Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

Tendremos al fin un auténtico Ministerio Sectorial...

Hora es ya de que dejemos de engañar al ciudadano

Aparentemente no pasa nada, aparentemente sigue la normalidad más absoluta en nuestro en nuestro Ministerio, pero no es así. Han pasado muchos meses desde que finalizó la anterior legislatura y aunque nuestros actuales dirigentes agrarios han intentado mantenerse al margen de la actualidad política, desde hace ya un par de meses, la interinidad pesa decididamente en sus actividades.

Actualizado 1 septiembre 2016  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Cierto es que en el día a día del sector, en la praxis diaria de la actividad agraria, a casi nadie le importa la pérdida de actividad, el olvido y desaparición de nuevas ideas que pudieran reconducir la contumacia en las soluciones que anualmente se toman ante las reiteradas dificultades que, campaña tras campaña, desde que nosotros al menos ocupamos el entones llamado simplemente Ministerio de Agricultura hace ya casi medio siglo, porque funcionando la PAC y su Organismo Pagador, el Fega, casi todo lo demás casi nada importa.
Pero hora es ya de que dejemos de engañar al ciudadano y nos enfrentemos directamente con el problema de mantener un Ministerio al que le empieza a sobrar casi todo y que desde hace ya muchos años tiene que refugiarse en conceptos y desarrollos medioambientales que, al menos a nosotros, nos parecen como "excusas de mal pagador".
 
Mantener las malhadadas políticas medioambientalistas desde Atocha hace, nadie lo dude, que se olviden multitud de exigencias agrarias que siguen durmiendo el sueño de los justos, sin que, a corto plazo, veamos ningún intento de abordarlas.   
 
Ya en Enero del año 2012, tras el advenimiento del ministro anterior, el inefable Cañete, con la creación y desarrollo de la estructura de su nuevo Ministerio, el nuevo Ministerio del sector, el mundo agrario estaba expectante, porque se le había prometido un Ministerio “ad hoc”y tras largos años de espera, por fin, el nuevo Ministerio había  visto la luz.
 
Al neófito se le ha bautizado con el nombre de Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, nombre que, como casi siempre ocurre, había dejado a muchos absolutamente insatisfechos.
A casi todo, nosotros incluidos, al nuevo Ministerio le faltaba el sobrenombre de Pesca y le sobraba el apellido de Medio Ambiente pero, ya publicado el Decreto correspondiente... ... nada podíamos hacer.
 
Decíamos entonces que:
 
“... ...dejando para más adelante cuando se desarrollen en profundidad, las subdirecciones generales y los cometidos específicos de cada unidad hoy aparecida, una crítica detallada de la nueva estructura que se nos propone, vamos a señalar algunas de las deficiencias que nos surgen de inmediato, de la simple lectura de lo publicado.
Lo medioambiental tiene un peso absolutamente desaconsejable y desproporcionado en la nueva estructura Se le da categoría de Secretaría de Estado sin razón técnica alguna, salvo la compensación política que se le ha querido reconocer.
Soporta cuatro Direcciones Generales, exactamente igual que  la Secretaría General de Agricultura y Alimentación, que es específica del nuevo Ministerio y aporta más del 12 % del PIB español por lo que o a una le sobra o a otra le falta categoría administrativa.
Eso sí, para mayor escarnio, a la antigua Secretaría de Estado de Medio Rural y Agua, configurada ahora como una simple Dirección General, le quitamos todo lo relativo al agua incluyendo las Confederaciones Hidrográficas y se lo pasamos a la Secretaría General de Medio Ambiente.
Al sector de la Pesca le compensamos, ¡como si le hubiera tocado la lotería del niño!, dada su inexistencia en el título del nuevo Ministerio, con una Secretaría General, es decir que la Pesca, subsector que aporta menos del 2% del PIB, le equiparamos estructuralmente a la Agricultura y Alimentación, subsectores económicos, que como ya hemos reiterado producen más  del 12% del PIB.
Se sigue con el “banco pintado” en  los temas relativos al sector Forestal.
Antes hablábamos de la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal y ahora diremos Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal.
El separar la política forestal del medio Natural y adscribirla al Desarrollo Rural es una decisión absolutamente lógica pues, lo forestal, es algo más que un tema medioambiental, al fin, se le vuelve a tratar como un sector económico.
Sin embargo no entendemos por qué la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal no se denomina simplemente  como Dirección General de Desarrollo Rural y Foresta y dejamos caer, de una vez, la palabreja “Política”. Decididamente lo “político”, todo lo ensucia.
Señalábamos finalmente, ya tendremos ocasión más adelante decíamos de profundizar en estos temas estructurales, lo escueto que ha quedado todo lo Alimentario.
Por suprimirse se ha suprimido hasta la mención específica, en los nuevos órganos directivos, a los mercados alimentarios.
Aunque es verdad que “el hábito no hace al monje” y que con cualquier estructura se pueden hacer grandes cosas, los comienzos no parecen muy esperanzadores.
Nos seguimos ratificando en que el nuevo Ministerio, salvo en lo medioambiental, parece el fruto de “una noche de verano”.
 
En agosto de ese mismo año lo “medio-ambiental” ya había “cantado la gallina” y al menos nosotros seguíamos denunciando la inoportunidad de haberlo metido de lleno en el sector.  
 
“... ...lo de Medio Ambiente, decíamos, por lo actuado hasta ahora, tras un principio muy ilusionante en el que se nos prometió la “búsqueda” de rentabilidad en todas las acciones gubernamentales referidas al medio ambiente, ha quedado en la “nada con sifón”.
Hemos asistido ya con perplejidad, a las infumables exhibiciones de Rio+20, exhibiciones absolutamente evitables y a la ratificación de todo lo “sostenible”, “emitible” y “renovable” que debería  haber sido borrado ya de nuestro panorama nacional.
 Seguir, tras el tiempo transcurrido, cantando en nuestro arruinado país las excelencias de las “energías renovables”, seguir priorizando la producción eléctrica más cara del planeta, (termosolar, fotovoltaica y eólica), hasta diez veces más cara que la normal, confirmar con cierta presunción que somos el país, tras Japón, que más paga por emisiones de CO2 ,( el Secretario de Estado de Medio Ambiente “dixit”), seguir con la paralización del Plan Energético elaborado por el Ministro del ramo porque al de Hacienda, el todopoderoso Montoro,  al que se le relaciona en la prensa con los intereses de algún productor de energía termosolar, no parece gustarle y presumir “por doquier” de lo “verde “ que somos...,  es de “cárcel”, pero  no de “cárcel de papel” sino de la de “ rejas, barrotes y uniforme a rayas horizontales”.
Nerón, ante una rebelión ciudadana originada por la subida de los alimentos básicos,... quemó Roma mientras tocaba la “lira”, hoy nuestros medio-ambientalistas, nuestros conspicuos “ecologetas”, a pesar de la que todos los ciudadanos estamos soportando, siguen “filosofando sobre el cambio climático”, continúan con la quema de materias primas alimentarias para producir “biocarburantes” con las exenciones más elevadas del mundo occidental, siguen contentos  y pagando por emitir CO2, cosa que nadie hace, me refiero a los principales países del “mundo mundial” y nos siguen obligando a todos a consumir una electricidad cuyo componente “camelo” (renovable),asciende ya a más del 30% de la tarifa (vean sus recibos de la luz y lo comprobarán).
Estas “singularidades” medio ambientales” nos suponen a todos un coste de más de 10.000 millones de euros anuales y este es el momento en que aún nuestro Ministro, ya no nuestro “nuevo Ministro”, continúa sin denunciar y cortar de raíz todos estos despilfarros”.
 
Ahora que tan próximo tenemos la posibilidad de un nuevo Ministerio del Sector porque, pase lo que pase, es necesario un cambio total de todas nuestras estructuras económicas, nos ponemos al frente de la manifestación y volvemos a exigir que los “camelos” medioambientalistas se cuezan transversalmente y que a los agrarios nos dejen en paz y nos resuelvan todos los temas pendientes que como venimos afirmando nunca se solucionan. Energía, agua, insumos, libertad productiva, OGM´s, ... ...somos un sector económico, entiéndanlo así, no queremos ni consejos, no mediatizaciones, ya somos suficientemente mayorcitos, nada de socializarnos en nada.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Seis razones para llevar la energía del sol a las explotaciones

Huelga Mundial por el Clima.

Ustedes mismos.

Sí, pero no. (Sobre un artículo del periodista agrario Vidal Maté)

MERCOSUR

Transición Energética Española. ¡Así no!

Hay que rectificar lo antes posible.

En defensa de la Energía Nuclear.

Siete años después.

No estamos solos.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.