Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

¿Volvemos al consumo de leche cruda a granel? ¡No por favor!

Ahora resulta que volvemos a la leche de nuestros abuelos

De nuevo estamos inmersos en una gran sinrazón. De nuevo confundimos "como modernidad y progresismo" algo ya que , a estas alturas, es más antiguo que las pirámides egipcias. De nuevo para intentar resolver un problema, dicen algunos que económico, para intentar resolver la situación de los pequeños ganaderos lácteos, ponemos en peligro más o menos cercano, entre otras muchísimas cosas, la salud de la ciudadanía.

Actualizado 9 agosto 2018  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Ahora nos dicen que el Gobierno imitando a la Generalidad catalana regulará la venta directa a granel de leche recién ordeñada. El Ministerio de Sanidad actual, tras ver que la venta directa de leche cruda sin tratar térmicamente, esterilizándola o pasterizándola,  pretende generalizar el procedimiento elaborando una normativa similar, “estableciendo los requisitos necesarios para comercializar  leche cruda. ¡Qué disparate!
Recordemos que la leche cruda, con el nombre de “certificada” fue regulada ya en España en una Orden conjunta de los Ministerios de Agricultura y Comercio, el 31 de julio de 1952, Norma que en la actualidad  se mantiene vigente con ligeras variaciones, derivadas en su mayoría de las necesarias innovaciones técnicas.
“La leche certificada de granja se obtiene en explotaciones de ganado vacuno perteneciente a razas puras e inscrito en el Libro genealógico correspondiente y con título de "Ganadería diplomada" o de sanidad comprobada. Su elaboración se limita como máximo a un proceso de pasteurización y a un envasado, haciendo pasar la leche en circuito cerrado y de forma continua, realizándose en la propia explotación estas operaciones y elaborándose únicamente la leche producida en la misma. Dependiendo de los procesos a que sea sometida se obtendrá leche certificada pasteurizada o leche certificada de granja cruda.
Esta leche deberá presentarse en envases autorizados de plástico, cristal o cartón exentos de aluminio en su composición, con cierre soldado automáticamente en el que llevará impresa en forma clara e indeleble la fecha de caducidad o fecha límite de venta. En todo caso deberá ajustarse a lo dispuesto en las directivas comunitarias relativas a los materiales y objetos destinados a estar en contacto con los alimentos.
Su control se llevará a cabo por la Asociación nacional de productores de leche certificada, la cual dispondrá de inspectores habilitados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Los análisis de las muestras serán realizados por laboratorios oficiales o privados reconocidos oficialmente. Se determinarán la cantidad de leche producida por cada animal así como todos los parámetros recogidos en las características específicas del producto. La periodicidad del control será mensual, realizándose el primer control entre los días 5 y 37 posteriores al parto y con un intervalo entre controles entre 26 y 30 días.”
Así que de novedad ¡nada de nada!
Pero una cosa es lo ya regulado y otra es hacer una generalización del sistema y su venta a granel ya que sus teóricos controles  nunca serán suficientes para evitar los riesgos reiterados ya por el Comité Científico de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) en un Informe del año 2015 en el que se advertía que "la leche cruda puede vehicular microorganismos patógenos y que el riesgo puede ser reducido, pero no eliminado por el uso extremado de prácticas higiénicas".
Tras 28 años prohibida la comercialización de leche cruda a granel por motivos sanitarios, la Generalitat ha dado luz verde a un decreto que regula los requisitos para la producción, venta, transporte, envasado y etiquetaje de la leche cruda. Para el gobierno catalán el sistema  servirá para revalorizar y diversificar las explotaciones ganaderas, pero la medida ha abierto el debate sobre la conveniencia de regular este producto.
Los profesionales sanitarios nos alertan sobre los riesgos del consumo de este alimento sin las medidas preventivas adecuadas: la leche cruda no ha pasado ningún proceso de esterilización o pasteurización, por lo que, si el consumidor no la hierve en casa antes de ingerirla, corre el riesgo de exponerse a numerosos patógenos.
“Puede haber razones para regularlo, pero desde el punto de vista sanitario, tengo mis dudas. La pasteurización sigue salvando vidas. No veo sentido ni necesidad de comercializar la leche cruda. Es como volver a la edad de piedra”, protesta el profesor Víctor Briones, catedrático del Departamento de Sanidad Animal de la Universidad Complutense de Madrid.
“Desde el punto de vista ciudadano, la leche pasteurizada ofrece más garantías y no altera la composición ni los nutrientes. Si se hierve, se eliminan las bacterias pero es una contradicción: ¿para qué comprar leche cruda si la vas a hervir.
Se nos avisa de que hay muchos microorganismos —“Listeria, Salmonella, Escherichia coli, Campylobacter…”— que pueden contaminar la leche y provocar infecciones gastrointestinales leves, aunque potencialmente complejas. “En Estados Unidos hay estados que permiten la venta de leche cruda. Los estudios dicen que hay cuatro veces más brotes por infección alimentaria donde está permitida la venta y el riesgo de contraer una infección es 150 veces mayor”. Son grupos de riesgo: los menores de cinco años —“en Estados Unidos, el 60% de los brotes son en niños”, los mayores de 65, los inmunodeprimidos y las mujeres embarazadas: “La Listeria puede contaminar la leche y en una embarazada puede provocar un cuadro de sepsis que provoque un aborto o una infección neonatal”.
Terminemos señalando que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la FAO, nos ha recordado que se consumen unos 750 millones de litros de leche de los que aproximadamente 300 millones son de leche cruda y que este último consumo es causante de enormes problemas sanitarios porque, a pesar de todas las campañas sobre cómo debe consumirse este tipo de leche, tras su hervido en el hogar, el ciudadano normal no termina de hacer lo que se le propone y consume. 
¿Volvemos al consumo de leche cruda a granel? ¡ no por favor!
La experiencia que se nos quiere proponer ya la sufrimos muchos, durante muchos años, o nadie recuerda ya lo ocurrido en los ya lejanos años 50 y no nos gustaría volver a esos tiempos que deberían estar ya olvidados.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

¿Para quien trabaja la CNMC?

Algo que debe aclararse por el nuevo Ministro.

Una buena noticia.

¡Cuidado! que viene curvas.

Alimentación ecológica sí o no.

Así sí Sr. Ministro.

Y ahora qué, ¿nadie tiene nada que rectificar?

El Inicio.

Un nuevo MAPAMA…

Macrogranjas de Porcino sí o no ¿en qué quedamos?

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2018 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.