Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

Reestructurar es el único camino

El sector vacumo español no es capaz de competir en un mercado libre.

Aunque no nos guste nada de nada, una vez más y van... tenemos que insistir en el problema que sufren muchos de los integrantes del sector lácteo español. Y decimos "muchos" porque otros muchos, que incluso han incrementado sus producciones a lo largo de estos meses, no parece que padecen con la desaparición de las cuotas lácteas como sistema de protección y fomento para el sector, mantenido durante décadas en la UE, en contra de las opiniones de muchos entre los que, nosotros, nos encontramos

Actualizado 19 mayo 2016  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Hace unos días y para una estancia que siempre resulta excesivamente breve, hemos aterrizado  en Galicia y como era de esperar, hemos comprobado que el tan cacareado oficialmente “acuerdo para la sostenibilidad del sector lácteo”, tras más de seis meses de su promulgación, sigue sin resolver ninguno de los problemas que sufren muchas de las explotaciones lecheras de la Cornisa Cantábrica en general y de Galicia en particular.
Aunque oficialmente se afirme y puede que sea verdad, que se ha avanzado en determinados aspectos, que luego comentaremos, estos pasos adelante apenas han tenido repercusión en estas explotaciones.
Más de 250 ganaderos gallegos, (hoy hay ya menos de 9.000 dedicados a la producción de leche lácteo según se afirma en la prensa autonómica), están padeciendo además otra serie de condicionantes externos como el catastrazo en el rural o la revisión por Hacienda de las ayudas públicas, sin que nadie ponga freno a la voracidad autonómica.

Aunque las cadenas de distribución alimentaria ya no banalicen la leche en los lineales de los supermercados con precios mínimos o lo hagan en menor medida que hace seis meses, aunque el propio Ministerio  intente incrementar el compromiso de indicar el origen de la materia prima, tanto por parte de la industria como de la distribución, aunque los ganaderos se hayan comprometido a mejorar su nivel de organización promoviendo asociaciones de productores y fusionando cooperativas para ganar en representatividad, aunque se incrementen en forma importante los contratos homologados entre ganaderos e industrias, aunque funciones positivamente el protocolo de resolución de incidencias para canalizar todas las denuncias sobre prácticas que banalicen la leche ante el consumidor y se den respuestas rápidas y contundentes a los conflictos.....las explotaciones estructuralmente inviables seguirán con los mismos problemas, de falta de competitividad, digan lo que digan los dirigentes políticos.
La leche gallega que desde marzo del año pasado no supera los 30 céntimos por litro en origen, con costes de producción que oscilan entre los 28 y los 36 céntimos seguirá haciendo inviable su producción y al contrario aún existen explotaciones, en torno al 25 % dicen, que siguen ganando dinero con su actividad, explotaciones competitivas con  producciones  anuales superiores a las 700 toneladas.
Explotaciones que hoy entregan menos de 200 toneladas anuales, la mitad de las existentes actualmente en Galicia, a las que se les liquida el litro a un precio que oscila entre los 25 y 27 céntimos, están condenadas, pase lo que pase, a su desaparición, por muchas pensiones de jubilación y ayudas públicas, reestructuraciones que se anuncien o formas de contabilización que se establezcan.

Nadie olvide además que, desde la desaparición de las cuotas lácteas en marzo del pasado año, la producción ha aumentado en Galicia, a pesar de todo, un 0,9 % mientras que en regiones como Andalucía o Cataluña ese incremento ha rondado el 9 %. Comunidades vecinas como Asturias o Castilla y León registran crecimientos en las entregas a la industria del 1,8 y 4,3 %, respectivamente, mientras que en el conjunto de España el volumen de leche que salió de las granjas en marzo fue un 4,8 % más elevado que el registrado en el mismo período del año pasado.
De forma absolutamente clara se ve que la industria láctea en la búsqueda de sus resultados y con toda lógica y como era esperable, ante el estancamiento y situación geográfica de los consumos lácteos,  prima la producción donde le es más rentable e incrementa sus compras en las zonas más próximas al consumo, en las zonas que le son más favorables y deseables para sus intereses.
Pero al margen de nuestros específicos problemas la realidad europea es que la crisis no remonta ni con el paquete europeo de 500 millones de euros, ni con las medidas de promoción ni con luz verde a pactar, de forma excepcional, la producción de leche.

De nuevo empiezan las discusiones europeas sobre cómo soluciones la crisis, nos dicen que nuestra ministra en funciones, presentará una radiografía de la situación en España, sobre qué medidas se han puesto en marcha en materia de pagos directos, herramientas de mercado y desarrollo rural y cómo ha respondido el sector, especialmente a los acuerdos voluntarios para reducir la producción.
“Ahora mismo hay una guerra en el mercado para ver quién se queda y quién se va. Si enchufas dinero a tus ganaderos, van a vender más barato para echar a otros”, la guerra, ahora y siempre, la están ganando y la ganarán, las explotaciones que disponen de un margen de maniobra más amplio para aguantar una situación prolongada de precios bajos, las explotaciones más competitivas. Así la inyección de más fondos, como demanda Francia volvería a ser un despilfarro adicional para las arcas comunitarias sin efecto alguno para la solución del problema. París, al que muchos desaprensivos se unen,  también exige aumentar el techo de mínimis (ayudas nacionales por explotación) de los 15.000 a los 30.000 euros. ¡Qué barbaridad!

Para nosotros, ya lo hemos explicitado en numerosas ocasiones, el debate real debería centrarse sobre cómo realizar la reestructuración del sector, “de cómo dar salida a quien se tiene que ir”, tema que parece se abordará en la reunión que mantendrán los titulares europeos de Agricultura el próximo mes de junio en el que se abordará de nuevo la necesidad de inyectar dinero fresco al sector.
Terminemos reseñando un magnífico artículo sobre el tema del denominado Club de los viernes que viene a coincidir plenamente con la posición mantenida por nosotros en los últimos diez años y nos confirma en que al menos ya no estamos solos y en que en algún momento alguien emprenderá el camino correcto.
” EL CLUB DE LOS VIERNES 2016-05-04
Con la desaparición en 2015 del sistema de asignación de cuotas de producción lácteas en la UE, y el consecuente aumento de la producción y descenso en los precios de la leche, se han puesto de manifiesto muchos de los problemas que arrastra desde hace mucho tiempo el sector del vacuno lechero en España. Problemas que se pueden resumir en uno solo: no es capaz de competir en un mercado libre.

Tras décadas de estar sometido al más descarado intervencionismo estatal, una gran parte del sector lácteo español está demostrando, con la inestimable ayuda del Gobierno, su incapacidad para adaptarse a un mercado con libertad de producción y precios. Y al verse incapaces de competir, reclaman al Estado nuevas medidas proteccionistas. Y las consiguen. La primera medida gubernamental ante la llegada del mercado libre al sector fue volver a regularlo. Así, en febrero de 2015 se aprobó mediante real decreto el denominado Paquete Lácteo, que, a instancias de los sindicatos agrarios, establece de forma obligatoria las condiciones de contratación entre ganaderos e industria láctea. En esa misma línea, en marzo de 2015 el Senado aprobó una moción que instaba al Gobierno a mantener y reforzar los mecanismos de vigilancia del mercado lácteo. El senador del PP que presentaba la moción declaraba: "Es necesario continuar protegiendo al sector ante el nuevo escenario que se presenta con la liberalización del mercado". Desde entonces hasta hoy, son innumerables las propuestas, multiplicadas en periodo electoral, encaminadas a proteger la renta de los productores de leche de vaca.

Ahora bien, ¿es realmente imprescindible la intervención del Estado para garantizar la existencia de las ganaderías de leche en España? ¿Acaso será verdad que, por nuestras particularidades geográficas, de costes, sanitarias, etc, los ganaderos españoles no están en condiciones de ser competitivos en un mercado libre global? Para contestar a estas preguntas, nada mejor que tomar como espejo los datos de dos de los sectores ganaderos que en España operan prácticamente sin ningún tipo de protección y en los que los ganaderos, los empresarios, afrontan los riesgos inherentes a cualquier actividad económica sin una red estatal protectora: el porcino y el avícola.

El porcino y el avícola son los sectores que contribuyen en mayor medida a la renta de nuestros ganaderos. Ocupan el primero y el segundo lugar, respectivamente, en cuanto a importancia económica, y representan aproximadamente el 34 y el 23% de la producción final ganadera. En porcino, España es el cuarto productor a mundial (después de China, EEUU y Alemania), el segundo de la UE y el tercer mayor exportador de la Unión. España, junto con Francia, es el mayor productor de huevos de la UE y el segundo productor europeo de carne de pollo.

La respuesta parece clara, ¿no? Los dos sectores más importantes de la ganadería en España, que aglutinan más del 50% de la producción ganadera, prosperan hoy sin necesidad de normativas proteccionistas o subvenciones pagadas por todos. Habrá actividades en las que España no destaque, pero no es el caso de la ganadería. En este ámbito somos líderes mundiales. Siempre, claro está, que hablemos de sectores no asfixiados por la regulación, la intervención y la subvención. Y seguramente será casualidad, pero precisamente en los sectores ganaderos más intervenidos y subvencionados (vacuno, ovino/caprino) es en los que el Estado tiene que desarrollar campañas sanitarias de erradicación de enfermedades animales transmisibles al hombre. Campañas pagadas con el dinero de los contribuyentes. En los sectores ganaderos más libres, hace ya tiempo que los ganaderos se encargaron de garantizar, por sus propios medios, las condiciones sanitarias de sus animales. Normal, en un mercado libre no subvencionado, les iba su renta en ello…
Así que, si queremos un sector lácteo pujante en España, dejemos que el libre mercado actúe.
Él es el único que puede conseguirlo.....”

Seamos sensatos. ¡Reestructurar es el único camino!
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Seis razones para llevar la energía del sol a las explotaciones

Huelga Mundial por el Clima.

Ustedes mismos.

Sí, pero no. (Sobre un artículo del periodista agrario Vidal Maté)

MERCOSUR

Transición Energética Española. ¡Así no!

Hay que rectificar lo antes posible.

En defensa de la Energía Nuclear.

Siete años después.

No estamos solos.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.