Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Gastronomía > Restaurantes
URKIOLA MENDI

La casa de Rogelio Barahona, sigue siendo fiel a sus orígenes

A veces la calidad esta tan cerca que no nos damos cuenta de ella

Desde hace diez años Barahona, uno de esos vascos que ama la cocina y que domina los fogones como pocos mantiene su restaurante madrileño sin que a pesar de la crisis se haya resentido ni la calidad, ni una materia prima difícil de superar en calidad y variedad, lo que le permite disfrutar de una clientela que busca esa peculiaridad, porque disfruta con ella.

Actualizado 7 febrero 2015  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  

Y es que desde que se inicio en esta aventura, hace ya muchos años, Barahona ha ido "archivando" conocimientos y experiencias que van desde el manejo de las parrillas, hasta la capacidad de búsqueda y selección de vinos de pequeña bodega y corta producción , pero de excelente calidad, lo que hace de su carta de vinos una aportación mas para que el cliente disfrute y ello sin que se note que por aquello de la crisis el sumillier es una figura  que ha desaparecido.
Con ese carácter sobrio pero afable, tan propio de quien se ha criado en tierras vascas, en Abadiño concretamente, Barahona ofrece a sus clientes desde la sala el trato más cercano; y desde las bambalinas,  sabores tradicionales más cuidados, en constante evolución, ya que su  carta siempre está en movimiento, cambiando cada mes en función del mercado, y de lo que muchas veces "Roge" consiga de sus proveedores, incluidos sus paisanos que le proporcionan o incluso el recoge en alguna visita a su tierra, como es el caso de la morcilla.

Además, y como es natural, después de diez años, hay platos estrella que nunca desaparecen como las Alubias rojas de caserío y sus sacramentos en picadillo o el Chuletón de vaca gallega hecho en parrilla de carbón de encina, como hay pocas en Madrid.  Además de nuevas creaciones que no pierden chispa y no dejan indiferente a nadie, como el Rodaballo a la brasa con pequeña porrusalda, Bacalao a la Vizcaína con pimientos choriceros de Derio o, en carnes, el Costillar de cabrito asado en cazuela de hierro colado y lemon gras o el Pollo de Corral de Cal Rovira en pepitoria de piñón y Ras el Hanout.
Pero no todo es comer, el ambiente, el llamado contexto también es importante y en Urkiola Mendi  se cuidan los detalles. Por ejemplo, en  los baños se mantienen las toallas para secarse las manos, detalle que se agradece y que muy pocos locales conservan.  Y es que traspasar las puertas de este local es hacerlo al Euskadi elegante, de servilleta y mantel, pero en el que uno se siente como en casa. Los tonos azules, grises y beige de sus paredes y su mantelería aportan serenidad, y los enormes ventanales ojivales que iluminan sus salones, invitan a quedarse a disfrutar de la sobremesa,
Por si fuera poco, cada mes, Barahona, melómano reconocido, hace hueco en su salón para celebrar las Urkiola Mendi Sessions. Jazz y blues para hacer de una cena, una experiencia única.

La selección de nuestros platos la hicimos a medias con Barahona lo que nos llevo a incluso buscar los maridajes  con alguno de los vinos especiales que figuran en su carta de vinos. Para arrancar unas croquetas, da bacalao y jamón que ya daban buena muestra del cuidado de la cocina de Urkiola, ya que la bechamel y el rebozado se notaban cuidados, bien seleccionados y correctamente elaborados, lo cual no es habitual, últimamente, en muchos locales madrileños que han caído en cierta dejadez  en los detalles.
Seguimos con un pincho de morcilla de Abadiño con manzana reineta, del que te puede comer dos o tres sin pestañear porque es un pintxo con los que uno siempre sueña cuando recuerda los paseos por San Sebastián y su bario viejo. A continuación pudimos disfrutar de una de las excelencia  de la casa, unas cocochas al la parrilla. Es difícil  describir la diferencia entres estas cocochas y las que se sirven en otro locales. Pero lo cierto es que hechas a la parrilla se conserva como nunca el sabor y la textura del producto, el problema es que hay que  saber manejar muy bien la parrilla y que esta sea de carbón de encina.

Pasamos ya a los paltos mas sólidos y seleccionamos unos chipirones y un pollo en pepitoria. De los primeros  y estando en la casa de un cocinero  vasco teníamos garantizado   el pleno, pero en el caso del pollo nos picaba la curiosidad. La curiosidad fue perfectamente satisfecha, porque, el pollo era excepcional, y su elaboración resulto una muy buena pepitoria, pero distinta porque tanto el piñón con el Ras el Hanut suponen una elaboración nueva, pero igual de sabrosa que la tradicional pepitoria.

Terminamos   con un dulce típicamente vasco, una gosua  del que solo se pueden contar alabanzas, porque es de esas cosas  que solo se encuentran en los caseríos, pero que uno agradece ya que su sencillez es un magnifico cierre a una comida relajada, que eso si estuvo regada por dos vinos poco frecuentes: un Ribeiro, Viña Mein; y un tinto riojano, hecho por un frances, Bozeto.

El Viña Meín está elaborado con  uvas procedentes de 16 hectáreas de viñedo, con la legendaria uva Treixadura como base y distintas proporciones de otras variedades autóctonas gallegas: Godello, Loureira, Torrontés, Albariño y Lado. Es un vino equilibrado, fresco, seco y de gran expresividad frutal y aromática, que evoluciona muy bien en botella, sorprendiendo con el paso del tiempo.

Bozeto está elaborado  en la bodega Exopto, sita en el municipio riojano de Laguardia. Se trata de  un vino joven, fresco, con aromas a frutos rojos, algo de toque mineral y floral.Ssólo tiene una crianza de unos 6 meses en tanques de hormigón y roble y está elaborado con las variedades garnacha, tempranillo y graciano, variedades que expresan la complejidad de la Rioja. Se trata de un vino de excepcional relación calidad-precio con una gran aceptación .

Urkiola Mendi
Arturo Soria, 51, Madrid.
Tel 913 67 52 94.

www.urkiolamendi.net


Urkiola Mendi tiene un aforo de 70 personas, repartidas en dos comedores (50 y 20 respectivamente), y una pequeña barra con seis sillas altas. El horario de apertura es de 13 a 16 horas y de 20 a 23 h y los domingos enteros y lunes noche está cerrado por descanso, salvo evento previamente contratado. El precio medio es de 48 €, aunque de martes a sábados ofrecen menús por 35 € (IVA incluido, bebidas no incluidas), disponibles solo por la noche, que van actualizándose a menudo en su web, o en sus redes sociales (http://twitter.com/Urkiola_Mendi, http://www.facebook.com/UrkiolaMendi), al igual que sus menús especiales.

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Restaurantes

La Taberna de la Reina: un guiño a la tradición

Casa Franco o como volver a os orígenes

El chef Vivas Arocha abre restaurante en Madrid con sabor venezolano

Lettera una trattoria moderna que acaba de abrir sus puertas

Llego el frio, es el momento del "cocido madrileño"

Sushita, convierte su nueva propusta en un apartamento

Un "ovillo" muy personal

ROOSTIQ donde Carmen Acero lo es casi todo

Baroz, un bar de arroces

Mediodías ´nikkei´ de la mano de Arevalo

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.