Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

Un "paso" decisivo en la dirección "deseada" por España.

(Pleno del Parlamento Europeo, 13 de marzo de 2013, sobre las Reformas de la PAC) Así lo hemos valorado en AGROLIBRE, un "paso" decisivo, que abre las puertas ,cerradas hasta hoy, a las "aspiraciones", que no necesidades de la agricultura y ganaderías españolas, con independencia de que nuestra posición sigue siendo contraria a la continuación de un sector absolutamente subsidiado, en manos de las veleidades de los políticos de turno.

Actualizado 21 marzo 2013  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
El Parlamento europeo abre las puertas a las aspiraciones española

Transcurrida una de las semanas de las que para nosotros, como ya anticipábamos en Agrolibre, van a ser decisivas para el futuro de la nueva PAC, semana en la que se decidieron temas fundamentales para el nuevo desarrollo agrario y tras  las votaciones celebradas en el Pleno del Parlamento Europeo, (se han aprobado los cuatro Informes presentados sobre los pagos directos, los fondos desarrollo rural, la organización común de los mercados agrícolas y el reglamento sobre financiación, gestión y seguimiento- que integran la reforma de la Política Agraria Común (PAC)), alguna claridad parece abrirse camino en medio de las tormentas que indubitablemente amenazan aún al sector agrario.

Todos parecen contentos, las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA ya han admitido que el dictamen del Parlamento Europeo (PE) sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) ha sido muy importante, pero y siempre existirá algún “pero”,  han insistido en que “aún son necesarias más mejoras para que el acuerdo final sea el deseable para el campo español.

Ahora sí, ahora, hasta nuestro Ministro, tras lo aprobado en el Parlamento Europeo, parece respirar un poco más desahogadamente a pesar de que, su proverbial optimismo, le ha mantenido estos últimos meses en una nube absolutamente irreal.
Esta semana, semana de San José previa a la Semana Santa, fundamental también para el desarrollo de la Reforma,  toca al Consejo de Ministros adoptar su posición común, tal como ya lo hizo el Parlamento, y decidir posturas, más o menos definitivas, sobre los cuatro Reglamentos, base de la nueva PAC, para el “triálogo” que se establecerá sobre el mes de abril para la secuencia definitiva de la nueva PAC.
El Parlamento, tras sus votaciones de la semana pasada, ya ha decidido las posiciones que mantendrá en las reuniones que el propio Parlamento junto con el Consejo y la Comisión, mantendrá a partir del mes de abril con el objetivo de llegar a las posiciones definitivas, hecho que presumiblemente ocurrirá sobre el próximo mes de junio.

Según Nota Oficial del propio Parlamento, se ha "logrado el equilibrio entre la seguridad alimentaria y la protección medioambiental, de modo que la nueva política agraria de la UE pueda aportar más bienes públicos a los ciudadanos europeos. Pero también se ha conseguido una política menos burocrática y más justa para los agricultores, al tiempo que se han reforzado su papel para hacer frente a las crisis. Lo acordado será nuestra posición de cara a las negociaciones con los Estados miembros". El Parlamento sigue justificando la PAC, la concesión de subvenciones a los agricultores y ganaderos ante la ciudadanía europea, con razonamientos sobre la seguridad alimentaria y la protección medioambiental, porque uno de los gravísimos problemas que planean y para nosotros seguirá planeando sobre la agricultura europea, es su viabilidad cuando, como parece seguro a medio plazo, desaparezcan, de manera importante, todas las ayudas directas.

El Parlamento defiende, de forma prioritaria, la “distribución más justa de las ayudas”. En el tema de la Convergencia, primer tema que aparece en la palestra, la Comisión ha defendido siempre que a partir de 2019 todos los pagos directos tuviesen "un valor unitario uniforme", los eurodiputados, sin embargo, han conseguido que para 2019, los pagos puedan desviarse hasta un 20 por ciento de la media, que cuando se reduzcan los pago, estos no sean en el 2019 inferiores en más del 30% de los recibidos en el 2014 y que, en referencia a la convergencia externa, ningún agricultor europeo, reciba menos del 65% de ayudas de la media comunitaria. Esto en principio es parte de lo solicitado por el estado Español que siempre ha sido partidario de los “derechos históricos” causantes de las diferencias actuales existentes entre regiones y actividades. España en estos temas va de la mano de Francia que tiene sus mismos problemas y está según manifestaros sus ministros de agricultura en la reunión conjunta mantenida hace unos días en Madrid.
Para nosotros los españoles subsiste el problema de los ganaderos “sin tierra” porque , ya de inicio, la Comisión vinculó de forma exclusiva la ayuda a la hectárea cultivada y aunque la Eurocámara aumentó el nivel de los pagos asociados del 10 al 15 % el problema español está sin resolver.

En el tema del Greening, tema fundamental para muchos porque parece ser la mejor justificación existente hoy, para el mantenimiento y justificación, ante la sociedad europea, de la PAC, se aprobó destinar el 30 por ciento de los sobre nacionales a pagos directos dirigidos a los agricultores que cumplan con tres prácticas agrícolas beneficiosas, según  afirma,  para el medio ambiente:

• la rotación de cultivos,
• el mantenimiento de pastos permanentes y
• la creación de "áreas de interés ecológico" en al menos el 7 por ciento de la superficie agrícola.

Pero la verdad es que, tras esta aprobación inicial queda todo por decidir. Lo acordado es un auténtico galimatías y, nadie lo dude, sufrirá de cambios y adaptaciones casi continuas.
Ahora lo acordado afirma que:

• las explotaciones de menos de 10 hectáreas quedarían exentas de la obligación de rotar los cultivos, al igual que las plantaciones arbóreas permanentes, como los olivares o los frutales, y los cultivos acuáticos (ej. arroz en el Delta del Ebro).
•  las plantaciones de entre 10 y 30 hectáreas podrán rotar dos cultivos y a partir de las 30 hectáreas se rotarán 3 cultivos, (la Comisión proponía imponer la rotación obligatoria de 3 cultivos a las plantaciones de al menos 3 hectáreas) y que los arbustos también serían considerados pastos permanentes y que
• deben flexibilizarse las normas, de modo que el primer año de aplicación de la nueva PAC, las explotaciones de más de 10 hectáreas estén obligadas a dedicar un 3 por ciento (y no un 7 por ciento como proponía la CE) de las tierras a "áreas de interés ecológico" y que a partir del 1 de enero de 2016, estas tendrían que abarcar el 5 por ciento de las tierras cultivables y la Comisión presentaría para marzo de 2017 un estudio sobre la viabilidad de incrementar este índice hasta el 7 por ciento.

Los eurodiputados han respaldado la propuesta de la Comisión de fijar un techo máximo de 300.000 euros al año para las ayudas directas que recibe cada explotación. Sin embargo se admite que este límite no se aplique a las cooperativas y no penalice los costes del empleo. Para IU este es uno de los fracasos de lo aprobado porque, para estos “visionarios” el máximo de ayudas debería ser 100.000 euros.

Se dispondrá de más fondos para los programas relativos a jóvenes agricultores y pequeñas explotaciones. Se ha propuesto un 25 por ciento adicional de ayudas a los jóvenes agricultores (hasta 40 años), para un máximo de hasta 100 hectáreas, la disposición del 2% del sobre nacional de cada país  en ayudas a los jóvenes agricultores. Los Estados miembros también decidirían, “per se”, si desean establecer un mecanismo de apoyo a los pequeños agricultores, que podría alcanzar hasta el 15 por ciento del sobre nacional (frente al 10 por ciento que sugirió la CE). En caso afirmativo, los agricultores que reciban menos de 1.500 euros en ayudas directas serían incluidos automáticamente en este régimen. Los pequeños agricultores recibirían un mínimo de 500 euros y un máximo de 1.500 (comparados con los 1.000 que propuso la CE).

Señalemos finalmente que el Parlamento:

• al igual que la Comisión considera pertinente dar ayudas asociadas a los cereales, oleaginosas, proteaginosas, leguminosas de grano, lino, cáñamo, arroz, frutos de cáscara, patatas para fécula, leche y productos lácteos, semillas, carne de ovino y caprino, carne de vacuno, aceite de oliva, gusanos de seda, forrajes desecados, lúpulo, remolacha azucarera, caña de azúcar y achicoria, frutas y hortalizas y árboles forestales de cultivo corto,
• estima necesario dar a los países más libertad para elegir las hectáreas susceptibles de recibir ayudas,
•  respalda la creación de un régimen de ayudas especiales para compensar los daños a los agricultores por la caída repentina en la demanda de un producto debido a una alarma sanitaria
• propone, reforzar el papel de las organizaciones de productores, que podrían  negociar los términos de los contratos de suministro, incluido el precio, con transformadores y distribuidores
• defiende la extensión, hasta 2020, del régimen existente de cuotas en el sector del azúcar (la Comisión propuso 2015)
• mantendrá, al menos, hasta 2030 (frente a la propuesta de la CE que fijaba 2016 como fecha límite), los derechos de plantación de viñedo
• sigue sin prolongar el régimen de cuotas del sector lechero, que expirará en 2015. Sin embargo se apoya la concesión de ayudas durante al menos tres meses a los productores que reduzcan voluntariamente su producción en al menos un 5 por ciento y
• está decididamente a favor de publicar cada año los beneficiarios de las ayudas agrícolas.

Tras el susto pasado por todos y los “sapos” que tras las propuestas iniciales de la Comisión ha venido la calma y ya las cosas se ven de otra manera. Ya incluso nuestro Ministro parece que saca “pecho” y tras reconocer ahora que “la  propuesta de la Comisión,  era muy lesiva para los intereses españoles”  nos declara la necesidad de que España intente “limitar” los cambios que  en su día planteó Bruselas en la reforma de la Política Agraria Común (PAC), como los criterios para fijar la superficie elegible que recibirá ayudas a partir de 2014 o la convergencia interna.

El Ministro insiste en que “el Gobierno se propuso dar la vuelta a la propuesta de la Comisión y, ahora, tenemos un Consejo para darle la vuelta completamente y consolidar una reforma adecuada”, “España quiere hacer valer en las negociaciones que no todos los Estados miembros tienen las mismas características agronómicas y que es necesario flexibilizar las medidas para no hacer una PAC que pueda perjudicar a ningún Estado miembro”.
Arias ha explicado que la agricultura española es “muy diversa” y requiere niveles diferentes de ayudas y por eso ha explicado que para España “no sería deseable” que se produjera un “desplazamiento en intensidades altas” de los fondos europeos de unos sectores a otros, queremos un menor flujo de fondos de unos sectores a otros, de una CCAA a otra, necesitamos estabilidad en este ámbito. Asimismo,  España también abogará en las negociaciones por incluir los cultivos permanentes con prácticas agronómicas “racionales” en el llamado pago verde o greening, que condicionará el 30% de las ayudas a esfuerzos medioambientales concretos, porque cree necesario “garantizar la rentabilidad” de sectores leñosos, como el olivar y la viña...

Nuestro dirigente vuelve a respirar y de nuevo parece “gallear” aunque nosotros le vemos más realista tras el susto pasado, ahora afirma que el primer “round” en el parlamento ha sido muy positivo para los intereses españoles, que esta semana en el Consejo hay que decidir para llegar unánimes al diálogo definitivo con el Parlamento y la Comisión y que “cuando se trata de los intereses de 27... ... algo hay que dejar en el tapete”.

No cabe duda en la semana pasada se dio un paso decisivo en la dirección deseada por España.

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Seis razones para llevar la energía del sol a las explotaciones

Huelga Mundial por el Clima.

Ustedes mismos.

Sí, pero no. (Sobre un artículo del periodista agrario Vidal Maté)

MERCOSUR

Transición Energética Española. ¡Así no!

Hay que rectificar lo antes posible.

En defensa de la Energía Nuclear.

Siete años después.

No estamos solos.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.