Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Firmas > Economía

¿Qué podemos esperar de la economía española en las próximas semanas?

Al margen de la excepcionalidad que representa la declaración del estado de alerta, desde una perspectiva económica, estamos asistiendo a una secuencia que recuerda de forma ominosa la línea de sucesos que siguió a la caída de Lehman Brothers, hace más de una década.

Actualizado 16 marzo 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Fernando Castelló Sirvent Economista, profesor e investigador en ESIC Business & Marketing School.
  
No es el fin del mundo, pero a simple vista lo podría parecer.  En aquel momento, un poderoso shock se extendía por todo el mundo. Frente a ese gran cataclismo procedente de Wall Street, la entonces ministra de economía de Francia y hoy presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, en una entrevista de 2010 para el documental Inside Job, de Charles Ferguson, confesaba que, al observar la llegada de ese tsunami, los ministros de economía y finanzas de la Unión Europea sólo podían elegir el traje de baño que iban a ponerse para el momento en que sus economías quedaran sumergidas por el desastre.
 
Hoy el tsunami no procede de un problema crediticio inicial. Los problemas de liquidez son efectos, no causas. El apuntalamiento del sistema financiero se vuelve una necesidad previa al desastre, en modo de tentativa, para evitar males mayores.
En esta ocasión, frente a la crisis de 2008, encontramos shocks simultáneos de oferta y de demanda. Nos situamos en un punto de análisis incierto, caracterizado por información incompleta, pero asistimos a una emergencia de salud pública que implica que los Estados afectados planteen, de facto, la congelación temporal de sus respectivos sistemas de producción hasta que la crisis sanitaria haya podido ser atendida.
En un contexto tan particular, países como España, que cuentan con niveles de deuda pública muy elevados, tienen mucho más difícil impulsar políticas fiscales que resulten efectivas para la hibernación de la economía durante unas semanas y para su posterior reactivación.

 
A la espera de la articulación de las medidas anunciadas para el Consejo de Ministros de este martes, las próximas semanas asistiremos a una caída drástica de la actividad económica en nuestro país. No solo estamos en presencia de un shock de demanda, sino que a éste se suma otro shock de oferta como consecuencia de la parálisis derivada del confinamiento de personas y el cierre de parte del tejido empresarial.
La brusca caída del Producto Interior Bruto (PIB) quedará registrada entre los datos del primer y segundo trimestre del año. La entrada en recesión, y su gravedad, dependerán del acierto y de la rapidez con que se diseñe el plan económico de choque.
En este sentido, resultará determinante la agilidad del programa público de garantías para Pymes, microempresas y autónomos. También un completo plan de exenciones de cotización para Pymes y más de tres millones de autónomos. Estas medidas son urgentes y deben quedar imbricadas con las posibilidades de flexibilización y ajuste de plantillas que ofrecen los ERTEs para las empresas de mayor tamaño.
La coordinación de los seis principales bancos centrales tras los drásticos anuncios de la Reserva Federal (FED) anticipan una crisis de gran profundidad e incierta recuperación.
Dentro del desconcierto generalizado, esta vez Bruselas parece favorable al relajamiento de los objetivos de déficit. En esta ocasión, no parece que vayan a reproducirse las políticas de austeridad que caracterizaron la Eurozona durante las etapas de ajuste y recuperación de la crisis anterior.

 
Además de los factores sistémicos y propios de la coordinación internacional de la política monetaria, la realidad económica de los próximos meses vendrá condicionada por el acierto de las políticas fiscales, de cobertura de riesgos y de estímulo económico. El diseño de la política pública debe cubrir riesgos de cola que impactan sobre los agentes económicos y son propios de una crisis cuya posibilidad de recurrencia futura ignoramos por el momento.
En particular para el caso español, la efectividad de las medidas económicas que se aprueben en el Consejo de Ministros determinará que, tras el shock, nos quede una crisis en forma de U o, por el contrario, una profunda crisis en forma de L.
 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Economía

Automóvil: el futuro puede ser diferente

IMPULSANDO LA ECONOMÍA AZUL EN EL MEDITERRÁNEO

RESCATAR A LAS PYMES, SALVAR LA ECONOMÍA

Innovación y digitalización post-covid-19: una necesidad

La creciente ola de tráfico de Internet

Requisitos y límites efectivos de los instrumentos de previsión

La Logistica, nunca ha sidoi tan importante

Petróleo más bajo durante más tiempo. ¿quién está en riesgo?

¿Despegará definitivamente el teletrabajo gracias al Coronavirus?

Hacia el Internet Verde

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.