suficiente?, y ¿la prioritaria e imprescindible acreditación cualitativa sostenible de los agrocarburantes?. Parece ser que el proyecto de Orden Ministerial sólo contempla la posibilidad, de exigir la opción de haber acreditado la sostenibilidad del agrocarburante en función de su calidad, el origen de las materias primas y la evaluación ambiental, de acuerdo con la normativa comunitaria que se establezca a tal efecto. ¡Eso si que no, es de nuevo una grandísima trampa1. Suponemos que este proyecto de Orden, sólo posibilista, ya se habrá corregido, pues en caso contrario, se produciría un grave fraude ecológico y como tal fuertemente sancionable. En ningún caso es cuestión de Posibilidad, sino clara y contundentemente de Obligación, la de incluir en el Certificado los únicos soportes que justifican el limpio, aunque poco transparente, espléndido sacrificio, de toda la Sociedad española. Otro supuesto representaría una afrenta moral y económica a la ciudadanía. Acreditar y modificar las numerosas, precisas y complejísimas especificaciones técnicas, ¡vaya desorden para no resolver nada!, de la calidad del agrocarburante para motores de gasolina o de gasóleo, para que sean aptos para su uso será difícil, pero los operadores económicos afectados y obligados ya se preocuparán de cumplir con la nueva normativa correspondiente, a sufrir y pagar por el usuario. Pero las otras especificaciones cualitativas, las de sostenibilidad, básicas, irrenunciables y prioritarias, que conozcamos, parece están todavía por definir. Existen demasiados agrocarburantes, que en su ciclo de vida el balance medioambiental y desarrollo sostenible es nefasto, ?estúpido?, pues no solo no reducen las emisiones de gases de efecto invernadero sino que causan serios daños a los ecosistemas y a la biodiversidad, a las aguas, y a los suelos. Si ya por llenar el depósito del coche con 94 litros de etanol, cuyo poder energético equivale al de 62 litros de gasolina, se requiere destruir casi 250 Kgs. de cereales, cuyas calorías serían suficientes para alimentar a más de una persona durante un año, ¿qué podemos pensar si además para llenar ese depósito no ingresamos como mínimo en nuestros Presupuestos Generales del Estado 35 ?, y encima el etanol fuese ?sucio?? ¿Un esperpento insostenible?. Es posible que la certificación cualitativa sostenible obligatoria por la que abogamos, que debe ser barata, sencilla y medible, pueda tener dificultades para garantizar el control de, la cadena de custodia ?desde el campo hasta el surtidor?, de la no discriminación y segmentación de los mercados agrarios, de las condiciones laborales, y de los procesos industriales. Quizás lecciones aprendidas en las certificaciones de productos de la madera, ¿puedan ayudar?, a su estudio sin cometer demasiados atropellos, pero esas dificultades en ningún caso pueden disculpar su no implantación obligatoria y su control desde el primer momento de vigencia de la Ley, sin períodos de prueba. La lucha contra el cambio climático y el respeto a los Derechos Humanos son prioritarios e irrenunciables, y hay que aplicar los medios necesarios para la mayor eficiencia en alcanzar esos fines, y desde luego los agrocarburantes ?sucios? no son un medio, ni provisional. La Comisión Europea ya manifestó su criterio de que, los agrocarburantes que no cumplan con unos estándares de sostenibilidad definidos y, que sean obtenidos olvidándose de la protección del medio ambiente y desarrollo sostenible, no deben ser contabilizados a efectos del cumplimiento de ningún objetivo, ni gozar de ningún tratamiento económico o fiscal favorable en todo su ciclo de vida. Siguiendo este criterio de la Comisión, el Consejo Europeo de Bruselas en sus Conclusiones, de los días 8 y 9 de marzo último, al incluir como objetivo mínimo y obligatorio para todos los Estados miembros el alcanzar en 2020, un 10% de biocarburantes en relación al consumo de combustibles para el transporte, añadió la siguiente cautela: ? La naturaleza obligatoria de este objetivo queda sujeta a que la producción de los biocarburantes sea sostenible, a que la 2ª generación de los mismos esté disponible comercialmente etc. etc. etc.?. La cautela del Consejo es clara y no admite matizaciones ni provisionalidades. Complementariamente nosotros creemos que muy en especial esos agrocarburantes ?sucios? en ningún supuesto deberían ser producidos. En definitiva, estimamos que es un imperativo actuar de forma coherente y responsable en la sostenibilidad olvidando fomentos ?estúpidos? del agroetanol, y que, al menos, en el Certificado ante la C.N.E. para el cumplimiento cuantitativo obligatorio establecido en la Ley 12/2007, se incluya obligatoriamente, y sin matices que interpreten y oscurezcan esa obligación, mediante etiquetados facultativos administrativos, la acreditación, no sólo de las calidades técnicas de uso, sino muy en particular de las cualidades de sostenibilidad, de acuerdo con normas definidas al menos en el ámbito comunitario, para que el agrocarburante ?limpio? pueda circular libremente por la U.E. Recordemos: De acuerdo con la cautela del Consejo Europeo los objetivos sólo serían obligatorios si los agrocarburantes son ?sostenibles?. Hasta que eso no sea posible, modifíquese la Ley. No pasa nada por demorar lo razonable este botellón descontrolado. Sería un período muy importante en la política sobre agrocarburantes. Hay sectores poco solidarios con la ciudadanía española que piensan que, ¡por fin!, con la Ley 12/2007, España ha cogido el toro por los cuernos; ¡todo muy español en nuestra piel de toro!, pero nosotros pensamos que, la faena se ha hecho con una temeraria frivolidad innecesaria, precipitadamente, sin haber estudiado con profesionalidad desde el burladero las complejas características y consecuencias del enorme ?toro?, y que con esa Ley ha sido el toro, el que, fríamente, al primer capotazo, ha empitonado a la Administración y a toda la Sociedad española, que todavía no ha sido informada del espectáculo al que, obligatoriamente, está asistiendo pagando la entrada a precio de oro, y para que, en el mejor de los casos, sea suspendida la corrida, al menos, hasta que el tiempo de la sostenibilidad lo permita.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Agricultura

Oportunidades en el sector agroalimentario

La Deuda Pública necesita reducirse

Los Bosques en la FAO

Exportar a China, asignatura pendiente

LA HORA DEL PLANETA

ALGO ESTÁ CAMBIANDO

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (y 5)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (4)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (3)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (2)

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2018 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.