Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

UNA NUEVA EQUIVOCACIÓN

Nos lo temíamos desde su toma de posesión, allá por el mes de enero del 2012. Este Ministro que nos gobierna..., andaba dando vueltas a la cadena alimentaria...y se nos moría de ganas tratando de engarzar algunos eslabones que le permitieran salir airoso de su empecinamiento.

Actualizado 14 febrero 2013  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Por fin ,el pasado viernes 8 de febrero, el Consejo de Ministros, de acuerdo con su propuesta y sin, según nos dicen, oposición del Ministerio de Economía,- una vez más  se confirma que, en el actual Consejo de Ministros, nadie piensa en nada-, en medio de una euforia absolutamente generalizada en el Sector, Organizaciones Profesionales y Cooperativas,  aprobó dos Proyectos de Ley, uno sobre “ medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria” y el otro “de fomento de la integración de cooperativas y de otras entidades de carácter agroalimentario”.
Su aparente obsesión para  reequilibrar las relaciones entre los distintos elementos de la cadena alimentaria y su  convencimiento de que, el productor agrario, primer elemento de la cadena se encuentra siempre en posiciones de inferioridad en relación con el resto de los eslabones, le ha llevado al convencimiento de que,  el productor agrario está siempre a merced de los demás, depende de todos y sufre en su totalidad todas las volatilidades de los precios alimentarios, sin posibilidad alguna de evitar sus consecuencia. Por ello, desde el inicio de su mandato, una de sus principales obsesiones se ha centrado, tremendo y disparatado error, en resolver los problemas de la Agricultura y ganaderías españolas, por la  vía de la garantía de los  precios en origen, determinando como punto de partida, lo que él y sus ideólogos califican de precios “justos para el productor”.
Insistimos en que la aceptación del Proyecto de Ley en el mundo agrario, al menos en sus dirigentes más representativos, ha sido absolutamente generalizada, cosa que de entrada nos parece una nueva y clamorosa sinrazón. Con el Proyecto de Ley que se refiere “al mejoramiento de la cadena alimentaria”, todos esperan fundamentalmente, aunque el Proyecto no lo diga de forma expresa , garantizar, empezando por la leche, precios en origen de los productos agrarios por encima de los costes de producción, precios fijados por Comités “ad hoc.
 Ya no sabemos cómo decir lo que pensamos sobre la posible fijación de precios, sobre los precios máximos y mínimos, sobre los disparatadamente llamados “precios justos” y sobre las tremendas consecuencias de sus fijaciones.
 Recordemos al respecto, por ejemplo, lo que ya afirmábamos en Julio de 2010, hace ya... casi dos años, en relación con la paparruchada de los  “precios justos”. Decíamos:
“... No sé a ustedes pero a mí, cada vez que oigo hablar de “precios justos” en la agricultura, me entran sudores ...”Precios justos” es una expresión utilizada por todos, desde el Jefe del Estado en sus alocuciones navideñas,  uno de los pocos momentos a lo largo del año en que se dirige a todos los ciudadanos, pasando por el jefe de gobierno y por Mariano, jefe de la oposición y teórico candidato a la presidencia de gobierno, cada vez que se habla del sector agrario, por los representantes agrarios, políticos o sindicales y terminando por todos los agricultores y ganaderos cuando se trata  de reivindicar una mejor situación para el sector agrario, todos, todos hablan, sin saber lo que dicen, de lograr unos “precios justos” para los productos agrarios.
Los “precios justos” todo lo curan, son como el “bálsamo de Fierabrás”, ante las extremas dificultades por las que, en numerosas ocasiones, atraviesan los productores agrarios siempre se recurre a la pócima maravillosa de los “precios justos”, receta absolutamente inaplicable porque nadie puede cocinar. Los precios de los productos agrarios siempre se establecen, en un mercado libre, entre aquel  precio que permite y satisface el deseo o necesidad de  todo comprador a comprar, precio que designaríamos como mínimo y aquel otro precio que permitiría vender todo el producto a plena satisfacción de todos los productores , precio máximo.  Entre ambos precios, el que consigue la plena satisfacción de los vendedores, máximo, y el que consigue la plena satisfacción de los compradores, mínimo, se sitúa siempre el precio de mercado.
Y ahora pensemos, ¿por qué tildar de” justo” el precio de satisfacción de los vendedores y no hacer lo propio con el precio que se corresponde con los deseos de los compradores? ¿Es lícito pensar que todo debe girar en torno a la producción? No se entiende por qué es injusto y rechazable por todos los agrarios el precio que se establece libremente entre el productor y el comprador. ¿ es normal obligar a compara una mercancía si existe otra más barata o que un comprador tenga la facultad de comprar al precio que desee?. El agricultor y ganadero olvida casi siempre o no quiere entrar a considerar nada nuevo, actúa como siempre y tradicionalmente, es economía popular, el comprador ha abusado de él.  
Cuando el precio de un producto, agrario o no, cae, no se trata de ninguna injusticia ni nadie puede, salvo con el empleo de la fuerza, de la imposición gubernamental impedir su caída. El mantenimiento artificial del precio de un  producto agrario mediante su almacenamiento subvencionado, su retirada y destrucción, la compra en intervención o cualquiera otra forma que se utilice por los poderes públicos supone siempre un coste muy elevado para todos los contribuyentes estén o no implicados en el problema y por lo tanto, ahora sí, se comete injusticia.  El precio de un producto en un mercado libre cae siempre porque, o bien el producto no tiene demanda o bien, como ocurre en la mayoría de los casos, se produce en exceso. El mercado corrige la falta de demanda o el exceso de oferta con la bajada del precio de compra, al igual que cualquier exceso de demanda o insuficiencia de la oferta, el propio mercado la resuelve con la subida del precio. La justicia del mercado se manifiesta en el primer caso con el aviso al productor para que combine de forma diferente sus bienes de capital y produzca algo distinto o produzca menos y en el segundo caso, caso de subida de precios, premiando al productor por su originalidad o su anticipación a los deseos del consumidor...” 
Cuando inicialmente se presenta el anteproyecto se nos dice que
“Se quiere lograr, con la justificación final de ser más eficientes ante el consumidor (vaya falacia), una conceptuación integral de la cadena alimentaria en la creencia y certeza de que, haciendo más fuertes a todos los actores intervinientes en el proceso, se reforzará la eficiencia del conjunto, aunque, aunque no se diga, el primer objetivo sea fortalecer la posición de los primeros actores, de los productores agrarios. El Ministerio trabajará prioritariamente, nos afirman, en reforzar la posición de los productores agrarios elaborando, tras haber decaído un Proyecto de Ley  presentado el 15 de julio de 2011 por el gobierno socialista anterior, un nuevo “Proyecto de Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria”, nuevo Proyecto de Ley que evitará las  posiciones de privilegio hoy existentes. Con el reequilibrio que se pretende entre lo agrario, la industria agroalimentaria y la distribución, se trata de equilibrar los márgenes entre los diversos agentes intervinientes, agricultores, ganaderos, transformadores, intermediarios y distribuidores mayoristas y minoristas y de  reforzar la posición de los productores haciendo mayor su participación en el valor añadido de sus producciones”.
La semana pasada, en la presentación del ya Proyecto de Ley, se volvieron a reiterar muchos de sus argumentos iniciales, insistiéndose en que:
 ”el objetivo es aumentar la eficacia y competitividad del sector agroalimentario español y reducir el desequilibrio en las relaciones comerciales entre los diferentes operadores de la cadena de valor. Todo ello, en el marco de una competencia justa que redunde en beneficio del sector y los consumidores. Para el cumplimiento de ese objetivo, el proyecto se basa en un modelo mixto de regulación y autorregulación de las relaciones comerciales entre los agentes de la cadena alimentaria. En la primera parte, la regulación, se contemplan dos elementos fundamentales: los contratos alimentarios y las prácticas comerciales abusivas, que son de obligado cumplimiento para las relaciones comerciales de todos los operadores, desde la producción hasta la distribución.”
Y además, según el Proyecto de Ley, se crean nuevas unidades administrativas:
“el Observatorio de la Cadena Alimentaria, que además de realizar las funciones que ya tenía el Observatorio de Precios, asume otras nuevas como informar de la propuesta de Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria regulado en el Anteproyecto, así como de las de otros códigos de buenas prácticas mercantiles y  la Agencia de Información y Control Alimentarios, como modificación del organismo autónomo Agencia para el Aceite de Oliva, asumiendo además de las funciones que venía ejerciendo, otras nuevas relacionadas con el control del cumplimiento de lo establecido en el Anteproyecto de Ley.
La Agencia establecerá y desarrollará el régimen de control para comprobar el cumplimiento de lo dispuesto en la ley; comprobará las denuncias que les sean presentadas por incumplimiento de lo dispuesto en la ley e instruirá el procedimiento sancionador para formular la propuesta de resolución que proceda a la autoridad competente del MAGRAMA, o trasladarlas a la CNC “.
A nosotros el Proyecto nos sigue pareciendo una equivocación, absolutamente socializante, atentatorio contra todo lo que significa libertad.
Ya el  pasado 25 de Octubre de 2012, en el artículo semanal titulado ¿SOMOS INTRANSIGENTES?, analizando la futura, hoy ya presente, “Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria”, afirmábamos que:
 
“Si lo que se pretende, como así ha sido, es “implantar”, decretar, un modelo mixto de regulación y autorregulación de las relaciones comerciales entre los agentes de la cadena alimentaria, la fórmula nos parece una auténtica marcha atrás. ¿Cómo puede pensarse, desde la libertad, en organizar un mercado desde el Estado?, lo anunciamos desde ya, un sistema así establecido,” durará mientras la subvención disfrazada de “colaboración” ,o ¡vaya usted a saber de qué!,  no se agote, cuando el grifo estatal se cierre ¡adiós Madrid que te quedas sin gente!.
…establecer la obligación de formalizar por escrito los contratos... ..., prohibir prácticas comerciales... ...implantar nuevos controles administrativos... ...ampliar las facultades sancionadoras de las administraciones... ...impulsar prácticas comerciales desde la Administración ... ..., es decir obligar, prohibir, sancionar, decidir formas de actuar, hacer omnipresente a la Administración en todas las relaciones contractuales es la forma más directa de fracasar en el empeño que parece perseguirse. El deseo de “aumentar la  eficacia y competitividad del sector agroalimentario español y la reducción del desequilibrio en las relaciones comerciales entre los diferentes operadores de la cadena de valor,  en el marco de una competencia justa que redunde en beneficio del sector y los consumidores”, es  una pura entelequia, una cantinela periódicamente reiterada.
… ¿cómo puede ningún Acuerdo que haga subir los precios en origen, que es de lo que se trata desde el Ministerio de Agricultura, beneficiar al consumidor?, ¿estamos todos idiotizados?  El sector, ¡vamos! todo productor agrario, con una subida de precios artificialmente  sostenida por el Estado, perderá siempre competitividad a plazo medio .Se encarecerá el producto en el mercado y con la falsa señal del precio fijado al margen de las fuerzas del mercado,  entrarán  más productores en el sistema, se producirá más producto provocándose excedentes  con lo que,  seguidamente,  se generará una nueva bajada de precios y vuelta a empezar. Volverán a quedar fuera del sistema los menos eficientes que  tornarán a plantear, una vez más, la “injusticia” de su situación y... ...como siempre ha ocurrido y siempre ocurrirá, con estos modos, “vuelta el burro a la noria”.
No hace falta ser ningún adivino para saber donde nos va a conducir de nuevo este disparate. Si todos los eslabones de la cadena se ponen de acuerdo...el ciudadano, una vez más, se tendrá que rascar el bolsillo, pagará además, a corto plazo,  ayudas al almacenamiento si los precios que se establecen en origen son superiores al que pagaría el mercado, se impedirá la libre competencia porque en un mercado en que todo está asumido nadie compite,...., vamos un camino absolutamente equivocado emprendido por un gobierno que debería haber cambiado radicalmente el rumbo de la política agraria.
NOTA: Se adjunta la autorizadísima opinión del profesor Huerta de Soto, autoridad económica mundial, sobre los temas planteados hoy en el artículo. Oigan, por favor, sus valoraciones sobre la “Fijación de los Precios y su consideración sobre el establecimiento de “Precio Mínimo”. La audición dura escasamente 10 minutos.

 

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Planas ha vuelto… …hasta cuándo.

El corrupto mundo de las nuevas energías renovables.

Un interesante análisis de la "Unión de Uniones" sobre la futura PAC

Al fin España ha logrado ser la cabeza del pelotón europeo.

Sobre el nuevo Presidente de Gobierno.

Sobre el Golden Rice.

Las perlas agro-ambientalistas de la Amazonía.

Las cotorras argentinas de Madrid.

La deuda pública alcanza el 98 % del PIB

Somos Globalistas o no lo somos… …

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.